LA ECONOMIA PINARIEGA Y SU INCIDENCIA EN LA VIDA POPULAR

LA ECONOMÍA PINARIEGA Y SU INCIDENCIA EN LA VIDA POPULAR

Esperanza SANCHEZ MORENO

Mª Pía TIMON TIEMBLO

Año 1978

1.° CARACTERÍSTICAS GEOGRÁFICAS DE LA ZONA PINARIEGA

La provincia de Soria, está considerada en la mayor parte de extensión, como una de las pobres de España, debido a la dureza del suelo y a lo extremoso del clima, existiendo solamente un rincón correspondiente al extremo NW, (que limita con Burgos y Logroño), donde las condiciones de vegetación y de humedad cambian radicalmente no sólo el cuadro agrícola, sino también el social y económico, convirtiéndose en una zona de inmensa riqueza forestal.

Puede decirse que la provincia de Soria tiene la mayor parte de sus recursos forestales en la zona de la tierra Pinariega (cuyos municipios más representativos son: Vinuesa, Covaleda, Duruelo, Abejar, Navaleno, Molinos de Duero y Salduero).

Cuenta además con grandes masas de pinos resineros al norte de Almazán, y con numerosos bosques y bosquetes de “Quercus ilex” y sabinas, repartidos por toda la provincia.

La superficie forestal de la provincia de Soria cubre un total de 683.700 has. (1.969), lo que representa más de un 70 % del total de la superficie de la provincia. De ella 247.642 Has., están efectivamente cubiertas por árboles (al más de la tercera parte) y el resto son matorrales y pastizales.

06

2.° LAS ESPECIES ARBOREAS

La región Pinariega tiene un comportamiento especial en lo que se refiere a la distribución de los beneficios obtenidos de la explotación forestal.

Un tipo de propiedad lo constituye la Mancomunidad, compuesta por 150 pueblos, en los que los montes pertenecen a dos o más municipios y por tanto, los beneficios se dividen en dos partes: una es para Soria , y la otra se reparte proporcionalmente entre los pueblos de la Mancomunidad.

3° EL TIPO DE PROPIEDAD FORESTAL EN ESTA ZONA

El segundo tipo lo constituye la propiedad comunal del municipio, en la que los beneficios de la explotación forestal pasan a las economías particulares por dos cauces: el primero que llamaríamos “directo ” a través de los ingresos que reporta a cada vecino su “lote de pinos” ; el segundo o “indirecto” a través de las inversiones municipales en toda clase de servicios.

En la zona de Covaleda-Vinuesa-Duruelo, se encuentran unos de los mayores pinares españoles.

Más de la mitad de la superficie arbolada la cubre el pino (81.000 Has.) y dentro de él destaca la variedad de “pinus sylvestris” (Albar o piñonero) y la de ” pinus pinaster” (negral o resinero). El primero, representa algo más del 45% (44 .000 Has.).

Las otras especies de la zona septentrional de Soria, tienen menos interés. Son encinas de aspecto achaparrado casi siempre, mezclado a veces con pino.

a) Reparto de pinos.

En la región Pinariega, la diversidad de los repartos de pinos impone una matización de los beneficios anuales que los vecinos perciben por este concepto, y que varia anualmente en función del número de ellos con derecho a lote, de las asignaciones que hace cada año el Distrito Forestal y también de los precios pagados por la madera.

En cada pueblo hay un número determinado de pies que pueden ser talados para su distribución vecinal. Son los llamados “pinos de privilegio” y a ellos solamente tienen derecho los vecinos, hijos o nietos de descendientes del lugar que residan durante todo el año en el pueblo, aunque las condiciones varían mucho de unos pueblos a otros.

trabajando en el pinar 1972-2

En el supuesto de que I.C.O.N.A. fije unos aprovechamientos superiores a los que se necesitan para entregar los pinos de privilegio, éste excedente sale a pública subasta, pero se lo adjudican los ayuntamientos, quienes luego acaban distribuyéndolo entre los vecinos.

b) Condiciones para tener derecho a un lote.

