REPRESENTACIONES RITUALES HISPÁNICAS DE CONQUISTA: LA PINOCHADA

REPRESENTACIONES RITUALES HISPÁNICAS DE CONQUISTA: LA PINOCHADA

Demetrio E. Brisset Martín

Madrid

003

(…)

Nos queda la “joya de la corona”: una auténtica y masiva batalla sexual en la que las mujeres vapulean a sus hombres, la “PINOCHADA”.

En el Norte de la provincia de Soria, lindando con la Rioja y cerca de Numancia, cada 16 de Agosto celebran los de Vinuesa un singular ritual.

Así describe LISON TOLOSANA la leyenda local sobre su origen:

“La Virgen se apareció sobre un pino cuyas raíces estaban en el término municipal de Vinuesa, pero su ramaje, debido a la inclinación, sobre el de Covaleda. Los pastores que encontraron la imagen comenzaron a pelear… hasta que la llegada de las mujeres de Vinuesa, que molestaban con ramas de pino a los contrincantes, decidió el incidente.”  En recuerdo del cual, ” las mujeres, en traje regional, llevan las ramas de pino a la iglesia, para bendecirlas”, y después de varias ceremonias, “la emprenden contra todos los hombres, por calles, casas y bares, dominando el pueblo durante media hora” (1977, p. 57).

Parece que la antigua rivalidad entre los dos pueblos, separados 13 km., por el disfrute del gran bosque que los separa, se agravó con la aparición de la Virgen. Pero el ritual en sí prescinde de la intervención simbólica de los vecinos rivales, aportando una faceta peculiar con el ejército de varios cientos de mujeres y niñas blandiendo sólidas ramas de pino.

Gracias a un artículo de E. de Ontañón, publicado durante la II República y recogido por CARO BAROJA (1984, pp. 237-9), sabemos que esta fiesta se celebraba “con arreglo a las más estrictas ordenanzas de las cofradías, la de San Roque que es la de solteros, y la de la Virgen del Pino, que es la de casados” al frente de las cuales se encuentran “capitanes, alféreces, sargentos y alabarderos”. Después de misa, en torno al “mayo” o pino engalanado en la plaza, se forman en dos bandos las mujeres o “piñorras”: las casadas y las solteras, que son mayoría. A la cabeza de cada ejército, las “autoridades militares” de la respectiva cofradía.

Vista la desigualdad de efectivos, el ejército de las casadas y sus autoridades entran en la iglesia a implorar la ayuda de la Virgen, en la inminente batalla. De regreso a la plaza, las autoridades militares de las cofradías se libran a una especie de “danza de espadas y rodelas”, siendo estatuario que al tercer choque o encontronazo, finjan ser derrotados los solteros, que arrojan sus gorras al cielo.

Acto seguido, “las capitanas de uno y otro bando voltean su bandera; desfilan por el centro de la plaza, buscándose; empuñan con enorme energía sus “pinochos”… y empiezan a asestarse “pinochazos” con ardor… ( aunque “también está ordenado” que sean vencedoras las casadas. “Tres encuentros tienen, igual que los dirigentes. Pero al tercero … se unen solteras y casadas, rompen filas y comienzan a asestar a todos tal cantidad de “pinochazos” que allí … no se libran autoridades, ni uniformes, ni eclesiásticos”, hasta que se permite regresar a los hombres y se procede a la elección de los cargos de las cofradías para el próximo año.

Hay un diálogo ritual, ya que al dar el “pinochazo”; dice la mujer: “!De hoy en un año!”, y le contesta el hombre: “!Gracias!”, lo que parece recalcar que las mujeres desisten de prolongar su particular guerra durante el resto del ciclo anual.

Creo deducir que el conflicto básico de este ritual soriano se establece a dos niveles: mujeres-hombres y casados-solteros. En ambos, el factor de antagonismo es de índole sexual, aunque con una cualificada variante, ya que en el primer nivel se trata de una real diferenciación orgánica, mientras que en la dualidad casado-soltero se refleja un concepto social, y por tanto, ideológico. Lástima no contar con otros ejemplos similares en la Península, salvo las “alcaldesas” del segoviano Zamarramala, que el día de Sta. Águeda dominan el pueblo al frente de las casadas y las viudas. Aquí no se producen enfrentamientos, aunque se queme un pelele.

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a REPRESENTACIONES RITUALES HISPÁNICAS DE CONQUISTA: LA PINOCHADA

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s