EL GLACIARISMO CUATERNARIO EN LOS MONTES IBÉRICOS – 1918 (III)

EL GLACIARISMO CUATERNARIO EN LOS MONTES IBÉRICOS – 1918 (III)

Valle de la Helada y de la Negra. Máxima glaciación. – El mayor desarrollo de circo que corresponde a este valle es causa de que las manifestaciones glaciares sean aquí de una grandiosidad extraordinaria.

El circo se extendía en la máxima glaciación por la vertiente S. del Zorraquín (2.100 m.), y siguiendo por el collado que comunica con el circo de la Larga (1.950 m.) volvía a subir a 2.150 m. de altitud por la loma del Majadal, siguiendo su contorno semicircular para concluir a la derecha, en donde la loma, deprimiéndose, cambia su dirección hacia el E., formando la ladera derecha del valle.

La disposición tectónica de los estratos explica este desarrollo: el tantas veces citado cantil, que nace en el pico de Urbión y en La Remesa, continúa por la escarpada ladera N. del Zorraquín y pasa a la otra vertiente de éste, suavemente inclina da hacia el S., y en continuidad perfecta con el suelo del valle.

Así pudo acumularse mayor cantidad de neviza en la ladera izquierda, en tanto que la derecha era de rápida pendiente, impropia al mantenimiento de las nieves.

El perfil longitudinal del valle se descompone en tres porciones diferentes, originadas por la presencia de ese cantil. Desde la cresta del circo hasta los 1.920 m. de altitud está formado por las areniscas deleznables que dan un relieve suave, sólo interrumpido por estrechas rupturas de pendientes. Luego sigue un amplio relleno, cuyo perfil transversal muestra la misma inclinación meridional del compacto estrato de pudinga que lo forma. De un extremo al otro esta porción del valle tiene una amplitud de unos 600 metros.

Este rellano aparece cortado bruscamente por un gran escarpe, el cual es el mismo que el de La Remesa y del Pico de Urbión, y del Zorraquín: aquella formación de pudinga inclinada hacia el S., que tanto caracteriza la tectónica de este macizo.

Los pinos llegan bien desarrollados hasta la altura que allí tiene el escalón (1.750 metros) ; por encima ele esta altitud son raquíticos y esporádicos, habiendo algunos a los 2.000 metros en el Zorraquín. Más arriba se encuentran solamente las laderas peladas y recubiertas por los bloques de areniscas en extensos mantos.

El glaciar formado en la fase máxima bajaba por toda la amplia superficie del rellano, con suave pendiente y al llegar al escarpe, caía en bloques al fondo del valle, donde, regenerándose, seguía su curso.

El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-55

A su izquierda bajaba apoyado en la ladera del Zorraquín, con pendiente relativamente suave, habiendo dejado así una morrena bien conservada y patente (lám. 10ª). Nace ésta a los 2.000 metros de altitud y descendiendo por la vertiente en la dirección casi de su máxima inclinación, viene a terminar en el fondo del valle, donde forma barrera transversal a 1.650 metros de altitud. Actualmente esta barrera aparece cortada por el arroyo.

El glaciar, perdiendo fuerza erosiva por el brusco salto del acantilado, se ha limitado debajo de éste a depositar sus morrenas, no reconociéndose el perfil en U característico.

La ladera derecha del hinterland es rápida y escarpada, como todas las que presentan su faz al N. Por esta circunstancia, la morrena derecha no es tan patente.

En la misma arista del acantilado se aprecian acumulaciones de fino substrátum muy aplanadas, representando formaciones morrénicas de fondo.

El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-54

Estadios de retroceso.- Oculta por el imponente acantilado y ocupando el fondo de la hondonada al pie de aquél, se encuentra la Laguna Negra, admirable testigo de la glaciación cuaternaria, que aun hoy mismo se muestra incólume, tal como la engendraron los hielos que, al transformarse en agua, llenaron la amplia concavidad formada detrás de la morrena frontal (láms. 1ª y 10ª). Abrigada de los vientos en el fondo de la hoya, permanece tranquila su superficie, reflejando con nitidez grande los pinos que la rodean, y convirtiendo aquel sitio en un paisaje de los más interesantes de nuestras montañas.

En el primer estadio de retroceso, el glaciar, salvando también el acantilado, hacía caer los bloques de hielo al pie de aquél y regenerado brevemente, descendía un poco, empujando los restos morrénicos hasta formar una morrena frontal semicircular y de gran altura, que ha motivado la presencia de la laguna Negra.

 El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-31

La morrena está constituida por gruesos bloques angulosos (lám. II) y presenta un rápido talud hacia la laguna, en tanto que al exterior es más suave; tiene una altura de 15 metros. Los pinos la han invadido, cubriéndola en todo su contorno.