Antiguamente, cuando la madera apenas tenía valor, cada vecino hacia uso de la propiedad comunal tomando la madera que necesitaba para reponer su casa , enseres, etc.

Al subir el precio de la madera, y con la creación de los Distritos Forestales, en 1855, se vio la necesidad de imponer normas para los repartos de pinos, ya que éstos pasaron a ser la base principal de la economía de la zona. Por ello se redactaron unas ordenanzas propias de cada municipio que regularon las condiciones para obtener una suerte, con la finalidad de conseguir que los “lotes” o “suertes” , sean mayores, lo que se consigue limitando el acceso a ellos.

Esta reducción tuvo dos consecuencias importantes: por una parte, se cortó la tendencia creciente a contraer matrimonio por interés, y por otra, se evitó el abrir casa en el pueblo con la única finalidad de conseguir una suerte sin habitar realmente en él, como un vecino.

En cada municipio hay normas diferentes para tener derecho a suerte, estudiadas detenida y profundamente por Kleinpenning. En la opinión de José Luis Calvo Palacios, las normas comunes a la mayoría de los pueblos son las siguientes:

  1. Ser hijo o nieto de habitante que ha tenido o sigue teniendo derecho aunque, en varios municipios es posible adquirir este derecho habiendo nacido y vivido ininterrumpidamente en el pueblo. Así mismo los que tengan derecho por ascendencia y no hayan residido en el pueblo pueden reclamar su suerte fijando su residencia en la localidad.
  1. En la mayoría de los pueblos no se obtiene el derecho hasta después dé la celebración del matrimonio, perteneciendo a cada familia un solo lote aunque ambos cónyuges tengan opción a lote (en este punto las ordenanzas difieren bastante) además en algunos pueblos es imprescindible alcanzar una determinada edad aparte de haber contraído matrimonio.
  1. Si fallece uno de los cónyuges, el superviviente, conserva el derecho a una suerte entera, y sólo lo perderá al contraer matrimonio con persona que no tenga derecho a lote.
  1. Los solteros tienen derecho en varios pueblos a “media suerte” al alcanzar cierta edad que casi siempre es la de 25 años.
  1. Todos los vecinos con derecho tienen la obligación de residir en el pueblo con casa abierta a excepción de ausencias justificadas en las que es requisito obligatorio la notificación al ayuntamiento de las circunstancias de la ausencia.
  1. Las personas que perdieron el derecho por razones determinadas pueden recuperarlo yendo a vivir de nuevo al pueblo durante cierto lapso de tiempo.
  1. En todos los pueblos se han redactado algunas disposiciones respecto a huérfanos cuyos padres o abuelos fueron titulares de derecho.

Se puede apreciar que todas las reglas desarrolladas en los pueblos, tuvieron un origen común. Pero la costumbre ha ido produciendo divergencias derivadas bien del afán de limitar el acceso al derecho, o bien con carácter asistencial.

Sin título-1

4 .° LA EXPLOTACION FORESTAL

a) Evolución histórica: En esta zona, la explotación agraria obstaculizada todavía más que en las llanuras castellanas por un clima más frío, fue muy escasa desde el principio. La trashumancia que en siglos, pasados, junto con la arrierra y la carretería constituyó la base de la actividad económica se halla hoy en plena decadencia.

Hasta fechas relativamente recientes, el bosque ha desempeñado un papel económico muy escaso.

La menor presión demográfica, el escaso consumo de papel y madera, unido a la dificultad de su transporte, constituían obstáculos muy serios para que se concediera a los bosques la importancia que posteriormente han tenido.

La creación de los Distritos Forestales en 1855 aceleró la tramitación legal de una situación de hecho practicada ya en la comarca desde “tiempo inmemorial”, cuando los habitantes de la Región Pinariega se dedicaban sobre todo a la carretería y necesitaban disponer libremente de madera para asegurar el mantenimiento de sus carreteras y al mismo tiempo garantizar el intercambio de productos entre los diferentes mercados del país.

