DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Angel Terrel Cuevas (I)

DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Angel Terrel Cuevas (I)

D. Ángel Terrel Cuevas (1925)

D. Ángel Terrel Cuevas (1925)

En toda página que se precie, dedicada a la Historia de Covaleda, no podía faltar el primer libro que se publicó dedicado a ella, que no es otro que el del prestigioso farmacéutico D. Ángel Terrel Cuevas.

Este libro fue escrito en el año 1910 y publicado en 1912 (posteriormente, por parte del Ayuntamiento, se publicó una reedición del mismo en 1998).

Contiene una gran cantidad de datos interesantes para saber como era el pueblo y la manera de pensar de sus gentes en esos comienzos del siglo XX.

Para su lectura y mejor comprensión, hay que tener en cuenta los conocimientos y la tecnología que existía por aquel entonces, y situarnos en aquella época. Algunos de los datos que indica se han demostrado posteriormente que son erróneos, pero eso no es importante, ya que el valor etnográfico e histórico del libro para los habitantes de Covaleda es innegable.

El libro está compuesto por varias partes, en una primera nos habla del origen, situación e historia del pueblo, describiéndonos el modo de vida de nuestros antepasados y los conflictos que tenían por tema de pastos con el vecino Duruelo. También nos hace una pequeña descripción de los edificios más notables que existían en el pueblo antes del incendio de 1923, incendio que destruyó por completo alguno de ellos. También dedica un importante capítulo a la Real Cabaña de Carreteros, que fue el modo de vida de nuestros antepasados durante muchos años.

La segunda parte del libro está dedicada a hablarnos de las costumbres que existían por aquel entonces, como eran los domingos, a describir el modo de celebración de la fiesta de San Sebastián y nos relata una serie de cuentos, cuentos que hay que leer con la mentalidad de aquel entonces, hoy en día no se entenderían.

En la tercera parte, nos muestra una obra de teatro en la que enfrenta lo que era Covaleda en el año 1830 y lo que él creía que sería en 1930. Nos sirve muy bien para conocer como era el modo de vida en Covaleda a principios del siglo XIX y lo que esperaban que fuera en el año 1930. Recordar que las fuentes en Covaleda se instalaron el día 1 de Octubre de 1911, hasta entonces el agua se recogía del arroyo que pasaba por el pueblo. Este hecho ya supuso un importante avance en el modo de vida del pueblo. La luz eléctrica todavía no había llegado y las calles seguían sin urbanizar. Así mismo se escuchaban cantos de sirena respecto al paso del ferrocarril por el pueblo, cosa que luego terminó no sucediendo.

El siguiente capítulo está dedicado a un estudio sobre la mujer soriana de la ciudad y de la aldea. Si anteriormente decía que había que situarse en la época en que fue escrito y la mentalidad que había entonces, para la comprensión de este texto, todavía más, ya que la valoración y el pensamiento que se tenía en relación con la mujer, es totalmente antagónico a lo que hay actualmente. Hoy en día, sería impensable un escrito de estas características, pero en aquella época (1910) era lo habitual.

Para acabar, nos muestra una relación y descripción de los animales más importantes que existían en Covaleda. Algunos de ellos ya han desaparecido, otros muchos no, pero lo más curioso del tema es como para describirnos las distintas especies, utiliza las curiosidades, leyendas y consejas que sobre ellos existen, por lo que resulta muy interesante su lectura.

Dada la extensión del texto, lo he dividido, como en otras ocasiones, en capítulos para facilitar su lectura. Fueron muchísimos los escritos de D. Ángel Terrel, Farmacéutico de Covaleda, como a él le gustaba firmarlos, que existen publicados en revistas y periódicos, la inmensa mayoría dedicados a temas científicos específicos de Farmacia. He visto citado en varios lugares un estudio en profundidad que hizo de las plantas que había en Covaleda, estudio que me ha sido imposible localizar y que creo que podría resultar muy interesante en compartir en estas páginas. Si alguien tiene acceso al mismo y quiere compartirlo, no dude en ponerse en contacto conmigo.

