IMPLICACIONES FORESTALES, SOCIALES Y ECONÓMICAS DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS VECINOS EN LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES – I

Vamos con otra de las charlas de las que se dieron en aquellas Jornadas Forestales celebradas en Covaleda en el año 2005. En esta ocasión los ponentes fueron dos hijos de Covaleda Félix M. Pinillos Herrero y Máximo Herrero Altelarrea sobre un tema más que interesante como son las IMPLICACIONES FORESTALES, SOCIALES Y ECONÓMICAS DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS VECINOS EN LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES.

Como en ocasiones anteriores, debido a la extensión de la charla y para facilitar su lectura y comprensión, la charla se dividirá en varios capítulos.

IMPLICACIONES FORESTALES, SOCIALES Y ECONÓMICAS DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS VECINOS EN LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES. – I

Félix M. Pinillos Herrero.

Máximo Herrero Altelarrea.

INTRODUCCIÓN

Nos gustaría en primer lugar reflejar nuestra relación con los temas que se van a desarrollar en ella. En primer lugar somos vecino del pueblo en que se celebran, Covaleda, y de ahí que la visión que se refleja en ella, no dudamos en que esté matizada por dicha condición, quizá hay influido también en la elección de la carrera profesional como Ingeniero de Montes de uno de los autores y en el interés por conocer algunos aspectos de la historia de nuestro pueblo.

A lo largo de esta ponencia quisiéramos transmitir nuestra visión sobre la importancia que el aprovechamiento del monte ha tenido en el desarrollo de Covaleda.

Iniciaremos la misma en épocas pasadas aprovechando la documentación que hemos consultado y haciendo referencia al marco legal con que se produjeron determinados hechos, para justificar nuestra visión sobre la trascendencia que los aspectos históricos y legales han tenido en el mantenimiento de una forma peculiar de reparto vecinal de aprovechamientos, las llamadas suertes de pinos, y sobre todo en las consecuencias forestales, económicas y sociales que ha tenido a lo largo de la historia.

Por ello no se busque en esta ponencia las justificaciones históricas o legales de la situación actual, sino más bien la interpretación de un vecino y técnico forestal sobre las consecuencias de ambos aspectos en el testado actual del pueblo y del monte, y todo ello con la idea central que intentaré justificar a lo largo de nuestra intervención: “el monte ha sido y debe seguir siendo la forma de vida y la identidad del pueblo de Covaleda, y un adecuado aprovechamiento y vinculación vecinal con el monte es la principal garantía de su conservación”.

Covaleda, Soria, 9/8/1913vista desde el campanario de la iglesia ORIGENES HISTÓRICOS.

Aunque no disponemos del documento originario en el que los Reyes concedieron el uso y disfrute del monte a los vecinos de Covaleda, si se tiene constancia de cartas de confirmación de ese privilegio por parte de varios monarcas a los largo del s. XV , y de son numerosas las referencias en las que se dice que había sido comprado “con sus propios dineros” por los vecinos.

La aldea de Covaleda se encontraba dentro de Comunidad de Villa y Tierra de Soria , sin embargo, su término estaba vedado al pastoreo para el resto de los vecinos de la Comunidad, siendo su aprovechamiento exclusivo de los vecinos del pueblo y sobre el que tampoco tenían jurisdicción el Honrado Concejo de la Mesta.

De estos datos tenemos noticia a través de los frecuentes litigios entablados por otros pueblos aledaños, la Villa de Soria y la Mesta por acceder a una superficie extensa de pastos como era el monte de este pueblo, todos ellos fallados en su contra.

Esto pone también de manifiesto que era el aprovechamiento pascícola el fundamental y prioritario durante todos esos siglos y la ganadería la principal fuente de subsistencia de nuestros antepasados; sin embargo en las sentencias se refleja ya en épocas remotas la existencia de otros aprovechamientos como el maderable, “que de aquí en adelante no entraseis a pacer con vuestros ganados en los dichos términos de Covaleda, ni cortar en ellos madera ni leña alguna so las penas en dicho privilegio contenidas”.

