DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (VI)

DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (VI)

PARA COVALEDA

Costumbres y cuentos

UN DOMINGO EN COVALEDA

Los "Cirineos" que custodian al Cristo crucificado en jueves Santo

Los “Cirineos” que custodian al Cristo crucificado en jueves Santo

Costumbres de Covaleda.

Corre el mes de Noviembre, mes del agotamiento de la savia y la muerte irremediable, pero que pasa como todas las cosas y se olvida en el surresit de la siguiente renovación vital. Por todas partes hay tristezas de algo que concluye, mudas resignaciones ante la descomposición fecunda que señala nuevos gérmenes de existencia.

Pero el otoño no trae al hombre más que un anuncio lejano de acabamiento, ya que más durable que las flores resiste varios inviernos y se deja engañar por los encantos primaverales.

Las campanas de la iglesia tocan y retocan, llenando el aire con su sonido dulce y solemne.

¡Tocan a misa mayor!… Las mujeres con las cabezas envueltas bajo la austera mantilla se dirigen al templo, y silenciosas y recogidas deslizánse sobre el pavimento, ocupando el lugar que sus antepasados ocuparon.

Los hombres graves, serios, iban con el sombrero en la mano a ocupar sus asientos. Comenzó la misa, celebrada en este pueblo, perdido en la sierra, con igual pompa que en una gran ciudad. A más del sacristán, había coros de mozos que cantaban a plena voz y con una fe que conmovía.

Hacer las mimas cosas que desde edades sin número han hecho los antiguos, y decir ciegamente las mismas palabras de fe, es una suprema sabiduría.

¡Ite misa es! Se acabó la misa y la iglesia quedó vacía.

Covaleda, altar de la iglesia, 1913, fiesta de San Lorenzo.

Covaleda, altar de la iglesia, 1913, fiesta de San Lorenzo.

Los hombres se dirigen al juego de pelota, organizanse partidos, y los jugadores, después de probar la pelota, se quitan la chaqueta y comienza el partido. Este se anima y calienta; el público los excita, y así continúa hasta que la campana de la iglesia anuncia el mediodía. La hora de la comida llama a los vecinos a sus casas y el pueblo queda desierto en pocos minutos.

img_95051

Son las tres. A esa hora concluyen las vísperas, último culto religioso del día, y salen de la iglesia las negras mantillas que ocultan lindos cabellos y flexibles talles de muchachas. Es la hora en que va a comenzar el baile.

En la plaza se oyen los primeros compases del baile; los mozos, los chicos, todos los del pueblo acuden impacientes. El baile se mueve sin cesar. Las parejas que danzan, sin agarrarse, no se separan; el galán delante de la muchacha, a igual distancia, evolucionan y se zarandean con gracia, todos los brazos, arriba y abajo, se agitan en el aire, suben y bajan con cadenciosos movimientos que siguen las oscilaciones del cuerpo. No se oye más que el roce de los vestidos y el moverse de los dedos que imitan el sonar de castañuelas … La noche se tiende, se tiende con una faz y frío triste. Después suena el toque de oraciones y aquella pobre fiesta termina.

Los novios, al marcharse cada cual por su lado hacia sus casas, parejas que mañana compartirán su existencia monótona y ruda, se miran antes de separarse, se miran en la tarde muriente con ojos apenados que dicen: ¡ya se ha concluido el domingo, qué poco dura!…, y después reina en todo el pueblo un tranquilo recogimiento.

¡Qué tristeza la del concluir de los días de fiesta en los pueblos perdidos en la sierra, cuando el sol huye y se esconde!…

LA FIESTA DE SAN SEBASTIAN[1]

Costumbres de Covaleda.

Y en la tarde muriente del veinte de Enero, cuando el sol huye y se esconde, cuando lentamente la noche va tendiendo su manto cada vez más sombrío, y cuando ya solo confusamente se dibuja la grandiosidad de los pinares, las campanas de Covaleda tocan y retocan y sus dulces al par que tristes sonidos se confunden con las voces chillonas de una dulzaina y el redoblar de un tamboril, y esas voces y esos sonidos vuelan y vuelan y van perdiéndose lejos, muy lejos, en la soledad grandiosa de sus pinares.

