CANTOS DE ESPERANZA POEMAS Y SÍNTOMAS de Julio Martín Llorente – II

6. CANTO A UNA NIÑA
   Pinares risueños,
jóvenes enamorados,
árboles sellados,
de innumerables besos.

   Cogidos de la mano,
como pájaro en vuelo,
luchando por llegar más alto,
en nuestro diáfano Cielo.

   Mañanas de ensueño,
tardes de ilusión,
miles de ocasiones,
de cantar el mismo verso.

   Una y otra vez,
ciento y miles veces,
de mis labios salieron,
palabras de amor sincero.

   Araña de la tarde,
que trabajas con esmero,
para que la lluvia golpee,
y rompa todo esfuerzo.

   Qué placer has de sentir,
cuando luchas contra el viento,
que arrastra enfurecido,
lo que a su paso va saliendo.

   Silbido de canción,
golpear de catarata,
canción del corazón,
palabras de amor, palabras…

Poeta: Julio Martín (1976)

 

7. CANTO A UN INSTANTE
   Noche fría,
como la tarde de invierno,
como la oscura noche,
que circunda mi cuerpo.

   Sentado con mirada fija,
no sé lo que pienso,
estoy luchando sin saber,
que poco a poco, voy muriendo.

   Mi sueño me ciega,
veía, ya no veo,
mi cuerpo durmiente,
añora algún recuerdo.

   Rayo de luz,
fugaz como el viento,
rasgueo de guitarra,
caminando hacia lo lejos…

Poeta: Julio Martín (1976)

 

8. CANTO A LA MUERTE
 Cuando la vida no es vida,
porque amenaza la muerte,
cuando la nada suspira,
silenciosa y valiente.

   Qué agonía morir en Vida,
sin amigos y sin gentes,
sin pueblo y sin campanas,
sin un beso floreciente.

   La tierra, oprime a la tierra,
la muerte, llama a la muerte,
la libertad, grita Vida,
la vida, pueblo VALIENTE…

Poeta: Julio Martín (1976)

 

9. CANTO A CASTILLA
 Castilla, tierra de hombres.
Castilla, tierra de España.
Castilla, la generosa.
Castilla, la siempre amada…

   La sangre fluye en tus campos,
se oyen gritos de esperanza,
de pueblos que lucharon,
defendiendo tus murallas.

   Con la frente descubierta,
y las manos apretadas,
combatiste a campo abierto,
sin volver nunca la espalda,

   Los ecos suenan lejanos,
los dichos aún son palabras,
sin juez y sin testigos,
y sin cárceles donde apresarlas…

Poeta: Julio Martín (1976)

 

10. CANTO A DIEZ CUARTETOS
 Qué hermoso atardecer,
desde mi cama tendido,
por paisaje unos árboles,
por compañeros cinco amigos.

   Unas hojas quejumbrosas,
piensan que yo no existo,
yo siento que ellas viven,
y si ellas viven, yo vivo.

   Amigos vienen a verme,
y en ellos me regocijo,
yo siento que ellos viven,
y si ellos viven, yo vivo,

   Las horas se vuelven días,
que pasan, vuelan y lloran,
pero yo sigo prisionero,
sin cadenas y sin gloria.

   No maldigo esta quietud,
tampoco maldigo mi sino,
yo siento que este vive,
y si este vive, yo vivo.

   Quejidos se vuelven ecos,
de corazones fallidos,
yo siento que ellos viven,
y si ellos viven, yo vivo.

Teléfonos y timbres suenan,
se oyen pasos de continuo,
camillas de telas blancas,
cadáveres se han convertido.

   Mi garganta se hace guitarra,
y mi canción suena a himno,
yo siento que este vive,
y si este vive, yo vivo.

   La noche me hace soñar,
y en mi sueño veo a Cristo,
yo siento que este vive,
y si este vive, yo vivo.

   Todo esto lo sueño,
todo esto lo vivo,
así de sencilla es mi Vida,
sólo una palabra: CRISTO…

Poeta: Julio Martín (1976)

16114082_706798562829848_337505601068454318_n

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s