LA BATALLA DE HACINAS (Año 939)

Creo que hasta ahora, es el documento más antiguo en el que aparece el nombre de Covaleda ya que data del año 939 y una prueba más de que los habitantes de Covaleda participaron activamente en la guerra contra los moros.fernan-gonzalez

BATALLA DE HACINAS

Fernán González

Quiere Llorente en su nota 13, que esta derrota de los fugitivos fue en Hacinas, de que tomó nombre la famosa batalla que se atribuye al conde Fernán González, pero en tal caso los fugitivos de Simancas, lejos de huir hacia su país tan próximo, según refiere la historia, Se internaban en el cristiano, atravesando la Castilla, y marchando de vuelta encontrada de la Andalucía, Mancha y Extremadura de donde habían salido. ¿Es esto creíble? La historia manifiesta que Abderramen tomó hacia Salamanca, orilla abajo del Tormes con los restos del ejército, en donde le volvió á atacar y derrotar D. Ramiro. Por otra parte, la batalla de Hacinas que aquí introduce Llorente es un hecho no reconocido en la historia. De los escritores antiguos no hay ninguno que haga memoria de semejante batalla, y de los de la edad media que la refieren, hay mucha discordancia en el tiempo y mucha falsedad en el personaje con quien se verificó.

Mariana la pone entre el año 956 y 958; Garibay y Sandoval en 931, Y Carrillo en 930, años que ni convienen entre sí, ni con el año 938 en que se verificó la de Simancas, ni con el de 939 en que quiere colocarla Llorente. Más aun; casi todos los que relatan la batalla de Hacinas, la suponen verificada con el rey Almanzor, y ni Almanzor fue rey, sino regente de Cordova siendo rey Hescham II, ni figuró en los tiempos del conde Fernán González, porque Abderramen III murió en 961, le sucedió AI-Hacan II que murió en 976, y entró á reinar Hescham II, de quien fue tutor y regente del reino Almansa, llamado antes de su fortuna Aloamad-Almoaferi, y después Almanzor. Por tales razones han tenido los literatos españoles por fabulosa la batalla de Hacinas.U4043-siglo-XI.JPG