Las fotografías que ilustran los diferentes artículos fueron realizadas, más o menos en la época en que fue publicado el libro, en su mayoría por Antolín García Lázaro, siendo propiedad de Celia García García

Portada del Libro

Portada del Libro

PROLOGO

Hace tiempo que venía alimentando la idea de escribir algo sobre las costumbres y el tipo de Covaleda y aun de hacer un estudio serio y publicar la Fauna y Flora: pero inconvenientes grandísimos, y que me son muy difíciles de vencer, me han hecho desistir de su Fauna y Flora.

Tengo para mi que los libros deben ajustarse al alcance del que los lee, y como este libro solo lo escribo para Covaleda, sus lectores han de ser por consiguiente de Covaleda o alguno a quien esta tierra le sea afecta. Pues bien: atendiendo  a estas  consideraciones, he reducido el libro todo cuanto me ha sido posible y si bien he abandonado mi primer pensamiento, cual era publicar su Fauna y Flora, no lo hago de un modo completo, puesto que en este libro hago la historia de los animales y plantas más importantes que habitan nuestro término.

Es claro, que prescindo de darle carácter científico, con objeto de que resulte más sencillo y sea para todos comprensible.

El móvil que me guía para escribir este libro no es otro que el mucho amor que le tengo a esta tierra  de pinares, pues si bien no he visto en ella la luz primera, guardo, sin embargo, recuerdos que no se borran más que con la muerte. La iglesia, el cementerio, todo evoca en mí recuerdos tristes, recuerdos que, aún cuando el tiempo los vaya adormeciendo,   de ninguna manera conseguirá borrarlos. Por otra parte, habiendo adquirido nuevos afectos por estar emparentado con muchos vecinos del pueblo, resurgen  en mí nuevos amores, nuevos encantos para este pueblo, así que ¿qué título podré yo dar a este libro? El más sencillo y a propósito el que le doy.

De Covaleda y para Covaleda.

Quizá después que lean este libro  quedarán  defraudados,  pues no encontrarán  en él nada de mérito,  pero  les  ruego  a  mis lectores dispensen mi osadía y solo tengan en cuenta el móvil que me güia, el amor  a Covaleda.

El Autor.

DE CO V ALEDA

Covaleda.- Algo sobre la tierra.- Origen.- Situación.- Extensión.- Su formación.- Montañas.- Lagunas.- Ríos.- Clima.-Producción.-Prosperidades que gozaba  antes.­ la carretería.- Cabaña nacional de carreteros.- Su monte.- Contiendas entre Duruelo y Covaleda por motivos de pastos.- Caza.- Industrias.- Importación  y    exportación.- Vías de comunicación.- Los hijos de Covaleda allende los mares. -Estado inteleclual.- Sus reformas.·

ALGO DE GEOGRAFIA

La Tierra

El hombre nace y vive en una bola casi redonda, que le parece inmensa. Luego esta bola, este globo llamado Tierra, del cual nació, vuelve a tomarlo con la muerte en su vasto seno.

La humanidad creyó, durante muchos  siglos, que la Tierra era el centro, el objeto y la razón de las cosas.

