ORFEBRERIA SORIANA SIGLOS XVII y XVIII: Arciprestazgos de Tierras Altas y Pinares

ORFEBRERIA SORIANA SIGLOS XVII y XVIII

Arciprestazgos de Tierras Altas y Pinares

Autor: Javier Herrero Gómez

Director: Dr. D. Jesús Hernández Perera – Universidad Complutense de Madrid Facultad de Geografía e Historia – Departamento de Historia del Arte II

Año 1995

img_53631

El marco geográfico

La actual provincia de Soria es el resultado de una división de carácter político administrativo diseñada en 1833. Hasta este momento más de cuarenta circunscripciones de distinta condición -tierras de realengo, señorío laico y señorío eclesiástico- cohabitaban en el marco provincial[1].

La zona elegida para nuestro estudio -los actuales arciprestazgos de Tierras Altas y Pinares- integraba las comunidades de San Pedro y Yanguas, de señorío laico y partes pertenecientes a la Tierra de Soria, integradas en los sexmos de Tera, San Juan y Frentes, tierras de realengo.

Pertenecen a las comarcas naturales de La Sierra (zona de San Pedro Manrique y Yanguas), Pinares (Abejar, Covaleda, Vinuesa…) y El Valle, (Sotillo del Rincón, Valdeavellano, El Royo…). Entre ellas ocupan una extensión de 2.990 Km2, que suponen casi el 30 por ciento del actual territorio provincial, agrupando cerca de noventa poblaciones.

Durante la Edad Moderna, los habitantes de La Sierra dedicaron todos sus esfuerzos al desarrollo de la ganadería lanar. En el marco de la Mesta esta actividad tuvo un pasado brillante hasta mediados del siglo XVI, momento en el que comenzó su decadencia[2].

A pesar de ello, durante el siglo XVIII nuestras tierras siguen siendo las mayores productoras de lana de Castilla, aunque, sin lugar a dudas, la calidad fue mucho más importante que la cantidad. En este siglo alcanzará cierta relevancia la industria textil, elaborada con lana de otros lugares por ser insuficiente la propia. En relación con esta nueva actividad tuvieron “un cierto florecimiento” varios pueblos de esta zona: San Pedro Manrique, Yanguas, algunos de Cameros, Magaña, etc.[3]

También llegó a adquirir importancia en la Sierra otro tipo de ocupación, la de los arrieros, que eran los encargados de transportar mercancías ligeras o viajeros por todo el territorio nacional. Yanguas o San Pedro Manrique llegaron tener una numero considerable de habitantes dedicados a este menester[4].

En relación con la trashumancia fueron característicos los guarreros sorianos, que viajaban a Extremadura y Andalucía aprovechando las cañadas meseteñas, para traer piaras de cerdos que vendían en la feria de ciudad.

La zona de Pinares ofrece un panorama muy diferente. Por sus peculiares características, ni la agricultura ni la ganadería consiguieron ser actividades dominantes. Destacó, sin embargo, la carretería, que llegó a adquirir fama en todo el país.

Los carreteros de los pinares transportaban todo tipo de material pesado (fundamentalmente madera) y llegaron a tener una organización corporativa consolidada. Localidades como Molinos de Duero figuraban entre las más importantes[5].

img_53781

(…)

En otros casos, es el cabildo el que requiere e1 diseño, no sólo para garantizar la calidad de la obra, sino también para valorar su coste: en 1768, por ejemplo, se ordena al fabriquero de la catedral que encargue el diseño de un cáliz y un viril que se pretende hacer para la misma y en 1769, se obliga al platero Pedro Maestre a presentar el diseño de un juego de candeleros y cruz, antes de firmar la escritura de obligación con él.

