GEOGRAFÍA, DESARROLLO Y MEDIO AMBIENTE EN LAS CONCENTRACIONES TECNOLÓGICAS EN SORIA. UN ANÁLISIS TERRITORIAL DE LA CALIDAD DE VIDA – V

GEOGRAFÍA, DESARROLLO Y MEDIO AMBIENTE EN LAS CONCENTRACIONES TECNOLÓGICAS EN SORIA. UN ANÁLISIS TERRITORIAL DE LA CALIDAD DE VIDA –  V

4.- TECNOLOGÍA INTERMEDIA PROGRESIVAMENTE SOFISTICADA.

Las cooperativas de la zona están empleando maquinaria moderna, en todos los casos la más avanzada que pueden disponer en relación a sus características de tamaño, tipo de producto y capacidad financiera. Es decir, utilizan una tecnología que puede calificarse de adecuada a sus circunstancias sociales y económicas. A este respecto deben tenerse en cuenta algunos factores que hacen además a este proceso de industrialización rural especialmente interesante:

Los empresarios que han protagonizado la creación de cooperativas tienen el- mérito de haberlo hecho en todos los casos a partir de un nivel de formación mínimo.

Hasta la década de los ochenta no tenían ningún tipo de estudios o a lo más el equivalente a la actual E.G.B., empezando una minoría a partir de esas fechas a obtener algún titulo de formación profesional, normalmente de la rama de administrativo. Esto dificultaba la introducción en una primera época otro tipo de tecnología que no fuese la más directamente relacionada con la empleada en la transformación primaria de la madera, que era la que se conocía en la zona, si bien en este caso se tendía a utilizar la más avanzada existente en el mercado que pudiese aplicarse a pequeña escala, haciendo sus productos competitivos. No obstante, las empresas han ido adquiriendo tan pronto como les ha sido posible otro tipo de maquinaria más automatizada y compleja, no estando rezagadas a este respecto en relación a las industrias del sector.

Algunas de las primeras cooperativas de Duruelo y Covaleda han surgido como respuesta a la crisis sufrida por empresas de tamaño relativamente grande. Esto hacía que les interesase utilizar en la medida de lo posible una tecnología que fuese lo más intensiva posible en mano de obra, capaz de absorber el máximo de puestos de trabajo, aunque en todos los casos se crearon menos empleos que los perdidos por la quiebra de las empresas en las que previamente trabajaban.TRONCO EN COOPERATIVA ALTO DUERO

Las cooperativas comienzan con un elevado nivel de endeudamiento y pocos recursos, lo que las obliga a ir en la medida de lo posible hacia tecnologías de bajo coste.

En el esquema socioeconómico en el que han ido constituyéndose las cooperativas apenas tenia cabida, especialmente durante el periodo inicial, muchas de las nuevas tecnologías actualmente disponibles. Así, no tiene sentido emplear un ordenador para la contabilidad cuando lo primero es aprender a llevar la gestión de la empresa, faltando además recursos y sobrando mano de obra. Igualmente, apenas tiene cabida el uso de máquinas de control numérico reprogramables, cuyo mantenimiento es más delicado y exige un mayor nivel de cualificación para sacarles rendimiento. Esto es especialmente cierto cuando existe en el mercado una tecnología intermedia poco flexible y de menor capacidad, pero cuyo uso es menos problemático por ser mucho más simple. En este mismo orden de cosas, tampoco tiene lugar el comenzar por instaurar cadenas de producción en masa, que implican una disposición de capital y una capacidad financiera impensable en una zona de montaña cuyo punto de partida fue una aguda situación de miseria y paro.

Indicio de todo ello es que la fábrica de la Tierra de Pinares más tecnificada. Puertas Norma, esta teniendo bastantes dificultades con la puesta en funcionamiento de máquinas de control numérico capaces de cumplir múltiples funciones, a la vez que en lograr una aceptación favorable por parte del mercado de los nuevos productos que está introduciendo, como el “blok-port”, conjunto de puerta que se suministra con la mecanización y montaje de sus elementos ya proporcionados directamente desde fábrica. La empresa esta involucrada en una modernización que implican fuertes inversiones que por el momento le resultan difícil de absorber, pero de las que no puede prescindir para mantenerse competitiva respecto a países con un coste de la mano de obra más barato, algunos cercanos como Portugal y otros lejanos como Thailandia. La consecuencia es que está endureciendo su política de personal, lo que se refleja en que de sus 420 operarios únicamente 300 son fijos, categoría que disminuye progresivamente, o en el que en la época de la firma del convenio retenga hasta varios meses el pago de los salarios como medida de presión contra las reivindicaciones de los trabajadores. Si la tecnificación presenta tantos problemas en la mayor y más antigua fábrica de la zona, cabe pensar la imposibilidad de que den ese salto directamente las pequeñas empresas cooperativas que empiezan formándose con aportaciones propias de capital, con unos raquíticos créditos y con unas ayudas oficiales que tardan en los casos más favorables al menos seis meses en hacerse efectivas.

