PREGÓN FIESTAS DE SAN LORENZO 2016

PREGÓN FIESTAS DE SAN LORENZO 2016
Pablo Abad Ortega

Nieves de Diego

Covaleda, antes de empezar el Pregón me gustaría dedicarle unas palabras a la persona que hizo suyo este balcón, desde donde todos los 9 de Agosto nos regalaba un mensaje emotivo y sentimental envuelto en esa voz tan carismática y risueña con la que nos deleitaba. Contigo amanecía San Lorenzo; pero hoy las calles han despertado melancólicas de tu bando, de tu presencia y del pergamino donde guardabas las palabras que tantas y tantas veces erizaron nuestra piel y nos sacaron una sonrisa.

Hiciste grandes estas fiestas con tu tesón y entrega, y más si cabe, hiciste enorme a todo un pueblo que para rendirte el homenaje que mereces, hoy se viste con el crespón de la alegría y la esperanza que tú le enseñaste y le dejaste como legado. Así que cojamos su bombo, ensillemos su caballo, desenrollemos su pergamino e invadamos las calles con su recuerdo haciendo realidad cada una de las palabras que nos dedicó. Genio y figura, ángel sin alas, maestro inspirador de todos los pregoneros y eterno Alguacil de Covaleda…que tu Sol siga brillando por donde quiera e ilumine con tu humildad y sencillez el fondo de nuestros corazones donde ahora vives y descansas.

Gracias por todo Use. Este pregón hecho bando va por ti.

2016080916484449102

¡Queridos Bretos, Bretas y Visitantes. Amantes todos de Covaleda!

Hoy mi voz es la unión de vuestras voces y mis palabras sobrevuelan este paisaje con las alas prestadas por vuestro cariño. Es un honor poder dirigirme a todos vosotros desde la cima de este balcón, al que me habéis aupado, y así poder estar a vuestra altura. Muchas gracias a todos por tanto, en especial a la Comisión de festejos y a mi querida Asociación Juvenil Los Bretos.

¡Covaleda! Ha llegado nuestro día, ese donde las manecillas del reloj de las ilusiones vuelven a deshojar con su tic-tac el ritmo de nuestras vidas. Es hora de apagar la rutina y encender la fantasía. Nuestro momento se hace presente. Vivamos este hoy con emoción y plenitud ya que el mañana aún está por inventarse.

Este 9 de Agosto se ha desperezado entre una lluvia de cohetes y corcheas -y esperemos que no de agua- inundando de algarabía y entusiasmo cada uno de los rincones del pueblo. La plaza, cenit de estos días, ha florecido como una primavera de vecinos, amigos y reencuentros. El sempiterno vermú de este mediodía nos recibe con el febril abrazo de una bienvenida. En el cielo de las calles ya ondean las verbenas. Las peñas preparadas para la más dulce de las batallas. La sangre afrutada de la vid, ya espera nuestras sedientas gargantas. Los acordes de “La Rueda” asoman su compás por clarinetes y trompetas. Nuestros corazones palpitan tarareando el canto jaranero de una charanga. Los momentos inolvidables que nos deparan estos días desfilan altivos, por el bulevar de los sueños varados, esperando ser vividos. Todo está preparado. Vosotros sois los actores principales de esta obra cuyo guion solo lo escriben vuestros anhelos. Así que…!Salgamos a la vida vestidos con la mejor de las sonrisas que San Lorenzo nos ha pintado con el carmín de la alegría!.

No nací en este paraíso, pero me considero un hijo más del pueblo. Mi infancia es este lugar, este frontón, aquellas meriendas de ternura con las que me alimentaron mis dos ángeles de abuelas… mi juventud es este paraje, este pinar, esas noches eternas de Ábside y Backgamon… mi personalidad bebió de la fuente de La Cagalera el dulce trago de su alegre frescura contagiándose de ella. Cambiar durante unos días los ríos de atascos, las montañas de edificios y los valles de centros comerciales de la ciudad por este Duero recién ungido, este rascacielos de Urbión y este aire tan puro, me hace sentir libre como la brisa. Pero a los que vivimos alejados del pueblo, más temprano que tarde, nos toca rehacer la maleta de los quehaceres y marcharnos ya que las obligaciones siempre acuden puntuales a su cita. Emprendemos la vuelta al destino; mientras, a nuestra espalda se va alejando tu nombre, Covaleda, en ese cartel horizontal de ocho letras que inmóvil y taciturno queda por nuestra ausencia. La felicidad de estos días deja paso a un presente de nostalgia y recuerdos por todo lo aquí gozado. Nos vamos sin alejarnos sabiendo que ella, nuestra tierra, nos espera como el campo a la lluvia: sin prisa, sin tristeza, con deseo. Pero volveremos como lo hace el verano, regando de luz tus frías calles para disfrutar de tus días prestados.

Para mí Covaleda es naturaleza y naturalidad: la naturaleza de su entorno que la corona como reina de la belleza y la naturalidad de cada una de sus gentes. Por los poros de tu verde cuerpo y por tus venas de madera exhalas esencia. Infinidad de sendas atraviesan el contorno de tu fina piel mientras nuestros pasos desnudan el encanto de cada una de tus curvas. Covaleda es senda y los que mejor me conocéis, sabréis, que para mí una de las rutas más bonitas de los alrededores es una que no tiene “gr” pero que es de las más concurridas: me refiero a la ruta de los bares a la hora del vermú.

