Fuentes para el estudio de la demografía en la localidad pinariega de Covaleda y su implicación geográfica – III

Fuentes para el estudio de la demografía en la localidad pinariega de Covaleda y su implicación geográfica – III

Del Siglo VIII al XII siguiendo estas líneas, Martínez Díez, G. (2005) en su libro “El Condado de Castilla” expone que al abandonar las posiciones fronterizas los musulmanes en el norte, los cristianos encuentran camino libre, así llegaron al valle del Duero, tierras de Burgos, Valladolid, Soria y Palencia. Acaban con los moros que aún permanecen en estos lugares, y a los cristianos los llevan hacia el norte donde comenzaran una nueva vida. Estas tierras llanas del valle del Duero se convierten en un desierto: abandono y desolación, hambre y enfermedades. Todo esto va a diezmar la población.

Las poblaciones ubicadas en el alto Duero, a pesar de vivir siempre de forma precaria, azarosa y miserable, parece ser que pudieron defenderse mejor de la aniquilación que los que poblaban las tierras llanas, al encontrarse protegidos por una orografía que les permitía refugiarse en montes y bosques, ante los ejércitos devastadores.

Ilustración 12: Mapa de la península ibérica en el 844.

Ilustración 12: Mapa de la península ibérica en el 844.

Cuando los naturales y caballeros, así eran los Covaledenses del S. X, alzaron por Conde a Fernán González en el año 930 de la encarnación dice la crónica: “Entonces esquantra Navarra, Oca era Moión de Castiella, et Castiello de carango”.

Según Pedro Sanz Lallana, en su documento “Paseo Virtual por la Tierra de Pinares” en el año 2001: 28. “El resurgir de los pueblos de pinares se entronca con el nacimiento de Castilla. En las Crónicas del Conde Fernán González se dice que huestes de Covaleda ayudaron a luchar contra los moros por tierras del Alfoz de Lara, concretamente en la batalla que tuvo lugar el día 16 de junio del año 929, festividad de San Quirico —San Quirce— y Santa Julita, en la que derrotaron a los sarracenos. En agradecimiento por la ayuda prestada, donó el conde castellano bienes para que construyeran una iglesia con la advocación de estos santos nombrándolos patronos perpetuos de la parroquia, como así es hasta hoy. Esta primera iglesia, seguramente románica de la que sólo quedan unos enterramientos antropomórficos en el atrio y la hermosa pila bautismal (siglo XII), fue derruida para levantar la actual, más grande, con trazas góticas, el conocido gótico-barroco soriano de los siglos XVI y XVII, del que son buen ejemplo las iglesias de Vinuesa, Abejar y Molinos. Decía que en el atrio de la iglesia se conservan unas tumbas excavadas en la roca —hoy prácticamente desaparecidas— siguiendo una costumbre medieval (siglos IX-XII) muy común entre los pueblos de pinares. Lo curioso es que en pleno monte de Covaleda, en un paraje llamado el Onsar de Pedro García y el Pozo de San Millán, aparecen las mismas tumbas, lo que nos sugiere que junto al Duero hubo algún cenobio o poblamiento muy modesto en fechas anteriores o similares del que no queda rastro, únicamente los anclajes en la roca de los maderos que soportaban las techumbres de las casas porque su construcción era de madera.”

En el siglo XI, Los habitantes de Covaleda repoblaron Ávila: “En la primera puebla vinieron gran compaña de buenos omes de Coballeda, de cinco Villas e de Lara; e los de Coballeda e de Lara venían delante…”, este dato se recoge en la Carta Puebla de Ávila; señala Miguel Martel (1590) tomando como referencia las Crónicas de Gonzalo de Ayora. “Covalleda y Cinco Villas son lugares de la tierra de Soria[1]; No dudamos sobre la antigüedad del poblamiento de Covaleda, que perteneció primero al arciprestazgo de Cabrejas, probablemente sería donada en 1095 por el tenente de Lara, Gonzalo Núñez, al monasterio de San Millán de la Cogolla. En el siglo XIII, Covaleda fue comprada por el concejo de Soria, dejando así de depender del señorío de instituciones eclesiásticas, pasando a formar parte de la Tierra de Soria completando, según interpreta Máximo Diago (1993) en su libro “Estructuras de poder en Soria a fines de la Edad Media” “…una tendencia expansiva y colonizadora del concejo soriano hacia la sierra pinariega que separaba su territorio de las merindades burgalesas”. En 1270 entre las 240 aldeas que formaban parte de la Tierra de Soria, Covaleda formaba parte de ella[2].