Resaltar que además de la exclusividad de este aprovechamiento es la delimitación del término el motivo de abundantes conflictos legales durante estos siglos con los pueblos colindantes.

Resulta de interés conocer como se regulaba el aprovechamiento del monte entre los vecinos; esto se hacía a través de las Ordenanzas, tenemos noticias de algunas anteriores, pero sólo hemos podido consultar las aprobadas algunas correspondientes al s. XVII (1601, 1604 y 1687).

Estas Ordenanzas se aprobaban en Concejo abierto y eran recogidas por un escribano público para enviarlas al Concejo de la Villa y al Rey para su confirmación.

Interpreto que dichas Ordenanzas antiguas, si bien su ámbito de aplicación es mucho más amplio ya que regula todas las actividades del pueblo, pueden considerarse como el antecedente de las actuales normas de participación en los aprovechamientos maderables, por ello no he podido resistirme a transcribir, por la actualidad que siguen teniendo en el momento actual y de lo que es reflejo la convocatoria de estas jornadas, la justificación que aparece en las Ordenanzas de 1601: “dicho lugar antiguamente se gobernaba y ha gobernado y regido por Ordenanzas y Buenas Costumbres que tenían; las cuales, por ser algunas de ellas superfluas, impertinentes y dignas de enmendar, han venido ha punto de ser quebradas y reprobadas por la mudanza de los hombres y la variedad de los tiempos” y continúa explicando la función de las mismas de la siguiente forma“para el buen gobierno de dicho lugar, sólo para nosotros mismos y para los que han de venir y suceder en él y para la guarda y conservación de nuestros términos, montes, prados, ejidos, ríos, caza y pesca y buena gobernación de este lugar…”.

06 Estas afirmaciones, creo que siguen teniendo total vigencia a la hora de plantearnos el estado y vigencia de las actuales ordenanzas de pinos y su enfoque futuro.

Del análisis de aquellas Ordenanzas nos gustaría resaltar algunos aspectos.

Como ya se ha comentado el acceso a los pastos era exclusivo de los vecinos de Covaleda, uno de los principales hacendados de la Comarca, Pedro de Barnuevo, se avecindó en el pueblo con la intención de poder introducir sus numerosos rebaños en este monte. Ante los perjuicios que esta situación podía ocasionar al resto de los vecinos se modificó la Ordenanza para establecer un número máximo de cabezas de ganado por vecino, de manera que los intereses de la colectividad no se viesen afectados.

Desde nuestro punto de vista, esta modificación demuestra como hace mas de 500 años ya se restringían los derechos individuales de algunos vecinos con la clara intención del mantenimiento del pueblo.

En el juicio celebrado con motivo de esa modificación, se hace referencia a que esas conductas podían llevar al abandono del pueblo de muchas personas y, también se hace notar, que la actividad de la mayoría de los vecinos era la carretería y para su normal desenvolvimiento era necesario disponer de pastos para los bueyes y la entrada de ganado menor en elevado numero, lo que podía poner en peligro.

El tráfico con las carretas motiva también la necesidad del aprovechamiento maderable del monte para su construcción y reparación y además, el comercio con utensilios de madera fabricados en la zona permitía acceder a grano y alimentos que por la rigurosidad del clima y por lo abrupto del terreno eran difíciles de obtener en la comarca.

Por esta razón el aprovechamiento maderable aparece ya recogido en las ordenanzas y de su lectura se desprende que se realizaba con cierta planificación ya que se fijaban cada año unas zonas de corta de pino “las cuadrillas” a las que era posible apuntarse tres veces a lo largo del año, no pudiéndose cortar fuera de ellas.

