CAMBIOS RECIENTES DEL LÍMITE SUPERIOR DEL BOSQUE EN URBIÓN: GESTIÓN FORESTAL, GANADERÍA Y CLIMA – I

CAMBIOS RECIENTES DEL LÍMITE SUPERIOR DEL BOSQUE

EN URBIÓN: GESTIÓN FORESTAL, GANADERÍA Y CLIMA

Alipio García de Celis

Pablo Arroyo Pérez

Alberto Gandía Fernández

(Departamento de Geografía, Universidad de Valladolid.)

RESUMEN

Las montañas de Urbión (Cordillera Ibérica, España) están cubiertas por bosques de Pinus sylvestris que parecen alcanzar su límite actitudinal natural (treeline) entre los 1.850 y los 2.050 m. Mediante técnicas de fotointerpretación, Sistemas de Información Geográfica (GIS) y trabajo de campo hemos cartografiado la treeline a mediados del siglo XX y en el momento actual. Esta ha variado notablemente en los últimos cincuenta años, experimentando un avance en altitud de más de 50 metros de media (1m/año de velocidad media de avance). El avance de la treeline se produce siguiendo una pauta aleatoria en las laderas regularizadas que presentan un relieve uniforme, mientras que sigue las formas convexas en las laderas de relieve irregular. El rápido cambio observado debe explicarse lógicamente por transformaciones que hayan podido producirse en los factores que controlan la treeline. Estos factores son básicamente la acción humana, en forma de gestión forestal y sobre todo de aprovechamientos ganaderos, y la acción del clima. Hemos analizado los datos disponibles para intentar encontrar una explicación a los cambios observados. A partir de los datos disponibles hemos podido comprobar que el avance no se ha debido a repoblación forestal, pues no se lleva a cabo ningún tipo de gestión forestal por encima de 1.700 m de altitud, y también hemos cuantificado una disminución muy significativa de la presión ganadera; así mismo, hemos observado algunos cambios en los parámetros climáticos, especialmente en el sentido de unos inviernos menos nivosos (han disminuido notablemente las precipitaciones en los meses de invierno) y menos fríos (han subido entre 1 y 2ºC las temperaturas medias de los meses invernales). Todos estos cambios han tenido que ejercer una influencia favorable para el rápido avance en altitud observado en la treeline, pero los datos disponibles y el análisis realizado sólo permiten asegurar que de los factores que la controlan en estas montañas juega un papel más significativo el descenso en la presión ganadera; en cualquier caso, los cambios observados en la treeline en Urbión puede hacer de estas cumbres un observatorio singular, a una escala local que facilita su evaluación y control, de los cambios ambientales que parecen observarse a escala global.

INTRODUCCIÓN Y PLANTEAMIENTO

Las montañas de Urbión son uno de los pocos espacios de montaña de la Península Ibérica donde pueden verse bosques continuos y extensos que lleguen hasta las proximidades de cumbres que superen los 2.000 metros de altitud. En casi todas las demás montañas, o bien han desaparecido los bosques, o sólo quedan restos más o menos aislados, o bien las altitudes culminantes son menores.

En las montañas de Urbión, en el momento actual, el bosque continuo (formado de manera dominante por Pinus sylvestris) llega aproximadamente hasta la altitud de 1.850 metros; desde esta cota hasta la de los 2.000-2.050 metros se extiende una franja o ecotono formado por un mosaico de grupos de árboles de porte bajo, árboles dispersos bajos y deformes, arbolillos jóvenes de porte arbustivo, arbustos dispersos, praderas y roca desnuda.

Finalmente, por encima de los 2.050 metros (hasta los 2.200 metros de las cumbres más altas) no existen ejemplares arbóreos, estando el paisaje dominado por grupos de arbustos bajos, praderas y roca desnuda (Foto 1 y Foto 2).