No es de extrañar que después de todo esto, todavía aun hoy en la provincia de Ávila coincidan con apellidos nuestros En la misma crónica de repoblación de Ávila aparece el nombre de la persona que viene al frente de los de Covaleda, “Sancho Sánchez Zurraquines( monte Zurraquín de Covaleda) y su mujer, María Ivañez, que venían con su hija Sancha Sánchez y su hijo Zurraquin Sánchez, con mucha gente y carros llenos de ingenios y oficiales de labra y artesanos de la madera y la piedra, por lo que ordeno que saliesen a buscarle al camino, a Alvaro y a Ximen, para que les guíen a las aldeas donde se establecerían y le prestasen ayuda.”

Es curioso como en la crónica les llaman “serranos” nombre utilizado hoy para la gente que habitamos en esta zona o “guerreros-pastores”, estos se habían forjado en todas las luchas que el condado de Castilla había mantenido con las huestes árabes desde el siglo VIII al XI, en la crónica de población de Ávila, los serranos están formado por gentes del Condado de Castilla, luchan unidos y se convierten en las tropas preferidas de los reyes castellanos.

En el año 1136 tuvo lugar un Concilio de Concordia en la ciudad de Burgos presidida por el Cardenal Guido legado en Castilla por el Papa Inocencio II, en este Concilio cortó los pleitos entre los Obispos de Burgos, Osma, Sigüenza y Tarazona sobre los términos de cada uno de los obispados. En este documento aparecen las parroquias correspondientes a cada obispado, en él aparece la parroquia de “covaledas” en plural. Esta utilización en plural quizás quería decir que en esta aldea en ese momento había más de una parroquia: Nuestra parroquia es San Quirico y Santa Julita pero se cree también que existiría la parroquia de San Millán.

El descubrimiento de las necrópolis de esta época nos permitió conocer la forma física, alimentación y las causas de mortalidad de estas gentes. Así podrían tener una estatura de (1,60 – 1,80) los hombres y las mujeres alrededor de 1,60. Las enfermedades encontradas eran: dentición, debido a una dieta abrasiva de harinas mezclada con arenillas, problemas de avitaminosis, artritis y artrosis. Alta mortalidad infantil y de adultos varones. La media de edad estaba entre los 35-40 años. En estos enterramientos hay muy pocos varones debido a que se dedicaban a la guerra.

En el reinado de Alfonso VII (1106-1157), es cuando pasa a Castilla parte de la actual provincia de Soria, anteriormente había pertenecido a Aragón. Como bien reflejan Díez Sanz, E. y Martín de Marco, J.A. (1997) en su libro “Historia y Patrimonio. La Mancomunidad de los 150 Pueblos de la Tierra de Soria” se organiza en comunidad de villa y tierra, consiste en tierras comunadas que incluían a distintas aldeas alrededor de una villa mayor “Soria” y que se subdividían, a su vez, en sexmos: Los sexmos fueron una división administrativa circunstancial que, en un principio, equivalían a la sexta parte de un territorio determinado, aunque posteriormente el número de sexmos pertenecientes a una determinada Comunidad de villa podía aumentar o disminuir.

En cada sexmo había un procurador de Tierra que recibía también los nombres de procurador común o sexmero. En el sexmo de villa, la localidad capital o cabeza se llamaba procurador síndico. En cada sexmo los labradores o ganaderos elegían al sexmero. Puede considerársele en su uso extendido como sinónimo de contribuyente que es la propia del Estado contemporáneo. Todos estos procuradores o sexmeros eran los representantes y portadores de la voz de todas las aldeas, representándolos ante la ley. Aunque sus funciones fueron variando según el momento histórico, principalmente realizaban las siguientes actuaciones concejiles: Oficiales recaudadores de impuestos, repartidores de terrenos concejiles y administradores del patrimonio territorial del común de los vecinos.

