GEOGRAFÍA, DESARROLLO Y MEDIO AMBIENTE EN LAS CONCENTRACIONES TECNOLÓGICAS EN SORIA. UN ANÁLISIS TERRITORIAL DE LA CALIDAD DE VIDA – II

GEOGRAFÍA, DESARROLLO Y MEDIO AMBIENTE EN LAS CONCENTRACIONES TECNOLÓGICAS EN SORIA. UN ANÁLISIS TERRITORIAL DE LA CALIDAD DE VIDA – II

3.- COOPERATIVAS Y FABRICAS DE DURUELO: ¿UN MONDRAGON EN POTENCIA EN OTRAS CIRCUNSTANCIAS Y SIN SUS SECUELAS NEGATIVAS?.

Cuenta con una cierta industrialización basada principalmente, aunque no exclusivamente, en la transformación de la madera y en la fabricación de muebles, que resulta especialmente relevante por ser endógena y formada en gran medida por cooperativas, aunque también existen una minoría de empresas de gran importancia cuyo origen es de fuera de la comarca. Unas y otras constituyen las principales empresas de la Tierra de Pinares de Soria, recogidas en la tabla 6.

En Duruelo de la Sierra es donde ha habido una mayor iniciativa autóctona, con 8 cooperativas y 20 empresas familiares dedicadas al sector de la madera[1]. Las cooperativas han sido las principales empresas del pueblo, tanto por el número de trabajadores como por ser las que generan un mayor valor añadido bruto, siendo además las pioneras de la reindustrialización de la comarca, las más dinámicas y las más diversificadas. Seis de ellas están dedicadas al sector de la madera: una a fabricar juguetes, otra a cajonería (palés) y persianas (también de plástico) y las cuatro restantes a la producción de muebles del estilo llamado provenzal, que son macizos y que mantienen un importante componente artesanal. Las otras dos cooperativas están dedicadas respectivamente a la elaboración de embutidos y a la confección. Además existe una industria familiar del mueble y un grupo de pequeñas empresas diversas, que salvo dos de unos 10 empelados el resto rara vez llega a los 5 trabajadores. A parte de los talleres mecánicos y de las empresas de la construcción, son: ocho serrerías; tres fábricas de persianas y otras tres de molduras, algunas dedicándose a ambas cosas simultáneamente; una ebanistería y carpintería; una fábrica de serrin para aglomerados y celulosa; una fábrica de briquetas para calefacción; una de maderas, tablones y puntales para tendidos u obras; y una de báculos.

Molini Fernández, Fernando

Se trata de un proceso industrial rural que llama la atención porque surge en un entorno desolado demográficamente y en un paraje en el que el viajero no espera encontrar un polígono industrial consolidado, a 1200 metros de altitud, enclavado en el valle del nacimiento del Duero, encajado entre montañas que llegan a superar los 2000 metros, entre ellas Urbión con 2228. El empleo global que representa es muy modesto, ascendiendo a aproximadamente 159 puestos de trabajo en las cooperativas y unos 70 más en el resto de las industrias del sector de la madera. Aún así, manifiesta un dinamismo empresarial difícil de encontrar en la montaña española, constituida en su mayor parte por tierras intensamente marginales, al igual que ocurre en el resto de Soria.

La prosperidad de la Tierra de Pinares resulta especialmente notoria cuando se tiene en cuenta que es una zona cuyas condiciones ambientales no son más favorables que las de tantas comarcas serranas que hoy sufren un notable retraso, abandono y pobreza. Respecto a ellas tiene una situación actual boyante, que no es en absoluto achacable a las características de su medio físico, sino más bien al modo en que los habitantes han aprovechado los recursos. En este sentido la propiedad comunal de los montes y la mentalidad ecológica han tenido una repercusión mayor que los tipos de suelo, clima, relieve o cualquier otro condicionante físico.

En el contexto del Sistema Ibérico es particularmente asombroso encontrar un núcleo como Duruelo, que carece de paro a pesar de la crisis económica general, habiendo incluso un exceso de oferta de puestos de trabajo sobre la demanda, a la vez que el relevo generacional parece garantizado.

Teniendo en mente cifras macroeconómicas se trata de un caso despreciable, pero esta es una perspectiva que no tiene sentido adoptar, entre otros motivos porque si se diesen procesos similares en todas las sierras españolas el panorama nacional sería radicalmente distinto. Además, el hecho de que desgraciadamente sea una situación excepcional le confiere un valor mayor, exigiendo que se le preste el máximo de atención, como ocurre en ecología con los endemismos en peligro de extinción.

