DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (X)

DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (X)

HISTORIA DE LOS ANIMALES MÁS IMPORTANTES QUE HABITAN EN NUESTRO TERRENO

ALGO DE HISTORIA NATURAL

INTRODUCCIÓN

Si como decía Buffón, la Naturaleza es el sistema de leyes establecidas por el Creador para la existencia y sucesión de todos los seres, o si la Naturaleza es, como quiere Tissot, la potencia o fuerza activa, creada o no que ha establecido el orden del Universo, no hay duda que el conocimiento de este sistema o de esta fuerza en su principio y en su esencia está fuera del alcance del humano entendimiento. Si el hombre pudiera descubrir el origen de lo creado, sería superior a la Naturaleza misma, de la cual forma parte ésta como los demás seres sujeto a sus leyes. La Naturaleza, como dice Massillón, es un libro cerrado para el hombre.

Es imposible para nuestra inteligencia comprender la Naturaleza, y mucho menos la potencia, fuerza admirable, principio y fin de todo lo que fue, es y será. Negar, poner en duda la existencia de Dios, es la prueba de la pobreza del entendimiento humano.

El conjunto de los seres creados es, pues, la Historia Natural.

De ese conjunto de seres creados se han hecho tres divisiones que se le ha dado el nombre de reinos.

Estos son el mineral, el animal y el vegetal.

Aun cuando aquí no hemos de hacer más que la historia de los animales y plantas más importantes que habitan nuestro término, sin embargo, nos detendremos a diferenciar los seres  orgánicos de los inorgánicos y trataremos algo del Hombre.

Diferencias entre los seres orgánicos y los inorgánicos.

1º.- Por su composición química.- Los inorgánicos tienen una composición muy variada, pues comprenden todos los elementos que la Química ha descubierto y cuantas combinaciones puedan formar entre si, pudiendo cada cuerpo estar compuesto por uno o muchos elementos.

Por el contrario, los seres orgánicos tienen una composición menos variada, puesto que no comprenden más que unos veinte o menos de aquellos elementos, predominando el oxigeno, hidrógeno, nitrógeno, carbono y en algunos casos el azufre. El nitrógeno domina en los animales y el carbono en los vegetales.

2º.- Por su estructura.- Los cuerpos inorgánicos están formados por la reunión de átomos o moléculas semejantes. Pueden dividirse hasta lo infinito y las partes más pequeñas poseen las propiedades del todo.

Los orgánicos tienen su estructura formada por tejidos, cuya reunión constituye el organismo, en éstos se encuentran cuerpos sólidos y líquidos que no pueden dividirse sin que sobrevenga la muerte.

3º.- Por su forma.- Los inorgánicos presentan en casos dados formas regulares, geométricas o cristalinas, hallándose terminadas por superficies planas o líneas rectas. Los orgánicos frecuentemente sólidos al exterior, tienen forma especial, redondead) y limitado por líneas curvas; la forma en cada especie es constante, de modo que individuos de una misma especie se transmiten por reproducción, (la forma).

4º.- Por su origen.- Los inorgánicos deben su origen a la reunión fortuita de elementos que entre sí no presentan ninguna analogía. Los orgánicos tienen su origen en otros orgánicos semejantes a ellos y que se manifiestan bajo la forma de grano, germen, huevo, etc.

5º.- Por su crecimiento.- Los inorgánicos crecen por justa-posición, es decir que unas moléculas se reúnen alrededor de otras, bien por afinidad o bien por una acción mecánica. Los orgánicos crecen por indus suscepción o por nutrición, es decir, bien por la introducción de materias nutritivas, bien por el transporte, bien por el depósito y eliminación de nuevas moléculas.

Y 6º.- Por su fin.- Los inorgánicos o cuerpos brutos no tienen fin; desaparecen cuando una fuerza extraña viene a destruirlos. Los orgánicos, por el contrario, tienen su fin; la muerte.

