ABC 03-09-1961

ABC 03-09-1961

Covaleda, 1913, Laguna Negra

Covaleda, 1913, Laguna Negra

LA LAGUNA NEGRA

SE remansa esta brava serranía soriana en un circo de piedra. Y allí, en su fondo, un agua dura como un zafiro brilla en una alucinante quietud.

Abrevadero de lobos, manadero de leyendas, lugar tan romántico como un lago de Patinir. No hay en esta lámina inmóvil la alegría y la luz que irradia siempre el agua. Por el contrario, parece que allí se adensa en un bloque oscuro, en un ojo inmóvil. Pasan las nubes desde aquí tan cercanas y embravecidas como animales vivos. Y sus sombras, más delgadas, más opacas, rozan leves el agua.

No es claro brillo, ni espejo puro. Un espesor mineral, de piedra cristalizada, absorbe y funde allí los destellos. Y en sus bordes nos sentimos desamparados, en una soledad planetaria. Porque no es ésta la ancha soledad de nuestras mesetas, esa impresión de estar circundados por un infinito que no podremos dominar.

Sino la soledad de un rincón siniestro, donde rocas, árboles y agua forman la escenografía de alguna gran angustia.

Es significativo que machado haya elegido esta laguna para poetizar el crimen de los Alvargonzález.

El camino hasta la laguna es áspero. En una de las vertientes de la barranca, altas cejas de piedra, una enorme pared de roca cierra un horizonte que se corona de un pinar sombrío. Y ya en el cuenco del glaciar, la roca se ennegrece y alisa y un inmenso muro circular contiene el agua inalterable. Ni pájaros ni esquilas turban este silente encantamiento.

Sólo las nubes silban su huida. Bien eligieron los hijos de Alvargonzález la tumba de su padre. Porque esta agua inerte tiene algo de losa sepulcral, de reposo geológico. Para hacerla más sólida, pesa también sobre ella ese inmenso silencio.

La voz popular dice que en su centro es esta laguna insondable. Y este misterio de la profundidad aún aumenta su aureola pavorosa.

Pinares de Covaleda, de Salduero, de Vinuesa. Estos bosques espesos, estas pinadas de tan apretados árboles, estas asfixiantes manchas de un verde monótono, tenían que terminar así. En esa agua que resume y concentra su color y su miedo, y esa calma, por donde se deslizan hachas y hombres que huyen de su conciencia.

Y cesa aquí esa borrasca de rocas que cantó Machado. Todo aparece ordenado con funeral solemnidad. Las rocas en redondo y alto círculo, en rígidos acantilados de vertical imponencia. Y su masa, al reflejarse en el lago, aún refuerza más su oscura haz. En cuanto nos alejamos con la vista o con el oído de este tenso encantamiento, los horizontes se abren en cielos altos y los arroyos hacen sonar sus espumas. Pero aquí, en esta tan desnuda simplicidad de piedra y agua, todo está yerto, como desligado de cambios y estaciones. Esa contradicción entre el destino bullicioso del agua con su eterno pasar y la encalmada paz que constituye el lirismo de los lagos, aquí se acentúa. Pero no se sabe por qué misterio de este cráter sombrío, aquí no hay paz. Parece que nos acosa el presagio de algún gran drama del que tenemos también la conciencia que no llegará a producirse.

Es el crepúsculo y de pronto parecen rizar a esta laguna unos lentos arpegios de claridad. Las ondas se van haciendo más menudas y apretadas. Ya es el chispear de unas láminas que flotan sutiles.

Después, son copos de luz que estallan con ritmo de “pizzicato”. Y súbito todo se aquieta. Vuelve otra vez a cristalizar el lago en un bloque de azul tétrico, en un silencio sin edad. Sólo cada año, en el aniversario del asesinato, una mano del muerto sale fuera del agua.

José CAMÓN AZNAR

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, PRENSA, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s