JUNTA Y HERMANDAD DE LA CABAÑA REAL DE CARRETEROS BURGOS-SORIA – Pedro Gil Abad – XV

JUNTA Y HERMANDAD DE LA CABAÑA REAL DE CARRETEROS – XV

BURGOS-SORIA

Pedro Gil Abad

Burgos 1983

DEHESA, TRANSPORTES Y RUTAS

DONDE PASABAN EL INVIERNO LOS CARRETEROS, LOS BUEYES Y LAS CARRETAS. PASTOS DE INVIERNO

Interesa recordar distintas disposiciones existentes desde antiguo sobre pastos.

Los carreteros tenían privilegios sin los cuales no podrían dedicarse al transporte. La Hermandad Burgos-Soria, ya en el ano 1496, tenía disposiciones a su favor, para que “pudiesen soltar a pacer y descansar sus ganados por qualesquier partes no haciendo en los panes y vinos…[1].

…a recurso del Procurador General de la Junta y Hermandad de Carreteros de la Cabaña Real y sus derramas se libro provisión en el Consejo a 16 de Septiembre de 1702, declarando que dicho auto se entiende también con los expresados carreteros, y mandando, que con ellos se practique en cuanto al reglamento, que por el se da, de que todos los arrendamientos de las dehesas que tenían arrendadas para sus ganados, se reduzcan y hagan por aquel precio que tuvieran en el ano 1692, y en cuanto al derecho de la tasa, que , por el se concede a los ganaderos y dueños de las dehesas, se reservo dar providencia sobre el precio de las hierbas por cada cabeza de ganado según la calidad de ellas, para el caso de pedirse por sus dueños o por los carreteros que pastaren las hierbas con sus ganados[2].

La eficacia de este Decreto fue minima, pues se repitió en 1716, y en 1750 la renta que debían pagar por los pastos se había triplicado con respecto a la fecha del citado Decreto[3].

Los carreteros tenían derechos de posesión de pastos en las dehesas y los propietarios no podían arrendarlos a otros sin el consentimiento de los arrendatarios[4].

Esto lo vemos contrastado en los vecinos de Quintanar y Canicosa en un pleito sobre la dehesa de Soto de Macintos[5]; en la dehesa de Palomares, de Zamora[6] y en la dehesa de Manzanares[7].

De igual manera lo confirman un vecino de San Leonardo y otro de La Aldea con los propietarios de las respectivas dehesas de Manzanares y Requejo (Zamora); vecinos de Quintanar con las dehesas de Sinova (Valladolid) y de Hontoria con la Moraleja; los de San Leonardo con las dehesas de Valencia de D. Juan[8].

Este derecho de posesión dio lugar a enfrentamientos entre pueblos, dueños y arrendatarios.

CARRETA-DE-PINARES---VALERIANO-BECQUER

En el mapa de pastos, vemos que las dehesas de invierno están lejos de los pueblos carreteros y próximas a los lugares de cargamentos. Al situar estratégicamente los pastos de invierno, podían efectuar un viaje más durante la temporada.

Ante el incremento poblacional de Madrid, el tener estaciones de pastos de invierno próximas a ella, suponía una gran ventaja y, a la llegada de los Borbones en 1701, un Decreto aseguro a los carreteros los pastos de invierno en la zona dentro de las 24 leguas de Madrid para 3.800 bueyes[9].

Los pueblos y propietarios presionaron para poder acotar las tierras, y los carreteros estaban en casi continuos pleitos para conservar sus privilegios y poder defender su modo de vida.

En esta línea, consiguieron prioridad sobre la Mesta en los pastos cuando estaban en ruta, y, en 1731, los Tribunales no eximen de los pastos de invierno comunales a los bueyes trashumantes, aunque las ordenanzas urbanas excluyeran de ellos a los ganados de la Mesta[10].

Esta sentencia dio prioridad a la Cabaña Real de Carreteros sobre la Mesta, por lo que supone uno de los mejores privilegios de la institución carretera. Con la ley de acotamientos de 1813 sufrieron los pastos grandes trabas.

Sabemos que el contrato por temporada de carretería duraba ocho meses, de abril a noviembre incluidos. Pero .donde pasaban estos ocho meses los carreteros, los bueyes y los carros?

Los bueyes

Después de ocho meses de difícil y agotador trabajo, los bueyes tenían merecido un buen descanso.

