HISTORIA DE LA JOTA DE COVALEDA – IV

8. Desarrollo histórico de la Jota de Covaleda

8.1 Creación y evolución hasta los años 40.

8.1.1. Una aproximación al origen de la jota

Tal y como se apuntó más arriba, se estima que la Jota de Covaleda fue compuesta en 1928 por el farmacéutico D. Ángel Terrel, quien también fue fundador en dicho año de la Banda de Música de la localidad. Aunque no ha sido posible encontrar la partitura original de esta pieza, tal y como revelan las colaboradoras que respondieron al cuestionario antes referido  dicha jota se llamó “La Galana” y fue creada para las fiestas de San Sebastián:

jota de covaleda 03

Maribel: “Don Ángel Terrel, en el año 1928 fundó la Banda de Música y compuso la jota. La llamó “La Galana”, y la hizo para las fiestas de San Sebastián”. Cristina: “Sí. (siempre estuvo asociada a las fiestas del pueblo). Para fiestas patronales, bodas, bautizos, cofradías y Pascuas. Fue compuesta por Don Ángel Terrel en Covaleda y para Covaleda”. María: “…Tengo cincuenta y ocho años y recuerdo que al final de los bailes que se hacían en la plaza, se bailaban la Jota y el San Lorenzo y se acababa el baile”.[1].

El uso de esta danza en las fiestas de San Sebastián queda también patente en el de Informe de la Jota de Covaleda elaborado por la Sección Femenina que comentaré más adelante,[2]. así como en la letra de la jota compuesta por Bienvenido García que también será analizada en este trabajo.[3].

8.1.2 D. Ángel Terrel: Compositor y fundador de la Banda de Música de Covaleda

Como se recoge en la reedición del libro “De Covaleda y para Covaleda” de D. Ángel Terrel y Cuevas, el compositor nace en Soria, el 1 de marzo de 1872. Estudia Bachillerato alternando sus estudios con clases de piano y lenguaje musical. Al terminar, animado por su gran afición por las plantas y ciencias Naturales, se traslada en 1888 a Madrid para estudiar Farmacia. Allí, al tiempo que desarrolla su actividad académica, toca el piano en cafés-teatros, para conseguir una pequeña ayuda económica.

Al finalizar sus estudios de licenciado en Farmacia, regresa a Soria. En 1904 se instala en Covaleda cubriendo el puesto de farmacéutico que estaba vacante. Su primera mujer, María Tierno, fallece quedando él a cargo de sus tres hijos. Años más tarde vuelve a contraer matrimonio con Adela Romero, natural de Covaleda, con la que tiene otros diez hijos más.

Los trabajos de botánico fueron los más reconocidos, pues recibió numerosos títulos, premios y condecoraciones por ellos. Entre sus obras más importantes destaca “Flora de Covaleda y cumbres de Urbión”. A pesar de que se le ofrecen puestos de catedrático en diversas universidades no los acepta, y permanece en Covaleda hasta su fallecimiento el 17 de marzo de 1949. La Banda Municipal de Covaleda le acompañó en su recorrido al cementerio al compás de las notas musicales de la Marcha Fúnebre de Chopin. Dos calles, una en Soria y otra en Covaleda, llevan su nombre.

En Covaleda Terrel destacó por su labor musical. En Octubre de 1928 fundó con veinticuatro mozos una Banda de Música. Su primera actuación tuvo lugar el Domingo de Pascua de 1929. Tal auge y éxito obtuvo que el 13 de junio de 1930 el Ayuntamiento de Covaleda la convirtió en Banda Municipal.

1

8.1.3. Fiestas de San Sebastián y Cofradías

En 1912 D. Ángel Terrel escribe el libro antes citado, de gran relevancia para el pueblo: De Covaleda y para Covaleda. En el libro expone y comenta todos aquellos aspectos, a su juicio reseñables, del pueblo de Covaleda; y lo hace desde un cariño manifiesto a la zona y a sus gentes reflejado en el prólogo. Habla de geografía, sobre el origen del pueblo y su historia, sobre su fauna y su flora; sobre las contiendas con Duruelo y Covaleda; toca además temas como la caza y la industria, la importación y la exportación, las vías de comunicación, la emigración o el estado intelectual del pueblo. Narra también las costumbres del pueblo y las fiestas de las Cofradías de San Sebastian y de Jesús.[4]. Como puede verse en el anexo 4. Capítulo “Fiestas de San Sebastián” del libro De Covaleda y para Covaleda de Don Ángel Terrel de 1912, el músico describe las costumbres de los cofrades en esta festividad, y en torno a lo musical comenta:

Estas ceremonias consistían en que bailando daban dos vueltas por el salón (Ayuntamiento). Primero el Sr. Alcalde y la Alcaldesa, luego el Prior saliente con la Priora entrante; después el Prior entrante con la Priora saliente y por último los mayordomos. Después de bailar besan la mano al Sr. Cura y cada cual vuele a su sitio. Una vez celebrada esta ceremonia empieza el baile de todos los cofrades.

Como explicaré más adelante, este texto es “copiado” de forma literal por la Sección Femenina en su registro sobre la Jota de Covaleda, donde se alude, atendiendo al saber popular, a las Fiestas de San Sebastián y a Don Ángel Terrel como puntos clave en el origen de la jota.

Lo cierto es que este párrafo incluido en el libro del compositor es una de las pocas fuentes que explica en qué consistían las ceremonias de San Sebastián. Los libros y actas de las cofradías, consultados minuciosamente para esta investigación gracias al permiso del prior actual, Javier Llorente, que me ha facilitado la entrada a su casa y la revisión de los documentos, no han revelado ningún dato acerca de la jota. Estos libros hacen referencia a cobros, o a altas y bajas de cofrades… pero no hablan sobre las ceremonias. Es curioso que el primer libro data de 1674, un antiquísima reliquia; solamente hay siete libros en esta Cofradía de San Sebastián, y todos son anteriores a la supuesta fecha de creación de la jota, 1928.

