REVITALIZACIÓN Y PROMOCIÓN DE LA «RUTA DEL DUERO» – II

REVITALIZACIÓN Y PROMOCIÓN DE LA «RUTA DEL DUERO» – II

  1. LOS ATRACTIVOS TURÍSTICOS DE LA RUTA: LOS ESPACIOS NATURALES, LOS PAISAJES ECOCULTURALES Y EL PATRIMONIO CULTURAL EDIFICADO E INMATERIAL

El desarrollo del sector turístico en todos los territorios necesita de unos recursos o atractivos naturales y culturales adaptados para su visita y proyectados en el exterior. El área de influencia del Duero cuenta con numerosos y variados recursos turísticos, muchos de ellos aún sin transformar en productos ni conocidos suficientemente, tanto del medio natural como del patrimonio cultural. La puesta en valor del inventario de recursos supone un gran potencial de cara a la atracción de visitantes y turistas, generación de empleo en los nuevos yacimientos, incremento de las rentas locales y mejora de la calidad de vida, recuperación de espacios degradados y rehabilitación del patrimonio edificado abandonado y en ruina.

En primer lugar, el patrimonio natural se corresponde con toda una lista de espacios naturales protegidos y de unidades paisajísticas modeladas por la mano del hombre, atractivos para el desarrollo del ecoturismo, del turismo verde o de naturaleza y del turismo rural. Desde la promulgación de la ley de caza de los años setenta del siglo XX, la riqueza natural de la zona es reconocida con la declaración de las Reserva Nacionales de Caza (desde 1996 pasan a denominarse Reservas Regionales) de la Sierra de la Demanda, de Urbión, de las Lagunas de Villafáfila y de la Sierra de la Culebra. El origen de las Reservas Nacionales de Caza responde a un programa, iniciado en España a mediados de los años sesenta, de proteger y conservar a la fauna más selecta, con el doble fin de asegurar la pervivencia de las especies más representativas y la utilización racional de la riqueza cinegética afectada, contribuyendo así a promover la máxima satisfacción social, económica y recreativa.

A principios de los noventa del siglo pasado, con la creación de la Red de Espacios Naturales de Castilla y León (REN)[1], constituida por las zonas de máximo valor medioambiental de la comunidad, se han seleccionado dentro de las Comarcas Agrarias del Duero los siguientes espacios naturales, ya declarados: los Parques Naturales del Cañón del Río Lobos (Soria-Burgos) y Arribes del Duero (Salamanca-Zamora); las Reservas Naturales del Sabinar de Calatañazor (Soria), las Riberas de Castronuño-Vega del Duero (Valladolid) y las Lagunas de Villafáfila (Zamora); y el Monumento Natural de La Fuentona (Soria); y los espacios naturales, aún no declarados, de la Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión en Soria y de la Sierra de la Culebra en Zamora. En el caso de los Arribes del Duero, ambas riberas forman un gran Parque Natural ya que la parte portuguesa fue declarada con el nombre de Douro Internacional[2]. Algunos informes universitarios, de grupos de investigación y asociaciones ecologistas han alentado a la Junta de Castilla y León para que incorpore otros espacios a la REN, como por ejemplo, el Acebal de Garagüeta[3], en el término municipal de Arévalo de la Sierra, y los diez restantes acebales de la Sierra de Montes Claros y de la Sierra de Alba en Soria. A esta relación, hay que sumar las Zonas y Especimenes Naturales de Interés Especial esparcidos por las comarcas: montes de utilidad pública, montes relacionados como protectores, zonas húmedas, hábitat naturales o seminaturales, vías pecuarias, zonas naturales de esparcimiento y riberas catalogadas. Tanto en el primer inventario como en la ampliación del catálogo de Zonas Húmedas existen lagunas y complejos endorreicos compuestos por lavajos, bodones, lastras y salinas, en la franja fluvial (ver mapa 2).

turismo-ruta-del-duero-9

La propuesta de la Red Ecológica NATURA 2000[4], no sólo incluye las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAs) declaradas: el Cañón del Río Lobos, las Riberas de Castronuño, las Lagunas de Villafáfila y Arribes del Duero, sino que ha ampliado la relación de ZEPAs[5] y ha añadido nuevos espacios como Lugares de Interés Comunitario (LIC). En el futuro, estas Zonas de Especial Conservación (ZEC) de la Ruta del Duero se consolidarán como un referente turístico, con la ayuda del ornato que supone para estos enclaves estar rodeados de paisajes agrarios y ganaderos únicos. Los paisajes ecoculturales del Duero abarcan desde las llanuras abiertas de cereal de las campiñas hasta los herbazales de los campos cercados y las dehesas de las penillanuras, sin olvidar, los terrazgos de las vegas, los majuelos de las cuestas y los terrenos forestales de páramos y montañas.

