ETNOGRAFÍA SORIANA: MUSEOS ETNOGRÁFICOS RURALES – Juan José Ruiz Ezquerro – 1991 (IV)

ACTIVIDADES RELACIONADAS CON EL APROVECHAMIENTO FORESTAL

pablo romero tirando un pino 1930

El aprovechamiento forestal, que actualmente constituye la principal fuente de riqueza de la región de Pinares, ha sido una constante en todas las poblacio­nes, en algunas con fines comerciales y en otras para el abastecimiento familiar

El aprovechamiento forestal para leña se efectuaba en régimen comunal per­fectamente reglamentado, persistiendo en la actualidad esta reglamentación, en unas zonas con carácter real y en otras con carácter simbólico.

En la zona de Pinares, la tala de árboles para su aprovechamiento y obtención secundaria de madera, se efectuaba con hachas y sierras y los troncos eran trans­portados mediante arrastre por yuntas de bueyes o cargados en las carretas.

La leña era transportada en caballerías, en haces con el auxilio de las arto­las o amugas de gancho, y también en las carretas.

Como decíamos, independientemente del abastecimiento familiar, el apro­vechamiento forestal era fuente de riqueza para muchas familias en determi­nadas zonas. La siguiente relación extraída del Catastro del Marques de la Ensenada, con el numero de habitantes que en cada población se dedicaban al comercio de la leña, nos da idea de la importancia de este tipo de actividad.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DE LEÑADORES, SEGÚN EL CATASTRO DE LA ENSENADA

ALMAZAN 20
AYLAGAS 10
BIDONES 8
CUENCA (LA) 25
DOMBELLAS-SANTERVAS 14
FUENTECANTALES 2
HERRERA 7
HERREROS 10
MUEDRA (LA) 19
NAFRIA DE UCERO 30
OSMA 43
OTERUELOS 22
PEDRADAS 27
UCERO 18
VALDEMALUQUE 24
VALDELUBIEL 18
VALDENARROS 24
VALDENEBRO 12
VILLAVERDE 29
VARCEBAL 27
VARCEBALEJO 18
CANTALUCIA 13
CUBILLOS 2
LANGOSTO 8
LA OLMEDA 6
REJAS 21
SOTOS 29
TOLEDILLO 11
VALDEAVELLANO DE UCERO 24
VALDEGRULLA 28
VALDELINARES 24
TOTAL 573

Además, de los anteriores reseñados como leñadores o comerciantes de leña, el Catastro señala la existencia de aserradores de madera como en Co­valeda (3) o Muriel Viejo (29), conductores de maderas o tablas como en Co­valeda (34) o Vinuesa (17) y en algunos casos de industrias secundarias como en Covaleda que señala la presencia de 48 fabricantes de puertas.

Actividad secundaria derivada de la corta de leña, la carbonería, debió ser mas frecuente de lo que señalan las fuentes, y llevada a cabo por los mismos leñadores. Descriptivo es el topónimo de Carbonera, aunque no se señale la presencia de ningún carbonero en el Catastro, que si que lo hace en Chaorna (1) y El Royo (5).

LAS MIGRACIONES PROFESIONALES

carreteros-02

Del sucinto análisis demográfico que hacíamos en paginas anteriores po­demos deducir que uno de los factores que ha influido decisivamente en el descenso de la población Soriana ha sido el de la emigración, fundamental­mente en este siglo.

No vamos, sin embargo, a analizar ahora la emigración permanente, de mas interés socio-económico que etnográfico, sino las migraciones temporales en razón de una profesión determinada, que sí lo que tienen en virtud de que han constituido un importante vehículo de transferencia de costumbres y tra­diciones y en definitiva de cultura popular.

La mas importante y mejor conocida de las migraciones profesionales es la constituida por los pastores trashumantes, agrupados en «El Honrado Con­cejo de la Mesta de Pastores». El Concejo de la Mesta se formo sobre la base de organizaciones anteriores, mediante Carta de Privilegios otorgada en 1273 por Alfonso X y fue adquiriendo posteriormente importancia económica du­rante los siglos XV y XVI, favorecido por los Reyes Católicos (1489) y sus sucesores, para empezar a declinar en el siglo XVIII hasta su disolución en 1836.

Hacia finales de Septiembre cada propietario reunía su cabaña distribuida en rebaños de 1.000-1.200 ovejas merinas al mando del mayoral, acompañado de un rabadán que le sustituye en el mando en caso de necesidad, cuatro pastores compañeros o ayudadores que se colocan a los lados del rebano y un zagal. Un intendente se ocupa de la comida y los enseres cerrando la marcha con las mulas de carga. Papel especialmente importante desempeñaban los mastines que se refleja en el trato que recibían y en las Ordenanzas de la Mesta que los protegían con duras penas. El lugar de destino, el fin del «Viaje a extremos» lo constituyan los pastos de invierno de Extremadura y Andalucía.

