GEOGRAFÍA, DESARROLLO Y MEDIO AMBIENTE EN LAS CONCENTRACIONES TECNOLÓGICAS EN SORIA. UN ANÁLISIS TERRITORIAL DE LA CALIDAD DE VIDA – VII

GEOGRAFÍA, DESARROLLO Y MEDIO AMBIENTE EN LAS CONCENTRACIONES TECNOLÓGICAS EN SORIA. UN ANÁLISIS TERRITORIAL DE LA CALIDAD DE VIDA – VII

XXIII- DIAGNOSTICO DEL MEDIO FÍSICO DE LA TIERRA DE PINARES

1.- APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS BÁSICAMENTE  RESPETUOSO CON EL MEDIO FÍSICO.

La Tierra de Pinares resulta un ejemplo singularísimo de utilización positiva de los recursos, algo desgraciadamente muy extraño de encontrar. Demuestra que el aprovechamiento del medio físico puede realizarse desde unos criterios ecológicos, de equilibrio y redistributivos. Pero además, pone en evidencia que este tipo de planteamientos puede redundar en unos beneficios mayores, para un mayor número de habitantes, que los que se derivan del uso esquilmador de la naturaleza, característico de los modelos de crecimiento desarrollistas.

Teniendo en cuenta que Soria es una de las provincias con mayor superficie forestal, no deja de ser sorprendente que sea una de las más importantes excepciones, probablemente la principal, al panorama incendiario que ha afectado a la Península en las últimas décadas. Mientras que miles de hectáreas ardían en otros lugares, aquí en los últimos años apenas se han generado incendios forestales. En gran medida esto se explica, junto a la falta de tensión en el uso de suelo, a que en las superficies más representativas del bosque soriano los habitantes han estado plenamente integrados desde antiguo con la política de plantación de pinos. El éxito de las viejas repoblaciones, que han dado lugar a pinares naturalizados, ha sido muy notable allí donde los beneficios de la explotación de la madera son repartidos entre los nacidos y residentes, como ocurre en la Tierra de Pinares, en donde los fuegos han sido mínimos. La propiedad colectiva del monte y su aprovechamiento comunitario contribuye a fijar la población, que pasa a ser la más celosa vigilante del patrimonio forestal. Al ser el bosque una fuente de ingresos directos e indirectos, sus habitantes son los primeros interesados en cuidarlo y explotarlo con criterios ecológicos, colaborando activamente para que su riqueza no se agote, no permitiendo talas abusivas ni cualquier tipo de actividad que pudiera poner en peligro su regeneración.

El tener un hábitat diseminado y equilibrado con el entorno natural, sin ningún núcleo que haya crecido desmesuradamente, contribuye en gran medida a que los propios habitantes no supongan una amenaza directa a las numerosas riquezas físicas y humanas que encierra su territorio, que son de las más importantes de Soria, como el cañón del Río Lobos, la Laguna Negra o los Picos de Urbión.

La positiva marcha de la economía y la alta calidad de vida que disfrutan la mayoría de sus residentes probablemente no son hechos casuales e independientes de la buena conservación de la naturaleza. Por el contrario, parecen ser resultados estrechamente interrelacionados, no pudiéndose producir los dos primeros si el último no se hubiera dado.

El proceso de desarrollo de esta zona es complejo, siendo necesario para explicarlo aludir a las Carreterías Reales de Castilla, descrito por Concepción Camarero[1], así como traer a colación las fortunas indianas repatriadas a la zona por sus tempranos emigrantes. Pero sin duda, el factor que ha permitido el esplendor actual, ha sido la no desamortización de los montes y la superación de los diversos intentos de quitar a los vecinos el derecho al reparto de los beneficios del pinar[2], que se perpetúa desde el siglo XIII.haciendo la pista de la arenilla, año 1963

Los habitantes, con gran sabiduría, no deforestaron los terrenos, sino que los mantuvieron y destinaron a bosque, que es la actividad más acorde con las fuertes pendientes del territorio. La propiedad comunal ha impedido que se produjese una concentración de recursos en manos particulares, que probablemente habría desencadenado su explotación especulativa.