 Por otra parte, existen precedentes históricos que previenen del error que puede suponer el desestimar la potencialidad de un movimiento cooperativo recién empezado.

El caso más espectacular existente en España (y posiblemente en el mundo) es el del grupo Mondagrón, en el que de una empresa nacida en 1943 con 23 empleados se llegó en 1982 a 83 cooperativas y unos 16.000 puestos de trabajo[2]. En 1988 el grupo de cooperativas alcanza las 169 empresas y los 20.000 trabajadores en plantilla, habiendo obtenido unos saneados beneficios. En todo este proceso cabe resaltar la solidaridad social y territorial, creando puestos de trabajo en todos los valles adyacentes (desde 1981 el objetivo principal es mantenerlos), así como prestando servicios tanto educativos como culturales. Hoy en día las industrias se han extendido por las tres provincias vascas y Navarra, si bien continúan concentradas principalmente en el Alto Deva.

Dentro del capitulo de solidaridad destaca el establecimiento de mecanismos de cooperación y apoyo mutuo entre las cooperativas, entre otros un fondo común que implica la transferencia de beneficios dentro del grupo. Adicionalmente, el proceso fue apoyado por: la creación de una entidad financiera propia, la Caja Laboral Popular (CLP), que ofrece préstamos a bajo coste; un fondo de previsión social que suple a la Seguridad Social, régimen al que no pueden acogerse los cooperativistas; una escuela politécnica de formación profesional y un centro de “formación de cuadros superiores”; una división de asesoramiento técnico de la CLP que funciona a modo de las actuales incubadoras de empresas; y un laboratorio que realiza las labores de investigación y desarrollo, denominado Ikerlan, que ha alcanzado un reconocido prestigio internacional/ participando entre otros en los programas europeos Eureka, COMETT y ESPRIT[3].Sin título-1

Como no, esta industrialización endógena también contiene aspectos negativos, sobre todo de tipo medioambiental.

 En el desarrollo del grupo de cooperativas de Mondragón, al igual que sucedía en el Valle del Silicio y en casi todos los lugares en que se ha producido una rápida expansión económica, el crecimiento ha sido caótico y desordenado desde el punto de vista del medio físico y construido. Como consecuencia presenta importantes disfuncionalidades unidas a un considerable impacto medioambiental, agravado por tratarse de un entorno relativamente accidentado.

Fernando Mañero ya puso en evidencia a mediados de los 70 las tensiones territoriales y sociales del anárquico desarrollo de Guipúzcoa, con graves secuelas negativas a pesar de que al comienzo de la década la provincia alcanzó el primer puesto en cuanto a renta “per cápita”, situación que por otra parte ya no mantiene, tal vez en cierta medida como consecuencia de las inadecuaciones de índole territorial.

Por ejemplo, respecto al tráfico rodado Mañero comenta que «la intensa industrialización del Valle del Deva ha agudizado sensiblemente los problemas viarios, introduciendo una notable inadaptación entre el tráfico y la carretera, que con frecuencia atraviesa los núcleos urbanos, en los que se produce graves problemas de estrangulamiento». Resalta que se ha producido una disfuncionalidad entre un crecimiento cuantitativo y el cualitativo, con una dualidad entre la potente expansión de los servicios productivos y el escaso desarrollo de los que satisfacen las necesidades primarias de la población. Concluye que no se ha producido una expansión industrial “debidamente equilibrada y armónica”, sobre todo por las deficiencias en los servicios más directamente relacionados con la mejora de las condiciones de vida de la población, tales como educación, vivienda y sanidad[4].

Recientemente en el caso del suelo industrial las inadecuaciones entre actividad económica y habitat han tratado de paliarse a través de la creación de nuevos polígonos (las Industrialdeak) que tienen por objetivo el rehabilitar el centro urbano mediante el desalojo de talleres mal ubicados, unido al de la promoción de nuevas empresas, particularmente las de tecnología avanzada[5].

Con independencia de los parches que actualmente puedan ponerse, una vez más queda de manifiesto que la ausencia de una adecuada ordenación territorial o el incumplimiento de la misma han provocado una evitable merma de la calidad de vida de la población, así como un innecesario deterioro del medio físico.

La bibliografía sobre el movimiento de cooperativas de Mondragón recalca machaconamente que es una experiencia irrepetible, por una parte por el transfondo ideológico de sus promotores iniciales y, por otra, por haberse beneficiado de unos mercados interiores protegidos, de una gran demanda desabastecida y de una época de rápido crecimiento económico.

