JUNTA Y HERMANDAD DE LA CABAÑA REAL DE CARRETEROS BURGOS-SORIA – Pedro Gil Abad – XIV

JUNTA Y HERMANDAD DE LA CABAÑA REAL DE CARRETEROS – XIV

BURGOS-SORIA

Pedro Gil Abad

Burgos 1983

SUELDOS, GANANCIAS, INGRESOS

Hemos dicho que los ingresos de las 5.079 carretas de puerto a puerto eran 2.031.600 reales. Si estos ingresos los dividimos entre los propietarios, nos daría una media de ganancias de 19.839 reales por año. Y las ganancias por carreta de unos 400 reales. Pero esto no se ajusta a la realidad.

Veamos un cuadro con los sueldos de los diferentes trabajadores de la carretería en los pueblos de la Hermandad Burgos-Soria.

dia-14-01

La mayoría de los trabajadores de carretería llevaban una o mas carretas en la empresa y así aumentaban sus ingresos[1].

Tenemos relación de las ganancias de cada trabajador por días. Y así en Navaleno, el mayoral ganaba 5 reales diarios; el aperador 4 reales y quartillo; el pastero 4 reales y el ganan 3 reales y medio. Trabajaban todos 280 días al año[2]. Según estos baremos, las ganancias de los mismos en esos días, serian: mayoral, 1.400 reales; aperador, 1.190; pastero, 1.120 y ganan, 980 reales. En estas cantidades iban englobadas las que percibían por comida, ropa, etc. Si las descontamos del total veríamos que restaba un líquido similar al reflejado en la tabla. Lo mismo nos sucede con las correspondientes a Duruelo, Covaleda y Salduero, que llevan englobadas antedichas cantidades.

Las carreterías, normalmente, eran de varios propietarios, pues solamente 22 en toda la Hermandad podían disponer de una o más, según hemos visto ya.

El mayoral que llevaba la contabilidad era el encargado de señalar al final de la campana las perdidas o ganancias, pues la empresa llevaba un especial régimen de tipo aparcería.

La ganancia media que da el Catastro por carreta es de 300 reales o 120, según fueran de puerto a puerto o churra.

Al sueldo que les correspondía por su cargo en la carretería habría que sumarle lo correspondiente a las ganancias de las carretas que llevaran.

Son muchos los ejemplos que muestran a los trabajadores que llevaban carretas; 16 pasteros con una o dos carretas; 13 gañanes con una o dos carretas; 16 mayorales con dos carretas. Eso leemos en Quintanar[3].

Y en la misma proporción encontramos en los demás pueblos de la Hermandad. Además del sueldo e ingresos por sus carretas, cada trabajador percibía una cantidad para calzado, vestido y manutención. Dicha cantidad variaba entre 440 y 500 reales[4].

5812505014_f3e0d7bc47_b

Ganancias por carreta en los diferentes pueblos carreteros

Palacios, 300 reales; Vilviestre, 300; Quintanar, 300; Canicosa, 300; Regumiel, 300; Hontoria, 350; Duruelo, 360; Covaleda, 340; Salduero, 340; San Leonardo, 350, y Navaleno, Casarejos y Vadillo, lo mismo que San Leonardo, Navas y La Aldea como Hontoria.

Según la contabilidad de los carreteros, después de los descuentos, venían a quedarles entre 150-175 y 200 las carretas de puerto a puerto y 75 reales las churras.

Pero observamos que estas cantidades son a todas luces inexactas, pues las diferencias en las declaraciones son grandes y en los libros particulares[5] para iguales años las ganancias eran mayores.

Como curiosidad, el Juez Subdelegado responsable de las declaraciones para la única contribución en los pueblos de San Leonardo y Hontoria del Pinar, se dio cuenta de las grandes diferencias entre las declaraciones por los mismos conceptos en ambos pueblos y mando que se nombrara una comisión formada por trabajadores que no estuvieran influidos por sus amos para averiguar la cantidad exacta. El resultado fue que las cantidades eran similares en dichos pueblos. Pero es casi seguro que la cantidad hallada tampoco era la verdadera, pues los de la comisión dicen al final de su informe, “que es difícil saber unos con otros las ganancias” y “suplican al Juez Subdelegado se sirva ver los memoriales de sus posesiones[6].