Esto habría permitido que unos pocos lograsen enriquecerse rápidamente, pero habría dejado esquilmada a la zona, como sucedió en numerosos lugares. Por el contrario, aquí han primado los criterios redistributivos y de regeneración permanente de la masa forestal.

La distribución por partes iguales de los ingresos provenientes de la explotación de los bosques dota a la población de unos recursos que ha fomentado el que permanezcan en sus pueblos, siendo antes más importantes los provenientes de la resina, mientras que a partir de 1945 ha adquirido una mayor relevancia la venta directa de la madera.

Esta experimentó una revalorización espectacular, a la vez que se racionalizaron los métodos de explotación, lo que permitió un aprovechamiento más intensivo. Así se lograron unos ingresos que no son lo suficientemente altos como para permitir vivir holgadamente de las rentas, pero si considerables y dignos de tenerse en cuenta, siendo en los núcleos más afortunados, hacia mediados de los 50, algo superiores al salario anual de un peón. Por tanto, fueron lo suficientemente atractivos como para suponer un considerable incentivo para que la población permaneciera en la zona. Esto ha estimulado a sus residentes a invertir allí, ya que la alternativa para encontrar empleo era emigrar, lo que supondría perder el derecho a disfrutar de los aprovechamientos del monte. De esta manera el sistema ha contribuido a espolear la imaginación y capacidad de iniciativa de sus habitantes, que se han lanzado a emprender actividades que desde el principio se han relacionado sobre todo con el transporte y transformación de la madera. El incremento de los ingresos proporcionado por las nuevas empresas fue reinvertido en la zona, generándose un proceso acumulativo con los consiguientes efectos multiplicadores, aumentando el nivel de vida de la población y facilitando una creciente diversificación de las actividades. Actualmente los ingresos derivados de la corta de la madera son proporcionalmente más escasos que hace unas décadas, variando de año en año y de pueblo en pueblo, pero sobrepasando rara vez las 250.000 pesetas por familia. Sin embargo, estos ingresos continúan representando una valiosa ayuda en muchos casos, especialmente para los integrantes de nuevas cooperativas que durante como mínimo el primer año no suelen recibir salario a cambio de su trabajo, puesto que se ven obligados a destinar todas las ventas a cubrir los cuantiosos gastos iniciales.

En la base de este desarrollo ha estado siempre la buena conservación del medio físico, que no sólo ha sido fundamental en el pasado, sino que continúa ocupando un lugar primordial, según muestra el que sus principales aprovechamientos actuales sigan siendo en gran medida dependientes de tener una naturaleza bien cuidada:

La explotación turística es en buena medida posible porque se trata de un entorno poco degradado.

La recogida y envasado de setas, fundamentalmente Boletus edulis y níscalos, es muy abundante debido a que cuentan con un subsuelo rico en humus y material en descomposición. Así, el extraordinario desarrollo de hongos es la principal razón de ubicación en la zona de Conservas Arotz. La cercanía al lugar de recogida es una ventaja comparativa para la empresa, no sólo por los menores coste que ello reporta, sino sobre todo porque le permite garantizar una elevada calidad de sus productos al ser tratados recién recogidos, es decir, cuando están totalmente frescos.

Los trabajos de vigilancia, limpieza, mejora y aclarado del monte, que constituyen el principal complemento económico para la escasa población con problemas de empleo, son posibles únicamente gracias a la pervivencia de los antiguos bosques.trabajando en el pinar 1972

Los trabajos de corta y transformación de la madera se han desarrollado en la zona favorecidos por la presencia de una abundante e inagotable materia prima, que hubiera desaparecido de no ser por su constante regeneración. Se trata de un proceso que tiene continuidad en el tiempo, porque el que todavía se produzca una madera de alta calidad proporciona una importante ventaja locacional a bastantes empresas del sector, especialmente a las menos sofisticadas, entre ellas al elevado número de serrerías allí ubicadas.

Por lo tanto, la clave de la cadena de éxitos socioeconómicos de la Tierra de Pinares ha estado constituida por el aprovechamiento del medio natural en función de sus características ecológicas, lo que se ha venido haciendo desde tiempos inmemoriales hasta las épocas más recientes.

