ARQUITECTURA POPULAR DE SORIA

Hace tiempo di con este artículo que describe a la perfección la Arquitectura Popular Soriana y los tipos de casas que hay en la provincia de Soria, no tiene que ver directamente con Covaleda pero si nos sirve para comparar y saber las principales diferencias entre las viviendas de una zona y otra de nuestra provincia.

Rincón de pueblo serrano 298 x 395 mm. Aguafuerte. Biblioteca Nacional, Madrid, núm. inv. 14459. Es uno de los ejemplos más claros de la seguridad técnica de Ricardo Baroja grabador, quien de forma estilizada transmite con toda su fuerza y elementos un característico rincón de pueblo serrano con el peculiar trazado de las casas pinariegas y sus tipos.

Rincón de pueblo serrano
298 x 395 mm. Aguafuerte. Biblioteca Nacional, Madrid, núm. inv. 14459.
Es uno de los ejemplos más claros de la seguridad técnica de Ricardo Baroja grabador, quien de forma estilizada transmite con toda su fuerza y elementos un característico rincón de pueblo serrano con el peculiar trazado de las casas pinariegas y sus tipos.

ARQUITECTURA POPULAR DE SORIA

Mª Inmaculada Jiménez Arques.

Olga Anabitarte Urrutia.

Mª Carmen Padilla Montoya.

La provincia de Soria atiende en rasgos generales a sus características geográficas; por ello consideramos importante hacer una referencia conjunta geografía-arquitectura, ya que ésta nos parece una consecuencia lógica de la anterior.

inicio

La mayoría de los autores coinciden al delimitar dos zonas diferenciadas en dicha provincia:

1. La zona Norte: limita por un lado con Burgos y por otro con Zaragoza. Comprende la zona mas rica y amplia de Soria, con abundancia de madera, conocida como “zona pina riega”. Su arquitectura ha sido muy estudiada, sin duda por su capital importancia ya que da paso a las múltiples variantes que encontramos en varias zonas del resto de la provincia. Se puede a su vez subdividir en el Bajo y el Alto Duero. En los Pinares del Alto Duero los centros principales son : Vinuesa, Covaleda, Duruelo y Molinos de Duero. Por el contrario en los Pinares del Bajo Duero son centros principales: Navaleno y San Leonardo.

2. La zona sur es simplemente una franja que podríamos subdividir en tres pequeños puntos:

a) El Serrano. Lindando con el Sistema Central. Así, tiene una arquitectura similar a la zona norte de Segovia (Riaza) debido a la influencia ejercida por la proximidad geográfica. Como ejemplo tenemos la zona de la Sierra de Pela.

b) El llano. Más pobre, de altos y áridos páramos. Con arquitectura de características distintas al resto de la provincia, ya que abunda el adobe y el tapial. Es el caso de la tierra de Almazán y de la Ribera de Duero, ambos en el Valle del Duero. Más adelante lo analizaremos más detenidamente.

c) El de Las Vicarías. Zona en la que domina el Jalón, “donde las gentes no son ni castellanas ni aragonesas” (Dionisio Ridruejo). Sus construcciones han sido muy poco estudiadas. Según Tudela incluidos en el grupo que él denomina “tipos fronterizos”, como sucede en el pueblo de Deza.

Ejemplo de la construcción de huecos en la casa pinariega.

Ejemplo de la construcción de huecos en la casa pinariega.

 Otro punto importante a destacar por su indudable influencia sobre el tipo de arquitectura que nos interesa, es el de la climatología. Soria se caracteriza por su invierno duro (hasta 18 grados bajo cero) y extremoso que recae sobre las tierras arenosas y resecas. Sin embargo, queda una zona noroeste lindante ya con la provincia de Burgos , donde las condiciones de vegetación y humedad cambian de tal manera, que su cuadro agrícola, social y económico difiere totalmente del resto, resultando una zona de gran riqueza.

Centrándonos en la arquitectura, haremos a continuación una somera descripción de los tipos de construcción antes señalados:

Planta de la Casa Pinariega según Carlos Flores

Planta de la Casa Pinariega según Carlos Flores

LA CASA PINARIEGA: Como anteriormente mencionábamos existen dos zonas delimitadas, Pinares del Alto Duero y del Bajo Duero que comprenden los pueblos antes señalados. Esta delimitación viene dada por pequeñas diferencias arquitectónicas, no obstante, sus características generales definen lo que conocemos como “la casa pinariega de Soria”.

