DESCUBRE COVALEDA: RUTAS – II

Ruta por las Necrópolis

18-34Proponemos esta ruta, no solo por considerarla de gran interés cultural, también por tratarse de un recorrido que transcurre por hermosos paisajes. Un paseo por nuestro pasado, un pasado lejano que no queremos olvidar, animamos desde aquí a la recuperación y protección de estas necrópolis, de una zona repleta de historia, próxima al núcleo urbano que no estamos dispuestos a perder.

Nos ayudará en este itinerario consultar Nuestro Pasado (Historia).

Desde la ermita de San Cristobal nos dirigimos hacia la cabeza del Fraile, para caminar a continuación hasta el paraje denominado “La Cuerda de los Morales”, aquí encontramos las primeras tumbas. Por debajo de la Cuerda cogemos un camino de carretas y antes de llegar al Puente Valserrao hay una piedra pegando al camino en la que la naturaleza ha ido esculpiendo garabatos, es muy curiosa y merece ser vista.18-36 18-3718-35

Seguimos el camino y aguas arriba por la margen izquierda del rio Duero, llegamos a los Puentes de Valserrao y Valerosa, atravesamos por el Corral de los Cojudos. Así y sin dejar la orilla del río, llegamos al Pozo San Millán, donde encontramos tres tumbas antropomórficas.18-38 18-39 18-40

Seguimos el curso del río hasta llegar al Paso de los Arrieros donde hay restos de muros formados por una sola hilada de piedras que aprovechan como apoyo los afloramientos rocosos, restos que corresponden a antiguas construcciones. Desde el puente del Paso de los Arrieros, a unos 150 m. seguimos hacía la fuente, subimos y encontramos en la ladera abundantes afloramientos rocosos de piedra arenisca, una autentica muralla natural que pudo servir de cobijo para asentamientos humanos. Alli existen restos de un muro y dos tumbas de pequeño de tamaño, una de tipo bañera y la otra antropomorfa.

18-41 18-42 18-43 18-44 18-45 18-46

Ruta de la Piedra Andadera

Recorrido: 11km., monte a través 3km.
Duración: 3 a 6 horas
Medio: coche, bici, a pie.
Cota máxima: 1483m.
Cota mínima: 1160m.
Desnivel: 323m.

Itinerario: El Cubo, puente Arenilla, río Duero arriba; los Pajarejos, el Frontón, la Piedra Andadera, cueva del tío Melitón.

Dificultad: media-baja.

Se desarrolla entorno a la zona denominada umbría en el monte de Covaleda, saliendo desde el pueblo hacia el río Duero caminaremos por sus márgenes apreciando la vegetación de ribera y las zonas de recreo a sus orillas.

Una vez que comencemos la ascensión apreciaremos una rica vegetación de pino con un

sotobosque rico en brezo, robles… Desde la parte superior de la cumbre y la Piedra Andadera existe un bello panorama del pantano hasta Soria.

Ruta de los Puentes del Duero

Recorrido: 11’5 km. monte a través.
Duración: 3’5 a 4 horas.
Medio: bici, a pie.
Cota máxima: 1200 m.
Cota mínima: 1160 m.
Desnivel: 40 m.

Itinerario: Covaleda, Campamento, Puente Santo Domingo (BIC), Pozo San Millán, Puente de los Arrieros, Puente Valserrado, Apretaderos, Arenilla, Refugio, Puente Soria (BIC), Covaleda.

Dificultad: baja.

En este recorrido iremos acompañando al río Duero en su discurrir por parte del término de Covaleda. Seguiremos el sentido del curso del agua y podremos observar los diferentes tipos de vegetación que crecen en su ribera dependiendo de su lugar de paso. Observaremos también distintos tipos de puentes, dos de ellos catalogados bien de interés cultural. Es un bello paseo sin dificultad del que todos podemos disfrutar.

Ruta del Muchachón

Distancia: 32km.
Dificultad: media (larga subida y corto descenso pedregoso)
Desnivel: 700m
Duración: 5 horas.
Medio: bici, a pie, coche

Algunos dicen que el mejor pinar de esta comarca es el de Covaleda. Lo que si es indiscutible es la existencia de numerosos ejemplares corpulentos dentro de su término. Se parte de la carretera que, a la subida del pueblo, en dirección a Duruelo, sube al Pico de Urbión y a la Laguna Helada.