En segundo lugar, el patrimonio cultural de las Comarcas Agrarias vinculadas al Duero es muy amplio, según la definición de la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León:

«integra los bienes muebles e inmuebles de interés artístico, histórico, arquitectónico, paleontológico, arqueológico, etnológico, científico o técnico. También forman parte del mismo el patrimonio documental, bibliográfico y lingüístico, así como las actividades y el patrimonio inmaterial de la cultura popular y tradicional»[6]. La herencia histórica más relevante, según la normativa nacional sobre patrimonio histórico-artístico, se protegía declarándose Bienes de Interés Cultural (BIC) en cinco categorías: Monumento, Jardín Histórico, Conjunto Histórico, Sitio Histórico y Zonas arqueológicas. La norma autonómica ha creado dos nuevas categorías de protección: Conjunto etnológico y Vía histórica. Estas categorías se unen a los reconocimientos genéricos de los castillos (1949) y de los escudos, emblemas, piedras heráldicas, rollos de justicia, cruces de término y piezas similares (1963). Así mismo, quedan declarados bienes de interés cultural por ministerio de la ley nacional de 1985, las cuevas, abrigos y lugares que contengan manifestaciones de arte rupestre.

Por tanto, en la Ruta del Duero nos encontramos con un gran número de restos declarados Bien de Interés Cultural (BIC)[7], en sus diferentes categorías, como máximos exponentes del patrimonio cultural (ver mapa 3). La riqueza patrimonial es tan grande que es difícil compendiar en estas páginas todo el inventario, por tanto, tan sólo nos referiremos a las tipologías que podemos encontrar: Ayuntamientos Monumentales, Castillos y Fortificaciones, Hospitales, Conventos y Monasterios, Iglesias y Ermitas, Plazas Porticadas, Palacios y Casas Señoriales, Alhóndigas, Puentes, Teatros, Universidad, etc. La relación se cerraría con las Obras de Ingeniería Civil de finales del siglo XIX y del XX, sin olvidar, los lugares declarados Sitio Histórico y las Zonas Arqueológicas.

0643_sRGB_hq_1920_72-710x474

Las muestras de arquitectura tradicional de la ruta del Duero[8] se caracterizan por la diversidad de elementos constructivos, donde destaca la vivienda, y de materiales utilizados (barro, piedra, madera, etc.). La adaptación a las condiciones del medio físico y a los aprovechamientos agrasilvopastoriles de cada comarca ha dado origen a distintos tipos de casa. La vivienda tradicional, con el paso del tiempo ha perdido su funcionalidad, lo que ha conllevado una remodelación externa e interna. En las comarcas más periféricas, aún se mantienen en pie valiosos ejemplos del caserío vernáculo como señas de identidad y ejemplos pedagógicos de la cultura popular. Asociados al casar o dispersas por los campos se pueden contemplar todo un elenco de construcciones auxiliares, perfectamente integradas en el paisaje, que tenían un uso muy definido en la economía rural: palomares, molinos, corrales o pariciones, chozos, chiviteros, tainas, lagares, bodegas, guardaviñas, casetas de las eras, almazaras, etc.

Igualmente, el medio rural tiene un patrimonio tradicional relacionado con el entramado caminero[9]. Los caminos de relación y de trabajo cosían el parcelario de tal forma que a su vera aparecían caños, fuentes, cercas, portillos, etc. El mantenimiento de los lugares comunes estaba estrictamente regulado por las costumbres comunales y, posteriormente, por las ordenanzas municipales. Las gentes de Aliste, Sayago y Trás-os-Montes creían en esas leyes intangibles de la tolerancia y la solidaridad[10]. Las vías pecuarias, como un tipo de camino por donde transita el ganado, se gobernaban por sus propias reglas. Las cañadas reales vadean el Duero en busca de los pastos de las brañas y puertos del norte o de las rastrojeras meridionales, apoyadas por las hijuelas y cordeles, abrevaderos, descansaderos y ranchos de esquileo. El paso de los rebaños trashumantes y trasterminantes ha legado a las tierras del Duero una cultura pastoril propia.