El respeto autóctono a la naturaleza se extiende asimismo a la conservación del patrimonio cultural, que también tiene un gran valor. Ejemplo paradigmático de ello es Vinuesa, cuyo casco urbano, cuajado de casas señoriales y de una interesante arquitectura popular, ha sido respetado por los propios habitantes del pueblo, que tienen restauradas las viejas viviendas y han construido numerosos edificios nuevos en consonancia Con su entorno. Cuando se puso en marcha la declaración del pueblo como conjunto histórico artístico, sus habitantes paralizaron el expediente, negándose a esta medida argumentando que desde siempre han cuidado su patrimonio por si mismos, no necesitando ninguna norma o intervencionismo externo para seguir haciéndolo.

2.- VALORACIÓN ECOLÓGICA Y ECONÓMICA DE PINARES-URBION (1,1):

Unidad de montaña con un medio físico muy valioso. La creciente fama de algunos de sus enclaves de más interés hace que sea conveniente una política explícita de protección, a pesar de que sus habitantes han demostrado una ejemplar sensibilidad medioambiental y cultural, manteniendo por sí mismos en muy buenas condiciones tanto el medio físico como el construido por el hombre.

Los principales tipos de espacios importantes desde el punto de vista de su valoración económica y ecológica son:

  • Áreas o enclaves con alto valor natural.
    • Esta unidad contiene un medio muy rico en los aspectos geomorfológicos, botánicos, faunísticos y paisajísticos, que requiere ser protegido. Destacan las siguientes áreas de alto valor natural:
      • La alta montaña de la cabecera del Duero (unidad singular 1.1.1), que también es un “área con actuación prevista de gran impacto” (ver más adelante).
      • La alta montaña del oeste de la cabecera del Revinuesa (1.1.2), que es la que contiene una mayor abundancia de formaciones glaciares, siendo de resaltar las lagunas del Hornillo, Helada, Larga y Negra, la más baja y conocida.
      • La alta montaña del este de la cabecera del Revinuesa (1.1.3), en el conjunto de Sierra Cebollera.
  • Los enclaves de hayas, fundamentalmente el situado al este de la unidad singular 1.1.2, que es una de las mayores masas continuas soriana de esta especie.
  • La vegetación de ribera y el propio curso del Duero.Molini Fernández, Fernando
  • Áreas o enclaves con aprovechamientos medioambientalmente valiosos.
    • Se trata de zonas que tienen un alto valor natural y requieren el mantenimiento del tipo de aprovechamiento que ha permitido su buena conservación. Se pueden y deben buscar posibles mejoras, pero siempre manteniendo el cuidado que actualmente se tiene por la regeneración de los recursos. Abarcan el resto de la unidad salvo los rodales en torno a los núcleos de población, con dos tipos fundamentales de espacios:
      • La extensa y valiosa biomasa de pino silvestre naturalizado, que da abrigo a una importante fauna, entre la que se puede mencionar jabalíes, corzos, ciervos, etc.
      • El sector norte del embalse de la cuerda del Pozo (unidad singular 1.1.4), que presenta interesantes posibilidades turísticas todavía poco explotadas.Molini Fernández, Fernando
  • Áreas o enclaves en situación crítica.
    • La Laguna Negra, en la unidad singular 1.1.2, es uno de los enclaves de mayor interés y más conocidos de la provincia. Tiene un acceso asfaltado hasta sus proximidades, prolongado por un camino y espacio final algo más abierto de tierra, que sirve de aparcamiento y lugar de giro de vehículos. La diseminación de desperdicios y el caos automovilístico provocado por la masa de visitantes, que se concentran en las épocas de vacaciones generalizadas, provoca la necesidad de un tratamiento cuidadoso y de detalle.