La realidad es que la demanda interior de madera fue relativamente escasa en el siglo XIX por lo que los precios no alcanzaron cifras elevadas, y cuando en el siglo XX hubo exigencias de mayor volumen, enseguida se echó mano de la importación.

Por estas razones el monte desempeñó un papel de segundo orden hasta que se llega a la etapa de la autarquía española, cuando las reparaciones de postguerra, la carencia del hierro y el cierre de fronteras impusieron un aumento de la demanda que lógicamente repercutió sobre las economías particulares y municipales de la Región Pinariega, marcando la gran diferencia que hoy existe entre pueblos con aprovechamientos forestales (Covaleda, Vinuesa, etc.) y otros municipios vecinos como El Royo, por ejemplo, donde el predominio corresponde a la agricultura y ganadería.

Por ello las explotaciones forestales que en siglos pasados tuvieron un carácter secundario son las que hoy han revalorizado las comarcas que han conservado grandes extensiones de su cobertura arbórea, siendo las únicas que gozan de prosperidad.

b) Sistemas: El tema presenta enfoques según se trate de pueblos en los que el bosque constituye la base de su actividad económica o de pueblos ganaderos a los que únicamente les interesa los pastos para el ganado, existiendo además los pueblos de intereses mixtos.

Tala indiscriminada: Sin ningún tipo de orden ni restricción, según la cual cada vecino tomaba del bosque la madera que necesitaba.

Entresaca: Consiste en la selección para su corta de los árboles que se encuentran en mejores condiciones, sea por su mayor porte y volumen maderable, sea por su proximidad a las vías de saca, o cualquier otro motivo.

Aclareo sucesivo: Se concentra la posibilidad total del monte en unas zonas determinadas, talándose casi a “mata rasa” toda la zona, sólo respetando los mejores ejemplares para que sirvan como reproductores.

page_5

c) Tipos de trabajo que se realizan: En la zona pinariega comunitaria el invierno impone un obligado paréntesis en la realización de los trabajos del monte (que son principalmente los de aclareo y desbroce). Los aclareos se realizan cuando los pimpollos crecen excesivamente próximos unos a otros, entonces debe aclararse el bosque para lograr una separación adecuada. Estas limpias sólo se realizan en los bosques explotados por el sistema de corta en aclareos sucesivos, para eliminar los árboles malformados.

En Covaleda-Duruelo las limpias se efectúan aproximadamente a los cinco años de retirar la madera del tramo de aclareo, y se vuelve a hacer una segunda entresaca a los diez años, (este lapso de tiempo puede variar según la zona). Todavía puede efectuarse una tercera y última “entresaca de mejora” si pese a todo no se produce una distribución adecuada, y en ésta la madera obtenida tiene ya alguna utilidad.

Los desbroces se proponen eliminar el matorral que compite con el pino, realizándose en los tramos en que alcanza gran densidad.

Los desbroces aclareos o limpias se suelen realizar desde Marzo hasta Octubre, aunque se prefiere hacerlo en época de lluvias para evitar incendios.

Además, el bosque tienen también una gran demanda de mano de obra para la pela, corta y extracción de la madera. Generalmente estas labores las realizan los mismos vecinos de la zona organizados en cuadrillas. Suelen contratarse a destajo y emplean unas tres o cuatro horas de trabajo para pelar y talar un metro cúbico de madera. La extracción y transporte la suelen realizar los adjudicatarios aunque algunas veces subcontratan con alguna empresa local.

Es precisamente la ocupación temporal en trabajos relacionados con el cuidado del bosque lo que retiene en sus aldeas a muchas personas que de otro modo, hubieran emigrado ya. De ahí el interés en estudiar el grado de ocupación laboral que da el bosque.

d) Su repercusión en los niveles de empleo: En la región pinariega de aprovechamiento comunal la gente vive del bosque, siente cariño hacia él, y apenas tiene otras actividades distintas de las forestales.

