LA HISTORIA DE COVALEDA Y SU ORDENACIÓN FORESTAL – II

LA HISTORIA DE COVALEDA Y SU ORDENACIÓN FORESTAL – II

ECONOMÍA PINARIEGA

CARACTERÍSTICAS GEOGRÁFICAS DE LA ZONA PINARIEGA
Territorio que se extiende entre la parte noroeste de la provincia de Soria y la parte sudeste de la provincia de Burgos, lo que le da el nombre en sus 100 Km2 es la superficie ocupada por pinos y el medio de vida, a los 16 municipios, la explotación de los bosques.

SITUACIÓN Y DELIMITACIÓN DE LA COMARCA
La región pinariega enclavada en las provincias de Soria y Burgos y lindante con la de Logroño forma parte del Sistema Ibérico.

Comprende 34 municipios, 19 en Soria y otros 15 en Burgos.

La región pinariega tiene una superficie de 1620 Km2 de los cuales 940 se hallan en la provincia de Soria y 680 en la de Burgos. Según el padrón de 1959 contaba con 30.000 habitantes.

Espacio geográfico con recursos, hábitat, formas de trabajo, tradiciones y comportamientos similares. Entidad que fue “rota” en 1833 con la reforma administrativa de Javier de Burgos que dividió la comarca de Pinares entre las provincias de Soria y Burgos con los municipios de Quintanar de la Sierra, Vilviestre del Pinar, Hontoria del Pinar, Palacios de la Sierra, Rabanera, Regumiel de la Sierra y Canicosa, mientras que en la zona comprendida entre Vinuesa, Abejar, Cabrejas del Pinar, Salduero, Molinos de Duero, Duruelo de la Sierra, Covaleda, San Leonardo de Yagüe, Casarejos y Santa María de las Hoyas.

historia de covaleda y su ordenación forestal-8

ANTIGUOS Y NUEVOS MÉTODOS DE LA EXPLOTACIÓN MADERERA
SEÑALAMIENTO DE LOS PINOS
En la segunda mitad del siglo pasado (XIX), casi todos los montes comunales fueron declarados de utilidad pública y sometidos a la administración del distrito forestal.

Los montes públicos se hallan inscritos en un registro llamado CATÁLOGO DE LOS MONTES DE UTILIDAD PÚBLICA (U.P.), en el que cada uno de ellos lleva número.

Estos números son para indicar los montes en el mapa de la utilización del suelo. El monte pinar de Covaleda es el n º 125.

El volumen de madera que anualmente se puede obtener de los montes públicos es enteramente determinado por el distrito forestal.

El año forestal comienza a primeros de Octubre. Algunos meses antes el distrito forestal suele proceder al señalamiento de los pinos verdes que podrán ser talados durante el invierno del siguiente año forestal. Los pinos secos y desarraigados no se señalan ordinariamente hasta la primavera y son cortados a fines de la primavera y a comienzos del verano.

Para llevar a cabo el señalamiento se descorteza algo el árbol con el fin de poder colocar la marca oficial del distrito forestal. provincial mediante un martillo especial. Se enumera el pino y se calcula el volumen de madera y leña del mismo.

MONTE DE UTILIDAD PÚBLICA: ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA
El catálogo de montes de utilidad pública (M.U.P.) es un instrumento técnico – jurídico para la defensa del patrimonio forestal.

En 1859 fue el primer inventario sobre los patrimonios forestales de titularidad pública y que es el procedente del catálogo de montes de utilidad pública publicado en esas fechas, al cual le siguieron los de 1862, 1877, 1896, 1901. Los distritos forestales creados en 1856 se encargan desde entonces del cometido de proteger y tutelar los montes incluidos en él.

La declaración de utilidad pública y su inclusión en el catálogo, es probablemente la figura de mayor protección que existe en los montes españoles.

Las características principales de un MUP son:
•Inalterable: que no se puede transmitir su dominio.
• Imprescriptible: que no caduca, siempre dura en el tiempo.
•Inembargable: que no se puede embargar.

Llegando al extremo de que es la administración forestal la que los gestiona, recibiendo únicamente el titular – Ayuntamiento en su mayor parte los ingresos económicos que se obtienen, aunque quitando de ellos un porcentaje destinado a ser reinvertido en el monte en las mejoras que sean necesarias.

A principios del siglo XX, la causa que llevó a esta declaración es porque estos montes se encontraban seriamente dañados a causa de grandes incendios provocados, por el pastoreo abusivo, la invasión de ganado cabrío y las cortas fraudulentas.