Pero esta postura olvida un aspecto importante, el que no se trata de potenciar movimientos idénticos basados en circunstancias inexistentes. Por el contrario, la tarea por delante consiste en aprovechar el potencial local presente en la actualidad en las numerosas zonas españolas con desarrollo endógeno rural, de las que han sido identificadas al menos 83[6] cuya pervivencia muestra que ya están en gran medida adaptadas a las características del mundo contemporáneo. Lo que habrá que hacer es diseñar programas adecuados al nuevo contexto, uno de cuyos rasgos más sobresalientes es la necesidad de unos mayores capitales iniciales para poder incorporar las nuevas tecnologías a los productos, procesos y organización empresarial, de manera que puedan ser competitivos en una economía mundial e interconectada. Para ello habrá que utilizar las oportunidades que ofrecen programas como el de “Acción Especial de Telecomunicaciones para el Desarrollo Regional” (el STAR, anteriormente comentado), así como elaborar otros más directamente orientados a las características específicas del desarrollo industrial endógeno.

Por otro lado, el caso de Mondragón no es el único en haber mostrado ya una considerable innovación tecnológica.

Antonio Vázquez Barquero indica que durante las primeras etapas las iniciativas locales de creación de empleo están frecuentemente vinculadas a la transformación de productos primarios o a actividades poco sofisticadas, pero que posteriormente «no tienen otra alternativa que variar la función de producción a través del cambio tecnológico»[7]. Señala que en la industrialización rural se dan procesos destacados de diferenciación de productos mediante cambios en el diseño y la calidad, como ocurre en Priego de Córdoba y Galicia con el paso de vestidos de bajo coste a artículos de moda de precio elevado. Asimismo, menciona otros ejemplos en los que la modernización se hace todavía más patente, como sería en la industria de transformación del plástico en Olot o en la creación de un laboratorio y centro de investigación asociado en Elda. Además, ha encontrado que en general en todos los casos «la tecnología utilizada en los procesos productivos y la incorporada en los productos es aceptable según los estándares internacionales para los mismos productos»[8] presentando ventajas comparativas tanto respecto a los países más avanzados como en relación a los de industrialización reciente.

SO-0636

[1] Los datos sobre las empresas reseñadas en la tabla 6 provienen de entrevistas realizadas a cada una de ellas. Para las demás la información fue proporcionada por los ayuntamientos, en el de Navaleno a partir de las licencias fiscales corregidas mediante una entrevista con la responsable municipal (cerca de la mitad de las referencias eran inexactas), mientras que en el resto de los casos a partir de listas previamente confeccionadas para usos internos, siendo actualizadas en colaboración con los encaraos de su elaboración. Nótese que las cifras que aqui aparecen arrojan un mayor número de establecimientos que las ofrecidas en el capítulo sobre el espacio central, en el que se comparaba la industrialización de los núcleos urbanos de ese modelo de desarrollo con los de la Tierra de Pinares. En aquella ocasión se utilizó como fuente la guia telefónica, por ser imposible el realizar para los 183 municipios de Soria la labor de entrevistas y pulido de datos que para un espacio más restringido sí ha podido efectuarse.

[2] Juan Luis Llorens Urrutia, “El desarrollo industrial de Guipúzcoa: el modelo cooperativo de Mondragón”, Estudios Territoriales, 1984, núm. 13-14, págs. 77-89.

[3] Pilar Bullón, “Grupos industriales vascos, un modelo no exportable”, Cimworld. Informática Industrial. 1987, núm. 2, pág. 11; Juan Luis Llorens Urrutia, “El desarrollo industrial en Guipúzcoa — ” , op. cit., págs. 82-85.

[4] Fernando Mañero, “Industrialización y servicios en la provincia de Guipúzcoa”, Estudios Geográficos, 1976, págs. 242 y 247.

[5] Iñigo Aguirre Kerexeta, “Iniciativas locales tras la crisis de 1975: El caso de Guipúzcoa”, Industrialización en áreas rurales . Madrid, Instituto del Territorio y Urbanismo-MOPU, 1987, págs 30-32.

[6] Instituto del Territorio y Urbanismo, Áreas rurales con capacidad de desarrollo endógeno, op. cít., págs. 28-29.

[7] Antonio Vázquez Barquero, “Desarrollo con iniciativas locales en España”, El territorio de los Ochenta, Madrid, Instituto del Territorio y Urbanismo-MOPU, 1984, pág. 229.

[8] Antonio Vázquez Barquero, “El cambio del modelo de desarrollo regional y los nuevos procesos de difusión en España”, Estudios Territoriales. 1986, núm. 20, pág. 103.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s