NOTICIA ESTADISTICA SOBRE LA RIQUEZA AGRÍCOLA EN LA PROVINCIA DE SORIA – 1900

NOTICIA ESTADISTICA SOBRE LA RIQUEZA AGRÍCOLA EN LA PROVINCIA DE SORIA

Memoria redactada por el Ingeniero D. Vicente Herrero Salamanca

Año 1900

ARTICULO 4.

SUPERFICIE FORESTAL.— DIVERSAS CLASES DE MONTE.—SUS PRINCIPALES APROVECHAMIENTOS.— CÁLCULOS SOBRE LA ESTIMACIÓN DE LOS MISMOS.

Anteriormente, y al indicar la superficie rural de esta provincia, hemos consignado que la superficie ocupada por monte alto, y bajo, era de 185.396 hectáreas; de éstas, y según datos que hemos podido adquirir con alguna garantía de aproximación, toda vez que se refieren á los montes exceptuados de la venta que han quedado bajo la custodia y administración directa del Estado, la extensión superficial que ocupan los 311 montes con que actualmente cuenta este distrito forestal es de 105.429 hectáreas, distribuidas por especies del modo que expresa el siguiente cuadro:

Respecto á los demás, poblados principalmente de encina, roble, acebo y enebro, que ocupan una superficie de 79.967 kilómetros, no quedaban por vender en el año 1885 más que una décima parte, no siendo dudoso asegurar que desde aquella fecha lo habrán sido en su totalidad y que muy pocos habrán sido conservados y se encontrarán actualmente en buen estado de producción.

Muchas son las  especies indígenas y exóticas que constituyen la riqueza arbórea de esta provincia; mas como no todas tienen la misma importancia ni por los rendimientos ó productos que suministran, ni por los distintos fines que el hombre con su explotación se propone, vamos á ocuparnos solamente, al contestar á la segunda, de las preguntas que este artículo comprende, de las que constituyen montes ó masas forestales, creyendo interpretar así más exactamente el objeto y finque la indicada pregunta se propone.

Procediendo, pues, en orden al mayor número á la vez que teniendo en cuenta su mayor importancia, debemos ocuparnos de los pinares, encinares, robledales, hayales y enebrales, que con el brezo y el acebo que se asocian con los anteriores, forman los montes todos de esta provincia.

trabajando en el pinar 1972

PINARES. — La zona forestal más importante es la constituida por la especie pinus sylvestris ó pino albar, pues con pequeñas soluciones de continuidad, ocupa las vertientes meridionales de la cordillera de Urbión, las sierras llamadas de la Umbría, de Duruelo y del Resomo, los valles de Salduero y Covaleda, casi toda la garganta denominada de Santa Inés y los montes del Amogable, de San Leonardo, Navaleno, Talveila, Muriel Viejo y Muriel de la Fuente.

Esta zona, que por el E. termina en la cumbre de la sierra del castillo de Vinuesa, y hacia el S. tiene por límites las lomas que cruzan los términos de San Leonardo y Talveila y las derivaciones occidentales de la sierra de Cabrejas, enlaza por el O. con otra más extensa que cubre las comarcas limítrofes de Burgos, la especie que la puebla tiene comprendida su área de vegetación próximamente entre 1.000 y 1.700 metros de altitud, subiendo por la vertiente de Urbión hasta las faldas del Zorraquín y las inmediaciones de la laguna negra; en la sierra del Almuerzo llega hasta la de 1.500 metros; el pinar de Arguijo alcanza poco más de 1.400 metros, si bien su limite de altitud en este sitio se halla determinado, más que por las circunstancias climatológicas, por el cambio en la composición y cualidades físicas del terreno. El pino negral, pinus pinaster, se extiende á lo largo de la vertiente derecha del Duero; aparece confinando principalmente en la zona superior de la región montana hasta la altitud de 1,350 metros en las laderas de la sierra de la Umbría, descendiendo hasta 850 metros en los términos de Berlanga y de Gormaz, que constituyen su límite inferior y en los que, todavía se encuentra en buenas condiciones de vegetación.

Menos importancia todavía tiene el pino pudio ó carrasqueño, pinus larix, pues sólo existen dos pequeños montes, uno al Sudoeste de San Leonardo y, otro al  Norte de Santa María de las Hoyas, que ocupan una superficie de 410 hectáreas, y aún éstos sin llegar á constituir monte y sin que los árboles que producen tengan otra aplicación que como leñas para combustible, por ser defectuosos, torcidos y de poca altura.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s