UNA VISITA A LAS LAGUNAS DE URBIÓN – Juan José García – 1880 – FINAL

UNA VISITA A LAS LAGUNAS DE URBIÓN – Juan José García – 1880 – FINAL

X

Los montes de la Garganta de Santa Inés y los del Pinar Grande pertenecen á una especie de asociación llamada Comunidad ó Cabildo de la Ciudad y Tierra de Soria, de la que forman parte gran número de pueblos de la provincia; asociación que tiene un administrador general y en la que el Ayuntamiento de la capital ejerce una especie de dirección, protectorado ó representación tan singular y anómala como lodo lo que se refiere a esta comunidad antidiluviana, anacronismo viviente en la organización de la sociedad moderna.

Fácil es de comprender que estas ricas y hermosas selvas que debieran ser un manantial inagotable de riqueza no tienen dueño ninguno, y ya hace muchos años que vienen siendo el teatro de una devastación infame en la que no siendo bastante el hacha se ha acudido al fuego; y antes de mucho tiempo se verán convertidas en un páramo desierto é inhabitable.

¿Qué objeto puede tener esta destrucción? No es difícil adivinarlo. Un lobo arrebata en una espesura un carnero ó una cabra y elude fácilmente entre la maleza la persecución de los perros y la vigilancia del pastor; ó una punta de ganado extraviada en el monte ha dado un mal rato á su guardador que, en vez de tenderse á la bartola, ha tenido que trepar cien veces por los vericuetos en su busca; y lleno de coraje provéese al día siguiente de una caja de fósforos y pega fuego á la espesura.

Un carbonero trabaja con ardiente afán para arrancar entre la maleza la raíz del brezo y apenas su costoso trabajo le ha dado un mezquino jornal, pero comprende que si no hubiera tantos estorbos en el monte podría trabajar con desahogo y adelantar más en menos tiempo, y por lo tanto provéese también de una caja de fósforos que le abre ancho campo á su industria. Un traficante solicita una corta de maderas, pero después de infinitas dilaciones é informaciones, después de mil molestias y de un insoportable expedienteo, que muchas veces termina con una inesperada negativa, comprende que hay otro medio mas sencillo de conseguir su objeto. El incendio del pinar traerá forzosamente el expediente de aprovechamiento y por miserable precio encontrará también ancho campo á su ambición y un protesto á sus manejos.

Un hachero emplea un día en cortar y arreglar un pino de regulares dimensiones, y sorprendido por el guarda encuentra la penalidad relacionada con el diámetro del árbol. El sentido común le enseña el siguiente raciocinio: si en vez de cortar un árbol grueso que había llegado al máximo de su crecimiento hubiese empleado su tiempo en cortar árboles jóvenes que tienen diversas aplicaciones, como el guarda no había de sorprenderle sino al pié de uno de ellos, en vez de una penalidad de treinta ó cuarenta pulgadas sufriría una penalidad de cuatro ó cinco, y en un sólo día aprovecha veinte ó treinta árboles.

Un leñador encuentra más fácil y más cómodo llenar su carreta de hermosos y rectos troncos que se prestan admirablemente á la carga, que no el trepar por las ramas de un añoso roble con peligro de romperse la cabeza.

Un labrador cree descubrir un terreno de buena calidad en medio del bosque. Lo incendia, lo rotura y lo cerca. Denunciado por los empleados del ramo de montes sufre el impuesto de un canon y adquiere el derecho de propiedad.

¿Pero á qué continuar? ¿Son éstos acaso los únicos enemigos de la vegetación?

¿Son impotentes nuestras leyes? No lo sabemos, pero es bien seguro que lo que aquí sucede no tiene ejemplo en ningún país culto.

Hay datos estadísticos preciosos. Fijémonos en un pueblo cualquiera. Concédense anualmente á la villa de Vinuesa 800 pinos, de los cuales deben sacarse 24000 tablas que sus cinco artefactos deben serrar en 24 días, y que pueden ser conducidas á la capital en 250 carretas. Ahora bien, ¿de dónde procede la madera que conducen 2900 carretas que solamente del citado pueblo vienen anualmente á colocarse en el campo de la Concepción de Soria, sin contar las que van á descargar al Royo, Herreros y á los pueblos del valle de Valdeavellano? ¿Proceden de cortas legítimas los machones, las alfangias, los timones, los palillos, las varas, las gamellas y los aros? ¿Proceden de legítima corta los 360000 pies de roble que anualmente se queman en las cocinas de tan insignificante pueblo?

No es posible que la más exuberante vegetación resista por mucho tiempo una tala de tal naturaleza. Nosotros hemos visto al descender de la laguna Negra en aquel hermoso y frondosísimo barranco, establecidos talleres para la construcción de aros, que por confesión de los mismos delincuentes llevan ya tres meses funcionando sin que nadie les hubiese molestado ni se hubiese apercibido, al parecer, de su existencia.

Nosotros hemos vivido mucho tiempo y hemos recorrido palmo á palmo esa preciosísima garganta de Santa Inés, en cuyos árboles se ceban diariamente de ciento á doscientas hachas y cuyos incendios hemos contemplado mil veces llenos de dolor y de indignación.

Tanta hermosura, tanta riqueza, tanta frondosidad; las armonías de la selva, la frescura de las praderas, los alegres cantos de las aves que se esconden en las sombrías enramadas, todo va á desaparecer; hasta los juguetones arroyuelos retirarán sus aguas de la comarca… Si hay quien tiene la culpa ¡maldito sea!

Soria, Mayo de 1880.rabal 11

Véndese en Soria en la imprenta de D. Saturnino Peña, Plazuela de San Esteban, y en casa del autor, calle de Numancia, número 6.

 

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a UNA VISITA A LAS LAGUNAS DE URBIÓN – Juan José García – 1880 – FINAL

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s