Por ello la administración forestal toma la decisión de realizar la ordenación de montes y regular toda clase de aprovechamientos además de las maderas (resinas, pastos, leñas, caza, colmenas, piedras, grava ) y se pusieron a disposición de uso público áreas y servicios de recreo que satisficiesen a la demanda existente, ya que son polos de atracción para los visitantes evitando el uso anárquico en el resto del área de los montes.

Los aprovechamientos secundarios de estos montes secundarios como la producción de biomasa con fines energéticos deben ser remitidos anualmente conforme a la ley y reglamento de montes.

” La ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de todos los tipos de bosques son fundamentales para el desarrollo económico y social, la protección del medio ambiente y los sistemas sustentadores de la vida es el planeta. Los bosques son parte integrante del desarrollo sostenible”. Este es el texto aprobado en la Asamblea de las Naciones Unidas en Junio de 1997 revisando los acuerdos de Rio’ 92.

ANTIGUO MÉTODO DE EXPLOTACIÓN: SITUACIÓN ANTERIOR A 1950
El método de explotación seguido era el de la entresaca que constituye el procedimiento original para los bosques naturales, que desde la Edad Media hasta principios del siglo XIX se venía aplicando en gran parte de los bosques europeos.

En la región pinariega dicho método había degenerado en ciertos sentidos:

– Por lo que respecta a los pinos verdes se escogían para la corta los mejores ejemplares, de manera que se podía hablar de una entresaca negativa. Existía la costumbre de que una comisión municipal eligiese los pinos de clase mejor y de un diámetro no inferior a los 40 cm. También se tenía en cuenta el hecho de que pudieran ser extraídos del monte con facilidad. En los bosques existían rodales excesivamente aclarados, otros apretados en sus primeras edades y otros viejos que dominaban.

– La mayor uniformidad en el diámetro y en las edades se observaba en aquellas partes de los montes donde tuvieron lugar incendios. Los incendios originaron un ordenación natural.

– Al no poderse acotar (cercar), el ganado comía los nuevos brotes impidiendo la repoblación natural.

– Como no había un inventario de la masa del monte, no se conocía exactamente el número de metros cúbicos de madera que se podía talar anualmente en cada uno de los montes.

Por lo que respecta a los pinos verdes en muchos montes las cortas se limitaban al número de árboles a que los pueblos tenían derecho. Estos pinos verdes constituyen “La concesión ordinaria” que de antemano viene estipulado en el plan anual de cortas.

Los secos, desarraigados, enfermos, huecos son conocidos bajo el nombre de “Concesión extraordinaria” ya que no pueden precisarse de antemano por obedecer a causas fortuitas tales como incendios, vientos, etc y se talaban conjuntamente con los pinos verdes.

EXPLOTACIÓN A PARTIR DE 1950

La entresaca había degenerado como método de explotación por tala de los árboles de mejor clase, por pastoreo intensivo, etc. esto originó que surgiera otro método llamado “aclareo sucesivo”: se concentra la posibilidad total del monte en unas zonas determinadas, talándose casi a matarrasa toda la zona, solo respetando los mejores ejemplares para que sirvan como reproductores. Este sistema implantado después de la Guerra Civil se originó ante el aumento del consumo maderero en España y por la necesidad del máximo rendimiento en las explotaciones forestales.

Para poder hacer este tipo de explotación fue necesario realizar deslindes, amojonamientos y ordenaciones.

Se entiende por DESLINDE la determinación de los límites precios de los montes y por amojonamiento la indicación de estos límites sobre el terreno con mojones.

El distrito forestal comenzó la explotación planificada de la masa maderable, se abandona el método de la entresaca y se implanta un nuevo método para que en un período de 100 a 150 años se sustituya la masa mezclada por montes en lo que los árboles dentro de los tramos sean coetáneos.

El primer objetivo es la rentabilidad de la producción maderera. (Para el pino albar se considera que el tumo de transformación es de 150 años, para el pino negral el turno de transformación es de 120 años.)

Para realizar la ordenación es necesario establecer un inventario previo del monte.

Para ello se divide éste en gran número de parcelas – rodales -en los que se cuentan todos los árboles que se clasifican según su diámetro (los árboles con un diámetro inferior a 20 cm. no se incluyen en el cálculo).

