LA VANGUARDIA JUEVES, 7 DE JUNIO DE 1979

LA VANGUARDIA JUEVES, 7 DE JUNIO DE 1979

La calle y su mundo

Garray-Numancia

Se barruntan los incendios forestales, (De los periódicos.)

Hay en Garray un viejo campo de aviación, del que disfruta el Aero Club de Soria, y se desea prepararlo para vuelos de mayor entidad de los que ahora allí tienen efecto. Son ejercicios para pilotos civiles y voladuras deportivas y recreativas. Se conoce esta pista de tierra apisonada y sus instalaciones subalternas con el solemne nombre de aeródromo de Numancia. El vocablo Numancia, con sus resonancias heroicas, postergó a Garray, pueblo en la calzada de Soria a Logroño, en cuyos términos se tiende el campo que antaño se llamó de aterrizaje. De Garray a Numancia se trepa por un camino más bien turístico y arqueológico De Garray a la capital la distancia es de unos treinta kilómetros. Las apetencias de Soria y Garray es que con el tiempo este humilde aeródromo se convierta en trajinante aeropuerto con líneas aéreas a Madrid, Barcelona, París, …, el fin del mundo. Yo pienso que si no se llega a la aviación comercial regular, por lo menos que Soria se vea favorecida con los anómalos y sorprendentes vuelos charter.

– En principio, tras estas mejoras que se anuncian, el campo debe dedicarse a estacionar aviones contra incendios. La provincia despliega la mayor masa arbórea de España y Garray está a un paso de los pinares de Urbión y del Moncayo. Las plantaciones del Norte son comunales. Se teme que en el verano el fuego provoque siniestros en los bosques y se haga necesario combatirlos desde el aire.

Se apunta que como 1a presa de la Cuerda del Pozo se yergue cercana los aparatos podrían aprovisionarse de agua en el embalse. Yo creo que, yendo hacia Burgos, el pueblo pinariego de mayor progreso es San Leonardo, que dispone de una importante industria maderera, y el pueblo histórico es Vinuesa, en el camino de los Picos de Urbión, y asimismo pinarejo. De Vinuesa cabe alcanzar, e n buena caminata, la Laguna Negra, paisaje que lo mismo puede ser soriano que del vecino Cameros, si bien Antonio Machado lo incorporó al catálogo poético de Soria y su circundo.

Estos poblados fragueros: Molinos de Duero, Duruelo, Covaleda, Abejar, aun sin pagar ningún impuesto municipal y recibir unos millas de pesetas de la suerte o tela de los bosques de la comunidad, son pobres y de mucha emigración. De los trenes que cruzan y se detienen en San Leonardo y Navaleno apenas se apee nadie como no sea un vendedor de tabla, tablones o de listoncillos para persianas.

Las estaciones presentan clausuradas sus cantinas y los jefes y factores circulan tediosos por los andenes.

Tocante a Machado y su narración en prosa en torno a la Laguna Negra, así corno su romance «La tierra de Alvargonzález», que recitaron de memoria muchos devotos del poeta en mí mocedad, resultan sombríos, lúgubres, aun contando con su densa carga lírica. Y en cuanto a Garray, aparte de su aeródromo, cumple visitar la ermita de los mártires, un templo románico de tres naves. ¡Ah! Por los pueblos de la madera la persona más admirada fue hace años el banquero Epifanio Ridruejo, ilustre soriano, que tenía su oficina en el Collado, bajo los soportales. Con el franquismo, Epifanio fue un hombre muy importante.

— ERO

25-09-Pino-albar

Pino albar

Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s