INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DEL ESPACIO GEOGRÁFICO SORIANO – CARMEN SANCHO DE FRANCISCO y JESÚS BACHILLER MARTÍNEZ .- AREVACON, nº16 – II

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DEL ESPACIO GEOGRÁFICO SORIANO – CARMEN SANCHO DE FRANCISCO y JESÚS BACHILLER MARTÍNEZ .- AREVACON, nº16 – II

  1. ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

La delimitación de comarcas en el territorio provincial no siempre ha sido homogénea sino resultado de diferentes variables; como hemos visto, unas veces el factor físico, de relieve o de clima ha sido determinante, otras veces los modos de vida han condicionado la subdivisión, también los aspectos administrativos han forzado en ocasiones repartos territoriales; sin embargo, todos ellos mostraban una organización del territorio armónica y jerarquizada, basada en la gravitación de los pequeños núcleos de población en torno a las cabeceras de población más próximas, y en la explotación y utilización de los recursos de cada zona.

espaciogeograficosoriano4-12

La delimitación comarcal coincidía con unos modos de vida ganaderos, agrícolas y forestales porque las actividades estaban ligadas al medio físico. Había un escalonamiento entre los núcleos poblacionales, que se iban incardinando unos con otros. Aparte de las cabeceras comarcales tradicionales (Soria, Almazán, Agreda, Burgo de Osma y Medinaceli), un número importante de poblaciones intermedias abastecían a su entorno de productos artesanales, comercios y servicios, estableciéndose un sentimiento de complementariedad y de pertenencia a un territorio determinado. Estas divisiones y sentido de comarcalidad pertenecen al pasado, hoy han perdido toda vigencia y apenas aparecen en los nombres nostálgicos de algunos centros escolares.

Los cambios producidos en España derivados de la industrialización del país en la segunda mitad del siglo XX afectaron de varios modo Los primeros cambios fueron la mecanización agraria que provocó el éxodo rural o la salida masiva de la población campesina hacia las zonas urbanas en proceso de industrialización, pero, a la vez, las explotaciones agrarias aumentan de tamaño, se capitalizan, aumentan los beneficios y por tanto, se incrementa el nivel de vida de los pocos agricultores que se han quedado. La mejora de infraestructuras y la generalización del automóvil permiten una mayor movilidad y la desvinculación de los núcleos más próximos. Hay una crisis de la ganadería lanar por la depreciación de la lana que entra en desfavorable competencia con las nuevas fibras sintéticas, y por la casi desaparición del barbecho cuyos pastos aprovechaba el ganado, debido a la utilización de abonos químicos.

Por tanto, las transformaciones agrarias, la fuerte emigración rural, la mejora de infraestructuras y la generalización del parque automovilístico han dejado obsoletos y sin funciones a muchas de estas cabeceras intermedias, en medio de un entorno despoblado, con pueblos fantasmales cuyos pocos empadronados se han trasladado a comprar e incluso a vivir, en un primer momento, en los años setenta y ochenta a la cabecera comarcal, y más recientemente a Soria capital. Así, entraron en un proceso de regresión difícil de parar hasta el momento Gómara, Medinaceli, Almarza, San Pedro Manrique, Yanguas, Quintana Redonda, Berlanga de Duero, Deza, Morón de Almazán, Arcos de Jalón, etc., etc.

En las últimas décadas la ciudad de Soria ha actuado como foco de atracción de población y de servicios, y ha acentuado, como en muchas otras provincias, el desequilibrio entre el medio rural semiabandonado y la cada vez mayor influencia y atracción de la capital. El sector servicios tiende a dominar la vida económica de la provincia, gracias sobre todo al peso de las administraciones públicas, estatal, regional y provincial. Los servicios públicos están concentrados mayoritariamente en la capital y son la principal fuente de trabajo, especialmente para la población femenina de toda la provincia.