La explotación forestal y las diversas actividades que conlleva afectan no sólo económicamente a los vecinos, sino que les proporcionan además, una fuente inmediata de trabajo. Los aclareos, las construcciones de pistas forestales, vías de saca, de abrevaderos, refugios, cortafuegos, desbroces, etc, llevan consigo el pago de la mano de obra que lo realiza, con unos jornales que suponen al menos un 60% más del salario mínimo, con lo cual queda en el monte el beneficio y, además, se transmite de alguna manera a los vecinos de la zona, con el correspondiente efecto multiplicador de inversión.

e) Conclusiones: Esta situación ventajosa ha con tenido la emigración muy acentuada en toda la zona montañosa y especialmente en la provincia de Soria desde hace muchos años. Así, mientras los municipios de economía forestal (según KLEINPENNING) han aumentado su población desde comienzos del siglo en algo más de un 90 %, los exclusivamente agrarios apenas han crecido un 9%.

El sistema de reparto de los beneficios forestales es más original en cuanto que actualmente existe un proyecto de transformación de la Ley de Montes tratando de asimilar formas de reparto parecidas a las de esta zona con la finalidad de lograr que el producto de las talas revierta a los vecinos de los propios pueblos, sin las trabas que ahora existen para la utilización de los beneficios del monte en provecho de la población rural.

SERRERIAS - 8

5.º EL PINO EN RELACION CON LAS FORMAS DE VIDA TRADICIONALES; LA PINOCHADA DESCRIPCION E INTERPRETACION.

La Pinochada. Las fiestas comienzan el día 14 de Agosto con la pingada de los “mayos” (dos pinos delgados y de gran elevación que se colocan uno en medio de la plaza mayor y otro ante la ermita de la soledad), aunque los actos más importantes se celebran el día 16, con la Pinochada, que es en esencia un simulacro de lucha por un pinar. La lucha se simula entre dos cofradías: La de Nuestra Señora del Pino (formada sólo por casados) y la de San Roque (sólo solteros). Las mujeres de ambos bandos juegan un papel muy importante en la fiesta, llevando en la mano los “pinochos” (ramas de pino o más bien troncos jovencitos) ataviadas con el típico traje de “piñorra”.

En la mañana del día 16 todo el pueblo se dirige a la plaza y al llegar a ella entran a la iglesia por la puerta principal los cofrades de la Virgen con banderas y música a prepararse para la batalla, lo mismo lo hacen los cofrades de San Roque. Colocan las banderas respectivas en el balcón de la casa consistorial la de la Virgen a la derecha y la de San Roque a la izquierda, toca la música el paso de ataque y comienza la pelea de esta manera en cada banda un cofrade lleva una rodela o escudo y los demás combatientes van agarrados, los dos primeros a él y los demás uno a otro formando ala y con el sable desenvainado. Dan varias vueltas alrededor de la plaza y llegan a encontrarse por tres veces, juntan entonces las rodelas, las levantan sobre la cabeza y cada cuál descarga sablazos sobre los adversarios defendidos por la rodela, quedando los casados victoriosos quienes echan al aire los sombreros en señal de victoria.

Los de las rodelas van luego a buscar a las mujeres de ambos bandos llamadas “sargentas”. Estas entran en la iglesia, primero casadas y después solteras, llevando las “capitanas” las banderas y cada una su pinocho. Al salir se colocan todas en orden de batalla y las capitanas revolotean las banderas saludando con el sombrero. Se forman los dos bandos casados y casadas contra solteros y solteras, vuelve a sonar el paso de ataque y después de dar algunas vueltas los dos bandos se encuentran por tres veces; los dos jefes juntan las rodelas y levantadas en alto, las mujeres de ambos lados descargan fuertes pinochazos triunfando casados y casadas y echando al aire los sombreros en señal de victoria.

Deshechos los ejércitos, las mujeres empiezan a repartir pinochazos a los hombres que huyen por todas partes pero al fin se dejan dar y reciben un pinochazo y un “de hoy en un año” al que contestan “gracias” y así termina la pinochada.