Así para sostener las fábulas de la escritura, es forzoso echar mano de otras fábulas por lo que habiendo triunfado de tan poderoso ejército con el auxilio divino, (si habla de su triunfo, aun siendo cierto, bien poderosos serian los restos de un ejército destrozado y en abierta fuga) y regresado á su casa cada uno con victoria, dispusimos el cumplimiento de la devoción antes prometida en la forma siguiente que ha de regir para siempre. (Nueva confirmación de que el voto fue antes de la batalla, y como al voto precedió el espanto de los portentos del cielo, y el tercero de estos, el eclipse, ocurrió, según la nota 3ª, el 1º de junio de 939, aun cuando la batalla hubiese sido este mismo año en 6 de agosto, ¿cuándo se pidió el consentimiento unánime de todos los nobles y los no nobles? ¿cuándo le dio el asenso el rey D. Ramiro, no habiendo estado en la batalla, ni vístose con él? ¿mas porqué no firmó y confirmó después el voto, como parece que lo hizo el rey de Navarra, que estaba mucho mas distante y corría mucho menos riesgo?. Una respuesta lo salva todo; porque no hubo tal voto. Y á la verdad, si se examina la opinión de los escritores, se entrevé que el conde Fernán González con el hipo de su independencia se excusó á la batalla por mantenerse á la expectativa del suceso, pues de otro modo no es creíble que con el espanto que figura de aquella invasión, dejase de unir sus fuerzas á las del rey de León, ni éste con el temor que lo pinta se apresurase á una batalla tan desproporcionada en número sin esperar las que había convocado. Bien sea por esto, bien porque en seguida tampoco quiso obedecer al rey que le mandaba fortificar ciertas plazas, bien porque entabló comunicaciones con el capitán moro Azeyfa, que todas estas causas señalan los autores, y todas tienen una misma tendencia, apenas se vio D. Ramiro libre de los moros, revolvió sobre él, lo venció, aprisionó y encerró en un castillo en 939, con que ni el rey estuvo de talante de asensos y confirmaciones de votos, ni el conde de amplificarlos. Prosigue con la nómina de los pueblos y la designación de lo que cada uno ha de contribuir. La nómina es Fromista, Avia, provincia de Palencia, Herrera con sus aldeas, Amaya, Opia con sus aldeas, Valle de Vielso con sus aldeas, Obierna, Bio de Ulber, Villadiego con toda Treviño, Castrojeriz, los dos Fiteros, Fenojosa. Provincia de Búrgos, Villa-Godrero, Villa de Laco, provincia de Palencia. Melgar, Astudillo con sus aldeas, Santa Marta de Pelago, provincia de Burgos; Valle de Salze con Valle de Olmillos y sus aldeas, Reinoso con las suyas, provincia de Palencia, Villa-Flainvistia, Quintana,  Torrequemada con sus aldeas, Quintanilla de Morgole; Villallafrecha de Tariego, Palencia. Monzón, Valtanas con sus aldeas, provincia de Palencia, Vabuena, provincia de Burgos, Palencia del Conde, provincia de Valladolid, Escuderos, Banifeuro, Agosin, Munio con sus aldeas, Burgos con las suyas, Belbimhre, el río Urbel con las aldeas á entrambas orillas, Santa Cruz, Lara, provincia de Burgos, Castroverde, Castrillo de Obeco Diaz con todo el río de Aguseva, (Esgueva traduce Llorente,) con sus aldeas á ambas márgenes del río, provincia de Palencia las dos primeras, y de Palencia, Valladolid y Burgos si es Esgueva, Lerma, San Pedro, Ara, (Arlanza dice Llorente,) Tabladillo, Clunia, Castrillo de Aranda, Gumiel de Mercado, Roa con sus aldeas, Rubiales, provincia de Burgos, Langa, provincia de Soria, Aza, Sacramenia, provincia de Segovia, Avila, Segovia, en Castilla la vieja, Buitrago, en Castilla la nueva, Sepúlveda, Ayllón, provincia de Segovia, San Esteban, Gormaz, Osma, Ucero, provincia de Soria, Fuente-Almexir con Bocigas, Mesilla, Arganza, Fuenteoria, Quintanar, Bibestre, Cañecosa, provincia de Burgos, Cobaleda, Duruelo, Villagudierno, provincia de Soria, Neila, Huerta con sus aldeas rústicas, provincia de Burgos, Canales y Bendosa con sus aldeas, Monterrubio, Villanueva, provincia de Soria, Barbadillo, Riocavado, Arlanzon con sus aldeas, Salas, Hacinas, (en la nota 102 dice Llorente que aquí fue la victoria que dio origen á los votos, aunque tomado en su sentido riguroso no era la villa de Hacinas lo último de los dominios del conde, porque por el oriente llegaba al rio Oja; con los condados de Grañón y Cerezo, por el mediodía mas arriba de Sepúlveda, y por el poniente hasta Palencia. Pero en estos puntos ni cabe rigor ni disimulo, sino la traducción del texto. Dice este: in ipsís extremis jam nostros fines egredienti ocurrimus; en lo último, que ya salían de nuestro territorio: no puede darse expresión mas marcada y apretante, con que si Hacinas no estaba en el mismo confín no  pudo ser allí el encuentro; Cabezón, Montecalvillo, Bea y Atapuerca con sus aldeas, Valdehoyos, Monaslerio, Oca, Bribiesca, Poza, Valle de Padrones, Bureba con todas sus villas, Pancorvo con sus aldeas, Cerezo con las suyas, Valle de san Vicente, Pedroso, Grañon con sus aldeas, Valle de Ojacastro con todas las villas desde la cumbre del monte hasta el río Ebro á ambos lados del río, Espinosa, Castro, (Villarcayo dice Llorente,) Sigüenza, Bocos, Mijangos, Tetega, Valderrama, Petralata, Cadrejas, Valle de Zamanzas, Sedano, Siero, Bio de Valeron, Repa con sus aldeas, Bricia, provincia de Burgos, toda la tierra de Campos con toda la ribera del Ebro, Paredes rubias, Orcejon, salita Gadea, provincia de Toro, Soba, Asson, Ruesga, Mienzo, Colindres, Laredo, Aras con sus aldeas, Pelasgos, Plumberas, esto es, Garranzo con sus aldeas, Valle de Iguña, Valle de Velria, Valle de Toranzo con sus aldeas, Agorienzo, Sámano, Campijo con sus aldeas, Salcedo, provincia de Burgos, Sopuerta, Carranza, señorío de Vizcaya, Bardules, (según Llorente Castro-Urdiales,) Tabison, provincia de Burgos, Ayala, provincia de Álava, Orduña, señorío de Vizcaya, Mena, Losa, río Flumencillo hasta el Ebro con las aldeas á ambos lados, san Zadornin, Lantaron, Termino, (segun Llorente santa Gadea,) Cellorigo, Bilibio, provincia de Burgos, Buradon con sus aldeas, provincia de Álava, Cabuérniga, toda la Sosierra, ahora alaveses, en otro tiempo navarros, la Berrueza, Marañón, Puñicastro con Espronceda, san Esteban de Deyo, Arroniz, Migarin, Barbarin, Río de Moreda, Valle de Oyon, del reino de Navarra, (discúrrase como Fernán González haría voto y señalaría cuotas á pueblos de otro reino sin asenso de su rey: porque aunque se diga que el rey confirmó después, esto no evita que él hiciese el voto sin su asenso. Además, dice al ingreso de la escritura que dispone la contribución sobre la tierra de sus dominios, y exhortaba á los confinantes á que por propia voluntad imitasen su ejemplo, cuyo aserto queda falsificado con la distribución, porque falta al primer extremo comprendidas las tierras que no eran de sus dominios, y al segundo porque comprendidos los confinantes no había exhorto para que hiciesen lo que se les obligaba.

Sobre contradecirse, pues, la escritura, manifiesta la ignorancia geográfica de quien la fraguó, y que por cubrir después tan craso error, se adicionó la confirmación del rey de Navarra).santiago2

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA BATALLA DE HACINAS (Año 939)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s