ELEGÍA POR LA GENERACIÓN PERDIDA (1985) – II

ELEGÍA POR LA GENERACIÓN PERDIDA (1985)

Antonio Izquierdo y Juan Blanco

Vivencias en el Campamento de Covaleda en los años 1951/52

Forja de hombres.

¡Despierta, España!,

que el tiempo viene

de abrirse al sol

las rubias mieses.

Tras un destierro secular,

¡el Cid ha vuelto a cabalgar!71_covaleda-1

ENTRE todas las instituciones del Frente de Juventudes sobresalió, siempre por sus delicadas y especiales características, el campamento. El campamento no era una colonia veraniega infantil, no era una simple acampada. Sobre cualquier otra consideración, el campamento era una alta escuela de formación y convivencia. Entre las múltiples realizaciones del Frente de Juventudes ninguna alcanzó el rango de validez social que alcanzó la «ciudad de lona», al amparo de la Cruz y bajo el inequívoco signo del mástil, al que en esta remembranza se dedica un capítulo específico. Entre todos los campamentos —desde «Gandario», al pie de la ría de Arosa, al «Vigil de Quiñones», junto a las cálidas aguas de Marbella— ninguno tuvo el prestigio, la perfección y el estilo del Campamento Nacional de Mandos «Francisco Franco», instalado, desde 1946, en el Raso de la Nava, Covaleda, Soria. 1.440 acampados, 12 centurias componían regularmente su principal turno desde los primeros días de julio, para celebrar los cursos de jefes de Falange y de Centuria. Después se iniciaba la marcha por etapas, que duraba cinco días, y que cada año tenía, como el propio campamento, una significación expresa. Franco visitó el recinto en 1946. Era el heredero de las promociones de Jefes de Centuria que se inician en el campamento «Santa María», en el «Sancho el Fuerte», en el «Emperador Carlos» o en el «Ordoño II»… Fue la institucionalización del aprendizaje del mando juvenil. Las provincias tenían sus cursos específicos de mandos, que eran permanentes, con albergues de Semana Santa o prácticas de marcha, pero el final conducía a Covaleda.66-index_1

Recuerdo mi propia peripecia de alumno (1951), bajo el mando de Manuel Carbó Valdivieso, y bajo el mando de Manuel Eloy Pastoriza Baños (1952). En uno y otro estuvo un personaje destacado de la Organización: Pascual de Riquelme, que fue subayudante nacional de las Falanges Juveniles de Franco, con Martí. No sé con exactitud qué pintaba en Covaleda; ejercía de mandarrias, como ahora ejerce, según dicen, de mandamás en el Partido Socialista Obrero Español, a la sombra de Enrique Tierno Galván, el alcalde que conmina a la juventud a colocarse, al loro y a darle a la percusión en jornadas que terminan en la pura barbarie. Recuerdo, particularmente, la rigidez del campamento, su pulcritud de organización, sus esquemas formativos que nos agotaban. 1.440 muchachos entre los 16 y los 20 años realizamos el curso en 1951 (1.200 para jefes de Falange y 240 para jefes de Centuria), a las órdenes, como digo, de Manuel Carbó Valdivieso, Jefe del Frente de Juventudes del D.U. de Madrid, y de un espléndido equipo de oficiales instructores. El campamento estuvo dedicado a evocar la última hazaña española en el mundo: la División Azul. Las 12 centurias con sus jefes, capellanes y guiones formaban bajo los nombres de «Muñoz Grandes», «Posición Intermedia», «Bolchov», «Lago limen»… La marcha se realizó hasta Santander, donde quedaría clausurado el curso con la entrega de los correspondientes despachos. En 1952, a las órdenes de Manuel Eloy Pastoriza Baños, el campamento estuvo dedicado a conmemorar a la Compañía de Jesús. Era mi segundo curso, esto es, el de Jefe de Centuria, y, por consiguiente, quedé adscrito a la primera unidad, que llevaba el nombre de «Castillo de Javier». Otras evocaban a los santos de la Compañía: San Ignacio, San Francisco, y la marcha desde Covaleda culminó, tras cinco jornadas agotadoras, precisamente en Javier. Fue una de las grandes concentraciones realizadas por el Frente de Juventudes: todas las marchas volantes de todas las provincias alcanzaron el mismo lugar. Los actos terminaron con el traslado a Pamplona de todas las centurias participantes, unas cincuenta, para un magno desfile en la capital navarra.64_covaleda-2

Covaleda tenía tres estamentos básicos: los mandos superiores, que, con el Jefe de Campamento y el Capellán, formaban los profesores-jefes de todas y cada una de las disciplinas que se estudiaban. Los mandos y profesores de las centurias, «pater» incluido, en el segundo nivel, y un tercer nivel de servicios que residía en hombres de prestigio como José Manuel Menoyo, que en 1951 dirigió todos los servicios técnicos de la impresionante acampada. Otra institución espléndida la conformaba el profesor jefe-médico y sus médicos auxiliares, que tenían que pechar con los destrozos que se originaban en nuestras juveniles anatomías por la dureza de las prácticas de atletismo, de formación premilitar o de las marchas preparatorias para la final marcha por etapas. Los servicios sanitarios del campamento no estaban instalados en tiendas de campaña, sino en un rústico edificio, la enfermería, que, por lo general, mantenía sus camas vacías, aunque no así su consulta y sus servicios de traumatología. El trabajo de los sacerdotes, al margen de la propia disciplina escolar, era profundamente religioso y humano.

Me asombraba cómo en tan pocos días llegaban a conocer prácticamente a la totalidad de los acampados y a dejarlos, por lo general, y sin obligatoriedad alguna, más limpios que una patena. Era otra forma de entender esta y la otra vida.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ELEGÍA POR LA GENERACIÓN PERDIDA (1985) – II

  1. Isidro Soria dijo:

    Hola amigos de Ccvaleda, estoy disfrutando,de este reportaje,yo estube en el campamento de CALATAAZOR,en tiempos de el Gobernador,LUIS LOPEZ PANDO, Y GEFE DE CAMPAMENTO BLAS CARRETERO GARCIA,nuestras marchas eran del campamento,asta,el AMOGABLE,pero con botas de esparto,ya tengo 69,pero lo recuerdo como si fuera hoy,todos los aos lo visito aun queda la capilla,y pocas cosas mas,,en SAN ROQUE visitare Covaleda,un saludo,desde, GALICIA.

  2. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s