Además de estas diferencias, Carlos Flores advierte otras dos:

– Un grupo de casas con carácter más rústico y elemental que suele aparecer en núcleos pequeños: construcción muchas veces exenta, con la vivienda desarrollada solo en la planta baja, y un piso superior no muy alto dedicado a desván o pajar. Puede llevar en el exterior entramado de madera o estar construido de piedra; en el primer caso el material de coronamiento suele ser de piedra con algo de adobe o tapial en las zonas secundarias (pajar, trastero…).

– Otro grupo con carácter mas o menos urbano. Se encuentran casi siempre formando hilera y tienen dos plantas, situándose la vivienda normalmente en ambas, o a veces sólo en la superior. El piso bajo suele ser de piedra (mampostería por lo general) como sucede en Calatañazor. En las casas de nivel económico mas alto (por ejemplo Vinuesa) suele ser sustituido por sillería de doble dintel. El piso superior, entramado a base de piezas verticales y horizontales que sirven, en su caso, de apoyo a la carpintería de huecos, pudiendo ser sus materiales, el adobe, el tapial y el ladrillo. Es característico (cara al exterior) el escalón que se produce en la fachada a causa de la diferencia de espesor que origina la superposición de dos muros, uno de piedra y otro de entramado de madera.

Los elementos fundamentales de la casa pinariega son: LA VIVIENDA, LA CUADRA, EL PAJAR , y EL CASTILLO. Mediante la escasez de huecos y la orientación se intenta librar del frío a la zona de la vivienda; ésta tiene un portal que da paso en uno de sus lados a las salas-dormitórios orientados a mediodia; y a la cocina que a veces tiene adosada una despensa y un cuarto para patatas. Al fondo del portal se da paso a la cuadra en la que se ve el exterior del horno cuya boca esta en la cocina; ésta calienta por un lado a los dormitorios y por otro la cuadra. Al fondo del portal esta la escalera de subida al pajar.

La cuadra esta orientada al norte, con lo cual protege la vivienda del frío. El pajar (en la planta superior) forma una cámara aislada del frío sobre todo teniendo en cuenta que éste suele estar lleno (desde el otoño hasta la primavera) de hierba y paja. El castillo puede no existir, en este caso se reparten por la vivienda, cuadra y pajar, la leña, madera y trastos (quedando la carreta a la puerta de la casa). Si existe, puede ser exento o estar adosado.

San Leonardo de Yague y el encalado de la fachada.

San Leonardo de Yague y el encalado de la fachada.

Centrándonos en la vivienda diremos que en ella el portal es la habitación de distribución, por el entramas a la sala que suele estar llena de baúles y arcas (casi nunca hay armarios) y con una mesa de camilla, ésta sala da paso a los dormitorios (que ventilan a ella) de pequeñas dimensiones. La cocina es la habitación más importante, es a la vez cocina, comedor, cuarto de estar, lugar donde se fábrica el pan y se cura la matanza. Se entra a ella por el paredón que sirve de apoyo al hogar; tiene un escaño (banco con el respaldo alto del que forma parte la mesa perezosa que se baja en el momento de comer). Pero lo más importante es la chimenea (mas adelante hablaremos de este punto).

La cuadra suele tener un acceso independiente desde la calle pero también comunica con la vivienda por el portal; generalmente no tiene ventanas, únicamente agujeros para la ventilación.

El pajar tiene el pavimento incompleto y se encuentra inmediatamente encima de la cuadra. No tiene distribución ni existen ventanas. Lo atraviesa la chimenea de la cocina. Esta descripción que hemos hecho obedece a las características generales de la casa pinariega, pero como hemos apuntado hay diferencias (unas veces mayores y otras menores) según la localización geográfica. Para los autores Herrero Ayllón y Antón Pacheco las diferencias no estriban estrictamente en el carácter rústico o urbano de la zona (como lo son para Carlos Flores) sino que ellos delimitan dos zonas: Norte y Sur de la provincia. Par a estos autores la casa del Norte es “fuerte, austera, fría y hermética… acusando su disposición interior sin afectación aunque inequívocamente, por medio de sus huecos remarcados por el encalado”. La del Sur es mas alegre y cuida más su aspecto externo. Así, nos encontramos con la presencia de un balcón corrido en la fachada construido en madera. Para estos autores las casas de la zona Sur, al estar en hilera forman los aleros de diferente manera a los del Norte; ya que son planos y se forman prolongando las viguetas de la planta primera. Al exterior los dinteles y el contorno de los huecos son de madera y no se encalan sólo el contorno del hueco sino que eligen entre una de las tres modalidades siguientes: a) Toda la fachada principal encalada (como en San Leonardo) b) Sólo la planta baja (como en Casarejos). c) Sin encalar nada quedando la mampostería revocada por un barro pálido a tono con la madera (como en Cabrejas). Por otro lado la vivienda del Sur tiene un área mayor que la del Norte, no suele tener mas que un dormitorio en la planta baja o ninguno, quedando toda la primera planta para vivienda, que a veces tiene en ella una cocina moderna.