Además existía un libro en el que se recogían los pinos que se iban concediendo y el precio, esto se hacía para que todos los vecinos tuvieran conocimiento y pudiesen denunciar los abusos. También demuestra, claramente, que no era un aprovechamiento totalmente gratuito e incluso la venta de esos pinos debía hacerse en las condiciones establecidas: subasta entre el resto de los vecinos o venta en presencia de la justicia.

Sólo se permitía cortar aquellos pinos que se iban labrando seguidamente para evitar que se pierdan una vez cortados. Se permite, no obstante, cortar los pinos y robles que sean necesarios para sus carretas y toda la leña verde y seca para gastar en su casa.

La corta de hayas estaba totalmente prohibida.

Se hace referencia a que donde existan más de dos pinos secos no podrán labrarse, ya que la seca es propia del Concejo. Tampoco los pinos que cae al viento, ya que parece que se vendían, lo que muestra la coexistencia de formas diversas de comercializar esa madera.

Se menciona también, las necesarias precauciones que había que tener con el fuego par evitar los incendios y la obligatoriedad de recorrer los mojones, una vez al año, costumbre que se ha mantenido hasta fechas recientes.

trabajando en el pinar 1972-2

Se quiere poner de manifiesto como en las Ordenanzas antiguas ya se establecían condiciones para acceder a los aprovechamientos maderables: ser vecino y estar casado entre otras, pero también, como siempre se han realizado con sujeción a unas normas, y que el aprovechamiento no ha sido totalmente gratuito, coexistiendo el uso vecinal con las ventas del concejo.

En la presentación de una de las Ordenanzas aparece una descripción del pueblo y de la vida que se desarrolla durante esta época que transcribimos a continuación:

“estando dicho lugar situado en lo más áspero de la sierra y siendo su terreno tan inútil e infructífero que sólo produce pinos, hayas y pastos se ven sus moradores para poder subsistir y mantener sus casas y familia en la precisión de dedicarse en el invierno a labrar maderas y en el verano con el ganado vacuno que crían al trato y trajino de la carretería, siendo uno de los pueblos que componen la Real Cabaña y a fin de que el aprovechamiento de los pastos, cortas de madera y número de ganados se observase el debido orden y todos gozasen con igualdad de estos auxilios, formaron las ordenanzas que se presentan”. Estos argumentos, sociales y económicos, son los que se reiteran en numerosos momentos de la historia, cuando ha sido necesario justificar la necesidad de mantener el reparto vecinal, cosa que ha sido frecuente a lo largo de los siglos ante instancias superiores.

Aunque estas normas se presentan para su aprobación por parte de la villa de Soria y la ratificación del Rey, son normas internas que se dan los propios vecinos en concejo abierto. Esta situación parece modificarse en el s. XVIII, en el año 1748 el rey Fernando VI promulga la “Real Ordenanza para el aumento y conservación de montes y plantíos”, a través de la misma se impuso la necesidad de solicitar permiso a la Administración Real antes de realizar cortas de arbolado, esta es la primera vez que una legislación forestal de ámbito nacional tiene incidencia en la comarca, ya que su aplicación obliga a todos los pueblos a solicitar real licencia y facultad, para que sin incurrir en pena alguna puedan cortarse anualmente un determinado número de pinos.

Los argumentos expuestos en esas solicitudes por los vecindarios inciden en que se han cortado en todos los tiempos los pinos necesarios para la construcción de carretas y manufacturas vendibles, y sin ellos no tendrían medios de alimentar a sus familias.

Estas afirmaciones están extraídas de la Real Carta por la que el Rey Carlos IV otorga ese privilegio a la villa de Canicosa, pero como se refleja en la propia petición se hacía “para obtener asimilación de otros pueblos cercanos”; tendríamos así el primer refrendo legal de una instancia superior a la costumbre del reparto vecinal de pinos, que se realizó de forma muy similar a lo largo de casi cuatro siglos.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a IMPLICACIONES FORESTALES, SOCIALES Y ECONÓMICAS DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS VECINOS EN LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES – I

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s