Una de las cuestiones más importantes que afectan a los servicios públicos de la provincia es la referente a su distribución y organización dentro de un hábitat tan atomizado. Hay que tener en cuenta que la provincia de Soria cuenta con más de 400 núcleos de población , la mayoría de ellos con menos de 100 habitantes, y distribuidos sobre una superficie muy extensa (10.000 kilómetros cuadrados), mayor que muchas Comunidades Autónomas uniprovinciales o que el País Vasco o Baleares. Aunque desde el punto de vista administrativo los pueblos estén agrupados en municipios (El municipio de Burgo de Osma incluye a otros 13 núcleos de población, San Esteban de Gormaz a 18, Arcos de Jalón a 12, Berlanga de Duero a 10, lo mismo que Medinaceli, Retortillo, Quintana Redonda , San Pedro Manrique ,etc.), la realidad es que cada habitante de la provincia por muy anciano y solitario que esté merece y necesita ser tratado y considerado con los mismos derechos que cualquier ciudadano español. Pero combinar despoblación con dispersión no es fácil.  (anexo 3)

espaciogeograficosoriano4-16

Proceso paralelo a la despoblación rural ha sido el desmantelamiento progresivo tanto de los servicios públicos como privados. Los servicios sanitarios, educativos, comerciales, etc. han ido desapareciendo de muchas poblaciones, pasando a ser administrados a distancia. Sólo diez pueblos cuentan con centro de salud, además de tres en Soria capital (Almazán, Arcos de Jalón, Berlanga de Duero, El Burgo de Osma, San Esteban de Gormaz, Gómara, Olvega, Pinares-Covaleda, San Leonardo y San Pedro-Tierras Altas). Son también diez los pueblos con colegio rural agrupado, los llamados CRA, que ofertan la educación infantil y primaria a los pocos niños de un entorno que recuerda a las denominaciones comarcales (Duruelo, Gómara ”Campos de Gómara”, Navaleno ”Pinar Grande”, Molinos de Duero ”Pinares Altos”, Casarejos “Pinares Sur”, Quintana Redonda “Río Izana”, San Pedro Manrique “Tierras Altas”, Berlanga de Duero”Tierras de Berlanga”, Almarza “el Valle”, y Langa de Duero “ La Ribera”), y hay Instituto de Educación Secundaria en Covaleda, San Leonardo, San Esteban de Gormaz, El Burgo de Osma, Almazán, Arcos de Jalón, Agreda y Olvega, además de cuatro en Soria.

A.- Áreas más dinámicas. Resultado de esta evolución es el marcado desequilibrio en la actual organización del territorio provincial. Sólo muy pocos núcleos de población han reformado e incorporado nuevas actividades industriales o de servicios que hayan frenado el retroceso demográfico y muestran cierta revitalización. Son los siguientes:

a) Comarca de pinares. Es el área más dinámica de la provincia, con una estructura poblacional polinuclear: Duruelo, Covaleda, Vinuesa, San Leonardo y Navaleno. Como se ha señalado anteriormente, han desarrollado una industria maderera a partir de la materia prima de sus bosques, la mayoría de las serrerías y empresas están vinculadas a capital e iniciativa locales; también ha funcionado con éxito la gran empresa multinacional “Norma” en San Leonardo que en estos momentos pasa por serias dificultades.

Los atractivos paisajísticos de la comarca han consolidado un turismo, fundamentalmente madrileño, numeroso y continuo durante todo el año y aprovechando las ayudas europeas han conseguido modernizar y ofrecer una importante infraestructura hotelera y gastronómica.

espaciogeograficosoriano4-17

Por último, la posibilidad de participar de los beneficios de los bosques, “la suerte de pinos”, ha sido un aliciente para seguir manteniendo la residencia en el lugar de nacimiento aunque, en muchos casos, se desplacen diariamente a Soria para trabajar.

b) Soria capital. Como todas las capitales de España también la ciudad de Soria ha experimentado un crecimiento de población importante, absorbiendo en estos momentos a casi la mitad de la población provincial. Frente al vaciamiento de la mayor parte de la provincia, en el entorno de Soria se está formando una pequeña área metropolitana formada por varios núcleos como Garray, Los Rábanos o Golmayo que están acogiendo a una población generalmente joven, que valora el espacio natural, trabaja en Soria y no tiene vinculación con las actividades y cultura tradicional de esos pueblos.

La ciudad de Soria se ha convertido, como ya hemos indicado anteriormente, en un centro de servicios, tanto comerciales como educativos, culturales y, sobre todo, administrativos para toda la provincia y, especialmente, para la mano de obra femenina.