En las rocas, junto al refugio de Bocalprado, hay un bello y corpulento pino inclinado, de ramas retorcidas en su copa. En la parte alta de este itinerario, en el Collado de Tejeros, a ambos lados del camino, se pueden encontrar varios ejemplares milenarios, o casi milenarios, de pino albar, de dimensiones desmesuradas y formas curiosas. Este es un lugar interesante para hacer una parada y buscar los numerosos y gigantescos monumentos naturales, que algunos llaman “árboles lobo”.

De aquí, a poca distancia, termina el bosque y da paso al matorral de montaña (bercolar). El recorrido continúa por la cresta de Picos de Urbión hasta el Collado de Tres Fuentes, a 1915 m de altitud, desde donde se inicia el descenso. Realizando 2 km más de subida se puede llegar a la  Laguna Helada (1960 m) desde donde se obtienen magníficas panorámicas de la Laguna Negra y de las Sierras del Portillo y Cebollera.

Ruta Covaleda – Laguna de Abantos

Duración: 5 horas 30 minutos.
Desnivel: 700 m.

Itinerario: Covaleda, la Corbetera, Paules Altas, Laguna de Abantos, el Rasón, nacimiento del Duero, Urbión, el Portillón, Paules Altas, la Corbetera, Covaleda.

Excursión muy variada y con notables vistas.

A 1 km. de Covaleda, en dirección a Duruelo, al llegar a las fábricas, tomaremos la carretera que sube a los Picos de Urbión. A 2’8 km. de la desviación parte la pista que asciende a Paules Altas.

Subiremos en coche por esta pista hasta llegar al lugar llamado la Corbetera, a algo más de 3 km. de la bifurcación. Aquí podemos iniciar la excursión. Este emplazamiento es fácil de identificar.

La carretera en este punto toma una curva hacia la izquierda y desciende; advertiremos un camino carretero, flanqueado pro unos robles y que atraviesa un raso. Este camino será el nuestro de subida. Pronto desembocamos en el caude de un riachuelo o torrentera y no lo abandonaremos. En ocasiones, será más cómodo tomar senderos paralelos al cauce, pero sin perder éste de vista. A los 45 minutos cruzaremos la pista que sube a Paules Altas. El sendero sigue ascendiendo, algo desdibujado. Así llegaremos al mencionado lugar, un bello calvero sobre el que encontramos enormes troncos de pinos centenarios cortados. El lugar es sugerente.

Estamos ya a casi 1800 m. y llega el aire recio del Urbión. Entre la hierba del bosque escalofriada por el rocío que se tiende bajo la tímida carica del sol, parte como una flecha un zorro. El sendero que traíamos cruza la campa y se continúa con otro, apenas insinuado por pisadas sobre la hierba, dejando a la izquierda una alambrada que cierra el paso a un pimpollar. En suave ascensión, el sendero pronto se convierte en una torrentera. Iremos advirtiendo algunos hitos.

Observamos ya algunos bellos ejemplares de pinos retorcidos. A media hora de partida de Paules Altas, nos situamos en un pronunciado repecho y, volviendo la espalda, dominamos una espléndida vista de los pueblos de Duruelo de la Sierra y Regumiel y del inmenso bosque que desciende hacia el valle. De nuevo la subida, ya bien marcada por hitos. A la derecha empezamos a divisar la gran depresión de Llanos de la Sierra, con pequeñas lagunas y torcas; al frente, se nos presenta la gran pedrera y el extenso manto de brezo bajo y rojizo que cubre las lomas que suben al Rasón. Poco después, apareceremos súbitamente en la laguna de Abantos, más propiamente bodón, ahora seca, llamada así por el gran número de estas aves que en ella se situaban en otras épocas. De frente, abordamos la ascensión de la loma del Rasón. El primer gran repecho enmascara otro segundo, por el que nos encaramamos sobre la cima. Una mirada de vez en cuando al risueño pinar nos brinda la oportunidad de suavizar la subida. El Urbión está al alcance de la vista. En unos 40 minutos desde la laguna, culminamos la ascensión y estaremos en pleno Rasón, perteneciente a la sierra de Mojón Alto. Frente a nosotros Piedras Blancas y la mole siempre familiar y fascinante del Urbión. A sus pies la fuente del Duero que se advierte a lo lejos por una pequeña mancha blanca. A nuestra derecha el profundo y ancho surco de Llanos de la Sierra, al que no podremos dejar de asomarnos. Por encima de la depresión se sitúa una gran cuerda por donde viene la carretera de Covaleda al Urbión. Esta loma termina en el propio pico que la da nombre: Llanos de la Siera, que se asoma por el norte a la Laguna Larga. Una senda, marcada con mojones, nos lleva directamente al nacimiento del Duero; en unos 15 minutos estaremos descansando sobre el lugar donde “nace y llora el niño Duero”. Una vez aquí la subida al Urbión es inmediata. El regreso lo haremos de nuevo pasando por la fuente del Duero y bajando por el sendero junto al río, por su margen izquierda, hasta advertir en el roquedo de esa margen una portilla por donde se puede ascender, fácil y rápidamente, de nuevo al Rasón. Seguiremos el camino de hitos hacia suroeste; cuando las marcas están a punto de entrar en el pinar, descubriremos a nuestra derecha una gran pradera, con algunos pinos centenarios. Es el raso del Portillón. Reemprendemos el camino que traímos desde el Rasón. A unos 10 minutos de abandonar el Portillón, el sendero gira casi noventa grados a la derecha, y desciende por una torrentera. Debemos tener cuidado para no dejar esta torrentera; en 15 minutos más de descenso, alcanzaremos una alambrada que cerca del pimpollar, próximo ya a Paules Altas. Anteriormente el sendero lo atravesaba. Ahora nos vemos obligados a rodearlo. Desde Paules Altas bajaremos por el mismo camino que en la subida, hasta llegar al punto de partida. Bajando por la pista, a 1’5 km. a la derecha, se descubre un raso; allí nace el río Perondillo, en la llamada Fuenterona.