Para valorar una obra, se suele considerar por separado el valor de la plata y el de la hechura. Por lo general, el precio del marco de plata se establece en sesenta y cinco reales: a este precio tasan Bartolomé González y Cristóbal Marcel, la plata del inventario de los bienes de San Francisco de Bastida en 1634. En el siglo XVII, el precio de la hechura no aparece casi nunca especificado como tal y suele valorarse en conjunto, llegando a alcanzar como término medio, de diez a doce ducados: el cáliz-custodia que Jorge de Ortega hizo para la iglesia de Brazacorta (Burgos), se paga a diez ducados y medio, por el cáliz encargado a Antonio de Rodas en 1604 para la iglesia de Monteagudo de las Vicarías, se acuerda pagar diez ducados por cada marco de plata y hechura, y por el incensario que contrata Francisco de Bastida para la iglesia de Pinilla del Campo, ciento treinta y nueve reales.

En los contratos del siglo XVIII, se hace referencia a tres cantidades: el valor de la plata, el del dorado y la fianza. En el de la cruz parroquial de Narros -agosto de 1765- se establece el pago de nueve reales por cada onza de plata de la cruz, ocho reales por onza de las vinajeras, dos mil reales por el dorado y ocho mil reales de fianza.

En el de la custodia de Abejar cuatro mil reales por la hechura y dorado y otros cuatro mil “para comprar plata”, y en el de la custodia de Serón de Nájima, siete reales por onza y noventa pesos por el dorado, recibiendo como fianza tres mil reales.

En la escritura de obligación para la realización de un juego de candeleros y cruz de altar para la catedral de El Burgo de Osma, solamente se habla de la fianza entregada al platero, cuarenta y seis libras de plata vieja.

La costumbre de dar al platero plata vieja como fianza en el encargo de una pieza, se generaliza a lo largo del período que estudiamos y es una de las razones de la pérdida de importantes obras de arte. Hemos podido comprobar cómo en ocasiones el cabildo de la catedral de El Burgo de Osma, compra o vende “plata vieja” durante el siglo XVIII para entregarlas luego a los artífices.

img_53561

 Conocemos el valor de algunas piezas que por ser menos costosas o, por razones desconocidas para nosotros, no se ajustaban mediante contrato. A continuación ofrecemos algunos ejemplos:

  • 1605; pie de cruz de Salduero, 19 rs.
  • 1624; cáliz de Vadillo, 19 rs.
  • 1674; cáliz de Arganza, 48 rs.
  • 1752; copón de San Leonardo, 390 rs.
  • 1754; hisopo de Casarejos, 15 rs.
  • 1771; naveta_e incensario de Covaleda,1.563 rs.y26 mrs.
  • 1772; vinajeras de Casarejos, 98 rs.

(…)

La venta o compra de “plata vieja”, fue otra de las actividades habituales por parte del estamento eclesiástico.

En 1771, el mayordomo de la parroquial de Covaleda, compra “dos onzas y cuarta de plata” para el momento que se haga la cruz procesional (doc. 170).

(…)

En el de Pinares localizamos a Juan de Barnuevo y Francisco de Bastida en Abejar, a Bartolomé González en Salduero, a Esteban de Vidaurreta en Villaverde del Monte, a Diego de Carabantes en Covaleda y Espeja de San Marcelino y a Diego de Campuzano en Arganza. En 1731 un platero de Soria cuyo nombre desconocemos realiza varios trabajos para la parroquial de Santa María de las Hoyas (doc. 111).

(…)

Cayetano del Castillo, fue el más prolífico de todos ellos. De su obra en tierras de Aranda se ocuparon las investigadoras Iglesias y Zarapaín[6]; su actividad se localiza entre 1746 y 1778 y las noticias que sobre él tenemos son muy abundantes trabajando en numerosos lugares de las actuales provincias de Burgos, Segovia –entre 1761 y 1768 y Soria, donde lo hemos documentado -en la catedral de El Burgo de Osma- entre 1750 y 1776.

Covaleda, altar de la iglesia, 1913, fiesta de San Lorenzo.