El sector industrial se compone de pymes, la mayoría son pequeñas empresas vinculadas a la transformación de productos endógenos, como agroalimentarias y de la madera; otras son textiles o de ferrallas y hay también algunas grandes empresa dependientes de multinacionales ajenas al medio soriano como las de automoción (ej. Ficomirrors) Pero el sector industrial es todavía muy débil y los polígonos industriales del entorno de Soria como los de Navalcaballo, Carbonera, la Ciudad del Medio Ambiente o Valcorva están teniendo muchas dificultades para atraer industrias e, incluso, para acabar y poner en marcha sus instalaciones.

espaciogeograficosoriano4-18

c) Almazán. Almazán es la cabecera comarcal de un amplio territorio sobre el que ha ejercido influencia. A su mercado semanal de los martes acudían y siguen acudiendo gentes de toda la comarca y sus ferias de ganado, especialmente la celebrada en noviembre, la de Los Santos, atraía a tratantes de muchas regiones de España (R. Miralbés “Mercados geográficos y ferias” C. S. I. C. Zaragoza, 1957). Hoy, por las razones que ya hemos señalado, la comarca se ha despoblado pero Almazán ha seguido aumentando su población, entre otras razones porque se ha beneficiado de ese éxodo rural. En efecto, cuando los pueblos más pequeños quedaron sin servicios los agricultores de la comarca trasladaron su residencia a Almazán, y paralelamente a las trasformaciones agrarias, las ferias de ganado han sido sustituidas por exposiciones de maquinaria agrícola.

Almazán cuenta con una importante infraestructura industrial vinculada a la transformación de la madera y a la industria del mueble que en estos momentos está acusando duramente los efectos subsiguientes a la crisis inmobiliaria y el cambio en el modelo de consumo del mueble de diseño. Las grandes empresas de mueble artesano Almazán S. A. y Valenti han cerrado sus fábricas y las pequeñas empresas familiares subsisten con dificultad. La papelera del grupo Torras con aproximadamente 200 trabajadores parece menos afectada hasta el momento por la crisis económica que se inició en 2008. (Anexo 4).

d) Eje bipolar Agreda-Olvega. Como hemos comentado anteriormente, estas dos poblaciones complementan sus funciones, están manteniendo la población y atrayendo mano de obra inmigrante y del entorno, tanto soriano como zaragozano y navarro. Los polígonos industriales de Agreda y, sobretodo, de Ólvega se muestran atractivos para empresas diversificadas, tanto agroalimentarias como de elementos vinculados a aerogeneradores y parques eólicos, así como otras del ramo de automoción. Su situación en el paso entre el Valle del Ebro y Madrid contribuye a dinamizar el sector hostelero, y fundamental ha sido y sigue siendo la iniciativa empresarial e influencia personal del empresario olvegueño Emiliano Revilla.

e) San Esteban de Gormaz-El Burgo de Osma. Estos dos núcleos constituyen otro ejemplo de la disposición bipolar y complementariedad de funciones entre San Esteban de Gormaz, más centrado en la industria vitivinícola y el Burgo de Osma que asume funciones más culturales y turísticas. Pero en ambos casos, además de transformar y explotar los recursos de la zona, es importante la instalación de empresas que nada tienen que ver con los recursos endógenos como son los vinculados al textil o a componentes del automóvil, por ej. Baterías Tudor en San Esteban o la empresa Huf en el Burgo. También en este caso es importante la iniciativa personal y empresarial de la familia Gil para potenciar la gastronomía e infraestructura hotelera del Burgo de Osma y ambos núcleos ofrecen importante infraestructura hotelera al tráfico de la carretera regional 234 entre Valladolid y Zaragoza.

B.- Áreas marginales. El resto del territorio provincial sufre un retroceso socioeconómico tal que todo él está incluido en las áreas de mayor marginación de la Comunidad Europea.