Perspectiva de la cocina pinariega según Herrero Ayllón y Antón Pacheco

Perspectiva de la cocina pinariega según Herrero Ayllón y Antón Pacheco

Nos parece importante hacer una mención más importante de la cocina debida a sus características peculiares. Es un espectáculo grandioso poder ver su interior; nosotros, gracias a la amabilidad de sus gentes, tuvimos esa suerte. Aunque posee muchas variaciones, por lo general, se encuentra situada en la planta baja (a veces aparece en la primera). Su composición es la siguiente:

Chimeneas de El Royo

Chimeneas de El Royo

a) Chimenea: La más típica es aquella cuyo diámetro abarca toda la cocina a modo de cúpula gigantesca de forma troncocónica. La altura aproximada es de unos 7 mts. Su construcción es bastante complicada, pues la chimenea está colocada sobre unos muros de unos 2 mts. de alto; clavándose en cada esquina un madero que convierte la parte cuadrada en octogonal. En estos maderos se abren unos orificios en los que se introducen las varas que formarán el esqueleto de la chimenea; a continuación se hacen un tejido de cestería recubriéndose su interior de barro y encalándose posteriormente (como es lógico pronto el humo se encargará de ennegrecerlas).

En su extremo superior se colocará un tejadillo de cuatro tablas, para con ello evitar la entrada de la lluvia y de la nieve. Su aspecto exterior será el de un cono recubierto o no de ladrillo.

Este tipo de chimenea tiene una utilidad vital ya que sirve de calefacción, tanto si la casa es de una planta o de dos, pues en el primer caso da calor a las habitaciones contiguas y en el segundo atraviesa las habitaciones hasta salir al exterior.

Desde luego, hay que aclarar que no todas las chimeneas de la zona son de este tipo, pues a menudo hemos encontrado unas similares al modelo generalizado en el resto de la Península. Por otro lado en El Royo existen chimeneas que, aunque son de un modelo mas corriente, poseen exteriormente la originalidad de estar construida la mitad en piedra y la mitad en ladrillo.

Casa con horno adosado en El Royo

Casa con horno adosado en El Royo

b) Horno de Pan: Elemento muy unido a las costumbres de la gente soriana. Hoy en día no tienen utilidad, pues o bien el mismo pueblo tiene tahona o bien adquieren el pan de un pueblo vecino; por ello ha quedado como puro elemento decorativo.

Hasta hace treinta años si tuvo utilidad; cada vecino fabricaba su propio pan , o utilizaba el horno comunal (llamado “horno de paya.

Horno semicircular con tejadillo en Quintana Redonda

Horno semicircular con tejadillo en Quintana Redonda

Su ubicación tiene dos posibilidades:

– Hornos situados en la propia cocina.

– Hornos colocados en un a habitación aparte (generalmente anexa a la cocina) en ella se encontraban la artesa para amasar, cestos y demás elementos necesarios para la fabricación del pan.

Horno rectangular en Arganza

Horno rectangular en Arganza

Tanto uno como otro tienen las mismas características; son de planta circular con bóveda semiesférica de barro, suelo de baldosas, su diámetro de 1,5 mtrs. y su altura de 1 m. Normalmente solían calentarse con leña de encina o de roble.

Horno en alto. Arganza

Horno en alto. Arganza

La cara externa del horno tiene dos modalidades:

– Situado en el interior de la casa: en este caso la bóveda semiesférica se adosa a la pared, abriéndose la boca de entrada al horno en la cocina.