En sus rutas anuales, eran el blanco del disgusto de los pueblos por donde pasaban; recibían malos tratos en los pastos comunales, abrevaderos, etc…, e incluso eran muchas las horas que pasaban uncidos, a pie firme, lo que les ponía irritados. Los privilegios sobre pastos fueron causa de múltiples sinsabores.

En algunos viajes difíciles, como a Cataluña, perdieron más de 400 bueyes; a Portugal, más de 100. Esto nos habla de la dureza de su trabajo.

Acabado el ano de transportes con tantas penalidades, teniendo en cuenta que los pueblos carreteros eran todos de montaña y, a causa de la crudeza del invierno, no podían permanecer en ellos con sus amos, los bueyes eran llevados a diferentes lugares para pastar y pasar los meses de invierno, gozando de un merecido descanso.

Cada Asociación o Hermandad tenia unos lugares preferidos para los pastos de invierno.

Los carreteros de Navarredonda y su área, en la dehesa de Palomera (Zamora) y Castelblanco y Extremadura[11].

Los de la comarca de Almodovar del Pinar en Valencia, Andalucía, Valle de Alcudia[12] Los de la Comarca Burgos-Soria a ambos lados del Duero, Extremadura y La Mancha[13].

Los bueyes de campo o de labranza, que hacían uno o dos viajes de cortas distancias con las carretas churras u ordinarias, quedaban estabulados durante el invierno en los pueblos carreteros y aprovechaban las dehesas boyales que existían en dichos pueblos: Cañucar, en Quintanar; La Nava y Valdehorno, en Covaleda; Hornillos, en Palacios; Navalmoral, en Salduero; Hoyas de Henares y Cerrada de Juan Blanco, en Vilviestre, etc.

En un principio, para aprovechar los pastos de verano, no tuvieron apenas dificultades, pero al pasar el tiempo se vieron en la necesidad de alquilar pastos de verano en dehesas que un Decreto limitaba a Castilla la Vieja, Extremadura y Andalucía[14], aunque existieran también en otros lugares del Reino de León[15] y en la montaña burgalesa[16].

Durante el invierno, pues, la mayor parte de los bueyes lo pasaban en dehesas de invierno. Los contratos de las dehesas solían hacerlos por familias o por cuadrillas de carreteros, pasando de padres a hijos[17], por lo que hubo dehesas que estuvieron arrendadas más de 100 anos por las mismas familias[18].

Estos contratos se hacían, normalmente, por seis anos y tenia derecho de prorroga por los años que quisieran. Podían subarrendarlos a otro ganadero con los mismos derechos y obligaciones[19].

En ellos se reflejaban los derechos a abrevar los bueyes y a la estancia de los criados que estaban a su cuidado[20]. Entre las condiciones figuraban tener derecho a aprovechar todo el pasto, leña, caza y pesca, como normal[21]. Aunque no era siempre así, pues en el arrendamiento de la dehesa de Palomares (Zamora)[22] por dos vecinos de San Leonardo y Navaleno a los monjes Jerónimos, dice en la cláusula tercera:

que en cuanto a los mozos que se hallen puestos en dicha dehesa para custodiar el ganado u en otra forma puestos por el arrendatario no corten leña alguna sin consentimiento del monasterio y donde este les mande; y que en uso de ser necesario hacer chozo en dicha dehesa…, se les ha de permitir con la leña que sea necesario para el…”

Cláusula 4. “…así mismo se ha de permitir al dicho Manuel y María Pena arrendatarios, casa y cuadra en dicha dehesa de Palomares para recogerse en los temporales que se halle el con sus ganados en dicha dehesa en el tiempo de este arriendo y lo mismo a los demás sus compañeros que en su nombre permanezcan en ella[23].

Esta dehesa la llevaba arrendada Miguel de Olalla y María Pena por más de un siglo.

Tienen derecho también a chozo, casa y cuadra, como vemos en este documento.

4991161048_0e8f555f67_b

En las escrituras de arrendamiento figuraba el precio total del arrendamiento; cantidad que se pagaba en dos partes: una, al entrar el ganado en la dehesa, equivalente al 50 % mas o menos, y la otra, el resto, antes de la salida[24].

El arriendo de la dehesa de Zuarras sabemos que en 1817 fue de 24.000 reales, pagando 12.000 respectivamente a la entrada y salida de la dehesa. En este caso la pesca entraba aparte, a razón de 100 reales[25].

Se fijo por ley[26] el Consejo de Madrid a 1, 25 y 27 de octubre de 1804, hacer los pagos al finalizar los pastos.