Por su marca personal (CTNO/CTLLO) conocemos piezas en los siguientes lugares de nuestra provincia: Fresno de Caracena, Noviales, Hoz de Arriba, Fuentecambrón, Cenegro, Miño de Duero, Alcubilla del Marqués, Rejas de San Esteban, Valdregrullas, Berzosa, Matanza de Soria, Alcozar, Valdemaluque, Valdeavellano de Ucero, Rejas de Ucero, San Leonardo de Yagüe y Covaleda[7].

(…)

Ninguna otra noticia hemos encontrado relacionada con el País Vasco, a excepción del arreglo de dos cálices de la parroquial de Covaleda por el platero Diego de León, vecinode Leza (Alava) (doc. 27).

(…)

CARABANTES, Diego de

Manrique Mayor, dio a conocer una serie de documentos ilustrativos de su prolífica actividad como comerciante. Estuvo casado con María Sanz, que otorgó testamento el cuatro de enero de 1676. Más tarde -en 1683- contrae nuevo matrimonio con Ana Morales y Salcedo.

En 1656 entra a formar parte de la cofradía de San Roque de Soria, es mayordomo en 1671 y preboste en 1680.

Hasta hace poco tiempo, la única noticia sobre su obra era la realización de un viril para la iglesia parroquial de San Juan de Rabanera en 1654. La revisión de diferentes Libros de Fábrica de las parroquias sorianas nos permitió, en 1993, añadir los siguientes datos a su producción:

También hemos podido documentar su actividad en la provincia de Soria: en 1672, recibe ciento ochenta reales por arreglar la cruz procesional de la iglesia de Velilla de la

Sierra. Dos años después, recibe el importe por haber realizado una custodia, un cáliz y una naveta para la parroquial de Covaleda (doc. 51).

(…)

ORTEGA, Gregorio de

Platero de El Burgo de Osma. De su actividad como platero sólo tenemos referencia por una serie de licencias otorgadas por el obispo don Enrique Enríquez, el doce de mayo de 1609, para realizar las siguientes obras en la diócesis de Osma, en colaboración con el platero Jorge de Ortega: vinajeras para las iglesias de La Cuenca, Vilviestre de los Nabos, Covaleda, Valderrodilla, Andaluz, Osona, Fuentelárbol y Centenera; crismeras para las de La Mercadera, Regumiel (Burgos) y Muriel de la Fuente; cruces para Duruelo de la Sierra y Muriel Viejo y cálices para las de Fuentelárbol y Centenera.

Los pormenores en la realización de éstas obras, (algunas todavía se conservan) los analizamos en nuestro estudio “Jorge de Ortega, platero de El Burgo de Osma”.

(…)

 Covaleda, procesión de San Lorenzo, 10/8/1913, 14:00, entrada a la Iglesia.

CUADRO 2: PLATEROS ACTIVOS EN EL 5. XVII

1609 – Gregorio de Ortega: Vecino de El Burgo de Osma

Actividad: Andaluz, Centenera, La Cuenca, Covaleda, Duruelo de la Sierra,  Fuentelárbol, La Mercadera, Muriel de la Fuente, Muriel Viejo, Osona, Regumiel(Bu), Valderrodilla, Vilviestre de los Nabos.

1600-1638 – Jorge de Ortega: Vecino de El Burgo de Osma (Platero de la catedral entre 1610 y 1638)

Actividad: Abejar, Aldea de Hontoria (Bu), Andaluz, Arandilla, Brazacorta, Borobia, Canicosa de la Sierra (Bu), Centenera de Andaluz, Cubilla, Canicosa de la Sierra (Bu), La Cuenca, Covaleda, Duruelo de la Sierra, Espeja de San Marcelino, Fuentelárbol, Hacinas, Hontoria del Pinar, La Hinojosa, Ines, La Mercadera, Morcuera, Muriel de la Fuente, Muriel Viejo, Osona, Palacios de la Sierra (Bu), Peñacoba (Bu), Santuy, Quintana del Pidio (Bu), Quintanarraya, Regumiel (Bu), Rejas de San Esteban, Salduero, Sotillo de la Ribera (Bu), Valdemaluque, Valderrodilla, Vadillo, Vilviestre de los Nabos, Vilviestre del Pinar (Bu).