o       Existen problemas en torno al eje que comunica Vinuesa con la Laguna Negra, por ser ambos márgenes de la carretera lugares de acampada muy frecuentados, en los que se asientan desde tiendas de campaña a caravanas. Las siete áreas de acampada con reconocimiento oficial no son suficientes en la temporada de máxima afluencia, por lo que se crean espontáneamente muchas otras. Además, ni unas ni otras disponen de suficientes instalaciones o servicios, generando todas ellas problemas de basuras, al no ofrecer a los visitantes posibilidades de deshacerse de los desperdicios, ni disponer de servicios de recogida eficientes. A los desperdicios que dejan hay que sumar el peligro potencial que para el pinar representan por la multiplicación y diseminación de fogatas que la acampada dispersa conlleva. Parece deseable que este tipo “de turismo se concentre en lugares preparados para ello, que cuenten con la infraestructura y equipamiento adecuados. Esto a su vez presentaría la ventaja de suponer la creación de puestos de trabajo locales. En toda la unidad únicamente existe un campamento con ocupación pennanente y de apreciable efecto laultiplicador en la economía de la zona, situado entre Covaleda y Duruelo.

o       El vertedero viejo de Vinuesa, a un kilómetro y medio del núcleo urbano, en el lugar denominado “La Cepeda”, a 500 metros del arroyo de la Dehesa que vierte al pantano de la Cuerda del Pozo, tiene un impacto ambiental medio. No tiene cerramiento, ni compactación, ni recubrimiento, ni recogida de lixiviados, y si cremación. El riesgo de contaminación es alto de la atmósfera y de las aguas superficiales y subterráneas, parcial del paisaje y posible del hábitat[3].

o       No parece muy adecuada la ubicación del nuevo vertedero de Vinuesa al sur de la carretera a Molinos de Duero, pegado a la calzada y muy próximo al gran río en su entrada al embalse de la Cuerda del Pozo. El impacto paisajístico es muy notable por estar junto a la carretera, cerca del agua, con cremación parcial y estropeando un paraje natural hermoso, que podría y debía ser aprovechado como punto de atracción turística, lo que ya ocurre en cierta medida por ser utilizado sus alrededores como lugar de acampada y pesca. Sin embargo, su impacto medioambiental queda paliado por estar en cierta medida controlado, contando con vallas que impiden la diseminación de la basura.

o       El vertedero de Covaleda tiene un impacto ambiental medio, destacando el paisajístico, presentando además un riesgo grande de contaminación de la atmósfera, las aguas superficiales y las subterráneas, y posible del hábitat. Está ubicado a 2,5 kilómetros del núcleo, en un terraplén natural junto a la carretera y a 50 metros del Duero. Hay cremación, pero no cerramiento, compactación, recubrimiento ni recogida de lixiviados. No obstante, existe un proyecto y convenio con la Comunidad de Castilla y León con subvención para un nuevo vertedero en zona llana, excavando el terreno[4].

o       El vertedero de Duruelo tiene un impacto ambiental medio. Está situado a 2 kilómetros del núcleo, en una fosa artificial, sin cerramiento, compactación ni recogida de lixiviados, con recubrimiento parcial y cremación. El riesgo de contaminación es elevado de la atmósfera, grande de las aguas superficiales y subterráneas, y posible del paisaje y hábitat.

o       Covaleda tiene 2 granjas porcinas con licencia municipal y 4 sin ella, que generan el problema común a toda la provincia del tratamiento de los purines, aunque aquí adquiere menos gravedad dado el pequeño número de explotaciones[5].

  • Áreas o enclaves con actuación prevista de aran impacto;

o       Para las vertientes de los Picos de Urbión que dan a Duruelo y Covaleda existe la idea de construir una estación de esquí, cuyos efectos medioambientales pueden ser cuando menos ligeramente negativos, sobre todo teniendo en cuenta que afecta ampliamente a la unidad singular 1.1.1, que se ha destacado anteriormente como área con alto valor natural. Se trata de una propuesta generada en la Secretaría de Turismo del Ministerio de Transportes, que elaboró un anteproyecto de carácter piloto o ejemplar, con el alojamiento concentrado en los pueblos. Los riesgos que conlleva no parece que puedan compensar sus ventajas, sobre todo si se tiene en cuenta que no existen problemas reseñables de inactividad económica y desempleo, particularmente en Duruelo y Covaleda en que la situación es la inversa. Además se pueden invertir los recursos que su ejecución implicaría en proyectos menos polémicos y con mayor efecto multiplicador. Además, hay que tener en cuenta que no está garantizado el que exista nieve suficiente en Navidad, aparte que la accesibilidad desde Madrid o Bilbao no es demasiado buena.