Foto 1. Vista general de la vertiente meridional del cordal occidental de los Picos de Urbión. Se aprecia cómo el bosque continuo llega hasta una cota bastante regular (aproximadamente los 1850 m. de altitud, el forest limit o timberline), y a partir de ella el bosque se hace más ralo, con árboles de menor tamaño, hasta que a la altitud a la que está hecha la foto (aproximadamente a 2000 m, en las laderas del Mojón Alto) los árboles de más de 3 m. prácticamente desaparecen (treeline)

Foto 1. Vista general de la vertiente meridional del cordal occidental de los Picos de Urbión.
Se aprecia cómo el bosque continuo llega hasta una cota bastante regular (aproximadamente los 1850 m. de altitud, el forest limit o timberline), y a partir de ella el bosque se hace más ralo, con árboles de menor tamaño, hasta que a la altitud a la que está hecha la foto (aproximadamente a 2000 m, en las laderas del Mojón Alto) los árboles de más de 3 m. prácticamente desaparecen (treeline)

Foto 2. Vista de parte de los cordales noreste y sur-sureste, con el pico Urbión al fondo a la izquierda. El arco morrénico situado en el centro de la foto (Majada Rubia) se halla a 1.880 m. de altitud. Las laderas que están a la izquierda suben aproximadamente hasta los 1.950 m. de altitud. Se aprecia cómo desde el bosquecillo situado sobre la morrena, los árboles son progresivamente más escasos y pequeños a medida que se asciende por las laderas.

Foto 2. Vista de parte de los cordales noreste y sur-sureste, con el pico Urbión al fondo a la izquierda. El arco morrénico situado en el centro de la foto (Majada Rubia) se halla a 1.880 m. de altitud. Las laderas que están a la izquierda suben aproximadamente hasta los 1.950 m. de altitud. Se aprecia cómo desde el bosquecillo situado sobre la morrena, los árboles son progresivamente más escasos y pequeños a medida que se asciende por las laderas.

Esa franja entre los 1.850 y los 2.050 metros de altitud, en la que abundan los árboles deformes debido a la acción del viento, las heladas o la nieve (foto 3), podemos plantear con seguridad que corresponde al ecotono de la treeline o límite superior del bosque, una franja comprendida entre tres líneas más o menos definidas: la timberline o forest limit, o línea hasta la que llega el bosque continuo, la treeline propiamente dicha, que es la línea hasta la que llegan los últimos ejemplares aislados o en pequeños grupos de especies arbóreas con una talla de hasta 3 metros de altura, y la tree species line, o línea hasta la que llegan los ejemplares aislados y de pequeña talla de especies arbóreas (Price, 1986; Körner, 1998; Körner & Paulsen, 2004; Holtmeier & Broll, 2005).

Foto 3. Un ejemplar de pequeño tamaño de Pinus sylvestris, situado sobre una morrena a 2.020 m de altitud, junto a la Laguna Helada. Se aprecian claramente los daños en las ramas orientadas al norte, producidos por las intensas heladas y ventiscas del invierno 2004-05. La fotografía está tomada en el mes de mayo de 2005.

Foto 3. Un ejemplar de pequeño tamaño de Pinus sylvestris, situado sobre una morrena a 2.020 m de altitud, junto a la Laguna Helada. Se aprecian claramente los daños en las ramas orientadas al norte, producidos por las intensas heladas y ventiscas del invierno 2004-05. La fotografía está tomada en el mes de mayo de 2005.

 Las montañas de Urbión son singulares porque en ellas se puede observar la treeline a lo largo de una gran extensión y bajo diferentes condiciones de orientación de las laderas. Este hecho confiere a Urbión un extraordinario interés, pues, junto a otras características presentes en esta montaña, permite fijar con seguridad la existencia de medios actuales con condiciones de alta montaña en el interior de la Península Ibérica, y contribuir mediante su estudio al conocimiento de la posible incidencia de cambios climáticos y ambientales en estos frágiles medios con elevado estrés climático (Holtmeier & Broll, 2005).

Por otro lado, hemos observado que la treeline de las montañas de Urbión no aparece estable, sino que presenta una acusada dinámica de cambio que hemos podido reconstruir en los últimos 50 años. Es una dinámica de claro y rápido avance en altitud de la vegetación arbórea. Este fenómeno ya ha sido observado, para otras especies, en entornos cercanos (Camarero & Gutiérrez, 1999). La pregunta a la que pretendemos encontrar respuesta es: ¿en qué medida ha variado recientemente la treeline en Urbión?, y secundariamente:

¿cómo se está produciendo ese avance sobre el terreno, y qué factores pueden explicar esta dinámica?

ÁREA DE ESTUDIO, MATERIAL Y MÉTODOS

Las montañas de Urbión (Fig. 1) forman parte de la Cordillera Ibérica, están situadas en la parte nororiental de la Península Ibérica, y en situación interior, a 150 Km de las costas atlánticas y a 300 Km de las costas del mar Mediterráneo. Culminan en el Pico Urbión, a 2.228 metros (coordenadas: 42º00’45’’N – 02º52’35’’W).

