DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (XIV)

DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (XIV)

Reptiles.-

Son anímales de circulación doble i incompleta, sangre fría, corazón de tres o cuatro cavidades,  cuerpo cubierto de escamas o de coraza y los miembros y extremidades en número de cuatro, dos o careciendo de ellas. Embriones en un amníos y aletoides.

Los glóbulos sanguíneos son eléptícos y provistos de núcleo, presentan siempre cloaca y son ovíparos ú ovivíparos.

ReSaLaLaViA0018

Lacerta viridis.- Lagarto.- Dos placas naso frenales regularmente superpuestas; sienes con escamas poligonales, inequiláteras, con una central mayor que las otras; una occipital pequeña; dientes en el paladar, surcogular bien pronunciado; escamas dorsales granulosas hexágonas, las placas ventrales forman ocho series, dos de ellas cortas, las marginales extensas, compuestas de pequeñísimas piezas y seis largas de las cuales las dos medias son más estrechas que las otras: de doce a veinte poros femorales; por encima verde, vientre amarillo.

Reside en los setos y vallados. Su morada es un agujero estrecho, más o menos profundo, encorvado debajo de una espesura de hierbas ó entre las raíces de un árbol, abrigándose en él durante el invierno, después de haber tapado su entrada con un poco de tierra o algunas hojas secas. No sale de su madriguera hasta que llegan las buenas estaciones, y entonces se dedica a la caza de insectos. La hembra pone de nueve a trece huevos cilindricos y truncados es sus dos puntas.

scale

Culebra.- Coronella lavis.- Mide esta culebra de dos a tres pies de largo, la parte superior del cuerpo es parda con una mancha obscura en la nuca. Desde el ojo hasta el cuello se ve a cada lado un rasgo pardo obscuro. La región abdominal tiene un tinte amarillo rojizo.

Tiene su morada en terrenos secos y en las laderas pobladas de arbustos, sin embargo se le encuentra también en las tierras bajas, húmedas y pantanosas. Entre el vulgo tiene muy mala fama, por considerarla venenosa; y en verdad, cuando gira la cabeza de un lado a otro, con la boca abierta en busca de presa, es fácil confundirla con una víbora. Se enrosca, por lo regular cuando coge a una víctima en tres circunvoluciones alrededor de su víctima y aprieta éstas tan estrechamente, que llegan hasta los huesos, paralizando casi por completo, no solo todo movimiento, sino que también las pulsaciones del cuerpo de la presa.

Es ovivíparo, la hembra lleva los huevos hasta el completo desarrollo del germen, de modo que los hijuelos rompen la cáscara y salen a luz en e! mismo acto de poner la madre el huevo. Se le domestica con facilidad y a los pocos días ya no procura morder al guardián cuando éste la coge con la mano o la abriga en su seno para calentarla. En Covaleda es muy comun el tropidonotus viperirnus, que mide dos pies de longitud.

foto03-aspis

Víbora.- Cabeza deprimida, manchado por detrás, escamitas sin placas; ventanas de la nariz laterales, sencillas, anchas, cóncavas: dos filas de urostegas en toda la cola. La mayor es de dos pies. El aspecto de este reptil es repugnante. Es creencia que la víbora salta y persigue, pero no hay tal cosa. Se alimenta de ratas y topos. Las víboras pueden permanecer durante largo tiempo sin alimento. Las víboras deben cazarse de noche, para lo cual se encienden grandes fogatas que las atrae, y entonces, provistos los cazadores de grandes botas que lleguen hasta la rojilla y de un gran garrote, pueden proceder a la destrucción.

Conviene recomendar mucho cuidado al levantar la víbora herida, pues conserva todavía durante bastante tiempo después de recibido el golpe mortal gran parte de su movilidad, y aunque se separe la cabeza del cuerpo, los dientes venenosos no han perdido nada de su mortífera propiedad. La cabeza cortada de la víbora muerde todavía con la misma ferocidad que cuando está unida al cuerpo. Para el tratamiento de una persona mordida por la víbora, recomendamos el uso del alcohol en grandes dosis, en la forma más a mano, como coñac, ron, aguardiente, etcétera, que experimentos hechos han demostrado ser el antídoto más eficaz.