Estas tierras fueron de realengo, en este nuevo sistema, el centro y eje del esquema administrativo será la ciudad de Soria, Los vecinos se organizan en concejo, reciben del Rey un amplio territorio de centenares de hectáreas sobre el que van a ejercer los derechos de propiedad y organización que anteriormente correspondían al Rey.

Covaleda, procesión de San Lorenzo, 10/8/1913, 11:00.

Las competencias del concejo serían:

Poblamiento. Dirige el nacimiento e instalación de las aldeas en su territorio, reparte las heredades entre los vecinos y reserva otras tierras para aprovechamiento concejil y comunal.

Normas jurídicas. La Villa establece las normas que regulan las relaciones entre la propia aldea y otras, así como entre los vecinos de unas y otras. Las normas venían reguladas por los fueros sancionados por el monarca.

Autonomía. La Villa dependía únicamente del Rey. Elegían anualmente, a sus propias autoridades, con una duración de los cargos de un año, y estos ejercían todas las competencias gubernativas, judiciales, económicas y aún militares.

Las competencias de la Comunidad y su autonomía no están reñidas con la presencia en la misma de un representante del Rey, para velar por sus intereses, especialmente fiscales. Todas las Comunidades son iguales y sólo se relacionan directamente con el Rey, pues éste es el único lazo de unión con la Corona.

Covaleda pasa a formar parte de la Comunidad y villa de Soria, al sexmo de Frentes. El entramado político-administrativo funcionaba de la siguiente manera, la base era el concejo de aldea, los representantes de estos concejos formaban las asambleas sexmeras y los representantes de estas asambleas formaban la Junta de Universidad de la Tierra. El término Universidad no tiene un significado académico, sino que significa conjunto de intereses y de objetivos comunes para todos los habitantes y aldeas de esta Comunidad.

Los concejos eran abiertos como base y fundamento de la organización y administración municipal. Esta asamblea estaba formada por todos los vecinos de la aldea, se reunían de forma periódica, convocados al toque de campana de la iglesia de la localidad “a campana tañida” estas reuniones se celebraban en el atrio de la iglesia. Todos los vecinos tenían el derecho y el deber de asistir a las asambleas, en las que debían de mantener un comportamiento correcto. Tanto la inasistencia como el mal comportamiento eran castigados con multas. El que los ayuntamientos de esta zona tengan una sala de dimensiones extraordinarias llamada “salón”, es una reminiscencia de estos concejos abiertos.

Tres eran las funciones principales del concejo abierto:

1º- Elaborar y aprobar las ordenanzas locales.

2º.- Velar por su cumplimiento.

3º.- Elegir los cargos y oficios de la aldea, así como los representantes en el sexmo.

Estas elecciones tenían que basarse en el espíritu y en la letra de las Ordenanzas, que debían estar acordes con el fuero de Soria y la legislación del Reino.

Los cargos y los oficios se renovaban anualmente en un concejo abierto extraordinario que se convocaban el día de San Esteban (26 de diciembre) en estos concejos se nombraban a los dos alcaldes, a un cogedor de impuestos, a los guardas de montes y dehesas que podían ser hasta tres, además de fieles (Constituían un Tribunal capitular para resolver las causas referidas a sus amplias atribuciones: vigilancia , orden público y cobro de las rentas municipales, entre otras atribuciones.) y escribanos.

La asamblea sexmera de Frentes se reunía de forma ordinaria o extraordinaria en Cidones. Allí se nombraban los oficios propios del sexmo: Procurador sexmero, Procurador General de la Tierra y Receptor del Sexmo.