Tiempos parciales:

Corbetera a Paules Altas …………………… 60 minutos.
Paules Altas a Laguna Abantos ………….. 40 ”
Laguna Abantos al Rasón ………………….. 40 ”
El Rasón a Urbion …………………………….. 45 ”
Urbión al Portillón ……………………………. 65 ”
El Portillón a Paules Altas …………………. 40 ”
Paules Altas a la Corbetera ……………….. 35 “

Ruta Covaleda – Laguna del Hornillo

Duración: 7 horas 30 minutos.
Desnivel: 750 m.

Itinerario: Covaleda, el Muchachón, Laguna del Hornillo, Laguna Helada, el Muchachón, Refugio del Becedo, Covaleda.

Saliendo por la Iglesia de Covaleda, y atravesando los primeros depósitos de agua, se toma un sendero antiguo, bien marcado. Pronto llegaremos a un suelo de piedras planas y alargadas y, frente a nosotros, aparecerá una finca vallada. El sendero se desdibuja un tanto pero se reencuentra bien dejando la finca a nuestra izquierda. Poco después de sobrepasar aquella, nos encontramos con una pista que cruzaremos. Inmediatamente después, aparece un portón de alambre y madera que evita que, en la zona que se está repoblando, entre el ganado. Salvándolo, tomaremos el sendero que allí se inicia, marcado con hitos. El sendero es estrecho y la subida se hace un tanto monótona en este primer tramo. Frente a nosotros tenemos un elevado monte de pinos y en él, y sobre la derecha, se advierte una antena. Ese será nuestro punto de referencia. Es el lugar llamado Los Hoyos (Monte Portillo del Hoyo). Al alcanzarlo nos encontramos junto a la

carretera que sube de Covaleda al Urbión. Hemos empleado 40 minutos. Después de cruzarla, y un poco a la izquierda, se inicia el sendero que asciende por el pinar. A los 20 minutos nos encontraremos con un magnífico regalo en forma de fuente. Los altísimos pinos -los mejores de estos bosques sorianos-, el manto de helechos, el fondo verde, el bosque todo, se sutilizan en la transparencia del aire. En este hontanar delicioso se puede repostar de agua. Desde la fuente seguiremos, en ascensión algo intensa, por el sendero que no quiebra su encanto hasta desembocar en una gran pista forestal (30 minutos), que sube al Tejo en el punto donde se encuentran Los Hornos. Aquí, antiguamente, se obtenía alquitrán de las raíces gruesas de los pinos. Cruzamos la pista y el sendero se hace dudoso debido a la corta de pinos que con el arrastre han borrado la hierba. Estamos ya en el monte del Astillero. De los dos senderos de arrastre que ascienden, tomaremos el de la derecha, en él que pronto advertiremos algún hito. A medida que nos vamos aproximando al Muchachón, los mojones (piedras o postes que señalan los límites o las distancias) se hacen más frecuentes. Después de unos 45 minutos de subida, desembocaremos en un pinar abierto. Descubrimos de golpe la antigua casa del Muchachón, hoy semiderruída, y la atalaya del vigía. Hemos empleado una hora desde la pista. Pasamos por el lugar antiguamente conocido como el Pino del Rey, próximo al Muchachón. Este pino ya no existe, pero en él, según la leyenda, estuvo sentado uno de nuestros reyes, cuando venían por aquí a la caza del oso, hace algunas centurias. En otro tiempo estos bosques fueron robledales. La atalaya nos invita a treparla, a pesar de los 30 m. de escalera vertical. Un fastuoso golpe de vista os deslumbrará. Orientando la mirada hacia el norte, y de derecha a izquierda, descubriremos el espléndido Pico del Zurraquín, el Mojón Alto, detrás del cual se encuentra el recuenco donde duerme la Laguna Helada, y la enorme loma de Llanos de la Sierra que oculta los Picos de Urbión.