Dadas las circunstancias socioeconómicas de la Tierra de Pinares, la alternativa que parece más correcta (probablemente la única posible) es la estrategia allí seguida, consistente en comenzar buscando huecos de mercado en los que el componente artesanal fuese importante, de manera que no hubiese el peligro de dejar de ser competitivo respecto a fábricas más automatizadas e intensivas en capital. Sin embargo, en una segunda fase se ha ido hacia un incremento de la productividad por trabajador a través de la incorporación de técnicas de fabricación y organización más punteras. En este sentido cabe resaltar el buen espíritu de cooperación de las cooperativas más consolidadas respecto a las más jóvenes, a las que les prestan el uso de la maquinaria y tecnología algo más sofisticada, costosa o de uso más infrecuente. Por ejemplo, el telefax suele ser un instrumento de producción secundario para, las recién nacidas, por lo que resulta habitual que durante una cierta época empleen el de una empresa más antigua.

Asimismo, cabe señalar que la tecnificación por sí misma no tiene ningún sentido. Esto es lo que sucedió en Duruelo con el servicio Banco en Casa proporcionado por el Banco de Santander, del que dispusieron todas las cooperativas del pueblo sin que realmente fuese de utilidad, puesto que es un lugar en el que las relaciones son personales, el contacto es cotidiano, las distancias son mínimas y la congestión nula.

Posteriormente esta sucursal cerró, siendo ocupado su local por otra entidad financiera. Lógicamente, no ha supuesto ninguna pérdida sensible para las empresas de la zona el hecho de que el nuevo inquilino no ofrezca el servicio de telebanco. Se trata de una tecnología útil en otras circunstancias, por ejemplo en una ciudad cuando el lugar de residencia y el del trabajo están alejados, dado que se tendrá la cuenta corriente cerca de uno de ellos pero puede resultar conveniente el poder realizar operaciones rápidamente desde cualquiera de ellos. No obstante, difícilmente puede representar una ventaja significativa en un pequeño núcleo de población.trabajando en el pinar 1972-2

5.- ENTRAMADO DE RELACIONES CON MULTIPLICACIÓN DE LA ACTIVIDAD.

Todas las empresas de la industria del mueble y todas las cooperativas mantienen entre sí muy buenas relaciones, salvo en una excepción, en la que se produce una acusación de robo de clientes, si bien hay pedidos de sobra para ambas. La tónica general es que mantienen entre ellas una estrecha colaboración, que incluye por ejemplo el que se prestan la maquinaria cuando necesitan alguna que no tienen o cuando la suya se les ha estropeado, llegándose incluso a pasar unas a otras los pedidos que son incapaces de atender para las fechas requeridas por el cliente. Esta buena camaradería se explica en parte por la relativamente elevada concentración de industrias en Duruelo y Covaleda, ya que al ser núcleos con poca población las empresas quedan unidas por una red de tipo familiar, no siendo infrecuente el tener al padre, hermano, suegro o cuñado en cooperativas teóricamente competidoras.

En el caso del mueble no se ha producido ningún tipo de fricción, que tampoco seria lógica en una situación en la que todas las cooperativas tienen una mayor demanda de la que son capaces de satisfacer.