El Procurador Sexmero se elegía cada dos años y en dos niveles; en cada una de las aldeas con voto universal para todos los vecinos, y en la junta del sexmo, a la que acudían los alcaldes de las aldeas que llevaban orden del concejo para la elección de uno de los candidatos que se habían presentado. Su elección era por dos años y su función consistía en formar parte de la Junta de la Tierra de Soria, canalizar y organiza las funciones propias del Sexmo:

  • Leva de soldados para las campañas militares de la Corona.
  • Nombrar comisarios para asistir a las juntas extraordinarias que convocaba la Junta de Soria.
  • Diputar personas para viajar representando al sexmo.
  • Distribuir la recaudación de impuestos.
  • Informar al Corregidor sobre el estado de los puentes, caminos y cualquier problema de las aldeas del sexmo.
  • Máxima autoridad y Delegado territorial del Reino.

El receptor del sexmo era el encargado de cobrar los impuestos, auxiliado por ocho contadores.

Como reminiscencia del concejo abierto del Antiguo Régimen, el salón es parte importante del ayuntamiento donde es uso para todo tipo de reuniones y actividades.

La Junta de la Tierra era el órgano de representación política jurídica y administrativa del mundo soriano, era el cauce a través del cual se canalizaban las reivindicaciones de aquellos ante las instituciones superiores. Estaba formada por siete miembros con voz y voto: El procurador de la Tierra, el Fiel de la Tierra y cinco procuradores, uno por cada sexmo, además de un asesor jurídico y un escribano con voz pero sin voto. El nombramiento del procurador General era por dos años turnándose cada sexmo, en su nombramiento.

El modelo de aprovechamiento del territorio donde se combina la propiedad privada y la comunitaria, el predominio de terreno montañoso da lugar a un patrimonio de: montes, dehesas y prados, todos ellos aprovechados de forma gratuita, constituyen un complemento imprescindible para la economía privada de los vecinos. De aquí se obtienen leña para combustible, madera para elaborar aperos y materiales para la construcción y muchos enseres domésticos, hierva para alimentar el ganado. La propiedad comunitaria ayudó a arraigar a los vecinos posibilitando su supervivencia.

Las dehesas eran terrenos cercados destinados al pastoreo del ganado, se localizaban cerca de la aldea, en zona húmedas con arboledas para proteger a los animales de las inclemencias del tiempo, la dehesa de Covaleda es una dehesa privilegiada, es decir no pueden pastar nada más que ganados de los vecinos de Covaleda. En el año 1497, los Reyes católicos ordenan al Corregidor de Soria, que establezca dehesas boyales en todas las aldeas de la Tierra, además de la dehesa, “el lomo” funciona como dehesa boyal.

El monte de Covaleda es concejil aprovechado por los vecinos, concedido por el Rey Alfonso X en el año 1260 en una Carta Puebla ” Las gentes della Covalleda, para los que vivieren e murieren e descendentes, que pueden usar e romper e tronchar e pacer con sus ganados e beber las aguas e caçar e pescar a termino todo e lebremente“, este privilegio fue ratificado por el Rey Juan I en el año 1285. Este privilegio aún hoy se conserva. Sin el monte habría sido imposible la existencia de Covaleda, con un clima continental durísimo, con un invierno interminable veranos cortos, el ramoneo y los frutos del roble permitió la alimentación del ganado, la frondosidad del bosque protegió al ganado durante los largos inviernos. Además la madera proporcionó la materia prima para la industria de la carretería y el transporte. Covaleda tiene regulada y normalizada las cortas de madera con el fin de evitar las esquilmas: En los libros del concejo, y para información de los vecinos, debían figurar todos los pinos cortados, el día, el mes y año de la corta, junto el precio pagado por el comprador. El aprovechamiento de la madera exigía no sólo la corta, sino mantener limpios los caminos.

Covaleda forma parte de la Comunidad de Villa y Tierra de Soria[3]: la estructura política-administrativa del nuevo régimen liberal s. IXX que había sustituido al antiguo régimen absolutista, una vez estructurado el territorio en provincias, diputaciones y ayuntamientos constitucionales era incompatible con la existencia de comunidades de “villa y tierra” y, actuando en consecuencia la Real Orden de Mayo de 1837 la suprime en su totalidad.