– En el exterior de la casa. En este caso puede dar al corral o a una calle del pueblo. Pueden ser semiesféricas o rectangulares (ya sea que la bóveda se tape con adobe o con piedra, constituyendo una casita a su alrededor), a ras de suelo o en un alto; todos cubiertos con tejadillos (tejas, palos…) para protegerlos de las lluvias.

Horno semicircular de adobe y piedra

Horno semicircular de adobe y piedra

c) El Hogar: Lugar donde se prepara la comida situado debajo de la gran bóveda de la chimenea. Se encuentra adosado a una de las paredes; aunque en algunas casas del Norte permanezca exento debajo de la gran bóveda. Generalmente es de mampostería de adobe, formado por una losa apoyada sobre el suelo con una placa de hierro encima; el tras fuego es de ladrillo con una chapa de hierro frente al fuego .

dibujo 3

LA CASA DEL VALLE DEL DUERO: Se distinguen dos variedades en la arquitectura popular de esta zona, por un lado la casa de la Ribera y por otro la casa de la tierra de Almazán. Entre estas dos variedades hay analogías grandes, como el predominio del ladrillo, adobe y tapial; y la presencia (en algunos casos) de los soportales sostenidos por columnas de madera. Las esquinas y los vanos suelen tener sillería bien labrada, el resto suele ser de mampostería con mortero y barro arcilloso. Pero las diferencias son notables: a) Casa popular de la tierra de Almazán: Su nota distintiva es el empleo del adobe y el tapial. Normalmente es de una sola planta de trazado sencillo: salas-dormitorio a uno y otro lado del portal, al fondo la cuadra, la escalera que conduce al desván y la cocina. Por la cuadra se llega al corral a cuyos lados se encuentran la leñera y las cochiqueras. En la fachada, sobre la puerta de ingreso, es frecuente un tejado sencillo sostenido por dos paredes laterales protegiendo la vivienda de lluvias y vientos. Las casas están agrupadas y concentradas en torno a un núcleo (parroquia, plaza mayor…).

b) Casa de la Ribera: En ella se emplea el adobe como relleno (para dar mayor ligereza a las paredes) en el primer piso y el desván; sin embargo la sillería normalmente suele llegar hasta el tejado en las esquinas. Estas viviendas tienen casi siempre dos fachadas, la norte y la sur. La norte tiene una mayor altura (fachada principal), con ello se busca una posible iluminación del desván. La cubierta, de teja curva, es a dos vertientes. Su distribución es mas completa que en la casa de tierras de Almazán. La planta baja es semejante a ésta, pero añadiendo despensa y bodega; además en la Ribera hay una segunda planta que comprende un dormitorio, una sala, un granero o desván y un cuarto trastero. Como en el caso de la tierra de Almazán las casas están agrupadas y concentradas, pero en este caso es en torno a una plaza en sentido radial.

dibujo 4

NOTAS

CARLOS FLORES: La Arquitectura Popular Española; (ver bibliografía)

HERRERO AYLLON y ANTON PACHECO: La Casa Pinariega; (ver bibliografía)

BIBLlOGRAFIA

CARO BAROJA, julio: “Los Pueblos de España”. ed. Istmo. 2ª ed. Madrid, 1975.

FLORES, Carlos: “Arquitectura Popular Española”. III vol. ed. Aguilar. Madrid, 1973. (volumen III) .

GOMEZ CHICO, Antonio: “Las Comarcas Geográficas Sorianas (ensayo sobre su delimitación)” . Revista CELTIBERIA, tomo II. Soria, 1952.

HERRERO AYLLON y ANTON PACHECO: “La casa Pinariega”. Revista CELTIBERIA, tomo III. Soria, 1933. (Prólogo de JOSE TUDELA).

HIGUERAS CALVO, J.L. ; MOLINA, M.: “Conocer España. Geografía y Guía”. Salvat S.A. de Ediciones Pamplona. 1973. Tomo VIII, León-Castilla la Vieja.

MANRIQUE, Gervasio: “La casa Popular del Alto Duero”. Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, tomo VI. Madrid, 1950 .

MI RALBES, Mª Rosario: “Contribución al Estudio Geoecónomico de Soria”. Zaragoza, 1967.

RIDRUEJO, Dionisio: “Castilla la Vieja 2. Soria, Segovia, Ávila”. ed. Destino. Primera edición 1974. Barcelona.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, LIBROS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ARQUITECTURA POPULAR DE SORIA

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s