La laguna está situada a una altitud de 1.750 metros y es circular. Sus aguas transparentes encierran una fauna, acaso interesante por el aislamiento en que permanece la laguna desde su formación.

Según los naturales del país, se mantiene todo el año sin helarse.

 Su fondo, que se oculta rápidamente, desciende en su parte central a cerca de unos 10 metros de profundidad; el aluvionamiento en esta laguna es poco intenso, no obstante su proximidad al acantilado.

La morrena frontal cierra en absoluto todo desagüe, y así se mantiene la laguna hoy en día sin comunicación de ningún género con el exterior, sólo alimentada por los regatos que, procedentes del deshielo de las nieves hasta bien entrado el verano, afluyen a ella; las aguas rebasan pocas veces la morrena frontal, no existiendo todavía emisario manifiesto.

Desapareciendo en el verano los neveros y los arroyos que en ellos nacen, la laguna sufre un estiaje considerable; en la época de nuestra excursión pasaba de metro y medio.

Después de este estadio de retroceso que ha llevado sus huellas a las cercanías de las de la fase máxima, sucediéronse otros, de mucha menor amplitud, que han dejado sus depósitos en el rellano del valle superior.

Dos estadios simultáneos anotaremos que han dejado sus morrenas frontales y que indican una bipartición del fondo del circo; en el rellano se ven aquéllas próximas entre sí, formando cada una un semicírculo, a una altitud de 1.910 metros; la derecha está bien conservada, y detrás tiene aún restos de la laguna de barrera allí constituida.

El último estadio de retroceso que tuvo lugar en este valle, es el que ha originado la Laguna Helada, contemporánea de una serie de charcas que se extienden hasta la Larga y que con pequeñas diferencias, están todas al mismo nivel.

La laguna está situada a una altitud de 2.030 metros; el perímetro, alargado irregularmente de N. a S. en forma de rectángulo, ha disminuido mucho desde la época de su formación (lámina 10); a su parte N., varias charcas y el suelo pantanoso, hacen ver un antiguo mayor desarrollo (lám. II).

La laguna tiene un emisario en la parte derecha de la morrena, el cual corta la unión entre ésta y la loma autóctona; rápidamente desciende hasta el rellano, por donde continúa divagando hasta precipitarse por el acantilado y pasar junto a la Laguna Negra, para perderse en las fragosidades del valle que más abajo afluye al Revinuesa.

La morrena frontal de la Laguna Helada está apoyada en un resalto de los estratos, elevándose a 40 metros sobre la laguna.

El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-33

Glaciares meridionales de la Sierra de Urbión

Glaciar del Hornillo.- Como ya se ha indicado en las precedentes páginas, este glaciar tenía facies pirenaica, impuesta por la orientación al E., por lo alomado del relieve y por lo poco abrupto que era su hinterland, la loma de El Muchachón (lám. 12).

El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-67

El fuerte relieve del Pico de Urbión, de La Remesa y del Zorraquín falta en esa zona. Ya se ha dicho también cómo el caparazón urgo-aptense de pudinga compacta que corona aquellas eminencias, experimenta inmediatamente al S. del Pico de Urbión un buzamiento SW. Por esto la escarpadura, que tan bien caracteriza al Zorraquín y al reborde de la Laguna Negra, desaparece aquí, introduciéndose en seguida el potente banco por debajo de la Loma del Majadal.

El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-66

Siendo ahora el material más fino y deleznable, el relieve del circo de El hornillo no puede ser más mediocre; las vertientes son poco inclinadas, sin los rápidos taludes que se forman en otros circos, resultando así poco pronunciadas en la topografía general.

La altura máxima es el Mojón Alto, a unos 2.060 metros; hacia el SW., se desarrolla la región de nevé del circo que ahora se bosqueja. El borde superior de todo el hinterland general, responde a la misma inclinación SW. que el potente banco de conglomerado.

MORRENAS.- Fuerza es confesar que la claridad con que la determinación del área glaciar de Urbión pudo hacerse, desaparece en gran parte aquí. La muy poca altitud del hinterland, que se deprime rápidamente hacia el S. y la poca cohesión del substrátum urgo-aplense (conglomerado fino y arenisca), hacen ser de difícil distinción lo que sea de origen glaciar de lo atribuible a la ordinaria acción de los ventisqueros y de los regatos que de ellos originan.

El Mojón Alto fue la reducida región de nevé de un pequeño glaciar que descendía en dirección N. a S., siguiendo el cauce del Arroyo del hornillo. En cambio, desde la cota 2.000 metros hacia el S., no hubo más que grandes ventisqueros, que dieron lugar a varias lomas no verdaderamente morrénicas.

La formación de ventisquero consiste en tres morrenas semicirculares superpuestas que retienen turberas (restos de lagunas de dique) a I.824, 1.792 y 1.760 metros.