Para los bárbaros, nuestro globo llenaba el Universo: el sol era una luz sin otro objeto que guiar nuestros pasos, la luna una lámpara para alumbrarnos el camino, y las estrellas clavos brillantísimos que tachonaban la bóveda celeste. Y por entonces, que el hombre consideraba tan grande la Tierra, no la conocía ni la había visto ni aun a medias. Se hablaba ya, aunque con mucha vaguedad, de una Atlántida sumergida, pero ignoraba, y desconocía por consiguiente la existencia de ambas Américas, de la Australia, de La Oceanía y de casi toda Africa. Ya no se ignora que la Tierra es prodigiosamente pequeña, no es más que un grano de arena en el espacio. Y aun siendo tan pequeña, el hombre no la conoce, ni probablemente la conocerá nunca por completo. Sorprenderá los secretos de los bosques, de los desiertos, pero… ¿podrá llegar algún día a los dos Polos?… Además hay cimas demasiado elevadas paca que el pecho humano encuentre en ellas aire respirable. Pero por otra parte, dejando los Polos, dejando las cumbres más elevadas, se sabrá cómo está constituido nuestro globo: no quedará tierra que no esté labrada y dentro de algunas generaciones se aterrará el hombre al ver continentes cansados, islas gastadas, bosques talados, ríos casi secos, el mundo lleno y el hambre en acecho. El globo envejece, nosotros que somos los parricidas lo vamos matando, llenándolo de heridas y casi moribundo. El hacha no solo derriba los árboles sino que arruina y derrumba la montaña. Y tal vez llegará día que hasta se nos olvide aumentar la raza humana. Y cuando todo se haya talado, cuando ya nada quede por roturar, quemar, segar y canalizar en la Tierra, no habremos tomado posesión más que de una cuarta parte próximamente del globo, pues lo restante lo ocupa el agua.

Desde el arroyo al afluente, desde el afluente al río más caudaloso, acabaremos siempre por llegar al mar, y como dice el poeta noruego “viaja eternamente hacia su propio encuentro”.

COVALEDA

img_55911

Existe un adagio local, que dice:

“Quien casa en Covaleda mujer y mula lleva”

Este adagio, sin duda, quiere referirse a la proverbial laboriosidad y prodigiosa fuerza de las mujeres de Covaleda, pues hay hoy y según el decir de ellas en que la mujer no ejercita ni una parte de los trabajos que realizaba  en otros tiempos, a cada paso se ven, sin embargo, en muchas  de ellas ejercitar sus fuerzas conduciendo  sobre sus espaldas enormes cargas de leña o teas, que sujetan  a la frente con ancha venda, (que llaman braciles) y no es raro ver también que al mismo tiempo que conducen la carga vayan entrelazando con pasmosa rapidez los puntos de la calceta.

Origen  de Covaleda.

Aplicable a  Covaleda son cuantas teorías han inventado los etnógrafos para la terminación de sus primeros moradores. Es indudable (puesto que lo demuestra en las etimologías de los nombres de muchos sitios) que cuantas gentes arribaron a la Península llegaron a su interior. A gusto de estos etnógrafos, Covaleda es prima hermana de los Turáneos, y por lo tanto se podría entretejer una genealogía de razas aborígenes y seguir paso a  paso, el movimiento, mezclas y mudanzas de estas razas Por otra parte, parece indudable que Covaleda tiene origen Vasco, como lo prueba el nombre de Urbión, que es palabra puramente vasca y significa aguas dos buenas y la palabra Doura (hoy Duero) que también es vasca.

Por otro lado tampoco se puede negar que los Celtas e Iberos y después los Celtíberos fueron también los aborígenes de la provincia de Soria. Se sabe que una vez establecidos los Celtíberos en la provincia de Soria se dividieron en dos reglones: una la de los Arévacos y otra la de los Celtíberos propiamente dichos. Entre los Celtíberos hubo otra división: los Duracos o Bracos y los Pelendones. Covaleda pertenecía a los Duracos o Bracos que correspondía al nacimiento del Duero. Y así podríamos continuar divagando sin encontrar el origen de sus primeros moradores.

Resulta, pues, que el origen de Covaleda es tan obscuro que no puede afirmarse (sin temor a equivocación) quiénes fueron sus primeros moradores, solo se sabe que una colonia bretona vino a establecerse en esta zona de pinares y que desde entonces a sus moradores se les conoce con el nombre de Bretos, nombre que aun en la actualidad conservan.

En los hombres, este extraño origen se nota poco o casi nada, pero no sucede lo mismo en la mujer, pues ésta conserva los rasgos fisonómicos y característicos que distinguen algunas de las razas del Norte.