Hemos recopilado varias teorías sobre el origen de esta fiesta, que pueden resumirse en cinco grupos:

1.° La fiesta y la cofradía fueron fundadas por los visontinos que habrá estado en las guerras de Flandes.

2 .° Rememoración de la lucha entre Vinuesa y Covaleda por un pinar cuya posesión se disputaban, saliendo vencedora Vinuesa gracias a la intervención de sus mujeres en el combate.

3.° En recuerdo de la lucha entre Vinuesa y Covaleda por la posesión de la Virgen del Pino aparecida en un pino cuya adscripción a un municipio u otro era dudosa, ya que las raíces pertenecían a un pueblo y las ramas a otro.

4 .° Como una reminiscencia del matriarcado por los que habría que poner esta fiesta en relación con una tradición de ginecocracia perpetuada por el mando temporal de las mujeres, que en Vinuesa es mando temporal de las mujeres, que en Vinuesa estaría representada por la decisiva intervención de las mismas en la batalla usando como armas ramas de pino. En distintas localidad es de la Península existen fiestas de este carácter, destacando especialmente en Castilla los grupos genéricamente conocidos como Aguedas además de los llamados Generalas, Tenientas, Madrinas, Mozas Mandonas y Capitanas y Sargentas (como en nuestro caso).

5.° Pervivencia del culto al pino, como prolongación del rito practicado entre los pueblos celtas.

Así pues, hemos creído oportuno describir esta fiesta por su relación con el tema pinariego, ya que en ella todo gira en torno al pino, como se ha puesto de manifiesto en las teorías anteriormente mencionadas.

Con esto apoyamos la teoría de José Luis Calvo Palacios en cuya tesis de licenciatura nos hemos basado para desarrollar el aspecto económico de este artículo. Según ella la zona pinariega del extremo Noroeste de Soria sería una de las pocas en las que “pinus sylvestris” albar o piñonero fuera la especie arbórea originaria, debido a su altitud y a sus condiciones climatológicas, en contraposición con la vecina zona de Cameros en la que, a través de un estudio geográfico minucioso, ha demostrado que los bosques de hayas y robles fueron originarios, siendo sustituidos en la actualidad por el bosque de pinos.

Creemos, pues, que con este trabajo etnológico hemos llegado a unas conclusiones similares tomando como base las manifestaciones populares, ya que como parece deducirse del desarrollo de la fiesta, el pino parece haber tomado siempre parte en el ritual de la ceremonia demostrándose con ello la existencia de bosques de pinos desde tiempo inmemorial.

En efecto, parece ser más difícil el desarraigo de una tradición en el pueblo que la ruptura de un ecosistema por el hombre.

Sin título-10

BIBLlOGRAFIA

CALVO PALACIOS, “José Luís. “Los Cameros”. Biblioteca de temas riojanos (Logroño-Instituto de Estudios Riojanos, 1977).

KLEINPENNING, J.M.G. ” La región Pinariega”. Estudio geográfico del Noroeste de Soria y Sureste de Burgos. (Gronningen, 1962).

MIRALBES BEDERA, Mª R. “Continuación al estudio geoeconómico de Soria”, “Mercados geográficos y ferias “, Zaragoza, dpto. de Gª Aplicada del Instituto ” Juan Sebastián Elcano”, 1957.

BARO y ZORRILLA, B. “Pinares de la Meseta Sur del Duero ” (Castilla la Vieja). Mapa Agronómico Nal, hoja 429. (Madrid Ministerio de Agricultura, 1951).

CABO ALONSO, A. “El colectivismo agrario en tierra de Sayago “. Estudios geográficos, 1956 pp . 639-658.

GARClA TERREL, Ana Mª “Salduero. Estudio de un municipio de los pinares sorianos del Alto Duero “. Dpto. Gª Aplicada del Instituto Elcano. Serie local 7 número general 20 (Zaragoza, 1958).

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA ECONOMIA PINARIEGA Y SU INCIDENCIA EN LA VIDA POPULAR

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s