Quedan expuestos a grandes rasgos las diferencias entre los seres orgánicos de los inorgánicos, pero ¿y las diferencias entre los seres orgánicos animal y vegetal?

Dificilísimo es establecer una verdadera separación entre los animales y las plantas. Hasta hoy ningún naturalista ha podido precisar dónde termina el grupo o subreino vegetal y en dónde, por el contrario, da principio el reino animal. Nunca podrá afirmarlo y si siempre dudará si ciertos seres  organizados deben estar incluidos, bien en el grupo animal, bien en el grupo vegetal. Por consecuencia de estas incertidumbres, de estas dudas, varios naturalistas han creado un grupo intermedio entre vegetales y animales, al cual han denominado Psicodiario.

Es verdad que a nadie se le ha ocurrido confundir un mamífero o un ave con un árbol, pero esta distinción solo puede establecerse entre los representantes superiores de uno y otro grupo; pero si se examinan animales y plantas de organización sencilla, sus caracteres diferenciales van limitándose, van desapareciendo hasta llegar a borrarse por completo.

Hoy existen muchos seres  que unos autores los incluyen entre los animales, mientras otros, por el contrario, los llevan al grupo de los vegetales.

En este caso se encuentran las Bacterias, los Mixomicetes y algunos otros. Hoy se asegura (Pasteur, Bok, etc.), que el Microccccus ure,

causa la fermentación de la orina; el Microcoecus vacina produce la viruela; el Bacterium termo da origen a la putrefacción de las infusiones animales y vegetales; el Bacilus subtilis produce la fermentación butírica; el Bacterium Como Bacilus vírgula es causa del cólera morbo asiático, etc. Como se ve, estos seres  orgánicos no están bien definidos todavía, no puede decirse, sin temor a equivocarse, que pertenecen al reino vegetal o animal y por consiguiente deben colocarse en el grupo de tos Psicodiarios.

Las diferencias más notables entre el reino vegetal y animal (caso general) son las siguientes:

La facultad de sentir y ejecutar movimientos voluntarios. Estas cualidades solo son peculiares de los animales y el célebre Cubier las ha considerado como Incompatibles con la organización vegetal. De aquí que muchos naturalistas han establecido como verdaderos caracteres de diferenciación las dos cualidades. 1ª.- Facultad de sentir; y 2ª.- la de ejecutar movimientos voluntarios que tienen los seres  animales.

Es verdad que esta diferenciación no puede admitirse como absoluta puesto que existen muchos seres  animales correspondientes a los últimos peldaños de la escala zoológica que carecen por completo de sistema nervioso y por tanto de movimientos voluntarios y de la facultad de sentir, mientras que por el contrario hay plantas que cual la Mimosa púnnica y sensitiva, la Dionza muscipula o atrapamoscas y en general las comprendidas en la familia de las Droseráceas, así como otros muchos vegetales, que dan indicios, si no de sensibilidad, por lo menos de una gran irritabilidad y excitabilidad. De todos es sabido la particularidad que tiene la Dionda murcicula o atrapamoscas antes citado, de doblarse en dos partes en la dirección del nervio medio, cogiendo a los insectos que se posan en dicho lóbulo. De lo dicho puede deducirse la dificultad que hasta hoy se halla el naturalista para esclarecer y precisar el limite de separación de los vegetales y de los animales. Además de las diferencias expuestas, y para concluir, puesto que sin querer estoy dando una extensión impropia de este libro, pueden considerarse como rasgos más relevantes: lº.- Su diversa alimentación. 2º.- Su respiración. 3º.- Su sexualidad. Y 4º.- Su composición química. (Entendiéndose bien que estas diferencias no son en modo alguno extensivas a las plantas y animales que figuran en el último grupo del mundo orgánico.)

Familia de Covaleda a principios del siglo XX

Familia de Covaleda a principios del siglo XX

Mamíferos.