El carácter de la mujer de Covaleda forma un tipo especial y único en la provincia. Son generalmente pálidas, blancas en cuanto pueda serlo un cutis que sufre las inclemencias del cielo, de ojos rasgados, negros cabellos y rostro oval y descarnado. Su nariz aguileña, sus labios delgados y cierta severidad melancólica dan a su fisonomía un carácter igual al de las razas del Norte, origen de sus primeros moradores.

Cualesquiera que sean los grados de certeza de su origen, es indudable que éste es extraño al país en que viven.

Situación.

Está situado Covaleda en el centro Norte de la Península, a los 41° 4m latitud Norte y lº y 53 de longitud oriental del meridiano de Madrid.

Extensión.

Desde la raya de Salduero hasta la de Duruelo es de 11 ½ kilómetros próximamente y desde el pinar de tierra de Soria hasta el Urbión de unos 27 kilómetros.

Su formación.

A juzgar por las teorías geológicas modernas -(Véase reseña geográfica-Estadística de España publicada en 1888-“Descripción geológica”)- este pueblo lo mismo que el resto de la provincia surgió del fondo de los mares en el archipiélago Cambriano, poco después de algunas otras al terminar el período devoniano y comenzar el carbonífero (época primaria o de transición.) Al exterior lo formaba un conjunto de islotes determinado por las cumbres y laderas de las actuales montañas, que aparecían sobre la superficie; lo demás estaba aún cubierto por las aguas.

Así permaneció durante los periodos triásico, jurásico y cretáceo, en el cual, continuando el movimiento ascendiente, se soldaron estos islotes entre si juntamente con otros formando una gran isla que llegaba desde la parte de Aragón hasta la provincia de Burgos: después, en virtud de hundimientos nuevos, quedaron otra vez separados, resultando otra vez aislados e inundada por grandes lagos.

Por fin, en los períodos eóceno y mióceno, continuó el alzamiento hasta que en el período posplioceno quedó ya descubierto, retirándose las aguas poco a poco. En el período diluvial y aluvial de las últimas épocas, ya no varió su macizo, conservándose hasta hoy.

El pueblo de Covaleda está formado por el terreno jurásico, formando una faja desde el origen del Duero. Del terreno cretáceo aparece una capa en la sierra de Urbión que llega hasta Soria, constituyendo la zona de pinares.

Montañas.

La sierra de Urbión[1] que desde los confines de las provincias de Logroño, Burgos y Soria, corre por la provincia, uniéndose a la Cebollera a Levante y teniendo los dos principales puertos Piquera y Pineda, forman la divisoria del Duero y Ebro, dividiéndose luego en dos ramales.

El pico de Urbión tiene una altitud de 2.246 metros.

Imponente y al mismo tiempo sublime es el pico de Urbión. Desde su cumbre se divisan al N. la cordillera pirenaica y las estribaciones de Navarra, al E. el Moncayo y las sierras de Molina y Albarracín, al Sur la Carpeto-Vetónica o montes de Toledo y al O. las de Oca y demás sierras de Burgos.

Este pico y al mismo tiempo las lagunas son visitadísimas, especialmente en los meses de Julio y Agosto y sus visitantes quedan encantados sobre todo por la belleza tan salvaje del terreno que tienen que atravesar hasta llegar a ellas.

Covaleda, laguna de Urbión, 1913

Lagunas.

Al pie del pico de Urbión se hallan las lagunas Negra y Helada, sin fondo y con su flujo y reflujo, como el mar, en opinión del vulgo.

De estas lagunas se cuentan infinidad de consejas. Hay muchos que aun creen y lo dan como seguro que si se introduce un carnero atado por los cuernos en la laguna, al sacarlo, por pronto que lo hagan, no quedan más que tos cuernos.

Ríos.