turismo-ruta-del-duero-11

Entre las manifestaciones populares destacan los momentos de carácter festivo, donde sobresalen, las celebraciones reconocidas de interés turístico a escala internacional, nacional o regional. Las Fiestas de Interés Turístico destacan por su originalidad, tradición, valor cultural, antigüedad, capacidad de atracción de visitantes y porque su celebración se realiza de forma periódica y con una fecha fácilmente determinable (ver cuadro 2). Además de estos días señalados de interés turístico, en el Valle del Duero, existen otras fiestas de reconocido prestigio, como por ejemplo en las comarcas zamoranas, las mascaradas de invierno (El Tafarrón —Pozuelo de Tábara—, Los Diablos —Sarracín de Aliste— y El Zangarrón —Montamarta y Sanzoles—), la Procesión del Santo Entierro (Bercianos de Aliste) o las romerías transfronterizas: la Procesión de Los Viriatos de Nuestra Señora del Castillo (Fariza), la Virgen de La Luz (Moveros y Constantim), la Virgen de La Salud (Alcañices), Nuestra Señora de La Riberiña (San Martín del Pedroso y Quintanilha) y Nuestra Señora la Virgen de Fátima (Villarino Manzanas y Petisqueira). También, el ciclo festivo comprende acontecimientos en todas las épocas del año relacionadas con los ritos religiosos y las faenas agrícolas. El descenso demográfico ha reducido sensiblemente los actos y ha obligado a trasladar las fechas de las fiestas patronales en el calendario. En numerosos casos, las muestras religiosas se complementan con bailes, danzas, espantos, encierros y forcados (capeia, tourada y garraiada). Por el contrario, en el medio rural de la cuenca del Duero se están recuperando las ferias agrícolas y ganaderas coincidiendo con la festividad de algún santo, acompañadas de mercadillos, y contribuyen a la cohesión social y territorial cuando se organiza el Día de la Comarca, de la Mancomunidad, de la Matanza, de la Vendimia o del Emigrante.

turismo-ruta-del-duero-13Finalmente, la variedad gastronómica de la Ruta del Duero nos impide ser muy exhaustivos en este apartado. La elección de un plato, de un vino o de un dulce típico dejaría en un mal lugar al resto. La calidad de la gastronomía está garantizada al utilizar productos de la tierra, artesanales y ecológicos. En la mesa de los restaurantes del Duero se puede degustar legumbres, carnes frescas y curadas, lácteos, frutas y hortalizas, vinos y repostería con alguna denominación de origen, indicación geográfica o marca protegida[11]. Con esta filosofía, se están recuperando recetas antiguas e innovando guisos de productos autóctonos y naturales como es el caso de las castañas, de las setas y de los hongos (trufas). Las comarcas sorianas están demostrando que una adecuada gestión de la recogida de setas y hongos puede ser un factor de desarrollo al potenciar la gastronomía local y el micoturismo[12].

[1] AZCÁRATE LUXÁN, J. Mª. Y GARCÍA ARRIBAS, Mª. P. (1994). Red de Espacios Naturales de Castilla y León. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Valladolid.

[2] Decreto Regulamentar nº 8/98, de 11 de mayo, de creación del Parque Natural del Douro Internacional (Diario de la República nº 108, Serie B, de 11 de mayo de 1998).

[3] La Junta de Castilla y León ha iniciado el trámite de declaración del «Acebal de Garagüeta» a partir de la Orden MAM/54/2006, de 26 de enero, por la que se acuerda la iniciación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de «Acebal de Garagüeta» en la provincia de Soria (BOC y L nº 19, de 27 de enero de 2006).

[4] ARRANZ SANZ, J. A. Y OTROS (2000). «La Red Natura 2000. La Conservación de la Naturaleza en la Unión Europea». Revista Medio Ambiente en Castilla y León, nº 13. Consejería de Medio Ambiente. Valladolid pp. 9-18.

[5] SANZ-ZUASTI, J.; ARRANZ SANZ, J. y MOLINA GARCÍA, I. (2004). La Red de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Castilla y León. Junta de Castilla y León. Consejería de Medio Ambiente. Madrid.