El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-71

El propiamente llamado glaciar de El Hornillo presenta morrenas laterales de máxima, ya muy suavizadas y recubiertas de pinos. La morrena derecha tiene contacto con la segunda morrena de la formación de ventisqueros; refuerza a la tercera o inferior, a los 1.770 metros, y sigue incurvándose hacia el fondo del arroyo, libre siempre sobre la loma autóctona (lám. 13); su confluencia con la morrena izquierda aparece cortada por un arroyo (afluente del río Revinuesa), que fué en otros tiempos el emisario de la laguna alojada en el interior del cordón morrénico.

 En aquel punto, la altura es de 1.700 metros.

 Interiormente a esta área morrénica de máxima, están otras dos morrenas laterales de retroceso; la izquierda sobremonta en parte a la antigua del máximum. En el fondo aparece, a 1.755, una gran planicie con pradera y regatos, testigo de una laguna de dique terminal.

Remontándose hacia el Mojón Alto, el paisaje morrénico aparece confuso a más no poder. El glaciar perdió su carácter para ser un ventisquero grande, que depositó conos detríticos, sin interés para detallarlos aquí, con otras tantas pequeñas charcas subordinadas.

Glaciar de los Terreros.- La Hoya de los Terreros está orientada de N. a S., y emite un arroyo denominado así y afluente directo del río Duero.

Se abre entre El Muchachón al E., y el Majadal de los Llanos al W.

La erosión glaciar ha puesto al descubierto al N., a los 1.985 metros y en el arranque, el banco tantas veces indicado de pudinga del Pico de Urbión, Remesa y de El Rasón.

El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-73

Percíbese muy clara la morrena derecha, libre, que se une con la izquierda a los 1.875 metros, formando entrambas un amplio abanico (lám. 14).

Este glaciar, cuya orientación al S. impedía su desarrollo, tuvo más carácter de ventisquero que de verdadera lengua de hielo. Los detalles de cauce en U, de reborde, etc., no existen.

Era de tipo apenas pirenaico.

En el centro de la Hoya hay un cono morrénico o detrítico, semicircular, con trazas de reciente laguna.

 En la región superior y septentrional existen numerosas morrenas y dos lagunas de dique entre una de aquéllas y el escarpe de El Rasón, a 1.990 metros.

 Finalmente, otro diminuto glaciar señalaremos: el que aprovechó la entalladura que separa La Remesa de El Rasón, en la cual están las fuentes propias del río Duero, breve lengua de hielo en cuyo pie se depositaron grandes bloques de pudinga, deslizados más bien que transportados. Se aprecia unas lomas morrénicas a los 2.100 metros.

También son dignas de mencionar las formaciones de ventisquero que alcanzan bastante desarrollo en la otra vertiente de la Remesa en la amplia depresión por donde corre el arroyo de Peñas Blancas. En toda la extensión de la loma y a distintas altitudes, hay unos escalones de bloques de areniscas que formando reborde alguno de ellos, contienen pequeñas charcas. En los Sabinales, el escalón inferior con una laguna, está a 1.775 metros de altitud, notándose otros, a 1.840, 1.880 y 1.910 m.

 En nada pueden confundirse estos depósitos a los típicos glaciares de la otra vertiente.

GLACIAR DE LA LAGUNA LARGA

Altitud media del circo ………… 2.112 m.

Terminación de las morrenas …… 1650-1700 m.

Límite de las nieves perpetuas .. …… 1830 m.

Límites durante los estadios de retroceso:

Primer retroceso… . . . . . . . . . . . . . . . . 1.863

Segundo retroceso….. . . . . . . . . . . . . 2.063

GLACIAR DE LA LAGUNA HELADA

Altitud media del circo …………….. 2.120 m.

Terminación de las morrenas ………… 1.650 m.

Límite de las nieves perpetuas …………. 1.820 m.

Límites durante los estadios de retroceso:

Primer retroceso ………………….. 1.920 m.

Segundo retroceso ………………… 1.990 m.

Tercer retroceso ………………….. 2.070 m.

GLACIAR DEL HORNILLO

Altitud media del circo …………….. 2.060 m.

Terminación de las morrenas ………… 1.700 m.

Límite de las Nieves perpetuas ……….. 1.935 m.

GLACIAR DE LOS TERREROS

Altitud media del circo…….. .. …….. 2.050 m.

Terminación de las morrenas.. . . . . . . . . . . . 1.875 m.

Límite de las nieves perpetuas.. . . . . . . . . . . . . 1.950 m.

Límite medio para el macizo de Urbión, ……….. 1.850 m.

El glaciarismo cuaternario en los montes ibéricos (1918)-99

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL GLACIARISMO CUATERNARIO EN LOS MONTES IBÉRICOS – 1918 (III)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s