VIDAS HUMILDES (La Voz (Madrid). 28/2/1925, página 4)

La Voz (Madrid). 28/2/1925, página 4.

VIDAS HUMILDES

Rincones de España

Hay en los pinares de la provincia de Soria un pueblo muy humilde, de los más pintorescos, que se llama Covaleda. Como está retrepado, a modo de nacimiento, en la cuenca del Duero, cerca del Urbión, apenas llega allí la vista inquisitiva del Poder público. Pero allí se vive, aunque humildemente, una vida muy intensa. Pero se vive esa vida un poco al margen de la justicia que debería imperar por la fuerza de los preceptos escritos.

Tierra de pinares_un mar de pinos3

Ocurren en Covaleda cosas sorprendentes. En 1923 se nombró un maestro en propiedad. Esto pasa en todas partes. Pero se vió bien pronto que el maestro estaba físicamente inutilizado para el ejercido de la profesión, y entonces los padres de familia do Covaleda elevaron una instancia al alcalde y a la Junta Local de Primera Enseñanza, protestando contra el maestro, que está privado del sentido de la vista. No debieron hacer muy buen uso de la instancia dichas autoridades, por cuanto pasaron bastantes meses y nada proveían, y en vista de ello los padres de familia dieran cuenta al inspector de Primera Enseñanza. Esto prometió que se enviaría al pueblo un maestro interino; pero no lo ha cumplido. No saben en Covaleda si ha sido por falta de voluntad o porque alguien se opone a que el inspector cumpla el ofrecimiento.

También en Covaleda se da el caso siguiente, que pone a un ciudadano en gran perplejidad, porque no encuentra jurisdicción contra la Alcaldía. Es, a saber: el farmacéutico, hijo del pueblo, con (aquí hay un par de líneas que me ha sido imposible transcribir)

            Se le obligaba jurídicamente, y el juzgado devolvió la demanda, por que no es de su competencia; y como aquel cree que alguien debe ser competente para obligar al alcalde a que cumpla los compromisos municipales, ha vuelto a reclamar al Juzgado, donde parece que la demanda duerme el sueño de los justos.

En lo comunal no se marcha mejor en Covaleda que en lo particular o profesional. Un fuego como es sabido, destruyó en 1923 medio pueblo, 93 casas. Mas de cien vecinos quedaron sin albergue. En la provincia fue abierta una suscripción para socorrer a las víctimas. El Ayuntamiento permaneció ajeno a la miseria del vecindario. Ni con dinero, ni promoviendo edificiciones, favoreció a les vecinos, que viven de la caridad de los no damnificados. Amontonados, de cualquier manera, donde se les permite refugiarse, yacen los vecinos. Pero el Ayuntamiento nada tiene que hacer para mitigar la desgracia.

¿No podria hacerse algo para que en Covaleda la vida intensa aunque humilde del vecindario esté regida por el espíritu de la justicia?.

A. A.

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a VIDAS HUMILDES (La Voz (Madrid). 28/2/1925, página 4)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s