BAJO LA SOMBRA DE CAÍN – LOS ROMANCES DE CIEGO – Luis Díaz Viana – I

Extraordinario el estudio que hace Luis Díaz Viana sobre el poema de Antonio Machado “La Tierra de Alvargonzález”, los romances de ciego y su relación con el crimen de Duruelo (ocurrido muy cercano en fecha a la visita que hizo Machado a las Fuentes del Duero y a la Laguna Negra). Todo esto, unido a las conversaciones que tuvo con las gentes de pinares en esta excursión (seguro que la noche, al amor de la lumbre, en la posada sita en la plaza Mayor de Covaleda, ubicada donde actualmente está el edificio del Ayuntamiento fue de lo más interesante), inspiraron a Machado a escribir este poema.pueblo1913detalle1

Bajo “la sombra de Caín” (o todo lo que puede contar un romance de ciego): Literatura de cordel postrera y oralidad

Luis Díaz Viana

Centro de Ciencias Humanas y Sociales. CSIC

A M.ª Cruz García de Enterría

1. La referencia machadiana a un famoso crimen y a los romances de ciego en la versión en prosa de La tierra de Alvargonzález

Hace ahora exactamente un siglo, un 14 de octubre de 1911, que –en la Audiencia Provincial de Soria– se dictaba la sentencia que absolvería por completo al acusado de violar y dar muerte a una joven del pueblo de Duruelo, de nombre Gregoria de Miguel, a la que su sobrina, de solo diez años, habría acompañado hasta las mismas inmediaciones del lugar del crimen. Y así, al día siguiente, se publicará en el periódico ABC una breve –aunque detallada– información que se hacía eco de tal hecho y reflejaba, de algún modo, la gran expectación que el caso debía de haber suscitado en toda España:

“A las cuatro de la tarde se reanuda la vista. El salón es insuficiente para contener al público. Continúa su informe el defensor. Uno a uno va rebatiendo los cargos del fiscal y de la acusación privada; primero la inversión del tiempo empleado por el procesado en el recorrido de Duruelo a Canicosa, demostrando que fue el indispensable; después, el dictamen de los peritos acerca de las huellas del caballo, y, por último, las declaraciones de la niña Ana de Miguel, que inconscientemente ha venido a producir trastornos enormes en sus ocho declaraciones, todas distintas […]. Hecho el resumen por el presidente, el Jurado se retira a deliberar, y a las ocho y cuarto de la noche, después de tres cuartos de hora de deliberación, se lee el veredicto, que es de absoluta inculpabilidad. En vista de ello, el tribunal de derecho dicta sentencia absolutoria”. (ABC, domingo 15 de octubre de 1911, edición primera, 10)pagina

Resulta ser bastante conocida –por parte, al menos, de los estudiosos de la obra de Antonio Machado– la referencia que el poeta realiza ya acerca de dicho crimen en su versión prosística de La tierra de Alvargonzález como leyenda-cuento. Relata Machado allí que, también en otro mes de octubre, pero cabe suponer que del año anterior –pues es cuando ocurrió el luctuoso suceso–, había emprendido él camino hacia la fuente de la que mana el río Duero. Y que, durante el viaje, entabló conversación en el coche o diligencia que llevaba a los viajeros hasta Cidones con un campesino, al que antes habría escuchado hablar –a su vez– con el mayoral de las caballerizas sobre un crimen reciente:

“En los pinares de Duruelo, una joven vaquera había aparecido cosida a puñaladas y violada después de muerta. El campesino acusaba a un rico ganadero de Valdeavellano, preso por indicios en la cárcel de Soria, como autor indudable de tan bárbara fechoría, y desconfiaba de la justicia porque la víctima era pobre. En las pequeñas ciudades, las gentes se apasionan del juego y la política, como en las grandes del arte y de la pornografía –ocios de mercaderes–, pero en los campos sólo interesan las labores que reclaman la tierra y los crímenes de los hombres”. (Machado 1969, 98-99)

