LA CANCIÓN DEL PINAR – Sotero Eugenio Bartolomé Hernando (1983) – III

LA CANCIÓN DEL PINAR – Sotero Eugenio Bartolomé Hernando (1983) – III

LA RONDA

Y por la plaza abajo

qué alegre viene La Ronda!

Bullicio de primavera,

rompe en la noche sus rosas,

cada garganta es un nido

de alborotadas alondras.

       Tengo una novia en Duruelo,

       y otra tengo en Covaleda,

       por eso mi corazón

       siempre anda en la carretera.

Las cajas de sus guitarras

corazones se me antojan.

Cómo le abrazan los mozos,

cómo le cantan en jotas!

(Tienen formas de mujer

las guitarras y las coplas).

Por las callejas del pueblo

ríe, canta, sueña La Ronda,

esperanzas fugitivas,

voluptas que al aire flotan

la magia de su artificio

en sus márgenes redondas.

La ilusión, que aún es niña,

grita en la noche su aurora

y los balcones se enredan

con rubores de amapolas;

Todas las mozas del pueblo

visten su traje de novia

en un sueño de azahares,

escondidas en su alcoba.

Con pasión, cantan los mozos,

como suspiran las mozas.

¿Qué tienen que tanto queman

los cantares de La Ronda?

       Por los pinares subí,

       por los pinares, al cielo,

       fueron mis sendas, los ojos

       de una moza de Duruelo.

Y esta noche sin presagios

se ilumina de farolas;

la ilusión cierra los ojos

y el amor, rompe sus rosas.

Y por la plaza arriba,

soñando, vuelve La Ronda.

1094691_202604046575813_828529330_o

EL HACHA DE LOS MÍOS

El hacha de los míos,

como heráldico blasón,

en hombros de mis abuelos,

antaño, subió al pinar

y en hombros de mi padre

cuesta arriba, al Urbión.

También yo vengo a la cita,

aquella hacha de los míos

es mi lira y es canción.

7009716979_04fed35998_c

UN DÍA VOLVERÉ A MI PUEBLO

Cuando me fui del pueblo,

el pueblo vino conmigo.

¡Qué tristeza el emigrar!,

¡se quedó el pueblo vacío!

Mi alma llena de pueblo

se fue por esos caminos,

se llevó el sol y los aires,

las montañas y los pinos,

sus callejas desiguales,

la risa eterna del río,

el sollozo de sus nieves

y el murmurio de los silfos,

las estrellas y su luna;

el pueblo vino conmigo

que todo cabía en mi alma.

Se quedó el pueblo vacío.

¿Qué hará mi pueblo sin montes,

sin árboles y sin nidos,

sin el canto de los pájaros,

un cielo negro sin cirios,

sin pastores ni cabreros

ni yuntas por los caminos?

Cuando me fui del pueblo

me di a llorar, yo era un niño.

Un día volveré al pueblo

y el pueblo lo hará conmigo;

la luz, el bien y la risa

y este sueño que dormito

tendrá un despertar de auroras

plenas de nieves y rizos.

El sol rodará en su carro,

un trazo verde los pinos,

yuntas de mansos bueyes

por los senderos antiguos,

el pastor de ovejas blancas

subirá alegre los riscos

y en los hogares labriegos,

viejo sabor tendrá el vino.

El día que vuelva al pueblo

¡diré mis cantos a gritos!

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA CANCIÓN DEL PINAR – Sotero Eugenio Bartolomé Hernando (1983) – III

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s