Por ley igualmente los precios máximos que deben pagar las cabezas de ganado en cada dehesa, según la calidad de las hierbas sin que pueda exceder de seis reales cada cabeza en Extremadura; en los de Andalucía y Castilla la Nueva se fija en 5 reales por ser hierbas de peor calidad. Al fijar estos precios se dice que los que tuvieran arrendados ya anteriormente las dehesas, sigan con los mismos precios de 1692.

A esta ley tuvieron que recurrir muchas veces los carreteros al querer aumentar el precio del arrendamiento los propietarios. Así lo hicieron Pedro Gil, Francisco Juanillo, Martín Andrés y Juan de Rioxa, vecinos de Quintanar y Canicosa, en pleito seguido por la dehesa de Macintos[27].

Los derechos que se cobraban por los pastos a la entrada y salida de las dehesas eran diferentes, según las dehesas y los anos: En 1732, vemos que se cobraban 17 maravedis por res a la entrada y 14 a la salida[28]. En la dehesa de Tubilla, el mismo año, 34 de entrada y 14 1/2 de salida[29]. En 1736, 21 de entrada y 17 de salida[30].

En el contrato que efectuaron Juan Ibañez (Quintanar), con Juan Siliceo, asentista de S. M., leemos:

…antes de cargar a rraçon de diez y seis reales por cada una de las dichas fanegas para efecto de sacar los ganados de la carretería de las dehesas donde han estado ynvernando…”[31].

Por hyvernadero de 90 bueyes a 33 Reales[32].

Se observa que cobran algo más a la entrada que a la salida de dehesa.

Cuando se trata de dehesas que pertenecen a los pueblos carreteros, los derechos son bastante mas bajos, como podemos ver en las dehesas de Hoyas de Henares, Cerrada de Juan Blanco, Canuecar, La Nava…[33].

Bien es verdad que para entrar a estas dehesas, existía un límite en ganado y en días con un máximo de seis.

6507011705_019b8cfb36_b

Las carretas

Hemos visto que los bueyes pasaban el invierno en las dehesas, pero no todos lo hacían. Los bueyes que estaban en mejores condiciones y los ya viejos que debían remudar eran los que llevaban las carretas a los pueblos. Cada pareja de bueyes estaba encargada de llevar otras en una especie de encadenamiento a la rabera de los carros guía. Volvían de vacío en un 90 %. En su retorno llevaban algo de trigo, harina, garbanzos, pienso para los ganados… y otras subsistencias necesarias para sus casas y las de sus pueblos[34].

Cada carreta guía llevaba amarrada a su “rabera” el final de la pértiga, otra carreta y a esta otra…, y así hasta preparar una caravana con todas, camino de los pueblos de la Hermandad Burgos-Soria.

Llegaban bastante averiadas del trajino y durante el invierno se reparaban y preparaban todas. Para ello los pueblos concedían madera abundante de sus montes, gratuita o semigratuita, pues los Reyes concedían para estos efectos privilegios especiales[35].

Otrossi ordenaron que el que quisiese hacer pértigas y aimones para carretas de pinos secos las puedan hacer con que no puedan cortar de tres pinos arriba estando juntos[36].

Decreto que se hizo para dar y repartir por vecinos los tres mil pinos que el rey concede a esta villa para el edificio de casas y sus reparos, construcción de carretas, para tabla, madera, aros y gamellas cada un año...”[37].

En todos los pueblos de la Hermandad tenían privilegios desde muy antiguo y derechos consuetudinarios, para poder utilizar la madera que necesitaban para arreglo, reparo y construcción de sus carretas.

Una vez dispuestas todas las carretas, los aperadores las revisaban antes de partir al trajino en el mes de marzo; y de la misma manera que habían llegado a los pueblos, volvían a recoger los bueyes a las dehesas si la carga estaba próxima a ellos. De lo contrario, eran los que estaban en las dehesas los que volvían a “buscar los carros”[38].

Los carreteros

dia-15-01

Sabemos que varios carreteros se quedaban en las dehesas de invierno al cuidado de los bueyes.

Que en cuanto a los mozos que se hallen en dicha dehesa para la custodia del ganado… y así mismo se ha de permitir al dicho Miguel y María Pena arrendatarios, casa y cuadra en dicha dehesa de Palomares para recogerse en las temporadas que se halle el con sus ganados en dicha dehesa[39].