Nada más dice Machado sobre el caso y, además, incurre en tan breve alusión –como en su momento se verá por extenso– en más de una inexactitud: así, cuando habla de la violación de la joven, pues cabe deducir de sus palabras que lo fue solo después de muerta, y no aconteció de ese modo; o cuando se refiere a la procedencia del presunto culpable, que –en realidad– pertenecía a una conocida familia de ganaderos de Sotillo del Rincón y no de Valdeavellano, por próximos que se encuentren geográficamente ambos lugares. De lo que no cabe mucha duda es de que el polémico crimen –y ese ambiente desasosegante de historias cantadas y vendidas por los ciegos sobre terribles delitos– hubo de influir en la posterior recreación que Machado haría de ellas en su poema sobre La tierra de Alvargonzález. Al aludir a los mismos, pone en labios del mismo campesino que le habría relatado la narración referente a Alvargonzález y a sus parricidas –además de cainitas– hijos que, siendo niño, oyó “contar a un pastor” esta historia y que sabía que “anda inscrita en papeles y que los ciegos la cantan por tierras de Berlanga.” (Machado 1969, 100)

De este modo, combinará Machado en la relación fantaseada que hace de ese viaje, realizado –al parecer– el 5 de octubre de 1910 en compañía de Francisco Santamaría Ezquerro, un compañero del Instituto en el que impartía el poeta clases de francés (Martínez Laseca, 1984), lo real y lo inventado, lo que tiene que ver con un suceso verdadero y una no menos cierta actividad romanceril de los copleros ambulantes por la zona. Pero entre este ropaje misceláneo surge un romance, como es el de Alvargonzález, totalmente apócrifo y debido por entero –según todos los indicios o, mejor, la falta de ellos– a su propia pluma e imaginación. Machado, como puede deducirse del manuscrito del poema original, en que figura un subtítulo que luego desapareció, el de “Romance de ciego”, quiso reconocer su deuda con otras narraciones verdaderamente populares que –quizá– sí le inspiraran la suya (Gibson 2009, 6). Es, en todo caso, este un relato que –como ya se ha indicado– publicó el poeta sevillano, primero, en su forma de cuento-leyenda entre las páginas del n.º 1 del muy “chic” Mundial Magazine, dirigido por Rubén Darío en París, y luego, ya como “romance,” en el n.º 136 de la madrileña revista La Lectura, para incluirlo –por último– en su poemario Campos de Castilla, dentro todo ello del mismo año de 1912.01

Por desgracia, el crimen de Duruelo no fue ninguna ficción. Había sucedido el lunes 18 de julio de 1910, es decir, apenas tres meses antes de que Machado recorriera aquellas tierras. Unas tierras y unas gentes –las de los pueblos sorianos que las ocupaban– que, vistas desde la óptica machadiana, podrían parecer atrasadas y arcaicas: abocadas a un cainismo desaforado, estas, y a convertirse en escenario perfecto de tremebundos asesinatos, aquellas. Sin embargo, y aunque Machado pudiera como poeta captar e impregnarse de un ambiente en verdad algo opresivo e inquietante, no todo en aquella provincia de la meseta era exactamente tan fiero y primitivo como seguramente le resultó al poeta forastero en un principio, aunque viniera a matizar –y rectificar, incluso– algunas de sus impresiones después. Tan terrible, en definitiva, como llegaría a describir Machado su paisaje natural y humano en aquel poema titulado “Tierras del Duero” y que en la edición del mismo dentro de Campos de Castilla (Machado 1912), aparecerá con la denominación de “Por campos de España”, precisamente –y a lo que parece– por la polémica que el texto provocó en Soria cuando, tras haber visto primero la luz en la madrileña revista de tirada mensual La Lectura, fue reproducido, luego, en Tierra Soriana. Ello ocurriría coincidiendo con aquellos momentos en que el poeta y su esposa emprendían viaje para Francia, en virtud de una beca que le había sido concedida al sevillano por la Junta de Ampliación de Estudios. Y decía allí, en sus últimos versos, Machado:

Veréis llanuras bélicas y páramos de asceta

–no fue por estos campos el bíblico jardín–,

son tierras para el águila, un trozo de planeta

por donde cruza errante la sombra de Caín. (Machado 1969, 80)