Dice el Juez Subdelegado:

…que en la utilidad de carretas van tan desiguales… dejándose ver la misma diferencia en salarios de criados y pues siendo publico y notorio que los carreteros se mantienen, visten y calzan, a sus mujeres y familiares con esplendidez además de aumentar sus caudales, no se hace creíble lo puedan hacer con tan corta utilidad y menos el que los escribientes la logren mayor que ellos pues estimando a un mayoral en Ontoria 100 ducados, 1.000 reales a un aperador, 940 a un pastero, 900 a un ayudante de aperador, 870 a un ganan y 800 a un ayudante de ganan, se ajusta que sus amos necesitan 14 o 15 carretas para ganar lo mismo que ellos, lo cual notablemente repugna porque un mediano traficante solo tiene 7 u 8 carretas.[7].

Vemos bastante claro que los señores de carretería mentían descaradamente. El razonamiento que hace el Juez Subdelegado es claro. Las declaraciones de San Leonardo no podían ser exactas. A pesar de ello no va a lograr la verdad y, era normal que los comisionados, como trabajadores que dependían de esos amos, no dijeran tampoco la verdad al tratarse de perjudicarles.

Ante tantos conflictos, hemos tomado como ganancia por carreta la cantidad de 350-400 reales para calcular los ingresos de los propietarios.

dia-14-02dia-14-03

Grandes capitales carreteros (Catastro)

Junto a los ingresos de los trabajadores y de los propietarios con pocas carretas, debemos destacar a los propietarios que tenían carretería completa y que, según hemos visto, eran 22 en la Hermandad. Entre estos, destacan dos con dos carreterías. A estos los llamamos grandes capitales carreteros. Sus ingresos pueden cifrarse en más de 20.800 reales.

Si consideramos el valor hallado en otra parte para una carretería en 67.425 reales, el capital social de estos carreteros seria de 134.850 reales.

A todo esto teníamos que sumarles los ingresos por agricultura, el valor de los terrenos, el de otras clases de ganado como ovejas, cabras, cerdos, lo que suponía cantidades elevadas en capital y ganancias. Debemos tener en cuenta que en pueblos como Salduero había carreteros con dos carreterías, Miguel Pablo, Vicente Arribas, Pedro Geronimo Perez y Diego Herrero, que ademas eran propietarios de 640 cerdos y mas de 10.000 cabezas de ganado ovino.

Era normal que estos señores tuvieran ganado en becerros, novillos, etc.

Juan Hernando Martin y Francisco Rexas Ovejero fueron dos de los grandes capitales carreteros de Aldea del Pinar; Juan de Simon, Narciso Chapero e Ignacio Chapero lo fueron en Quintanar; Gabriel Mancio y Miguel Martin, en Palacios; Jose Pablo Gomez y Antonio Rubio, en Vilviestre; Andres Cuesta y Nicolas Mateo, en Canicosa; Manuel  Gallego Rexas, Cosme Sanz Rexas, Juan Teresa Llorente, Manuel Teresa Miguel y Sebastian Teresa Miguel, en Hontoria; Juan Gomez Garcia, Ana Rexas Navazo, Juan Sanz Sanz, de Aldea; Leonardo Penas, de San Leonardo.

Todos estos serranos podíamos decir que eran los privilegiados por sus ingresos y propiedades. Todos tenían mas de una carretería completa.

1110234_o

Para saber el nivel de ingresos y ganancias de los carreteros vamos a compararlos con otros sueldos e ingresos de diferentes trabajadores de la época.

En San Leonardo: Alcalde Mayor, 700 reales; cirujano, 1.800; Escribano de numero, 2.200; boticario, 1.628; guarda _de vacas, 800; guarda de panes, 500; guarda de dehesa, 400; pastor, 330; mesonero, 400; tabernero, 200.

En Navaleno: sacristán y fiel de fechos, 400; por sacristán, 230 y por fiel de fechos, 170; pastor lanar y cabrio, 400.

En Vadillo: guarda, 150 reales.

En Quintanar: Medico, 4.500 reales, entre Quintanar, Neila y Regumiel; Cirujano, 1.800; Escribano, 300; sacristán y maestro, 1.026 (219 le dan los padres); sastre, 3 reales día y trabaja 170 días al año, o sea, 510 reales; alguacil, 6 reales día en 170 días, 1.020 reales; herrero, 1.100 reales; arquitecto, 1.320 reales en 200 días.

En Palacios: boyeros, 225 reales. Todo el año de pasteros, 380 reales.

En Hontoria: fiel de fechos, 510 reales y 100 por notaria; cirujano, 1.200; sacristán, 1.100; carpiteros, 1.400; sastre, 600; tejedor, 300; herrero, 250.