Fig. 1. Mapa de localización de los Picos de Urbión, con sus tres cordales principales y el área objeto de análisis más detallado en este trabajo.

Fig. 1. Mapa de localización de los Picos de Urbión, con sus tres cordales principales y el área objeto de análisis más detallado en este trabajo.

 El Pico Urbión es un vértice desde el que descienden tres cordales principales, hacia el nordeste, hacia el oeste y hacia el sursureste, de los cuales el segundo y el tercero prolongan las altitudes superiores a los 2.000 metros a lo largo de tres a cuatro kilómetros de distancia desde el pico Urbión. Los fondos de los valles principales, en los que se sitúan los núcleos de población más próximos, están a una altitud media de entre 1.000 y 1.200 metros, y a unos diez a quince kilómetros, en línea recta, desde el Pico Urbión. Por tanto, las montañas de Urbión constituyen un macizo montañoso destacado sobre su entorno, relativamente extenso, y complejo en cuanto a sus variables físicas, con variedad de exposiciones y orientaciones en sus laderas, lo que se traduce en diversidad de ambientes geoecológicos (Raseman et al, 2004).

El trabajo se ha centrado en los cordales del oeste y sursureste, por encima de los 1.700 metros de altitud. El relieve es de origen glaciar, formado por circos, morrenas, cubetas de sobreexcavación, lagos y crestas (García et al, 1998; Sanz, 2001; Gandía, 2005). Tanto las laderas afectadas por la dinámica glaciar como el resto del espacio han sido afectadas también por la dinámica periglaciar, mostrando extensas superficies regularizadas, recubiertas por depósitos de solifluxión que en algunos lugares permanecen activos: el área culminante se caracteriza por un clima actual de alta montaña, condiciones que permiten la existencia de una dinámica de laderas activa de tipo solifluidal en los sectores más favorables (Arroyo et al., 2005).

Para reconstruir la evolución reciente de las líneas superiores del bosque continuo (forest limit) y de los árboles aislados o en pequeños grupos (treeline), hemos combinado las labores de fotointerpretación y trabajo de campo con el uso de los Sistemas de Información Geográfica. Respecto a este último apartado se han utilizado dos fuentes: la fotografía aérea de 1956 (“vuelo americano”) y las ortofotografías más recientes (2001) del Centro de Información Territorial de la Junta de Castilla y León. Se ha procedido al escaneado de una fotografía aérea de 1956 –la que abarca el sector culminante de los picos de Urbión- y, una vez en formato digital hemos georeferenciado la imagen mediante el software Er Mapper 6.1 a través de una serie de puntos de control tomados de la ortofotografía reciente. De esta forma dotamos de información espacial a la fotografía aérea de 1956 dentro del mismo sistema de coordenadas que posee la ortofotografía del año 2001.

Posteriormente, mediante fotointerpretación y trabajo de campo se ha situado el límite superior del bosque y de los árboles en 1956 y en el momento actual. Utilizando un software SIG (arcGIS 9) digitalizamos el resultado generando una capa de polígonos donde se divide el área de estudio en 3 tipos de cubiertas: forestal (por debajo del forest limit), intermedia (entre el forest limit y la treeline) y supraforestal (por encima de la treeline). Calculamos la superficie que ocupa cada cubierta, y de esta forma obtenemos un dato cuantitativo de la evolución vegetal en este sector de alta montaña.

Convirtiendo esta capa de polígonos en una capa de líneas donde se recogen las cuatro líneas y extrapolando la información de un Modelo Digital de Elevaciones extraemos la información altitudinal para el forest limit y la treeline en ambos periodos.

Para el análisis de las posibles causas que expliquen los cambios observados hemos consultado los Proyectos de Ordenación de los montes de Covaleda y Duruelo (VV.AA., 1945), puesto que el área de estudio casi en su totalidad queda incluida dentro de estos dos montes de Utilidad Pública, y tanto en estos proyectos como en sus sucesivas revisiones periódicas se consigna detalladamente el tipo de gestión forestal y la carga ganadera que soportan. No existen otros registros, de tipo municipal, que nos permitieran contrastar la evolución de la carga ganadera. También hemos analizado los datos climáticos de las estaciones termopluviométricas más cercanas.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CAMBIOS RECIENTES DEL LÍMITE SUPERIOR DEL BOSQUE EN URBIÓN: GESTIÓN FORESTAL, GANADERÍA Y CLIMA – I

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s