En ese contexto y con el fin de conocer pormenorizadamente nuestros recursos naturales, la Junta de Castilla y León promovió y financió el estudio “Análisis del Medio Físico de Castilla y León”. En el análisis de nuestra provincia “Soria. Análisis del medio físico. Delimitación de unidades y estructura territorial” (EPYPSA, 1988) colaboraron Margarita Calavia y Luis Silván. Es un análisis detallado y pormenorizado del relieve y factores biogeográficos de la provincia. En él se establecen nueve Unidades Morfoestructurales (UM) que se subdividen en 39 Unidades Naturales-Ambientales, y estas finalmente se agrupan en los siguientes tipos de unidades ambientales: (Fig.2)

– Áreas de Montaña.

– Montaña menor y parameras.

– Páramos escasamente cultivados.

– Áreas forestales en la cuenca sedimentaria.

– Áreas sedimentarias mayoritariamente dedicadas al secano cerealista.

– Unidades de ribera consagradas al regadío.

– Pequeñas riberas ramificadas.

– Unidad de Soria capital.

Nos parece un trabajo interesante como punto de partida para el conocimiento del medio natural soriano que cuenta con una gran diversidad poco aparente y extraordinarios valores ambientales poco conocidos. Es el paso previo para el estudio y la revitalización de las potencialidades de cada comarca y la integración armónica de los nuevos replanteamientos de la vida y de la actividad de sus habitantes, aunque habría que completarlo con el análisis de los aspectos demográficos y, sobre todo, económicos para conocer mejor las posibilidades de cada comarca.

espaciogeograficosoriano4-19

Como dicen sus autores, a la vocación tradicional de ganadería ovina extensiva se une la potencial regeneración ecológica de amplias superficies para multitud de aprovechamientos (apicultura, hongos, plantación de encinas truferas, especies medicinales y aromáticas, etc.) sin olvidar formas de desarrollo turístico, cultural, deportivo, etc.

Cuando publicamos por primera vez en 1990 este artículo en la revista Arevacón también señalábamos las nuevas posibilidades que a la ordenación del territorio provincial podía aportar la anunciada autopista de Navarra A 15 que uniría desde Tudela el eje del Ebro con Madrid a través de Ágreda, Soria, Almazán y Medinaceli. Una nueva red viaria podría convertir a Soria en punto de enlace y complemento entre País Vasco, Valle del Ebro, Castilla y León y Madrid.

Sin embargo, hoy, casi 25 años más tarde, la situación de esta infraestructura es realmente decepcionante. Sólo se han terminado treinta kilómetros de autovía entre Soria y Almazán, el tramo restante entre Almazán y Medinaceli está en un proceso de ejecución lentísimo que hace especialmente lento y peligroso el recorrido, y ni siquiera se ha iniciado el tramo Soria Tudela salvo unos kms. en la variante de Ágreda. Con esta situación, el establecimiento de una vía rápida y de un corredor Norte-Sur que articule y dinamice la provincia sigue siendo una utopía.

A pesar de todo, algunos cambios se están observando en la percepción y valoración del medio rural, surgidos fundamentalmente como consecuencia de las medidas tomadas por la Unión Europea para superar desequilibrios regionales y ayudar a la recuperación de espacios marginales como los rurales en regresión de nuestra provincia.

A partir de la integración de España en la Comunidad Económica Europea en 1986, todos los pueblos de la provincia tuvieron la posibilidad de acceder a la financiación de proyectos dirigidos al desarrollo rural. Falta por hacer un estudio pormenorizado de los programas, actuaciones y captación de fondos europeos en el territorio provincial. En líneas generales, la canalización y gestión de recursos se ha ido haciendo mediante la colaboración entre instituciones europeas como FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural), administraciones regionales, en este caso la Junta de Castilla y León, y las entidades locales organizadas en Asociaciones o Grupos de Acción Local de Desarrollo Rural.

Los objetivos a conseguir son fomentar la calidad de vida en el medio rural, diversificar, mejorar y modernizar las actividades económicas, apoyar las iniciativas empresariales que creen empleo en el medio rural, conservar y poner en valor el patrimonio natural y cultural, etc.

Sin-título-1

Para conseguir estos objetivos se formaron en la década de los noventa en nuestra provincia cuatro grandes asociaciones que se reparten por cuadrantes la mayor parte de los municipios rurales provinciales:

ASOPIVA (Asociacíón Pinares-El Valle para el desarrollo rural integral), creada en 1992, incluye municipios de estas comarcas del noroeste soriano además de otros de la provincia de Burgos de similares características como Hontoria del Pinar. Tiene la sede en Abejar.