  • Áreas o enclaves con alto valor cultural

o       Vinuesa contiene un rico patrimonio histórico – artístico, al igual que Molinos de Duero, aunque éste de menor significación. El primero de estos municipios no parece que por el momento requiera especiales medidas de protección, dado el respeto urbanístico del que han hecho gala sus habitantes. Por otra parte, todos los pueblos conservan ejemplos de arquitectura popular, con la pervivencia de la “casa pinariega”.calles01

 3.- VALORACIÓN ECOLÓGICA Y ECONÓMICA DE PINARES-SAN  LEONARDO (4.2):

Unidad de borde de la anterior, de gran interés desde el punto de vista de la naturaleza, estando algunos de sus elementos más valiosos ya protegidos y relativamente bien gestionados, pero no todos.

  • Áreas o enclaves con alto valor natural.

o       Rio Lobos (4.2.1): espectacular garganta sobre calizas, siendo uno de los casos españoles más representativos de este tipo de geomorfología kárstica. Da cobijo a una gran colonia de buitres negros, entre otra interesante fauna (águilas, cernícalos, etc), a la vez que tiene una singular vegetación de pino laricio autóctono, sabinas y pino silvestre. Es Parque Natural y cuenta con vigilancia. Está bien cuidado, cumpliéndose las prohibiciones de acampada y circulación de vehículos. Sin embargo, siguen existiendo problemas, como el de un barranco lateral que es utilizado como basurero, al menos ocasionalmente, aprovechando una de las curvas de la pista que asciende del cañón principal hacia Sta. María de Las Hoyas.

o       La masa boscosa al sureste del río Lobos, compuesta fundamentalmente por sabinas, aunque en el borde con el Parque Natural cuenta con pinos laricio. Incluye también el interesante cañón de la cabecera del Rio Chico. Podría servir, juntó con el área mencionada a continuación, de colchón al Parque Natural de Río Lobos, diversificando los lugares que pueden servir de atracción a los excursionistas.

o       Zona de encinas, sabinas y pino laricio entre San Leonardo de Yagüe y el Parque Natural del Lobos, que cuenta con formas kársticas interesantes, como las simas próximas a Casarejos, o el lapiaz que tapiza la sierra de San Cristóbal, aparte de ser un lugar de paso y hábitat de una abundante fauna. Además, Arganza es aldea relativamente pintoresca.

o       La ribera, el cauce y el cañón del arroyo de Muriel Viejo.

o       El rebollar de Molinos de Duero (4.2.3)

  • Áreas o enclaves con aprovechamientos medioambientalmente valiosos.

o       Fundamentalmente las grandes masas forestales, dedicadas en su mayor parte a un tipo de explotación maderera muy respetuoso con la regeneración del bosque. Su gran extensión permite albergar a una rica fauna. Las divisorias de las montañas y los numerosos lugares altos ofrecen impresionantes panorámicas.

o       Rio Ebrillos (Pinar Grande, 4.2.2): gran biomasa de pino silvestre, perteneciente a la Mancomunidad de Soria y los 150 municipios.

o       Masa de pino pinaster (resinero) al sur del Pinar Grande.

o       Sector oeste del embalse de la Cuerda del Pozo (4.2.4), en el que se conjugan la arena, el pinar y la gran lámina de agua, logrando constituir un conjunto de gran encanto, que además sirve de hábitat y lugar de paso de aves acuáticas.

  • Áreas o enclaves en regeneración.

o       Jaral-enebral muy denso al sur de Cubillos, que alberga a sabinas aisladas, con algunos tramos utilizados para pastos, fundamentalmente sobre las suaves divisorias entre arroyos en donde se sitúan las majadas, así como sobre las vaguadas y márgenes de los caminos de tierra que recorren el área. Se trata de una zona con un proceso de regeneración del monte que debe ser respetado, sin menoscabo de que siga utilizándose para ganado, tanto lanar como cabrio. Pero no deben permitirse métodos agresivos de eliminar el matorral compacto y espinoso para facilitar el pastoreo, como podría ser por ejemplo su quema, incluso si ésta fuese controlada.