En el año 1844 el pleno de la Diputación de Soria propuso que no fuera la propia institución provincial, sino las aldeas de la tierra las que administrasen sus bienes patrimoniales. En 1898 se crea la mancomunidad de los 150 pueblos de la Tierra de Soria como antigua heredera de la antigua Comunidad de “Villa y Tierra”.

Los diferentes pueblos están agrupados en cinco comarcas derivadas de los antiguos sexmos. Covaleda pertenece a la comarca Pinares- El Valle. Hoy disfruta y participa de los repartos descendentes de los rendimientos de los bienes.

Las praderas concejiles representan el 2% del término municipal, esta localidad tiene tres praderas concejiles: El campo, los castillos y riagüela, en estas praderas el trabajo y el aprovechamiento eran comunitarios. Había dos sistemas de reparto: trabajo y aprovechamiento colectivo, trabajo colectivo y aprovechamiento individual. En el primero, cada uno de los vecinos aportaba un segador y el heno recogido era repartido entre todos; mientras que, mediante el segundo, también se mantenía el trabajo colectivo, pero en el reparto, las autoridades locales señalaban a cada vecino, por sorteo, un distrito de aprovechamiento del prado. En nuestro vocabulario aun existen praderas concejiles por que estas praderas aun se conservan, son fincas comunales, herbáceas que pueden disfrutar los vecinos para pasto y recogida de hierbas.

img_53781

Las ordenanzas locales exigían a los vecinos a comienzos del invierno el estercolado de la pradera, esta operación duraba hasta el mes de marzo, desde el uno de abril hasta Santiago se prohibía pisar las praderas, finalmente el concejo fijaba los días del inicio de la siega, dependiendo del calendario climático.

La entronización de Enrique II, en el trono de Castilla, favoreció la instalación de grandes ganaderos de la mesta en Vinuesa, estos presionaron para que no se reconociese la validez del privilegio otorgado sobre su término por el Rey Alfonso X, para usufructo de sus vecinos en el que se incluían heredades, bosques y dehesas. Los vecinos de Vinuesa y Duruelo, no aceptaron ni reconocieron este privilegio y en tiempos de Juan I, invadieron el término de Covaleda, llevando sus ganados a pastar cortando árboles y leñas, es decir robando las propiedades de los vecinos de Covaleda.

Covaleda denunció estos atropellos ante la Chancillería, obteniendo sentencia favorable a favor de Covaleda el 27 de enero de 1385 en la ciudad de Ávila. Pero no terminaron aquí los problemas de los vecinos de Covaleda, el Concejo de Soria apoyado por los grandes propietarios de la mesta pleitea contra Covaleda y es el Juez de términos Juan Fernández de Cornago el que vuelve a dar la razón a los vecinos de Covaleda. Son los Reyes Enrique IV en 1462 y los Reyes Católicos en 1483 los que confirman los derechos y privilegios del término de Covaleda a sus vecinos.

Los grandes ganaderos de la mesta no veían con buenos ojos, que los ricos pastos de Covaleda, no pudiesen aprovecharlos por sus rebaños, por lo que intentarán pleitear y avasallar su término, llegando a intentar avecindarse en esta aldea grandes propietarios de rebaños. Aunque para este avasallamiento estaban las ordenanzas que no permitían a ningún vecino tener más de 300 cabezas de ganado. Con lo cual no les era rentable utilizar la treta del avecinamiento.

El término de Covaleda nunca permaneció a la Mesta. Aun no hace mucho tiempo los vecinos de esta localidad hablaban en el pueblo de “veceñas” ¿Que era? Cuidar comunitariamente el ganado de los vecinos del pueblo, ¿Cómo funcionaba? todo el ganado era llevado a pastos comunes por el veceño, que no trabajaba gratuitamente, cobraba la cuota correspondiente, proporcional al ganado de cada vecino.