PROYNERSO (Proyecto Noreste de Soria) Asociaciön comarcal creada en 1995 se propone el desarrollo social y económico de los municipios de Tierras Altas, Moncayo y Campo de Gómara. Su sede está en Ágreda. Muy interesante es el informe pormenorizado de la zona presentado para optar al programa LEADER.

ADEMA (Asociación para el Desarrollo Endógeno de Almazán y otros municipios), creada en 1997, su radio de actuación abarca un amplio territorio en centro y sureste de la provincia entre Berlanga de Duero, Medinaceli, Monteagudo de las Vicarías y Lubia. Su sede es Almazán.

TIERRAS SORIANAS DEL CID. Agrupa a 32 municipios del cuadrante suroeste de Soria y su nombre alude al trayecto recorrido por el Cid Campeador por nuestra provincia en su camino de destierro desde Burgos a Valencia.. Su sede está en San Esteban de Gormaz.

Los proyectos que se han podido realizar son muchos y variados, unos ponen en valor espacios naturales como La Fuentona de Muriel Viejo o El Acebal de Garagueta ; otros proyectos han financiado muchas pequeñas empresas familiares, sobre todo de hostelería y casas rurales; el proyecto MYAS pretende la regularización micológica en los bosques de Soria y de nuestra Comunidad Autónoma; muchos templos románicos están siendo restaurados mediante el proyecto Soria Sur Románica; otros proyectos se han orientado a ocio y deporte como el Campo de Golf de Morón de Almazán, etc. Todos los proyectos pretenden, como hemos dicho, generar y gestionar los recursos de cada zona, hacer atractiva la vida en los pueblos y fijar población en el medio rural en actividades que no sean las tradicionales agrícolas y ganaderas que ya tienen su propia Política Agraria Común (PAC).

El éxito de los proyectos está siendo aceptable aunque diverso, pero permanece la duda de si estas iniciativas van a ser realmente modelos de desarrollo para el futuro como desea la Unión Europea o solamente son la gestión coyuntural de unos proyectos que desaparecerán al mismo tiempo que las ayudas europeas. El periodo de aplicación de estos programas (LEADER) es de siete años, ahora se están ejecutando los proyectos del LEADER 2007-2013 y sería deseable que siguieran llegando los fondos europeos y regionales para el próximo periodo 2014-2020.

Por otra parte, es evidente que en las sociedades urbanas se está produciendo un cambio  en la percepción del mundo rural como sinónimo de espacio natural y de aire libre. En las décadas de éxodo rural y de emigración se produjo la despoblación y el abandono y ruina no sólo de las viviendas sino también de construcciones populares como fraguas, lavaderos, fuentes, majadas, etc. que habían quedado en desuso como testigos de una forma de vida ya superada. Afortunadamente, a partir de los años noventa va surgiendo una mentalidad ecologista que valora el medioambiente, la arquitectura y cultura popular, en tanto que valores opuestos pero complementarios de la vida urbana e industrial.

La generación nacida en los años setenta, la última generación numerosa anterior al descenso brusco de la natalidad española, es la que está valorando la tierra y la cultura de sus antepasados, y es la generación procreadora que traslada a sus hijos hasta el medio rural como forma de conocer y vivir otras culturas y otros espacios medioambientales. Está surgiendo una revalorización de la cultura ecológica, de la jardinería y la horticultura. La cultura urbana ha asimilado como forma de vida el desplazamiento en fines de semana y vacaciones a entornos rurales, así, todos los núcleos de población de la provincia, incluso los más pequeños que están la mayor parte del año con una decena de personas, ven restauradas y habitadas las casas en los días festivos. También muchos emigrantes jubilados regresan a los pueblos durante un periodo semianual desde Semana Santa hasta Todos los Santos, en noviembre.

Paradójicamente, cuanto más vacía se está quedando nuestra provincia más se está revalorizando nuestro entorno por parte de esos nuevos residentes temporales, como lo demuestra la formación de múltiples asociaciones culturales que cuidan y restauran las arquitectura popular (La Cuenca), o instauran un museo etnológico en una fragua (Señuela), recuperan tradiciones (Las Móndidas-Sarnago), o se implican de forma muy activa en la identificación y gestión de los montes (Recuerda).