Sobre la loma, se advierte la brutal agresión del paisaje originada por la pista que desde Covaleda, asciende hasta el mismo Urbión. En la caída, la depresión de Llanos de la Sierra con los contrafuertes que parecen sujetar la montaña. En esta depresión todavía quedan pequeñas lagunas. Los farallones del contrafuerte parecen prolongarse en otra pared dura y agrietada, por encima de la cual se encuentra “La Remesa” que lleva al Urbión. A la izquiera de la depresión, entre un bosque de pinos bajos, advertiremos una pequeña calva que corresponde a la zona de la Laguna de Abantos. Y después, la elevación del Rasón, que domina el cauce del río Duero. Sobre el oeste se arropan en la hondonada del inmenso bosque, Covaleda, Duruelo de la Sierra, Regumiel, Quintanar de la Sierra y Canicosa. Ya desdibujado en la lejanía, Salas de los Infantes.

Ascendemos unos metros sobre el suelo de biercol hasta alcanzar una pista que sube de Covaleda. Se cruza y, un poco a la derecha, se adivina una senda marcada con mojones que conduce, a los pocos metros, al borde de una gran hondonada, en otro tiempo glaciar, que dio paso a la Laguna del Hornillo. Descenderemos rápidamente hacia la hondonada por la senda. Se prolonga por una suave pendiente de un terreno de fácil tránsito, que nos lleva al Mirador. Allí se descubre una de las más impresionantes vistas de cuantas hemos podido ver en anteriores correrías. Se contempla en todo su esplendor el recuenco glaciar de la Laguna Negra y, en un plano más elevado y hacia la izquierda, el otro glaciar que descendía del Urbión y que hoy es el lugar común de paso para alcanzar su cumbre. Desde el Muchachón hasta el Mirador se empleará aproximadamente 1 hora y media. Por el Mirador pasa una senda, llamada del Cuento, que hacia el este, próxima a los farallones, desciende en dirección al pico del Hornillo, ya muy metido en el pinar. Subiremos por esa senda del Cuento para salir al encuentro de la pista que lleva a la Laguna Helada o Alta. Emplearemos unos 20 minutos hasta la laguna. Desde este lugar, se puede iniciar el regreso por la pista, hasta alcanzar la que sube de Covaleda, descendiendo luego unos 500 m. hasta divisar la atalaya del Muchachón, ya conocida en la subida. Pasaremos nuevamente por ella y tomaremos la senda ancha que se advierte ligeramente a nuestra izquierda y que nos lleva, 200 m. más abajo, a la fuente de la Hilandera. Una flecha roja, sobre una piedra vertical, a la derecha, señala la situación a nuestra izquierda. Junto a la fuente, existen unos grabados alusivos a la fehca de la leyenda de Alvargonzález. Más abajo, se llega a una explanada, junto a la carretera, en donde se encuentra la casa del Becedo. Carretera abajo llegaremos a la antena de los Hoyos. Cruzando el portón, descenderemos ya por la senda de la mañana.

Tiempos parciales:

Covaleda (depósitos) a la antena ……………………. 40 minutos
Antena al Muchachón ……………………………………. 120 ”
Muchachón al Mirador ……………………………………. 90 ”
El Mirador a Laguna Helada …………………………….. 20 ”
Laguna Helada a la Fuente de la Hilandera ………. 60 ”
Fuente de la Hilandera a la antena ………………….. 70 ”
Antena a Covaleda …………………………………………. 40 “

Ruta de las Cumbres del Urbión

Duración: 4 horas
Desnivel: 470 m.