Para tranquilidad de los que teman el uso de estas bebidas por poder producir la embriaguez, podemos asegurarles que la persona mordida, no siente en manera alguna, aun después de tomar grandes cantidades de bebidas alcohólicas, el menor síntoma de beodez. Conviene en los primeros momentos extraer la sangre de la herida, ensanchándola y cauterizándola y ligar un cuerpo duro, como piedra, sobre la misma, tan fuertemente como pueda resistirlo el paciente.

La culebra tiene los bordes de la mandíbula superior provistos de dientes fijos, sólidos y casi iguales, sin aparato venenoso; forman cuatro hileras en la mandíbula superior y dos en la inferior. Las víboras los bordes de la mandíbula superior provistos de un diente a cada lado, que sirve de conducto excretor al líquido venenoso que segrega unas glándulas particulares situadas en los lados de la cabeza. No hay ningún otro diente en los bordes.

Anfibios.-

Se les llama anfibios por vivir lo mismo en la tierra que en el agua. Tienen branquias en el primer período de su vida y pulmones cuando están completamente desarrollados. Muchos pierden las branquias cuando los pulmones han adquirido el desarrollo necesario, pero otros durante toda su vida tienen branquias y pulmones. Carenen de extremidades cuando jóvenes y van apareciendo poco a poco, a medida que se van transformando en anfibios perfectos: en este estado tienen cuatro extremidades; los dientes cortos, y carecen de ellos en algunas ocasiones. El tubo digestivo también es corto, el estómago poco voluminoso y los intestinos terminan en una cloaca. La circulación es incompleta; el corazón tiene dos aurículas y un ventrículo, los pulmones son iguales y la respiración se efectúa por movimientos de deglución. Los machos no tienen pene y fecundan los huevos después de expelidos por las hembras o al verificarse la salida.

Son notables las trasformaciones o metamorfosis que sufren estos animales desde que nacen hasta que adquieren su estado perfecto. Recién nacidos carecen de pies y es muy análogo por su forma a un pez Y por la presencia de las branquias. Según va creciendo se desarrollan las extremidades; aparecen primero las abdominales y luego las torácicas; en este intermedio disminuye notablemente la longitud de la cola, la cual se atrofia por completo algunas veces cuando el animal está completamente desarrollado, en cuyo estado la respiración es pulmonar, o pulmonar y branquial a la vez. En el primer periodo de su vida se les llama renacuajos y viven siempre en el agua y en la edad adulta unos siguen viviendo en el agua y otros la abandonan, aunque viviendo siempre en sitios húmedos y cerca del agua.

rana-comun

Rana timporia.- Rana rojiza.- En la parte superior es rojizo uniforme o con manchas de color obscuro; el vientre tiene una coloración más clara, por lo regular amarillento, con manchas de otro color. El grito o canto es producido por las vibraciones del aire contenido en unas bolsas glandulosas colocadas a los lados de la boca y que por lo regular, solo presentan los machos. Las extremidades posteriores, llamadas vulgarmente ancas de rana, es una carne muy fina y muy apreciada.

DSCN1479

Bufo bulgaris.- Sapo Escuerzo.- Sus extremidades abdominales son más cortas que el cuerpo, tiene un color gris verdoso bastante obscuro; los pies de atrás tienen membranas interdigitales poco desarrolladas y cinco dedos; en los pies anteriores solo tienen cuatro; su piel está cubierta por unos tubérculos glandulosos del tamaño de lentejas, los del vientre son más pequeños; a los lados de la cabeza hay dos de estos tubérculos muy desarrollados, que contienen un líquido acre, que es venenoso. La fecundación se efectúa de un modo particular: la hembra pone los huevos y conforme van saliendo al exterior, el macho, por medio de sus extremidades abdominales, les lleva hacia su orificio anal, donde los impregna con el líquido fecundante. Pasan aletargados todo el invierno. Habita en parajes sombríos y solitarios, cerca de las aguas. Se dice que el liquido viscoso, fétido y amarillento que segregan las glándulas es un veneno para el hombre, lo que no es cierto, si bien, es verdad que puede producir algún trastorno inoculado y absorbido por la sangre. En la India se recogen muchos de estos sapos por medio de palos puntiagudos y se les caliente: el calor excita la secreción cutánea que sale al exterior y la recogen para envenenar las puntas de sus flechas.