También se estudian los crecimientos de árboles-tipo seleccionados cuidadosamente. Así se llega a calcular el volumen de madera que anualmente se puede cortar en el monte sin menos cabo de la masa.

La forma precisa en que debe efectuarse la transformación aparece en un proyecto de ordenación donde vienen reflejadas también las mejoras que habrán de ser realizadas.

Puestos de vigilancia provistos o no de radiofonía, construcción de accesos, pistas forestales y cortafuegos así como la construcción de refugios para obreros forestales y regeneración de pastos situados en el monte.

El Capital proviene de un fondo especial establecido por la ley de 16 de Julio de 1949, la cual obliga a los ayuntamientos propietarios a remitir el 10% del valor de todos los aprovechamientos (leña, madera, miesa, pastos, tierra y piedra) al distrito forestal, para que emplee el dinero en sufragar los gastos de deslinde, mojonamiento y ordenación y para la ejecución de estas mejoras de conservación.

NUEVO MÉTODO DE EXPLOTACIÓN

El método aplicado por el distrito forestal para realizar la transformación de los montes es el de “aclareos sucesivos”.

Se divide el tumo en períodos y éstos en semiperíodos. En el caso de que la superficie sea muy grande se divide ésta en varios cuarteles dentro de los cuales se efectúa la ordenación independientemente. Los cuarteles están a su vez divididos en tantos tramos como períodos hay.

En cada uno de los cuarteles se da comienzo a la ordenación de un tramo que se cerca por entero y se aplica el método de “aclareo sucesivo”.

Se escogen primeramente entre los mejores árboles cierto número de ejemplares repartidos lo más regularmente posible y que habrán de proporcionar la semilla en el período de reproducción. Se les conoce a estos árboles como ” árboles porta granos” o “árboles padres”.

Cuando se han elegido éstos y provistos de una marca especial se elimina el resto del arbolado.

Estas primeras talas son conocidas por cortas preparatorias. Su duración suele ser de 5 años aproximadamente. La intensidad varía, en general se tiende a conseguir una fuerte exposición a la luz, ya que tanto el pino negral como el albar son especies heliófilas.

A principio de estas cortas deben quedar suficientes árboles con el fin de proteger los pinos jóvenes contra las heladas, vientos y acción erosiva de las precipitaciones pero a medida que avanza la repoblación· se aclarea cada vez más los pinos talables, se llama “cortas diseminatorias y aclaratorias”. Finalmente y al término del período se eliminan también los árboles padres llamados “cortas finales”.

Terminado el período de ha talado el tramo entero y se ha desarrollado el repoblado sin ser perjudicado para el ganado.

El método del aclareo sucesivo consigue no perturbar bruscamente la situación como en una matarrasa y el suelo y arbolado quedan protegidos. Otra ventaja es que se puede sustituir el vuelo por reproducción natural mientras que en la matarrasa se obliga a una sustitución artificial mediante la plantación de pinos, lo que es menos aconsejable económicamente. El inconveniente es que se perjudique el repoblado al talar y sacar los pinos.

Cada 10 a 15 años que sería el final de un período se procede a una revisión consistente en un inventario de la masa maderable. El resultado de las revisiones ha sido que ha habido una aumento de la masa maderable.

ESTADO “ACTUAL” DE LA ORDENACIÓN ( 1960)
Hasta 1950 hubo muy poca orientación en Soria. El monte de Covaleda fue uno de los primeros que se ordenó (1945), su número es el 125. (el primer monte que se ordenó fue Tierra de Soria (1907 ) ). A partir de 1950 se generaliza, en la provincia de Soria, nacer dos lindes, amojonamientos, proyecto de ordenación cada año o una revisión del anterior. El deslinde de Covaleda, se hizo en 1959. Entre estos años ( 50 -60 ) se amojona oficialmente el monte de Covaleda. En 1950 no había ningún monte amojonado oficialmente.

Imagen de las tareas de amojonamiento del pinar de Covaleda en 1954

REPARTO, VENTA, TRANSPORTE Y TRATAMIENTO DE LOS PINOS

La forma de explotación varía, en los municipios de la región pinariega, en función de los municipios. Hay 3 formas de reparto:
1. Donde no hay reparto de municipio no hay masa.
2. Los vecinos con derechos, cobran pinos.
3. La propiedad al ser de Soria y 150 municipios se hace de forma distinta.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA HISTORIA DE COVALEDA Y SU ORDENACIÓN FORESTAL – II

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s