El camino se hacia por las cañadas, en nuestro caso por la Canadá soriano-segoviana. La anchura de las cañadas, fijada ya en el privilegio de 1273 de Alfonso X era de «seis sogas de 45 palmos», aproximadamente unas 90 va­ras. Además de la Canadá Real existían ramificaciones y enlaces denomina­dos cordeles, de la mitad de anchura de la Canadá, y veredas con una an­chura de la cuarta parte.

De la importancia que la Mesta tuvo para la economía Soriana dan idea las cifras del Catastro del Marques de la Ensenada, con 3.920 pastores incluyen­do zagales, rabadanes y compañeros y 124 mayorales de rebano. también se recogen en los mismos datos la existencia de 24 tratantes de lana, 40 con­ductores de la misma y 363 esquiladores, 29 ganaderos que administran sus cabañas.

Actualmente la trashumancia prácticamente ha desapareció, limitándose a algunos rebaños que realizan el viaje de forma tradicional desde la sierra hasta la capital para concluirlo en ferrocarril.

Paralelamente a la trashumancia ganadera, se desarrollo la carretería, cons­tituida, ante su gran importancia, en cabaña Real de Carretería en 1497 por los Reyes Católicos que le otorgaron privilegios similares y paralelos a los del Concejo de la Mesta.

Encargados del transporte de todo tipo de productos, seguían rutas reparti­das por toda la geografía nacional: la ruta del Norte hacia el Cantábrico, el camino de la Horadada hacia Medina de Pomar, ruta de Castilla la Vieja y León, ruta de Castilla la Nueva y Madrid, rutas a Barcelona, Sevilla, Extremadura,…

Para los viajes, las carretas se agrupaban en el tren o cuadrilla de carrete­ría, formada por 25-30 carretas y conducido por 6-7 carreteros que cuidaban de cinco carretas cada uno. La carretería estaba bajo el mando del Mayoral, que generalmente era el propietario, si no de todas, de la mayoría de las ca­rretas. El resto del personal de la cuadrilla estaba formado por: aperador (es­pecie de mecánico y técnico de mantenimiento de las carretas), ayudante de aperador, pastero (cuidaba de los pastos del ganado, la ropa, los enseres), ayudante de pastero, gañan y ayudante de gañan.

Cada carretería contaba con 75-90 bueyes, a veces alguna vaca, mulos y burros.

CONSTITUCIÓN DE UN TREN DE CARRETERÍA

  • 25-30 Carretas
  • 3 bueyes por carreta:
    -2 uncidos
    -1 de rebezo
  • Aperos
  • Personal:
    -Mayoral
    -Aperador
    -Ayudante de aperador
    -Pastero
    -Ayudante de pastero
    -Gañan
    -Ayudante de Gañan

Los sueldos estaban en relación con el trabajo y las responsabilidades.

El numero de viajes venia a ser de 5 al año. Los carreteros durante el tiempo que permanecían en su lugar de residencia se ocupaban además de en la reparación de las carretas en la fabricación de artesas, gamellas y objetos de madera.

De las tres cabañas Reales de Carretería: Burgos-Soria, Cuenca y Ávila es la primera la más importante.

Los principales pueblos sorianos dedicados a la carretería fueron: Molinos y Salduero con 872 carretas de 62 propietarios, Covaleda con 315 de 97, CASAREJOS con 255 de 49, San Leonardo con 243 de 54, Duruelo con 177 de 50, Navaleno con 133 de 33, Vadillo con 96 de 22 y Arganza con 36 de 15 propietarios. Otros pueblos también practicaron la carretería pero en menor escala: Cabrejas, Abejar, Muriel, Ocenilla,…

El Catastro de la Ensenada nos aporta datos sobre el personal de la carretería: 300 carreteros, 48 criados y ayudantes, 41 aperadores, 6 gañanes, 74 mozos de ropa y 4 motriles.

La tercera de las migraciones profesionales es la de los arrieros de mulas o recueros que realizaban el transporte por regiones matagrestes y generalmente más próximas que los carreteros. Según el Catastro del Marqués de la Ensenada 612 individuos se empleaban en la arriería aunque la mayoría lo hacia de forma temporal.

Las siguientes relaciones obtenidas a partir de datos del Catastro del Marques de la Ensenada, sobre los pastores, esquiladores, carreteros, arrieros y maestros molineros, nos informan de la distribución geográfica de los mismos y de la importancia social. Hemos de hacer constar, respecto a los pastores, que muchas veces el Catastro no especifica si se trata de pastores trashumantes.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA Y NUMÉRICA DE LOS PASTORES SEGÚN EL CATASTRO DEL MARQUES DE LA ENSENADA.

 ABEJAR – 3

CABRERAS DEL PINAR – 4

COVALEDA – 30

HERREROS – 6

MOLINOS-SALDUERO – 2 MAYORALES, 6 RABADANES, 12 AYUDANTES, 6 ZAGALES.

MUEDRA (LA) – 10

VINUESA – 16 MAYORALES, 6 RABADANES, 82 PASTORES, 7 ZAGALES..

 

Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s