“PACTO DE SILENCIO” Nueva novela basada en la historia del Tío Melitón. Javier Romero Pascual

PACTO DE SILENCIO

Las culpas, al muerto, que ése ya no se entera

Plano Capa Pacto en Silencio-01 (2)

La idea de escribir PACTO DE SILENCIO me surgió cierto día en el que no se me ocurrió otra cosa que buscar tres pies al gato y preguntarme si, realmente, pasó todo tal como siempre nos lo han contado sobre el “Tio Melintón”.

¿Melitón Llorente fue el verdadero asesino de Cipriano García o solo se le atribuyó tal muerte a posteriori, para justificar la emboscada que sufrió siete años después, en los Bolicios?

Los datos que aportó Don Víctor en “Entre pinos y rocas” nos dice que a Cipriano García estuvieron buscándolo cinco días. Esa circunstancia descarta que hubiera habido un testigo de tal crimen.

Tampoco parece probable que quedaran en el lugar de los hechos pruebas irrefutables que indicara la autoría de tal crimen si tras ese suceso quedó en libertad.

¿Qué pensar entonces? ¿Por qué la leyenda que nos han transmitido nuestros ancestros no deja ningún resquicio de duda sobre la autoría de Melitón Llorente?

Yo no tengo ni el tiempo, ni acceso a documentos que pudieran responder a tal pregunta, ni tampoco preparación documentalista para hacerlo; pero a mi entender, lo más probable es que Melitón Llorente fuera designado como el chivo expiatorio que propiciara que, tras un periodo de enfrentamiento en el pueblo, la convivencia más o menos pacífica, se pudiera restablecer.

Los que lo mataron en los Bolicios, justificaron su muerte; y los que se desentendieron de él, quizá porque se sintieron en inferioridad de condiciones una vez que la guardia civil tomó partido, justificaron así su abandono.

La figura del chivo expiatorio permite concentrar las culpas en una sola persona o en un grupo reducido; permite también, poner el contador a cero, como si todas las cuentas quedaran saldadas para los demás, y con el mínimo de desperdicio posible. Solo así, designando a un chivo expiatorio y acabando con él, la vida en el pueblo pudo reemprender su camino.

Con esas ideas rondándome por mi cabeza, estuviera en lo cierto o no, ¿qué hacer?

Por una parte, la leyenda del Tio Melintón pertenece al acervo cultural del pueblo y, por lo tanto, no tenía ningún derecho a modificarla a mi antojo. Ni yo, ni nadie, a no ser que se aporten pruebas históricas al respecto.

Pero tampoco iba a renunciar a escribir sobre algo que me ha obsesionado casi desde que tengo uso de razón, sobre todo en su aspecto moral, al preguntarme qué proceso mental realizarán aquellos que se atribuyen el derecho de acabar con la vida de un hombre.

El resultado de ese dilema es esta novela, Pacto de Silencio, sobre la que pediría que se leyese como una historia sin ninguna referencia a la leyenda que la ha inspirado, si eso fuera posible para aquellos que la conocen.

Ya está disponible en formato físico y ebook en este enlace:

https://www.chiadoeditorial.es/libreria/pacto-de-silencio

También se puede conseguir en el acto de presentación que haré en Soria y en Covaleda el 25 de febrero, si todo sigue con lo previsto.

Y más adelante, en cualquier plataforma o librería.

Espero que aquellos que la lean puedan disfrutar con su lectura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s