EL TRABAJO Y LA VIDA DEL CARRETERO – III

EL TRABAJO Y LA VIDA DEL CARRETERO – III

RELACIÓN DE VECINOS, PROPIETARIOS, CARRETAS, Y BUEYES DE LA HERMANDAD DE CARRETEROS DE BURGOS-SORIA (s. XVIII)

Sin título-7

ORGANIGRAMA DE LA CABAÑA REAL DE CARRETEROS
Sin título-8

TREN O CUADRILLA DE CARRETERÍA

– Las carreterías de Trajino, las de “puerto a puerto”, las de largas distancias, no hacían la campaña de los 8 meses cada año con una o dos carretas, sino con un grupo, en cuadrilla. A este grupo se le llamaba tren o cuadrilla de carretería.

– Cada carretería estaba formada por un número de carretas comprendido entre 25 ó 30 más o menos.

– Excepcionalmente podía ser mayor cuando se trataba de propietarios con gran número de carretas propias.

TRABAJADORES EMPLEADOS EN LA CARRETERÍA

Cada tren o cuadrilla de carretería era conducida por seis o siete carreteros, correspondiendo el cuidado de cinco carretas a cada uno. Los trabajadores empleados en la carretería tenían una categoría profesional y funciones específicas, además de estar al mando de sus correspondientes carretas. El jornal iba de acuerdo con la categoría profesional, la experiencia y habilidades.

Los sueldos, dentro de la misma categoría y localidad, eran iguales. Únicamente variaban algo en los diferentes pueblos.

Los nombres que se les daban indican claramente su función específica: mayoral, aperador, ayudante de aperador, pastero, ayudante de pastero, gañán y ayudante de gañán. En algunos pueblos a los gañanes pasteros se les llamaba motriles, monaderos, boyeros y mozos de ropa.

La carretería solía ir al mando del mayoral, a veces propietario mayoritario de las carretas o de la totalidad de las mismas. Casi siempre la carretería era de varios propietarios, pues sólo un número muy reducido tenía carreta completa.

Muchos trabajadores carreteros llevaban en la carretería alguna carreta propia y, a veces, media. En este caso, se especificaba en el contrato y determinados derechos se reflejaban en él. Esto servía de estímulo y engrosaba las ganancias de los carreteros.

Formaba, pues, la carretería, una empresa común en la que eran propietarios todos o casi todos los trabajadores que entraban proporcionalmente a pérdidas y ganancias y duraba los ocho meses de trajino, quedando después libres los componentes copropietarios.

Bastantes hijos de los propietarios de carreterías iban como aperadores, pasteros y gañanes. Si el propietario no iba como mayoral, nombraba a una persona de confianza para este cargo de la mayor responsabilidad en la empresa. Sin título-9

RELACIÓN POR PUEBLOS DE LA CUADRILLA DE CARRETERÍA 

Mayoral

Era, normalmente, el propietario o un administrador puesto por él. A veces dos propietarios que tenían entre ambos carretería completa desempeñaban el cargo.

Preparaba las cargas por la dilatada geografía española, con el Estado, con los Concejos, con Entidades o con los particulares. Se adelantaba a la carretería para preparar los descansos, el alojamiento, las desyuntas, enseñar las cédulas de privilegios a las Justicias de los pueblos: hacía las cuentas de los portes con el Estado, con el Concejo o con los particulares. Era el que mandaba y administraba la carretería.

Si alguno se ponía enfermo o necesitaba de ayuda, él iba a buscar al médico o lo llevaba en su caballería. A veces se quedaba retrasado para dejar saldadas las cuentas y asuntos de la estancia de las carreterías. Era el supervisor de todo lo que se hacía.

Aperador 

Técnico o mecánico de la carretería. Si alguna pieza de la carreta se rompía, él la reponía o arreglaba; ponía a punto la carreta dándote sebo, etc… Pinas, llantas, aros, soleras, toleras, aimones, pértiga, pingotís, ejes, clavijas, etc. Todas las partes de la carreta eran revisadas por el aperador que llevaba las herramientas precisas para poden reparar en cualquier momento o reponer todo lo que la carreta precisara, obteniendo la madera necesaria. Era el jefe de mantenimiento de los carros.

Ayudante de aperador 

Según indica su nombre, hacía el trabajo de auxiliar del aperador, ayudándole en todas las tareas que le eran propias para dejar a punto las carretas.

Partero

Tenía la misión de cuidar de los bueyes en los pastos al efectuar “las desyuntas o disueltas”, cuando desuncían los bueyes para descansar. Se encargaba de que no fueran lejos, de echarles el pienso en las comederas, de llevarlos a beber agua a los abrevaderos; de llevar de nuevo los bueyes hasta las carretas para uncirlos con ayuda de los demás compañeros y de cuidar la marcha de los bueyes de “rebezo”. Cuidaban también de la ropa y enseres de la carretería.

Ayudante de pastero

En algunas carreterías, cuando los lugares eran más delicados o el ganado más abundante, iba un ayudante de pastero que ayudaba al pastero en su diaria tarea.

Gañan

Ayudaba o hacía todo lo que se le mandaba, pero su principal misión consistía en cargar y descargar las carretas. Normalmente eran mozos jóvenes, fuertes, pasada ya la adolescencia. Iban dos en cada carretería, a veces hijos de los mismos propietarios.

No todos tenían, como podemos ver, la misma responsabilidad y preparación y, de acuerdo con ella, percibían su sueldo.

Los carreteros solían ser de la misma villa o lugar de los propietarios de las carretas, pero también era normal la inmigración y emigración entre los pueblos de la comarca, de la inm

igración y emigración entre los pueblos de la comarca, de la Hermandad. Las carretas de puerto a puerto llevaban tres bueyes y las churras, dos.

Las carreterías salían de los pueblos carreteros o de las dehesas de pastos de invierno, a primeros del mes de abril y regresaban en noviembre, a finales, “semana más o menos”. En algunos contratos privados figuraba desde San Marcos a San Andrés.

Cada carretería llevaba entre 75 y 90 bueyes; a veces también vacas domadas, algunas de leche que utilizaban para su alimentación, y, siempre, el caballo del mayoral, algunos burros y mulos para poder efectuar con ellos servicios urgentes de provisión de alimentos, traslado de enfermos, transporte de enseres necesarios, piensos, etc…

En las carretas llevaban todo lo necesario; sogas, sebo, coyndas, regalos, clazado, cédulas y privilegios reales impresos, etc., todo dentro del “arquita del carretero”. Además de comederas y pienso para los animales llevaban carneros para hacer su famoso “ajo carretero”.

Las carretas de “puerto a puerto” hacían por lo menos de 5 a 7 viajes al año, recorriendo de 30 a 40 kilómetros diarios.

El mayoral que llevaba la contabilidad de la carretería, hacía los pagos correspondientes durante las rutas para que los carreteros pudieran enviar dinero a sus casas cuando alguno iba durante el trajino al pueblo.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL TRABAJO Y LA VIDA DEL CARRETERO – III

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s