LA CANCIÓN DEL PINAR – Sotero Eugenio Bartolomé Hernando (1983) – II

LA CANCIÓN DEL PINAR – Sotero Eugenio Bartolomé Hernando (1983) – II

TRAZOS

I

Por los montes altos

Diana está de caza

su arco es de oro

los dardos de plata.

Dos lebreles negros

en pos de ella saltan

por la espesura

del bosque esmeralda;

dos lebreles negros

que a la luna ladran.

Por Urbión arriba

Diana está de caza.

II

Los cisnes, los cisnes,

como si soñaran,

despacio … despacio.

Los cisnes, los cisnes,

su cuello de raso

como una pregunta,

nadan en el lago

la Cuerda del Pozo,

despacio … despacio.

III

Voy por esa senda

que sube al pinar;

polvo, riscos, piedras

estorban mi andar.

Senda cuesta arriba

que sube al pinar.

Rueda por mi frente

un sudor de sal.

IV

Y que voy por esa senda

que sube, sube a los pinos,

¿qué de fatigas mi cuerpo

de tanto subir caminos!

V

Caminito de mis sierras

polvo-oro entre verde verde,

caminito de mis sierras

aparece aquí y allí se pierde.

doctor zhivago-6

PINARIEGAS

Que voy arriba a los pinos

lleno de pinar y monte,

con los brazos extendidos

mi alma toda en mis brazos

por el alma de los pinos.

Oh, este asombro del monte

y esta fuga de caminos

y de espumas y vertientes

por las peñas con sigilo;

se me antoja todo brazos,

cuántos brazos extendidos,

como ofrenda, una sola,

yo, el pinar, el monte y el río.

Que voy arriba, a los montes

por senderos escondidos

que aún no ha pisado nadie,

yo el primero y mi espíritu.

Se me ha enredado el alma

en las copas de los pinos,

(ruiseñor que anuncia el alba

con mis cantos en sus trinos);

saetas de viento, rompen

los cristales del río.

Alondra anidé el pinar

y el Duero canta conmigo.

Ya somos alma, solo una,

yo, el pinar, el monte, el río.

Estampa típica de Pinares en las cercanías de Casarejos

Estampa típica de Pinares en las cercanías de Casarejos

Y SUBÍ AL PINAR 

Y subí al pinar

por Majafalsa y Castroviejo.

Mi alma fue un rumor

de alas por las sendas;

la fronda, ojos verdes quietos,

me miraba, si, me miraba

sin voces,

pero sonreía

cascabeles rodondos de vertientes

que en vértigo y desvarío,

gritaban su fuga por un lecho de aguas, y el Duero

las bebió en un beso de espumas y luz,

y creció el torrente

como sinfonía colosal,

era el “sea” de la creación.

Un escalofrío

de auras asustadas

en los brazos de los nidos y las hojas,

y luego el murmurio

de los pájaros y el viento,

y el giro

de alas volanderas,

caprichos de círculos e iris…

Descubrí el alma de las “cosas”.

Yo, allí, el “ser”,

inmóvil,

mi espíritu como hálito desnudo

buscando sus formas

a tientas. ¡Que asombro!

era todo tan bello,

pedí a natura ser una de sus “cosas”.

1973-20

EL PASTOR

Cuesta arriba,

monte, monte, monte …

junto a los picos

muy cerca de las estrellas,

el pastor.

Inmóvil, casi solemne,

tirado sobre una piedra gigante,

sus ojos largos … largos y profundos,

llenos de horizontes y atardeceres.

El pastor.

Pastan las ovejas de armiño,

pastan las ovejas negras,

sus corderillos balan

primitiva sinfonía

que rompe el cristal del silencio …

igual sinfonía;

y el rubor del crepúsculo allá, lejano.

Todo se ha hecho marco.

El pastor.

Sus manos apretadas,

les ha dado esta forma

la fiebre del cayado;

al hombre

su manta amarilla-negra,

tinta de viejos inviernos …

el pastor.

Su rostro

un trazo de arrugas insondables,

refugio de mil vientos y de soles.

El pastor.

Le vi en el Génesis,

por las praderas de Aarón,

en la fuga del desierto,

bebiendo las aguas del Jordán.

Fue trueno en el Sinaí,

sermón se hizo en la Montaña,

grito en el Valle de Josafat

y reo en el Gólgota infame.

El pastor.

Le vi en mi pueblo,

cuesta arriba

riberas del Duero,

por Majafalsa y Castroviejo.

(Magia de aguas y vertientes,

capricho de piedras)

hablando a solas,

acaso con Dios …

El pastor.

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA CANCIÓN DEL PINAR – Sotero Eugenio Bartolomé Hernando (1983) – II

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s