Itinerario: Laguna Negra, portilla, Laguna Larga, Urbión, Laguna Helada, Laguna Negra.

Partiremos de los alrededores de la Laguna Negra, para acometer una de las vías de acceso más concurridas a los Picos de Urbión. La Laguna Negra se halla en un paraje insólito y casi oculto; es una hoya glaciar rodeada por sorprendentes murallones y enormes depósitos de piedras que caen en vertical sobre las mismas aguas; tan sólo la erosión de millones de años ha configurado algunos entrantes arenosos, que ponen una nota de suavidad dentro de lo abrupto del paisaje.

Ramas, troncos y raíces retorcidas entre las mismas pedreras configuran un contorno singular. La llegada a la enigmática laguna se lleva a cabo por una embocadura abierta en las rocas que la protegen; de repente, aparecerán frente a nosotros los galayares (elevación de roca pelada que se eleva en un monte) y los derrubios que la rodean, causando un impacto inolvidable. Estando frente a este espectáculo, ligeramente a nuestra izquierda, se inicia un sendero entre rocas y próximo a la laguna, que conduce, después de atravesar una morrena y las aguas procedentes de una cascada, a una canal de notable pendiente pero de corta y fácil subida. Desde la misma laguna hasta la parte superior de la canal podemos emplear unos 25 minutos. Arriba ya, decubriremos una buena perspectiva del circo y del pico del Zorraquín. Habrá que tomar la senda que discurre hacia la derecha, entre pinos jóvenes y biercol y, en ocasiones, muy próxima al precipicio. Al llegar a campo abierto, tendremos cuidado de no desviarnos por las diversas sendas que parten para ambos lados, sino que proseguiremos la nuestra, cruzando oblicuamente el valle glaciar. Atravesando varios arroyos entre pastizales, llegaremos a un hermoso hontanar y a la hora aproximada de camino, tras un fuerte repecho, descubriremos a levante la hondonada del valle del Revinuesa y la dura cornisa que ofrece el monte del Zorraquín. A nuestros pies, la pradera en otro tiempo ocupada por una laguna glaciar, en cuyas proximidades nace el río Revinuesa. Nuestro sendero, ahora horizontal, desciende pronto suavemente hacia el recuenco de la Laguna Larga, bordeándola. A la izquierda, al principio de la laguna, se inicia un pequeño colladito, conocido así por los pastores, que comunica, mediante una antiguo sendero, con los Llanos de la Sierra, en donde se encuentra un pequeño refugio semiderruído. Continuamos nuestro sendero, perfectamente marcado que, después de cruzar el desagüe de la laguna, afronta una subida fuerte, entre cantarrales sobre suelo deshecho, a la gran explanada existente entre Llanos de la Sierra y Urbión. Desde aquí en unos 15 minutos, llegaremos finalmente a la misma cumbre de Urbión. Hemos tardado una hora desde la Laguna Larga y en total unas dos horas desde la Negra. La vista es solemne. Debajo, hacia el norte, el hondón de la Laguna de Urbión, dentro de una fantasmagórica soledad. Su desagüe dará lugar al río Urbión que discurrirá camino de la Viniegra de Abajo. Siempre al norte, la Sierra de la Demanda, al fondo, con la gran cúpula de San Lorenzo, su cresta más alta. A la izquierda el cordal que, continuación de Peñas Blancas, forman el picacho del Camperón, Tres Provincias, Muñalba y Triguera y se prolonga hasta la redondeada cumbre del Campiña, en Neila. A levante el cordal de Santa Inés, con sendero que marca la posibilidad del recorrido, el valle del Revinuesa y el escarpado Zorraquín. A mediodía, la gran depresión de Llanos de la Sierra y los altos del Rasón sobre la cornisa del Portillón. Como variante para el regreso, podemos tomar en la explanada el sendero a la derecha, según bajamos, para descender entre pedrizas hasta el colladito antes citado, atravesándolo. El terreno es pelado, sin apenas vegetación. En una hora aproximada, desde la explanada, avistamos la Laguna Helada, también conocida como Laguna Alta. Tiempo atrás, la antigua ruta seguida para alcanzar el Urbión desde Vinuesa o Covaleda, pasaba por El Hornillo, llegando hasta la Laguna Helada, cruzaba el colladito y se encaminaba al Urbión. De ahí volvemos a la Laguna Negra.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s