Vertebrados.- Sangre caliente, corazón de dos ventrículos.- Vivíparos, con mamas.

EL HOMBRE

“Hay en el Imperio orgánico tres reinos; el Hombre se separa del reino animal y constituye la división suprema de la Naturaleza”.- Geoffroy Saint-Hilaire.

Aristóteles y Plinio fundan la clasificación de los animales en la Facultad más elevada de la inteligencia, la razón y los divide en racionales e irracionales, colocando en el primer grupo al hombre. Ocupándose del carácter distintivo de las manos, dice: “Con las manos hace instrumentos para defenderse y no lo es por tener manos; tiene manos por ser prudente, pues solo él tiene imaginación y prudencia, sabiduría y entendimiento y por último razón. Solo él con una lengua forma diferentes voces y habla diferentes lenguas.

Solo él conoce el movimiento de los cielos, la virtud de las plantas y el valor de los minerales. El rinde la fiereza del león, él quien sujeta la fuerza del elefante, él quien derriba las aves, él quien saca de lo profundo de las aguas los peces y él quien surca y pasa los anchos mares.

Además la voluntad le hace el más perfecto de los animales. Alberto el Grande, cuando tiene que clasificar al hombre, lo considera como un trazo de unión entre Dios y e1 mundo, porque recibiendo el gran don de la inteligencia le coloca en el lugar preferente de la Creación.

Al finalizar el siglo XVI floreció en España una mujer singular por su talento Dª. Oliva Sabuco de Nantes Barrera. He aquí lo que esta señora pensaba acerca de los caracteres distintivo del hombres y los animales. «Como el hombre tiene el alma racional (que los animales no tienen) de ella resultan las potencias, reminiscencia, memoria, entendimiento, razón y voluntad, situadas en la cabeza, miembro divino, que llamó Platón silla y morada del ánimo racional, y por el entendimiento entiende y siente los males y daños presentes, y por la memoria se acuerda de los daños y males pasados, y por la razón y prudencia teme y espera los daños y males futuros, y por la voluntad aborrece estos tres géneros de males, presentes, pasados y futuros; y ama y desea, teme y aborrece; tiene esperanza y desesperanza, gozo y placer, enojo, pesar, temor, cuidado y congoja”.

Isidoro Geoffroy, dice: “El imperio orgánico debe comprender tres reinos, ni más ni menos; vegetal, animal y humano”.

Al estudiar al hombre se descubre fácilmente que es un Ser mixto, en el que se encuentran dos cualidades diferentes, la una la animalidad y la otra la humanidad. Por la animalidad se confunde con los animales, pero por la humanidad, que le es propia, se diferencia de ellos de un modo muy evidente. En esta cualidad tan peculiar del hombre, se hallan la moral y la inteligencia, que ponen tanta distancia entre el ser moral e inteligente y el bruto. En los brutos no se descubren otros instintos que los puramente físicos correspondientes a la animalidad, es decir, el instinto de la conservación y de la reproducción. En el hombre no solo se hallan estos dos instintos puramente animales,”sino que posee otros que pertenecen a la moral y a la inteligencia. Los instintos de imitación y de sociabilidad corresponden a la moral, así como el instinto de curiosidad, que manifiesta la necesidad de saber que tiene el hombre y el de adoración al Ser Supremo, que indica la necesidad de una Religión, son propios de la inteligencia. Los animales solamente atienden a sus necesidades físicas esenciales, dirigidas a la conservación del individuo y de la especie. Las necesidades del hombre son más numerosas, pues a más de las físicas, tiene otras muchas y variadas, las morales e intelectuales a las cuales no puede atender con solo los instintos y sin el auxilio de la educación.