Este voltear de las campanas y el toque de dulzaina y tamboril, era debido a que en este pueblo (Covaleda) existe desde muy antiguo una cofradía -(la de San Sebastián)-, y en este preciso momento era cuando los hermanos, detrás de la dulzaina, uno tras otro y envueltos en sus capas, se dirigían al templo donde van a celebrarse las vísperas del Santo.

Dos días duran las fiestas que esta cofradía dedica a San Sebastián, alternando lo religioso con lo profano.

Las fiestas religiosas consisten en vísperas y Misa del Santo y vísperas y Misa de difuntos.

No hay que decir el empeño que esta cofradía pone para que los cultos religiosos resulten lo más solemnes posible.

Sí, haré notar que el recogimiento y compostura que todos los cofrades guardan en el templo, así como las múltiples ceremonias que éstos ejecutan en los actos religiosos, conmueven por la fe con que están hechos.

Una fuerza suprema parece que les induce a conservar la fe de sus antepasados … ¡suprema sabiduría!

Y con el último acto religioso la iglesia queda sumida en el silencio, y esa paz y esa quietud se esparce en el callado recinto de los muertos, por donde pasan sin detenerse con la prisa de ir a otra parte.

En cuanto a lo profano, a más del baile que en la plaza del pueblo -se verifica después de vísperas, hasta el anochecer, es costumbre reunirse en la casa de Ayuntamiento al anochecer todos los cofrades, llevando cada uno en su compañía una mujer, y cenar, bien la pareja solo o bien reuniéndose varias en una mesa.

Se improvisan las mesas a lo largo del salón y bien pronto se ven cubiertas por blanquísimos manteles, colocan las cestas donde va la cena, y éstas no se descubren hasta que la mesa presidencial (ocupada por el Sr. Cura, el Sr. Alcalde, los señores priores entrantes y salientes,  mayordomos entrantes y sus respectivas mujeres) está dispuesta. Después que cada uno está en su lugar, da la bendición el señor Cura y empieza la cena.

Los mayordomos salientes son los encargados de repartir el vino por las mesas. A los postres nunca falta un cofrade que improvisa un discurso para ver de conseguir del señor Cura y del señor Alcalde los cigarros para los hombres y los dulces para las mujeres. Después se sale por las mesas pidiendo para las ánimas y una vez hecha la colecta se subasta y el dinero recogido se le entrega al señor Cura para sufragios a las benditas ánimas. Se da gracias y empieza la ceremonia.

jota1

Estas ceremonias consisten en que (bailando) tienen que dar dos vueltas por el salón, primero el señor Alcalde y Alcaldesa, luego el prior saliente con la priora entrante, después el prior entrante con la priora saliente y por último los mayordomos. Después de bailar besan la mano al señor Cura y cada cual va a ocupar su sitio. Una vez terminadas estas ceremonias empieza el baile de todos los cofrades. Las mujeres muéstrense graciosas y ligeras en sus vestidos, unas llevan pañuelos de seda a la cabeza, otras, con la cabeza descubierta tienen el pelo arreglado según el gusto del día. Todas están hermosas, con sus rostros pálidos y dejando ver las más sus grandes ojos negros que se cobijan bajo largas y pobladas cejas. Y el baile sigue sin cesar, y las parejas danzan sin agarrarse. Todos los brazos se agitan, suben y bajan y a estos movimientos siguen las oscilaciones del cuerpo. ¡Viva San Sebastián!… ¡viva el que baila!… y así termina el baile.

¡Dichosos los pueblos que con tanta religiosidad conservan las costumbres de sus antepasados!

[1] La fiesta de San Sebastián es costeada por una hermandad o cofradía. También existe otra que tiene las mismas costumbres, y es la de Jesús.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Ángel Terrel Cuevas (VI)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s