  • Áreas o enclaves en situación crítica.

o       Existe una fuerte presión veraniega en el sector oeste del embalse de la Cuerda del Pozo (4.2.4), sobre todo en la zona en que las arenas albenses forman la llamada Playa Pita. Deberla estudiarse un aprovechamiento óptimo de este espacio, permitiendo un uso ordenado del mismo, que redunde en unos mayores beneficios para los pueblos próximos a la vez que garantice su buena conservación. Asimismo, se debería llevar un control más estricto para que sus numerosos visitantes durante la época estival no degraden un espacio privilegiado, impidiendo que laven los coches con las aguas del embalse, que dejen desperdicios tanto en la arena como en los pinares, etc.

o       En el Parque Natural del río Lobos existe un basurero incontrolado que utiliza un barranco lateral aprovechando una de las curvas de la carretera que asciende del cañón principal hacia Sta. María de Las Hoyas.

o       San Leonardo de Yagüe tiene un vertedero con impacto ambiental medio, ubicado a dos kilómetros del núcleo, sobre un terreno llano en el que se forma un arroyo torrencial en épocas de avenidas importantes. No hay cerramiento, compactación, recubrimiento, ni recogida de lixiviados, si cremación. Los riesgos de contaminación son: grande de la atmósfera, de las aguas superficiales y de las subterráneas, parcial del paisaje y posible del habitat[6].

o       El material arcilloso del entorno de Cubilla está siendo erosionado en los afloramientos poco cubiertos por vegetación, dando lugar a cárcavas. Igualmente, existen pequeños campos de cereal en pendientes relativamente fuertes, practicándose además las labores agrícolas según la línea de máxima pendiente, en vez de seguir las curvas de nivel.

o       Existen puntos de erosión en la Sierra de Cabrejas, cerca del pueblo de Cabrejas del Pinar.

o       Más al norte, en el dominio de los grandes pinares, también se están generando cárcavas en lugares con pendiente fuerte y en los que aparecen los materiales blandos, sobre todo arenas albenses. Esto se debe a que carecen de cubierta vegetal, en ocasiones por haber sido cortados los pinares a matarrasa. Así, se aprecian los procesos erosivos en la ladera de Peña Alta que da a Navaleno que, por otro lado, ofrece una magnífica y representativa vista de la Tierra de Pinares.

o       La zona de San Leonardo de Yagüe cuenta con 5 explotaciones porcinas con licencia municipal y 34 sin ella[7], presentando el problema de la eliminación de la contaminación que generan los purines (ver unidad 6.4).Foto de Félix Ciudad Molina

[1] Concepción Camarero Bullón, Burgos y el Catastro de Ensenada, Burgos, Caja de Ahorros Municipal de Burgos, 1989, pags. 285-300.

[2] Por ejemplo la “Ordenanza especial reguladora de la distribución de aprovechamientos forestales de San Leonardo de Yagüe” recoge el pleito sostenido en 1563 entre los vecinos de esa villa y D. Juan Manrique de Lara sobre los derechos al reparto de pinos, que fue reconocido a favor de los vecinos en sentencias de 1565, 1566 y 1569.

[3] PROSER (Proyectos y Servicios S.A.), “Inventariado y análisis medioambiental de los vertederos de residuos sólidos urbanos en la provincia de Soria”, Dirección General del Medio Ambiente, Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, Marzo 1985.

[4] Ibidem.

[5] Dirección General de Salud Pública y Asistencia Primaria, Diagnóstico del medio físico de la Provincia de Soria. Valladolid, Consejería de Bienestar Social, 1986, págs. 73 y 74.

[6] PROSER (Proyectos y Servicios S.A.), “inventariado y análisis medioambiental de los vertederos de residuos sólidos urbanos en la provincia de Soria”, op. cit.

[7] Dirección General de Salud Pública y Asistencia Primaria, Diagnóstico del medio físico de la Provincia de Soria, op. cit., pág. 72.

Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s