Pero si Covaleda es belleza, sus gentes son bondad. Compartir charlas, risas, amaneceres y anécdotas a vuestro lado me ha enseñado varias lecciones fundamentales de la vida que no vienen en los libros de texto pues solo se pueden aprender con el corazón y no con la memoria. Aquí he descubierto que la amistad no entiende de distancias, que la sinceridad no se disfraza y que un abrazo es un contrato indefinido.

Por ser referencia en la comarca, cuántas veces Covaleda, soportaste erguida y sin arrodillarte, el yugo de la envidia y el látigo de la ofensa, demostrando con tu sinfín de monólogos, teatros, coloquios y conciertos, que ni enviudaste de ambiente ni estás huérfana de proyectos. Como dijo el gran Sabina: “el traje de madera con el que quieren enterrarte no está ni siquiera plantado”. Por ello sigue en pie reinventándote con el paso del tiempo; siendo pionera en todo dentro de la zona de Pinares; aunando tradición y tecnología bajo el paraguas de la cultura.

Y es que somos un pueblo que avanza contra viento y marea, mas por eso…¡sigamos siendo la tripulación de este barco llamado Covaleda!. Trabajemos juntos para seguir navegando por aguas tranquilas. Adaptémonos a los cambios del viento desplegando las velas de la educación y el ingenio, para que sobre todo los más jóvenes con sus virtudes, cojan el timón del desarrollo y marquen el rumbo en dirección a las nuevas oportunidades. Por ende, nadie tenga que apearse de este viaje y volverse polizón en otros veleros. Desde hace tiempo, hay muchos tripulantes que están realizando una labor impagable para que esta embarcación avance sin demora por el mar del progreso. Personas que desinteresadamente decidieron trabajar por el bien común con su generoso esfuerzo levantando el ancla que nos amarraba al pasado. Me refiero entre otros: a la asociación juvenil Los Bretos, al Zurrarock, a la Agrupación Musical Santa Cecilia, a la Covaleda Xtrem, a Alimaña HxC, a obreros, poetas, maestros, estudiantes, amas de casa…y en general, a todos los pasajeros que han empuñado los remos de esta nave para llevarla a buen puerto. ¡Sois ejemplo y sois lección!.

Las peñas protagonistas indiscutibles de las fiestas: ¡abrid vuestras puertas y corazones de Sol a Luna a todos los vecinos y turistas!. Qué nunca falte un porrón de zurracapote que apacigüe nuestra incurable sed. Amigos, cuando esta tarde os pongáis la indumentaria de la peña, sentid como los nervios os vuelven a erizar los sentimientos, como las ilusiones afloran por cada poro de vuestra piel, como la felicidad nos envuelve. Vivamos el momento sin mesura. Y para ello, abandonemos en el cajón del olvido las penas y los problemas que suelen acompañarnos durante el resto del año y vistámonos con el fajín y el pañuelo del optimismo.

Hace tiempo, un amigo del alma llamado Edu, me tendió su afecto y me llevó de la mano a formar parte de una de las peñas que ya es historia viva de estas fiestas. Hoy se cumplen 10 años de aquel día. Siempre estaré agradecido a esta pandilla de Kolegas, Bandarras más bien dicho, adictos al Cachondeo y a un Deskontrol que a veces roza el Kaos. Son una Algarada de alegría, Kulpables de mi amistad y unas Victimas del vaso y de la bota siempre rondando el Koma Etiliko. Los de Siempre dando guerra al vecindario con una juerga que baila en el Tinglao de vuestro camión hecho Taska de costeras y cariño. En las noches Insidias, San Lorenzo acude a esta peña a correrse un Desmadre mientras se toma un Piscolabis y se bebe el Último Trago del día. Mi corazón es vuestro y qué Coño, quiero brindar por ellos con un: ¡Vivan mis Kanulilas!

¡Vecinos: disfrutemos de este hoy que ya es siempre todavía; descorchemos nuestro lado más afable y divertido; bebamos del porrón de la concordia el fresco trago del civismo; bailemos abrazados a la alegría el himno de las noches improvisadas!. Sonriamos por estar aquí y ahora rodeados de los nuestros y que durante los próximos 5 días nuestra única meta sea esa: vivir sin metas. Hagamos de la vida algo tan bonito que parezca realidad.

Me despido con unos versos compuestos con el tesón y el esfuerzo de un panadero y la belleza y constancia de un poeta, que son los dos afluentes que riegan la poesía que corre por mis venas. ¡Gracias a todos por abrigarme el corazón. Por siempre os estaré agradecido!. ¡Felices Fiestas!.

Ivan Larrubia 03

Cabezudos y gigantes,
un pregón que toca el cielo
y en la plaza los amantes
tan joviales y elegantes
de las fiestas de este pueblo.

Las camisetas y petos
de las peñas en desfile,
entre mareas de bretos
vuela un himno como un eco
que a San Lorenzo recibe.

Orquestas bajo la Luna,
la música no descansa,
una charanga desnuda
con nuestra incansable ayuda
el frío traje del alba.

Besa el Sol de la mañana
a insomnes mozas y mozos
que ya almuerzan en la Diana
belleza de Reina y Damas,
de postre: el corte de troncos.

La plaza viste mantón
en un campo de amapolas,
la jota que baila al son
del arte en punta y tacón
de baturros y piñorras.

Calderetas, bolos, sogas
y cazuelas en el Cubo,
los sentimientos afloran
con antorchas que enamoran
al pintar las calles de humo.

Nuestras fiestas dan comienzo,
baila el pueblo unido en rueda
y al viento estos versos trenzo
con un: ¡VIVA SAN LORENZO!
y que ¡VIVA COVALEDA!.

Pablo Abad Ortega

 

Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s