Tales apreciaciones –ha señalado años después un cronista del paso por Soria de Don Antonio– “no sientan bien a las gentes sorianas que se dan por aludidas.” Y sigue el citado autor: “La reacción no se hizo esperar” (Martínez Laseca 1984, 74). Consistió la respuesta periodística en un mentís a lo que parecía una generalización categórica por parte del poeta acerca de los “vicios” de los habitantes de las tierras del Duero. Así, al día siguiente de su publicación en Tierra Soriana, el 13 de enero, aparecía en el Ideal Numantino este editorial:

“Hemos leído en Tierra Soriana una poesía del señor Machado, bellísima en la forma; pero que, a nuestro entender, no es tan recomendable por su fondo, pues no podemos admitir como justo el concepto que al señor Machado le merecen los habitantes de la Tierra del Duero”. (Martínez Laseca 1984, 74)

Y es lo cierto que, de boca de aquellos castellanos a los que, en otro poema de la misma obra, titulado “A orillas del Duero” (Machado 1969, 78), el escritor andaluz definiría –no muy ecuánimemente– como “atónitos palurdos sin danzas ni canciones,” vendrían a recoger apenas veinte años después algunos folkloristas también foráneos –pero seguramente con otra visión menos cruda de los pueblos de Castilla–, como Aurelio M. Espinosa o Kurt Schindler, magníficas colecciones de romances, cantos y cuentos. Aquella provincia agreste por donde Machado veía caminar –probablemente no sin cierta razón y de manera casi premonitoria– “la sombra de Caín,” pues cainita en su rudeza suma fue la persecución que se desataría en julio del 1936 contra los republicanos, figuraba sin embargo –a principios del siglo XX– en el “séptimo lugar por su instrucción” y tasa de alfabetización entre todas las de España (Pérez Rioja, 70).Feria-1910-Posando-en-la-feria

Se leía, allí en Soria, por lo tanto, más de lo que cabría esperar; quizá porque, como han argumentado algunos analistas, “el mantenimiento de múltiples pequeños núcleos de población,” lejos de causar retraso y analfabetismo, producía que “el número de escuelas por habitantes fuera muy superior a la media nacional” (Romero, 57). Y en esa pequeña ciudad donde –como señaló igualmente el poeta– el “juego y la política” apasionaban a sus habitantes, se llegaron a publicar, por las mismas fechas, casi una cincuentena de diarios y revistas:

“En el periodo parlamentario de Alfonso XIII, 1902-1923, se publicaron 48 nuevos periódicos, al tiempo que en el período de la dictadura de Primo de rivera, 1923-1930, sólo aparecieron dos nuevas publicaciones […] revitalizándose la prensa soriana tras la proclamación de la Segunda República”. (Romero, 67)

Aunque también circularan de manera pujante y obteniendo una importante aceptación, como luego se verá, los “papeles” vendidos por los ciegos. Sin lugar a dudas. De hecho, las gentes de los pueblos sorianos seguirían cantando y contando muchas de esas historias durante las décadas siguientes. Al punto que, a principios de los años ochenta, pude todavía recoger la huella oral u oralizada de aquellas composiciones: romances de crímenes que se habían cometido “de verdad,” como el de Valdenarros (Díaz Viana 1984, 131-136), pero también de otros no ocurridos nunca, como el de Pancaliente (Díaz Viana 1984, 209-211) o Carbonera (Díaz Viana 1984, 117-122), meras parodias del propio género.

El crimen de Duruelo, ya se ha dicho, verdaderamente ocurrió. ¿Hubo romances de ciego sobre él? ¿Era esa historia y no la de Alvargonzález la que pudieron cantar los ciegos por tierras de Berlanga u otras zonas de la provincia? Y, por último: ¿pudo llegar a conocer Machado ese poema que se cantaba del crimen en cuestión? O, más aún: de haber sido así, ¿influiría ese romance de ciego concreto en la culta composición romancística del escritor?

Pelicula Laguna Negra y Pinares.Imagen fija032

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a BAJO LA SOMBRA DE CAÍN – LOS ROMANCES DE CIEGO – Luis Díaz Viana – I

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s