En las dehesas se quedaban, como mínimo, dos pasteros y, si eran muchos los bueyes, algún mozo gañan. A veces esto suponía no poder cumplir con algunas obligaciones fundamentales e intimas como podía ser el casarse. Conocemos casos en que algún carretero tuvo que casarse por poder (Juan Alonso) “mediante a que tiene precisión de ausentarse a su trajino de carretas, y por lo mismo no puede asistir a su desposorio”[40].

Pero la mayor parte de los carreteros volvían durante el invierno a sus casas. Allí, después de su temporada de migración temporal, disfrutaban de la compañía familiar, sembraban el poco grano que podían, preparaban leña para el hogar, arreglaban su casa, disponían la ropa y efectos para el trajino, tumbaban los pinos para gamellas, aros, tauretes, carretas, trillos… y construían y reparaban las carretas para la lucha en las duras rutas del diario trabajo.

dia-15-02dia-15-03dia-15-04

4941745363_4447b4eb88_b

[1] A. P. O., s. XVI (1591).

[2] Auto acordado de 7 de agosto de 1702 y Programática de 1680, contenida en la ley XI de la N. R.

[3] A. H. N., Hacienda, lib. 3038, fols. 253-254.

[4] A. H. N., CES, tomo 11, doc. 68.

[5] A. R. CH. V., Seccion Pleitos Civiles. Notaria de Quevedo, leg. 3323, num. 1.

[6] A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 33.

[7] A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 48.

[8] Tudela, J.: Op. cit., pag. 30; A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 6 al 68.

[9] A. H. N., Clero, lib. 707; Consejo 395, num. 9.

[10] A. H. N., CRS, tomo II, num. 68; Klein, J.: Op. cit., pag. 22.

[11] A. G. S., Catastro Navarredonda, lib. 503, fol. 419.

[12] Gascon, Fco.: Op. cit., pag. 223.

[13] A. D. P., Burgos. Catastro Palacios, Vilviestre, Quintanar, Canicosa, Regumiel, Hontoria, Navas, Aldea; A. H. Soria. Catastro Covaleda, Duruelo.

[14] A. H. N., CRS. Tomo II, doc. 9.

[15] A. P. O., s. XVII-XVIII; A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 6 y 83.

[16] A. P. O., Libro de cuentas de Xristobal Mancio. Ap. Doc. num. 27.

[17] A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 52.

[18] A. R. CH. V., Sección Pleitos Civiles. Notaria de Quevedo, leg. 1079-1. Apéndice Documental num. 1.

[19] A. R. CH. V., Sección Pleitos Civiles. Notaria de Quevedo, leg. 3323-1.

[20] A. H. N., Consejo, leg. 51197, nums. 13, 27, 32, 42, 48; A. H. N., Consejo, leg. 2736, num. 10.

[21] A. R. CH. V., Sección Pleitos Civiles. Notaria de Quevedo, leg. 3323, num. 1.

[22] A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 23.

[23] A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 23. Arrendamiento de la dehesa de Macintos y Palomares.

[24] A. P. Q., s. XVII. A. H. N., Consejo, leg. 51197.

[25] A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 48.

[26] Recopilación ley 8, tit. 14, lib. 3.

[27] A. R. CH. V., Sección Pleitos Civiles. Notaria de Quevedo, leg. 3323, num. 1 (1676).

[28] A. P. O., Libro de cuentas de Xristobal Mancio.

[29] Idem.

[30] Idem.

[31] A. P. Q., s. XVII (1667).

[32] A. G. S., Catastro Hontoria, leg. 751, fol. 6 (1761).

[33] A. A. Vilv., s. XVIII (4-4-1752). A. A. Cov., Ordenanzas (1607).

[34] A. P. O., Libro de cuentas de Xristobal Mancio.

[35] A. A. Cov., s. XVII (10-4-1603), leg. 3, pag. 1; A. R. CH. V., Seccion Pleitos Civiles. Notaria de Quevedo, leg. 1079-1.

[36] A. A. Cov., Ordenanzas, 1610 (1-Dic.-1613).

[37] A. A. Q., s. XIX.

[38] A. P. O., Libro de cuentas de Xristobal Mancio.

[39] A. H. N., Consejo, leg. 51197, num. 23.

[40] A. P. Q., s. XIX (1834).

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a JUNTA Y HERMANDAD DE LA CABAÑA REAL DE CARRETEROS BURGOS-SORIA – Pedro Gil Abad – XV

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s