1654 – 1685 – Diego de Carabaotes: Vecino de Soria

Actividad: Almazán, Carrascosa de la Sierra, Covaleda, Espeja de San Marcelino, Fuentelaldea, Fuentepinilla, Soria, Velilla de la Sierra.

(…)

CASTILLO, Cayetano del

Platero vecino de Aranda de Duero (Burgos). De su obra en tierras de Aranda, se ocuparon las investigadoras Iglesias y Zarapaín: nació en agosto de 1713 y falleció, víctima de accidente, en enero de 1781; su actividad se localiza entre 1746 y 1778 y las noticias que sobre él tenemos son muy abundantes, trabajando en numerosos lugares de las actuales provincias de Burgos, Segovia –entre 1761 y 1768- y Soria, donde hemos documentado su actividad en la catedral de El Burgo de Osma, entre 1750 y 1776:

Trabaja también para otros lugares de la provincia: en 1753, recibe del mayordomo de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Espejón, ochenta y cinco reales por el importe de cambiar un copón por unas vinajeras y una caja para administrar el viático; en 1771, recibe el pago por haber realizado un incensario y una naveta para 1a iglesia de Covaleda, obras que se conservan en la actualidad (doc. 170).

Su marca personal la dieron a conocer las investigadoras citadas y tiene la siguiente lectura: CTNO/CTLLO (con la N al revés). Aparece en numerosas obras de la provincia de Burgos y también de la Segovia. Nosotros, sabemos que aparece en las siguientes obras:

  • cáliz y copón de San Leonardo de Yagúe.
  • incensario de Covaleda.

Pensamos, sin embargo, que este platero utilizó otras dos variantes más: una -CATAO/CLLO- la podemos ver en las siguientes obras: cáliz de Santiuste, hostiario de

Casarejos y Iignum crucis y salvilla de San Leonardo de Yagúe. Y una tercera, CA?/TLO, que ostenta un cáliz de Abejar y que, probablemente, pertenezca también a él.

(…)

Covaleda, procesión de San Lorenzo, 10/8/1913, 11:00.

LEON, Diego de

Vecino de Leza (Alava)(554). La única noticia que tenemos hasta la fecha sobre su presencia en tierras sorianas, hace referencia al pago de diez reales por arreglar dos cálices de la iglesia parroquial de Covaleda, en 1625 (doc. 27).

(…)

DOC. 27

1625, Marzo, 5/Covaleda

Diego de León, platero, vecino de Leza (Alava), recibe diez reales por arreglar dos cálices para la iglesia parroquial de Covaleda, según cuentas correspondientes al periodo 1623-1625.

A.D.B.O.: Covaleda, Lib. Fab.~ 1555-1694, R. 145/23, s/f.

DOC. 51

1674, Marzo, 12/Covaleda

Diego de Carabantes, platero, vecino de Soria, recibe dos mil doscientos cincuenta reales por hacer una custodia, un cáliz y una naveta para la iglesia parroquial de Covaleda, según cuentas correspondientes al periodo 1671- 1674.

A.D.B.O.: Covaleda, Lib. Fab., 1555-1694, R. 145/23, sIf.

Platero.- Yten dió por descargo dicho mayordomo dos mil doscientos y cinquenta reales que pagó a Diego de Carabantes, platero, vezino de la ciudad de Soria en que se reajustó la obra que yzo que es la custodia y cáliz y nabeta todo nuebo en que entra la plata y oro que pesó el dicho y de su trabajo, de que a de mostrar carta de pago el dicho mayordomo.

DOC. 170

1771, Agosto, 19/Covaleda

El mayordomo de la iglesia parroquial de Covaleda compra dos onzas y cuarta de plata para cuando se haga la cruz de plata de la parroquia. Así mismo, paga a un platero mil quinientos sesenta y tres reales y veintiseis maravedís por la confección de un incensario y una naveta nuevos que hizo para la misma iglesia, según cuentas correspondientes al periodo 1769-1771.