En la época de los Austrias, al ser tierras de realengo, en los inviernos cuando las tropas se desplazaban hacia Flandes y el clima no era favorable para poder embarcar, estas tropas se repartían entre estas aldeas las cuales muchas veces eran expoliadas en tal más amplio del sentido de la palabra.

Como anécdota, viene a mis recuerdos un hermoso paraje en medio del monte y muy oculto que conserva el nombre de “Cueva Mujeres” que bien pudiera ser el resultado de estos momentos u otros similares, donde las mujeres y los niños se resguardaban del atropello y abuso de estas tropas.

Durante décadas la agricultura no era capaz de producir alimentos para abastecer a la población existente, fue la ganadería la que permitió que la población se asentase en esta zona castellana, fue la zona serrana la que desarrolló una ganadería bovina la que permitió el desarrollo del transporte de mercancías con carros arrastrados por vacas, una raza con unas características únicas para este propósito. ¿En qué momento aparece la carretería?, no se sabe con exactitud, pero lo que sí es seguro, que estos anímales convivían con las propias familias, para poder alcanzar esa relación de nobleza entre animales y personas. Esta profesión de carreteros tuvo una importancia fundamental, no sólo como base económica, sino que en unos tiempos, donde la guerra y las levas de los hombres de las aldeas, estaba a la orden del día.

Para los encargados de organizar el personal y la logística de las tropas que iban a participar en estas guerras, era fundamental un servicio de transporte, tanto de armamento como de alimentos hasta los puntos de avituallamiento, era un trabajo de especialistas, que era desarrollada por los arrieros, el cual permitió que no tuviesen que participar en las batallas como peones o caballeros villanos. Fueron los Reyes Católicos los que se dieron cuenta de la importancia de los carreteros y es en el año 1491 en la toma de Granada que les concedió los privilegios de “Poder soltar a pacer y descansar sus ganados por qualesquier pastos no haciéndolo en panes y vinos, que no les cobrasen portazgos cuando se hallaban en el servicio real“.

Así que durante décadas fue el “modus vivendi” de esta zona, debido a que el suelo y el clima no le ofrecía otras posibilidades.

Con la llegada del ferrocarril, se va apagando esta actividad, aunque aquí fue subsistiendo porque era necesaria e imprescindible para sacar la madera del monte (el monte no era como hoy lo conocemos, inaccesible en muchos lugares).

Esta decadencia y la falta de horizontes laborables trajeron consigo la emigración. Muchas de estas familias llegaron a Argentina o México como destinos principales. Algunas enriquecidas venían (Indianos) o ayudaron a los suyos desde sus destinos. Otros vivían viajando y aprovechando el buen tiempo en ambos lugares “El tío verano” (Tío era el termino que se utilizaba para nombrar a cualquier vecino mayor, sensación de proximidad y familiaridad).

De estos indianos, aun hoy tenemos sus recuerdos. Uno de los mayores benefactores fue Hermógenes Llorente. Covaleda le homenajea con una de sus principales calles.

El pino, que no solo forma el paisaje de Covaleda, sino que también formó parte de su vida, es un pino muy diferente al del resto de España, de hecho es un pino similar al conocido con el nombre de pino Suecia o Rojo.

Yo me pregunto cómo pudo llegar hasta aquí. Razonando y con la documentación histórica, lo más probable es que llegara hasta los lugares de asentamiento visigodo (oriundos de Suecia) trajesen las semillas y el muérdago, base de la alimentación del ganado en invierno.

Este pino fue base de la economía junto a la ganadería. Gracias a los aprovechamientos forestales las familias salieron adelante.

img_53352

[1] Las Cinco Villas eran: Montenegro, Viniegra de Abajo, Brieba, Ventrosa y Mansilla, que formaron una mancomunidad.

[2] Información obtenida de la página web: : http://www.descubrecovaleda.com/testimonio/nuestro-pasado/historia (Consultado el 26 de noviembre de 2014)

[3] Bernal Martin, S. (1976). “Soria y las Comunidades de Villa y Tierra”.

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fuentes para el estudio de la demografía en la localidad pinariega de Covaleda y su implicación geográfica – III

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s