La educación animal es muy corta, no sucede así en el hombre, pues sus instintos necesitan ser dirigidos, en particular los morales e intelectuales, y por consiguiente la educación en el hombre es muy larga si ha de llevarla al estado de perfección. La educación individual es muy corta en los animales. Un animal joven, tanto por la imitación e instinto, aprende en algunas semanas a hacer cuanto hacen sus padres. No sucede así en el hombre, pues cuando niño necesita años para conseguir el mismo resultado, porque cuando nace se halla más débil y menos formado que los animales. El niño es tan poca cosa en los primeros momentos de su existencia, que es casi nulo en cuanto a inteligencia, relativamente a lo que debe ser con el tiempo. La educación de la especie, o lo moral e intelectual propio de la humanidad, es muy largo y se necesita mucha constancia. ¿Cuánto tiempo no se necesita para despertar la memoria? Para que el niño articule una sola voz es necesario que el mismo sonido haya impresionado miles de veces su débil oído.

Pretenden varios que hay animales que piensan y que dejan descubrir alguna vislumbre de razón. Si en los animales se encuentran algún vestigio de raciocinio se nota únicamente acerca de los objetos, cuyas impresiones han entrado por los sentidos. En tales casos las acciones ejecutadas por los animales son dirigidas por el instinto. La razón en el hombre no sólo procede de las impresiones de los objetos que han entrado por los sentidos, sino que hay muchas combinaciones en el raciocinio que son producto del entendimiento.

Las propiedades de hablar, de razonar bien, de inventar, de perfeccionar las invenciones y de comunicar sus ideas y sus conocimientos a sus semejantes presentes y futuros mediante la palabra y la escritura, son privativas del ser inteligente y demuestran lo mucho que los animales distan del hombre. Además, el instinto de adoración al Ser Supremo, exclusivo del hombre, le conduce a la religión: Es, pues, el hombre el único ser religioso. Por último, diremos con Linneo:

Animalio crescunt, vivunt, et sentlunt:

“Homines autem crescunt, vivunt, sentlunt, ratiocinatur, inveniunt, et inventa perficiunt.»

El confundir al hombre con los animales parece que le degrada, le envilece y hasta deprime su dignidad. El hombre se halla a la cabeza de la innumerable multitud de seres  organizados, su majestad y dignidad están grabadas en su frente con caracteres indelebles. Sus facultades morales e intelectuales, aproximándole a la Divinidad, le coloca a una distancia inmensa de aquellos seres  que por su forma y cualidades físicas guardan con él algunas relaciones.

El imperio que tiene el hombre sobre los demás seres  organizados, no es usurpación, no es orgullo: es una distinción, una gracia, un favor, un don, que le dispensó el gran ser que le dio la existencia.

Considerando al hombre un mundo aparte del reino animal, fundándose en la gran imperiosidad de sus facultades intelectuales, educación, lenguaje, sociabilidad, etc…, el hombre está compuesto de dos entidades, una espiritual y otra corpórea; la primera es la que constituye su esencia, a la cual está subordinada la material o de forma. Esta dualidad está admitida por casi todos los filósofos.

Estudiando al hombre zoológicamente y sin humillar su dignidad y sin desconocer la distancia que separa al hombre moral e inteligente de los brutos, no pueden, sin embargo, negar las analogías entre las formas orgánicas.

Los huesos del gorila son tan parecidos a los del hombre, que se confunden; sólo un estudio detallado puede fijar las diferencias: los músculos, vasos, nervios, vísceras, etc., tienen su representación en este animal, varían las dimensiones, desarrollo, fuerza, etc., según las razas, edades, sexos y otras causas, pero las afinidades son patentes.

En la clasificación de Cuvier, el hombre se halla caracterizado por las manos en las extremidades torácicas, correspondiendo, por consiguiente, al orden de los bimanus. Tal es el lugar asignado al hombre en la clasificación zoológica de Cuvi«:r, clasificación a quien debe la ciencia los mayores adelantos del siglo XIX, y que hoy es seguida en la mayor parte de las obras que se dedican a la Historia Natural.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (X)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

  2. Pingback: D. ÁNGEL TERREL CUEVAS EN LA PRENSA – XVI | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s