Con estos sueldos de la misma época podemos hacernos una idea mas o menos exacta de como vivían los carreteros en el aspecto económico dentro de las coordenadas de la época.

Si a los sueldos anteriores les quitamos los 450 o 500 reales que les daban a los carreteros por manutención, ropa, etc. o se lo sumamos a los sueldos carreteros, nos daremos cuenta que su nivel económico es superior al normal. Así podemos comprender las palabras que el Juez Subdelegado dice en San Leonardo:

siendo publico y notorio que los carreteros se mantienen, visten y calzan y a sus mujeres y familiares con esplendidez además de aumentar sus caudales…[8].

Palabras que muy bien tienen cabida en el contexto socio-económico de los carreteros de la Hermandad.

Aunque se ha efectuado el estudio sobre un siglo en el que contamos con mas datos, podemos hacerlo también del siglo XVII y XIX, pues poseemos datos suficientes.

En 1965 hemos visto que iban las carretas de la Hermandad a llevar 60.000 fanegas de grano a los ejércitos de Cataluña. Para ello necesitarían entre 3.000 y 4.000 carretas. Se dice que iban con más de 1.000 carretas[9].

También sabemos que Quintanar tenia de 1664 a 1669, 1.124 bueyes; Salduero, en 1667, 1.350. Por otra parte, los transportes de madera en el primer cuarto del siglo XVII fueron abundantísimos; en la segunda mitad también los de armamento, munición, artillería para los ejércitos de Cataluña y Portugal.

4885841258_d3964119f8_b

Después de estas guerras, debido a las pérdidas de ganado, personas, etc., hubo una cierta disminución del transporte, hasta la última década en que empezó una recuperación ambiciosa. Quizás en la primera mitad del siglo XVII hubiera mas carretas que en el XVIII, aunque disminuyeran en la segunda. Pero pensamos que durante el siglo XVIII hubo cuantitativamente el mismo número de carretas que en el XVIII.

Observamos que en este siglo no existen grandes capitales serranos en la carretería, lo que nos indica que se fueron haciendo poco a poco.

La economía de las carreterías estaba mas repartida que en años posteriores. Idénticas palabras podemos decir del siglo XVI, siendo el numero normal de 7 u 8 carretas por propietario.

Durante el siglo XIX, notamos un declive profundo y rápido principalmente desde 1813 con el Decreto de acotamientos.

Así Quintanar: en 1811 tenia 1.258 bueyes; en 1838, 1.064; en 1852, 886… El auge que había experimentado la Hermandad a finales del siglo XVIII y principio del XIX, a pesar de las dificultades, se ve truncado. Los carreteros emigran.

Por los diferentes cargamentos de sal, principalmente, por ser mas regulares y contar con series mas amplias, podemos llegar a la conclusión de que durante el primer cuarto del siglo XIX las carretas y efectivos, en general, de la Hermandad eran numero similar a las del siglo XVIII y son validas las mismas coordenadas, considerando, como es natural, las diferencias salariales, aumento del precio de los productos, etc.

Pasada la década de los 30, llega la supresión de los privilegios en el 36 y la carretería cae en picado, aunque continúe hasta la década de los 60.

La madera era uno de los materiales que daba mas trabajo a los transportistas, seguida en importancia por la sal.

En 1851 aun se transportaban, comprobadas, 56.610 fanegas de sal, lo que nos aproxima a las 60.000 fanegas antedichas. Para transportar esta cantidad eran necesarias un número crecido de carretas.

Después de 1861 apenas se encuentran cargamentos para evaluar carretas y carreteros.

18568_335568010637_427275_n

[1] A. P. Q., Libro de cuentas de Xristobal Mancio; A. D. P., Burgos. Catastro Palacios, Vilviestre, Canicosa…

[2] A. G. S., Catastro S. Leonardo, fol. 271.

[3] A. D. P., Burgos. Catastro. Estante 18, tabla 3, num. 1.

[4] A. G. S., Catastro Aldea del Pinar, lib. 34, fol. 143; A. D. P., Burgos. Catastro Hontoria. Estante 18, tabla 1, num. 18.

[5] A. P. Q., Libro de cuentas de Xristobal Mancio. Apend. Doc. num. 27.

[6] A. G. S., Catastro S. Leonardo, lib. 15, fol. 271.

[7] Idem.

[8] Idem.

[9] A. P. O., s. XVII (1640-1655).

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a JUNTA Y HERMANDAD DE LA CABAÑA REAL DE CARRETEROS BURGOS-SORIA – Pedro Gil Abad – XIV

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s