A.D.B.O.: Covaleda, Lib. Fab., 1751-1915, R. 145/25, s/f.

DOC. 177

1773, Febrero, 20/Covaleda

El mayordomo de la iglesia parroquial de Covaleda entrega cuarenta y siete reales por el pago de las diligencias efectuadas para que sea entregada la cruz de la compañía de Jesús a dicha parroquia, según cuentas correspondientes al periodo 1771-1773.

A.D.B.O.: Covaleda, Lib. Fab., 1751-1915, R. 145/25, s/f.

(…)

1625-111-5 – Diego de León, platero, vecino de Leza (Alava), recibe 10 reales por arreglar dos cálices para la iglesia parroquial de Covaleda, según cuentas correspondientes al periodo 1623-1625.

1674- III – 12 – Diego de Carabantes, platero, vecino de Soria, recibe 2.250 reales por hacer una custodia, un cáliz y una naveta para la parroquial de Covaleda, según cuentas correspondientes al periodo 1671-1674.

1771-VIII-19 – El mayordomo de la iglesia parroquial de Covaleda compra dos onzas y cuarta de plata para cuando se haga 1 a cruz de plata de la parroquia. Así mismo, paga a un platero 1 .563 reales y 26 maravedís por al confección de un incensario y una naveta nuevos que hizo para la misma iglesia, según cuentas correspondientes al periodo 1 769-1771.

1773-II-20 – El mayordomo de la iglesia parroquial de Covaleda entrega 47 reales por el pago de las diligencias efectuadas para que sea entregada la cruz de la compañía de Jesús a dicha parroquia, según cuentas correspondientes al periodo 1771-

IMAGEN-EN-PROCESION15

[1] GOYENECHEA PRADO, S.: “Aproximación a la población de la provincia de Soria en el siglo XVI”, en Arevacón, 18 (1994), 13-20.

[2] FRÍAS BALSA, J. V. y CAMPO MUÑOZ, Mª. I.: “Siglos XVI-XVIII (1474-1808)”, en Historia de Soria, Soria, 1985, 335-386 (345).

[3] Ibid., 346.

[4] DELGADO MARTíNEZ, Mª. C.: Apuntes sobre la vida rural de la villa y Tierra de Yanguas (Soria). Siglos XII-XVI, Soria, 1981.

[5] De este tema se ha ocupado Pedro GIL ABAD en Junta y hermandad de la cabaña real de carreteros. Burgos-Soria, (Burgos, 1983). Escasos son los estudios dedicados a la Soria de la Edad Moderna. Además de los citados, pueden consultarse las tesis doctorales inéditas de PEREZ ROMERO, E.: Los patrimonios comunales en la Tierra de Soria durante los siglos XVIII y XIX, (Universidad de Zaragoza, 1991) y ALCALDE JIMENEZ, J. Mª.: El régimen señorial en la provincia de Soria. Estructura y crisis. Siglos XVIII y XIX, (Universidad de Zaragoza, 1993). Recientemente PEREZ ROMERO, E. (Coord.): “Soria en la Edad Moderna”, Arevacón, 18 (1994) y DIEZ SANZ, E.: La tierra de Soria. Un universo campesino en la Castilla oriental del siglo XVI, Madrid, 1995.

[6] IGLESIAS y ZARAPAIN,

[7] Pensamos, sin embargo, que el platero utilizó otras dos variantes más: una -CATAO/CLLO- la podemos ver en las siguientes obras: cáliz de Santiuste, hostiario de Casarejos y Iignum crucis y salvilla de San Leonardo de Yague. Y una tercera, CA?/TLO, que ostenta un cáliz de Abejar y que probablemente pertenezca también a él.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ORFEBRERIA SORIANA SIGLOS XVII y XVIII: Arciprestazgos de Tierras Altas y Pinares

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s