En Duruelo primero y en Covaleda después se ha producido un proceso de difusión creativa debido a la proximidad y concentración de empresas, a menor escala e influida por otras circunstancias, pero que de alguna manera responde a lo que se pretende conseguir en los parques tecnológicos. Todas las cooperativas de la zona reconocen el papel de incubadora y ejemplo jugado por Picos de Urbión, a la vez que manifiestan que en sus comienzos son altamente tributarias de alguna otra cooperativa, especialmente de las más pioneras, como INMADU. Los promotores de las nuevas cooperativas en bastantes ocasiones han sido previamente trabajadores contratados de alguna otra, a la vez que, como ya se ha indicado en el anterior párrafo, entre ellas se prestan todo tipo de ayudas, incluyendo la experiencia necesaria para animar y poner en marcha nuevos proyectos. De alguna manera este espíritu viene a suplir espontáneamente la ventaja que para Mondragón supone el funcionar en grupo con una política declarada de solidaridad territorial y ente empresas. No obstante, una institucionalización de la cooperación permitiría un efecto multiplicador mucho mayor, entre otros motivos porque reduciría en las cooperativas ya consolidadas la barrera a la expansión que supone el capital inicial que tiene que aportar cada socio.sierra nueva - sepia

6.- EL PAPEL DE LA FORMACIÓN.

El bajo nivel de cualificación, la juventud de los cooperativistas, la frecuente falta de experiencia laboral previa y la carencia de sofisticados análisis de mercado son rasgos que diferencian la Tierra de Pinares de lo que ha ocurrido en lugares como Mondragón. Allí desde el comienzo fueron titulados universitarios los que dirigieron las empresas, muchas de ellas están formadas por el excedente laboral de otras que se modernizan, las cooperativas que promueve la Caja Laboral Popular conllevan un proceso de formación del promotor que puede llevar hasta dos años y se hace un estudio en profundidad sobre la viabilidad de cada proyecto. Casi toda la bibliografía sostiene que los únicos modelos de desarrollo que pueden funcionar con éxito son los que están basando en unos directivos cualificados y cuentan con un importante respaldo técnico. Sin embargo, el movimiento de cooperativas de la Tierra de Pinares de Soria muestra que también existen otros caminos posibles que no pueden minusvalorarse.

Por otro lado, el bajo nivel de cualificación de los cooperativistas no quita el que la educación haya jugado un importante papel en la génesis de todo el proceso de formación de empresas, coincidiendo en esto con el caso de Mondragrón o con el de los espacios densamente tecnológicos.

Lo que ocurre es que aquí es de otra índole, en consonancia con unas circunstancias de menor desarrollo económico y social.

A pesar de la escasa cualificación de los emprendedores de la zona, la formación del personal ha sido un elemento clave en todos los casos de empresas endógenas no dedicadas a la transformación simple de la madera. El mérito a este respecto hay que atribuirlo actualmente sobre todo al Instituto Nacional de Empleo (INEM) y anteriormente a su predecesor, el antiguo Promoción Profesional Obrera. (PPG), cuyos cursillos fueron capaces de sembrar la semilla que daría lugar a las primeras cooperativas. Hoy en día el INEM colabora con cursos de formación que en la zona han demostrado tener una gran eficacia a pesar de su corta duración, siendo de dos tipos: los primeros de carácter general y con maquinaria estándar, por ejemplo el último de ellos en 1988 sobre perfeccionamiento del tallado de la madera, y los segundos específicos, que se dan en los locales de las sociedades recién constituidas con la maquinaria que ellos han adquirido.

Igualmente, la Unión de Cooperativas de Trabajo Asociado de Soria (UCTASO) está realizando una importante labor en la formación competitiva de las pequeñas empresas de la provincia, promoviendo su evolución hacia un tipo de sociedades más modernas y tecnológicas. Así en 1989 ha organizado un curso sobre dirección y administración de empresas, consistente en 120 horas que se imparten los viernes por la tarde y los sábados por la mañana a lo largo de doce sesiones, a cinco horas por día. La incidencia de la convocatoria ha sido muy alta, habiendo solicitado su inscripción, más participantes que los 25 establecidos como máximo. De la Tierra de Pinares están asistiendo cuatro cooperativas, yendo por alguna de ellas más de un miembro.

Quienes muestran un mayor interés son las empresas más jóvenes, que han añadido a su esfuerzo de puesta en marcha el costear el curso. Al éxito de la convocatoria colabora la ayuda económica de la Junta de Castilla y León, que cubre el 75% de la matricula, que asciende a 300.000 pesetas, si bien todavía queda una cantidad considerable que debe ser  financiada por las cooperativas o particularmente. El alto coste se debe a que el curso es impartido por prestigiosas instituciones privadas de proyección, internacional, no elevándose a más porque también colabora el Ministerio de Educación y Ciencia, que cede gratuitamente los locales.

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s