LA DESPOBLACIÓN EN SORIA: SUS CAUSAS Y EFECTOS – Alejandro Córdoba Largo – (1983)

LA DESPOBLACIÓN EN SORIA: SUS CAUSAS Y EFECTOS
Alejandro Córdoba Largo (1983)

* UNIDADES DE ANÁLISIS

             No es fácil establecer una división clara y perfectamente delimitada de la provincia en distintas zonas o comarcas y, sin embargo, sí que existen unas desigualdades iniciales entre unas zonas y otras, manifestadas en la disponibilidad de recursos naturales, en el insuficiente aprovechamiento de os factores productivos y en las distintas posibilidades de desarrollo. Desigualdades, que hacen posible la delimitación de cuatro zonas provinciales con características bien definidas y una significativa homogeneidad y una quinta zona que es la más extensa y que abarca todo el territorio no incluido en los grupos anteriores que es, inevitablemente, mucho más heterogénea.

            Utilizando como criterios orientadores: la consideración de una continuidad geográfica, a partir de municipios completos, y el establecimiento de una división de la provincia en conjuntos disjuntos con características relativamente homogéneas dentro de cada uno de ellos, la zonificación establecida fija cinco subgrupos provinciales de denominio: comarca de pinares, Sierra pobre o tierras de San Pedro Manrrique, comarca central, tierras de Ágreda y Valle del Jalón.

* OROGRAFÍA

            La Región Septentrional, que comprende las mayores alturas, estando sus tierras integradas en el Sistema Ibérico cortando el Norte y el Este de la provincia en dirección Sudeste formando el complejo más montañoso de la provincia con altitudes entre 1.000 y 2.313 metros sobre el nivel del mar, y destacando Urbión (2.259 metros) en la confluencia de los límites de Burgos, Logroño y Soria; Cebollera, Castilfrío, Montes Claros, Madero y Moncayo.

14-04

* CONCENTRACIÓN DE LA POBLACIÓN

            La evolución y el pronunciado descenso de población que ha tenido lugar en los 30 últimos años, no ha sido uniforme a lo largo de la geografía provincial sino que ha afectado, sobre todo, a los pequeños municipios, en tanto que los municipios más importantes ofrecieron una mayor resistencia a la emigración.

            Únicamente los municipios de Duruelo de la Sierra, Muro  de Ágreda, Navaleno, San Leonardo de Yagüe, Almazán, Ólvega, Vadillo y Soria aumentaron su población en la década de los años 60 y Ágreda, Almazán, Ólvega y Soria en la década posterior.

* EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN EN LAS CINCO ZONAS PROVINCIALES

            Como era de esperar, una vez estudiada detalladamente la evolución de la población provincial, existe muy poca diferencia entre unas zonas y otras en los 50 primeros años del siglo. Todas ellas mantienen prácticamente establecida su población, existiendo únicamente un incremento legerísimo en la comarca central que es la que incluye la mayor parte de los pueblos más importantes. No ocurre lo mismo entre 1.950 y 1.980, años en los cuales tuvo lugar un cambio muy importante en la geografía provincial. En esos 30 años la población provincial perdió uno de cada tres habitantes pero esta merma de población no estuvo equidistribuida a lo largo del suelo provincial sino que estuvo especialmente localizada en algunas zonas en tanto que en otras ofrecieron una mayor resistencia a la emigración.

            La Soria pinariega, aquella que he llamado zona de pinares, es la zona que mejor ha sabido retener a sus habitantes y ello ha dado lugar a que sea la zona que menos población ha perdido, tanto en la primera mitad del siglo como en los últimos 30 años. Esta zona que tiene una gran riqueza forestal, y de la que cada vecino tiene “una suerte”, ha sabido mimar sus pinos reconociendo la riqueza que contienen. En esta la comarca de Covaleda, Duruelo de la Sierra, Navaleno, San Leonardo de Yagüe y Vinuesa, pueblos todos ellos que conservan un cierto dinamismo y en donde, si se asegura una explotación racional de su economía, existían unas grandes perspectivas de desarrollo.

* DISTRIBUCIÓN ECOLÓGICA DE LA POBLACIÓN

            Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) el estrato rural abarca a los municipios con menos de 2.000 habitantes, el estrato intermedio los municipios cuya población está comprendida entre 2.000 y 10.000 habitantes y el estrato urbano a los municipios con más de 10.000 habitantes.

            La población intermedia provincial abarca a varios municipios entre los mil y seis mil habitantes, Ágreda, Almazán, Arcos de Jalón, Burgo de Osma, Covaleda, Ólvega y San Esteban de Gormáz, conservando todos ellos un alto porcentaje de población agrícola que los sitúa más cerca de la forma de vida característica del medio rural, arrastrando, como cualquier otro pueblo del mismo medio, una gran dependencia de la capital de la provincia que es donde se concentran, casi exclusivamente, los distintos servicios administrativos, sanitarios, educativos, comerciales, culturales, etc.

            El conjunto de los ocho municipios, cuya población corresponde al estrato intermedio, representa el 25,93 % del total de población provincial en 1.980.

 

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s