Pero en nuestra provincia los núcleos de población son muchos y los recursos no llegan a todos, por eso es tan importante la colaboración entre organismos públicos y privados y la planificación y apoyo a las iniciativas que van surgiendo.

Por último, me gustaría hacer algunas reflexiones:

  • La mejora de las infraestructuras viales es una necesidad imperiosa para la provincia. No se entiende que la Administración Central no haya convertido en autovía la carretera nacional 122 entre San Esteban de Gormaz, Soria y Agreda, o la CN 111 entre Medinaceli y Soria. Sorprende que la Administración Autonómica no haya unido por autovía El Burgo de Osma y Almazán mejorando la peligrosa C 116, o el tramo de la C 106 entre Almazán, Ólvega y Ágreda por el que transcurre un densísimo tráfico de camiones entre Navarra y Madrid.Tampoco entendemos que la Administración provincial no haya convertido en carretera  los pocos kilómetros que unen dos puntos tan emblemáticos como Tiermes y Caracena. Menos entendemos todavía que el único ferrocarril de la provincia, Torralba-Soria, tarde tres horas en concluir el trayecto hasta Madrid y con la posibilidad de una avería cada dos días. Sólo pensando en el poco peso político de los votantes provinciales podemos comprender semejante aislamiento.
  • Los núcleos de población más dinámicos de la provincia se sitúan en Tierra de Pinares y en una banda E-O entre San Esteban de Gormaz y Ágreda sin que exista, como hemos dicho, buena comunicación para llegar a ellos. Por otra parte, por el sur de la provincia sí que pasa la autovía A 2 y el ferrocarril AVE entre Madrid y Zaragoza pero esas infraestructuras no han servido para potenciar el rico patrimonio cultural del entorno ni la doble o triple cabecera Medinaceli- Arcos de Jalón – Santa María de Huerta.
  • Relacionando los puntos anteriores deducimos que las infraestructuras viarias son básicas pero no únicas para lograr el desarrollo de un lugar. Nos parece que es el factor humano el más importante para la puesta en valor y gestión de los recursos de que disponemos. No es casualidad que, exceptuando la capital, sean Pinares y Moncayo las comarcas de mayor dinamismo. Tanto las gentes que vivían del pinar como las de “la Rinconada” con explotaciones pequeñas o labores cortas han dedicado tradicionalmente el abundante tiempo libre que les dejaba el pinar o la agricultura, unos, a transportar madera en carretas hasta los puertos del norte, y otros a “trajinar” llevando huevos o jabón a Zaragoza y regresando con aceite, como los aceiteros de Trévago y Fuentestrún, que tan bien refleja Isabel Goig en sus novelas. Son personas habituadas a “emprender”, a allegar recursos, sin reparar en horarios ni en días festivos y actualmente han cambiado la carretería por los establecimientos hosteleros y el aceite por las granjas porcinas.
  • Parece contradictorio, por una parte, asegurar que la provincia de Soria tiene un gran futuro en la promoción turística del importante patrimonio natural y cultural, y en la explotación de los muchos y variados recursos forestales, y, por otra parte, que los estudios de Turismo no hayan arraigado en Soria, son sólo testimoniales en la UNED, y los estudios de Agrarias del Campus Universitario de Soria que cuentan con buenos profesores investigadores, no tengan garantizado su futuro.
  • Creemos que en Soria conozcan, valoren y arriesguen en la promoción y gestión de los recursos que tenemos. Sólo cabría añadir que a veces nuestro carácter soriano escéptico, receloso y puntilloso, en lugar de apoyar y animar, frena y obstaculiza iniciativas privadas o públicas que rompen el ritmo y la rutina convencionales.

Ojalá que entre todos, públicos y privados, rurales y urbanos, sepamos encauzar y organizar el futuro de nuestra provincia.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DEL ESPACIO GEOGRÁFICO SORIANO – CARMEN SANCHO DE FRANCISCO y JESÚS BACHILLER MARTÍNEZ .- AREVACON, nº16 – II

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s