Peces.-

Los peces son vertebrados, de respiración siempre branquial; el cuerpo es liso o cubierto de escamas empizarradas; las extremidades tienen la forma de aletas apropósito para andar, el corazón consta de una aurícula y un ventrículo; la generación es ovípara y carecen de alantoides.

Una de las circunstancias que concurren a favorecer la natación es la existencia de una vejiga natatoria o aérea. Está colocada dentro del abdomen, entre las vísceras y las vértebras; es sencilla o doble, cerrada por todos lados, que comunica con el esófago o directamente con el estómago. En los peces que la tienen cerrada está llena de nitrógeno; cuando comunica con el exterior contiene oxígeno mezclado con el aire atmosférico. El aparato respiratorio, o sean las branquias, está colocado en una cavidad llamada cámara respiratoria, se componen de apéndices

encorvados (arcos branquiales), que se articulan con el hiodes y con el cráneo por medio de los huesos faríngeos sobre los que hay unas hojuelas o apéndices llenos de vasos sanguíneos. Están casi siempre ocultas debajo de la piel y cubiertas con el opérculo. El agua necesaria para la respiración entra por la boca, y por un movimiento de deglución atraviesa las hendiduras que los arcos branquiales dejan entre sí, moja a las branquias y sale por las aberturas de las agallas que están entre el opérculo y la espalda. Su generación es ovípara: el número de huevos es considerable y en un sólo desove puede ser de algunos cientos de miles. Los testículos son casi siempre dobles y de volumen enorme. La fecundación se efectúa después de haber salido los huevos del cuerpo de la hembra; otras veces es interior y parece efectuarse por la yuxtaposición de los orificios sexuales. Al salir los huevos del ovario están reunidos por medio de una sustancia filamentosa y viscosa, formando cordones que constituyen la freza; cuando estos huevos se desarrollar, se encuentran en un mismo sitio una reunión innumerables de peces, que los pescadores llaman bancos de peces.

a-aspecto-de-una-trucha-comun1

Trutta vulgaris.- Trucha común.- Su color es un verdadero dorado, que adquiere un tinte amarillento en el abdomen; en la cabeza y en el opérculo se ven diseminadas grandes manchas redondas de color negruzco. En el dorso existen gran número de manchas pardas.

La dorsal gris o verdosa presenta numerosos puntos negros y manchitas rojas más o menos marcadas. La trucha alcanza a veces gran tamaño, pues se pescan algunas que pasan de diez y seis libras. Las truchas prefieren las aguas límpidas y claras y casi siempre nadan contra la corriente.

Fijan su residencia en los agujeros de las márgenes de los ríos, donde permanecen tan tranquilas, que los pescadores que conocen los parajes en que se refugian las cogen a menudo con las manos. Depositan sus huevos en una especie de nidos o en hoyos que practican en la arena, revolviéndose repetidas veces y frotando con et cuerpo. Son muy voraces y son muy aficionadas a los insectos. Cuando se pescan con sedal, en razón a que estos peces nadan contra la corriente, es preciso subir el anzuelo, después de sumergirle, en dirección opuesta de aquella, pues de este modo se excita el pez a salir de su retiro. Entonces se lanza impetuosamente sobre el cebo, tragándose casi siempre también el anzuelo. Como le gustan sobremanera ciertas moscas que vuelan sobre la superficie del agua se las emplea para cebo, y hasta es muy fácil engañarlas con moscas ficticias.

NOTA

En el anuncio figuraba también la historia de las plantas que habitan en el término de Covaleda; pero como éstas son tantas ocuparía ello solo un volumen doble que lo que llevo escrito y por consiguiente el libro no podría venderse al precio de dos pesetas y por otra parte es más bien un estudio científico que a los lectores de Covaleda les sería un jeroglífico, sin que pudieran sacar provecho alguno.

 

LA FLORA DE COVALEDA la tengo ya casi terminada, y con la revista “Farmacia Moderna” casi tengo compromiso para que por su cuenta la publique. Si llega a realizarse, a todo subscriptor de este libro se le regalará mediante un mínimo precio, pues la tirada sería muy numerosa y con esta condición su publicación.

Les ruego me dispensen esta omisión que por otra parte podrá ser remediada.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (XIV)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s