[6] Ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León (BOC y L Suplemento al nº 139, de 19 de julio 2002) y Decreto 37/2007, de 19 de abril, por el que se aprueba el Reglamento para la Protección del Patrimonio Cultural de Castilla y León (BOC y L nº 79, de 25 de abril de 2007).

[7] HORTELANO MÍNGUEZ, L. A. (2000). «El patrimonio cultural salmantino: una baza para el desarrollo de cara al siglo XXI». Salamanca, Revista de Estudios, nº 45. Diputación de Salamanca. Salamanca, pp. 401-428.

NIETO GONZÁLEZ, J. R.; SERRANO-PIEDECASAS FERNÁNDEZ, L.; y HERRERO PRIETO, L. C. (2001). El patrimonio histórico en el río Duero. Fundación Rei Afonso Henriques. Salamanca.

[8] Las referencias a la arquitectura tradicional de las comarcas próximas al Duero son numerosas: TORRES BALBAS, L. (1946). La vivienda popular en España. En: Folklore y costumbres de España. Casa Editorial Alberto Martín. Tomo 3. Barcelona, pp. 139-503.; BENITO, F. (1998). Arquitectura tradicional de Castilla y León. Junta de Castilla y León. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Salamanca, etc. y en monografías: BAEZ MEZQUITA, J. M. y ESTEBAN RAMÍREZ, A. L. (2000). La casa tradicional en las Tierras de Alba y Aliste. Instituto de Estudios Zamoranos «Florián de Ocampo» y Caja España. Zamora; HERRERO AYLLÓN, A. y ANTÓN PACHECO, J. (1952). «La casa pinariega. Estudio general». Celtiberia. Revista del Centro de Estudios Sorianos, Año III, Vol. III, nº 5. Soria, pp. 101-119; JIMÉNEZ ARQUÉS, Mª. I.; ANABIRARTE URRUTIA, O. y PADILLA MONTOYA, Mª. del C. (1978). «Arquitectura popular de Soria». Revista Narria. Estudios de artes y costumbres populares, nº 11. Museo de Artes y Tradiciones Populares. Universidad Autónoma. Madrid, pp. 3-8; LOBATO CEPEDA, B. E.; FERNÁNDEZ SERRANO, C. y ORTEGA BRAVO, I. (1982). «Arquitectura de adobe de la Ribera del Duero». Revista Narria. Estudios de artes y costumbres populares, nº 28. Museo de Artes y Tradiciones Populares. Universidad Autónoma. Madrid, pp. 10-13; etc.

[9] CABO ALONSO, A. (1995). Remotas y recientes huellas humanas en el solar salmantino. Centro de Estudios Salmantinos. Salamanca, pp. 17-23.

[10] CABO ALONSO, A. (1956). «El colectivismo agrario en Tierra de Sayago». Revista Estudios Geográficos, nº 65. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Instituto «Juan Sebastián Elcano». Madrid, pp. 593-658.

GONZÁLEZ COBOS, R. (1906). Orígenes, formas y vicisitudes de la propiedad colectiva en la provincia de Salamanca. Imp. y Lib. de Francisco Núñez. Salamanca.

MÉNDEZ PLAZA, S. (1900). Costumbres comunales de Aliste. Imprenta del Asilo de Huérfanos del Sagrado Corazón de Jesús. Madrid, 77 pp.

[11] MOLINERO HERNANDO, F.; BARAJA RODRÍGUEZ, E. y RIVILLA MARTÍN, M. (2002). Inventario de productos agroalimentarios de calidad de Castilla y León. Junta de Castilla y León. Consejería de Agricultura y Ganadería. Colección Mundo Rural, nº 25. Valladolid.

[12] Nos referimos al proyecto LIFE-Medio Ambiente Micología y Aprovechamiento Sostenible (MYAS), gestionado por la Asociación para el Desarrollo Endógeno de Almazán y otros municipios (ADEMA), con un presupuesto de 1.046.000 euros para el período 2001-2004. El éxito de este proyecto ha dado pie a la iniciativa Leader + para armar un modelo de gestión sostenible de los recursos micológicos en varias comarcas castellanoleonesas bajo la denominación de «Recursos micológicos y Desarrollo rural».

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a REVITALIZACIÓN Y PROMOCIÓN DE LA «RUTA DEL DUERO» – II

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s