 El Duero, que nace en Urbión, término municipal de Duruelo, entre la raya de Duruelo y Covaleda. Real y verdaderamente en las lagunas de Urbión nacen a la vez el río Duero y Ebro, cuyas fuentes del Ebro colocan los geógrafos en otro punto porque el río lleva el nombre de Iregua, hasta que toma en Navarra su verdadero nombre.

Además hay otros muchos riachuelos que nacen también en la sierra y desembocan en el Duero, de poca importancia.

El río de la Paul es muy rico en truchas.

Clima.

Es algún tanto frío y sobre todo muy extremado.

En algunos inviernos se registran temperaturas propias de la Siberia, y en cambio en verano es por lo regular de temperatura primaveral, notándose también cambios bruscos de temperatura, registrándose en algunos casos y en el centro del día temperaturas propias de Andalucía.

Covaleda presenta paisajes salvajemente maravillosos. Si contemplarais sus pinares en un día de invierno, cuando su suelo y las copas de sus pinos están cubiertos de nieve, quedarais maravillados ante la grandeza del paisaje.

Es sublime, encantador y en una cinta cinematográfica causaría admiración y arrancarla entusiasmo.

Si a más de eso contemplarais sitios en donde por las filtraciones de las aguas y por el gran descenso de temperatura se solidifica constituyendo estalactitas y estalagmitas (con el agua congelada) os maravillaríais y apreciaríais paisajes que en ningún sitio de España los encontraríais y sí solo en estos pinares. Covaleda en invierno, es muy triste.

En cambio en verano su temperatura es primaveral y se registran rincones dentro del pinar salvajemente hermosos, dando al conjunto cierto aire exótico, que sin advertirlo os traerán a la memoria el recuerdo de los paisajes suizos, impresionándoos y quizá haciéndoos amar la naturaleza y pensar en la gran habilidad del Creador.

Y ya que estoy hablando de los paisajes, citaré una cosa curiosa y que encanta a todo el que lo visita. En medio de “Los Pajarejos” y la “Majada de la Juana”, en la mojonera de la raya de Salduero, hay una piedra grande, de más de 10.000 arrobas de peso, que se apoya sobre la cuerda sosteniendo un equilibrio inestable y que tiene la particularidad de que cuando se ejerce una presión por cualquiera de sus lados se mueve, por lo que a esta piedra se le ha dado el nombre de piedra andadera, peña que se anda. En ella hay un rótulo que dice: Mojonera de Salduero y Covaleda. Cuando cuente Covaleda vías de comunicación es seguro que será visitadísima en verano, y muchas familias ricas vendrán aquí a pasarlo, prefiriéndolo acaso a las grandes ciudades veraniegas.

Otro de los paisajes que llaman poderosamente la atención es el sitio conocido con el nombre de “Pozo de San Millán”. Hay un grupo de grandes piedras formando una pequeña cuerda, entre cuyas junturas nacen pinos que se elevan majestuosamente. En estas piedras se encuentran muchos sepulcros construidos a pico y algunos de ellos de más de dos metros de largo.

Producción.

El pino, que se da con una exuberancia de vegetación y una abundancia tal, que por ésta sola producción basta hoy para hacer de Covaleda un pueblo de los más ricos de la provincia.

Fuera del producto del pino, se puede decir que no dispone de otro medio de producción, pues excepción del escasísimo grano que siembra, los prados y algunos cientos de arrobas de patatas que recogen, no hay más producción.

[1] La palabra Urbión, nombre de la laguna donde nace el Duero, es puramente vasca y significa aguas dos buenas, Interpretación que conviene con este origen del río, porque efectivamente las lagunas son dos, una que llaman la Negra y otra la de Urbión, propiamente dicha.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a DE COVALEDA Y PARA COVALEDA.- Angel Terrel Cuevas (I)

  1. ma00hernandez dijo:

    Gracias por citar el origen de las fotos, os recuerdo que están accesibles a todos en el el blog https://covaledafotografia1913.wordpress.com/

  2. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s