Por otro lado, la fecha del libro De Covaleda y para Covaleda de Don Ángel Terrel también es anterior a la creación de la jota, por lo que Terrel no menciona el nombre de la música ni de la danza que acompañaba a estas ceremonias. Es posible que no hubiera una danza concreta que representase a los cofrades, por lo que decidiese componer una jota en su honor, o bien que enseñase una jota que él ya conocía y se estableciese como baile principal de las Fiestas de San Sebastián.

Lo que sí parece estar claro es que Don Ángel Terrel tuvo una relación directa con la Jota de Covaleda, pues el saber popular así lo refleja, como hemos podido ver en las respuestas de los cuestionarios. Además, acorde con vecinos del pueblo, el propio Ángel Terrel fue cofrade. Esto clarifica de algún modo la creación de ese triángulo indisociable entre Fiestas de San Sebastián, Don Ángel Terrel y la Jota de Covaleda, aunque no se confirma la composición de la jota por este músico. Parece extraño además que un hombre de su inteligencia y orden, tan dado al registro documental de todas sus investigaciones en otras materias, no dejase ningún  borrador o comentario referente a esta jota. La nieta de Don Ángel Terrel, Elena Terrel, con quien tuve el privilegio de hablar, me comentó que la familia había estado buscando la partitura de la jota o cualquier registro documental de la misma, sin obtener ningún logro. No obstante Elena me aseguraba que la jota era de su abuelo, que él incluso le hablaba de ella, y que recordaba cómo se tocaba por los años treinta por la banda de Covaleda.

Aunque no se confirma que Don Ángel Terrel compusiese la música de la Jota de Covaleda, sí parece evidente que fue suya la labor de introducción o por lo menos de difusión de la jota, y que fue una de las piezas que pronto enseño a su Banda de Música de Covaleda y que se fue consolidando, como su propio nombre indica, en la jota de la localidad.

Desde la supuesta composición de la jota en los años veinte hasta su folklorización por la Sección Femenina ya en los años 40, se cree que la bailaban las gentes del pueblo de forma no oficial en diversas fiestas. Los pasos ya existían, pero el orden de los mismos no estaba reglado.

8.2 La Sección Femenina: evolución de la Jota de Covaleda desde los años cuarenta hasta los años setenta.

8.2.1 Los Coros y Danzas de la Sección Femenina: labor de folklorización y difusión de la música tradicional española

La Jota de Covaleda fue una de las múltiples danzas[5]. que la Sección Femenina de la Falange Española eligió en su labor de representación, enseñanza y escenificación con fines pedagógicos y moralizantes del folklore musical español. Como declaraban las informantes Maribel y Cristina en el cuestionario realizado:

Cristina: “Creemos que se creó una vez compuesta la música, para poder interpretar esta jota. Imaginamos que fue gente del pueblo quien inventó los pasos. De aquí se transmitió a lo largo de toda España por mediación de la Sección Femenina.” Maribel: “Bailo la jota desde niña. La Sección Femenina se ocupó de recopilar datos y enseñarla”.[6]

La Sección Femenina surgió en el mismo año que la Falange, en 1934, y estuvo dirigida desde sus inicios por Pilar Primo de Rivera. Su misión principal era la de instruir a las mujeres en los valores que dictaminaba el régimen y en los principios de la religión católica, otorgando un papel primordial a su labor como madres. Una de las mayores iniciativas de propaganda política llevada a cabo por la Sección Femenina fue la de los Coros y Danzas. Mediante la folklorización del repertorio popular, el régimen pretendía aunar al pueblo español en un mismo sentir “nacional” y conseguía difundir e instaurar subliminalmente los valores e ideales del régimen.

En 1941 y por iniciativa de Pilar Primo de Rivera, se puso en marcha uno de los mayores éxitos de la Sección Femenina, el Concurso de Coros y Danzas de España. Este Concurso abarcaba en primer término un ámbito provincial, y a él se presentaban coros y danzas de las localidades. Los ganadores de los provinciales se presentaban a las regionales; estos a uno de los cuatro sectores en los que se había dividido el territorio nacional y finalmente los ganadores pasaban a competir a nivel nacional, en Madrid. El concurso tenía tres categorías: coros, danza y mixtos, que mezclaban ambos. El mayor auge de los Coros y Danzas atendiendo al número de participantes en estos concursos, se registra entre los años 1948 y 1962. El último concurso fue celebrado en 1976.[7].

Según Carmen Ortiz, la labor de recopilación y difusión del folklore musical español estuvo lastrada por dos motivos fundamentales: en primer lugar por la falta de conocimientos musicales y técnicos del personal que llevó a cabo la recogida de datos, y por otro el descaro en la “tipificación” de muchos de los repertorios, que fueron modificados premeditadamente para ser más representativos de su zona, o asimilados a nivel provincial cuando su uso era local. Esto produjo una distorsión de la música popular, que a su vez fue siendo asimilada y aprendida por las gentes de los pueblos, por medio de las enseñanzas de la propia Sección Femenina.

Dentro de la documentación generada por esta institución contamos con una valiosísima fuente para este estudio como es el propio informe que la Sección Femenina emitió sobre la Jota de Covaleda, el cual presento y analizo a continuación.

8.2.2 Informe  de la Sección Femenina sobre la Jota de Covaleda

Los datos más relevantes en relación a la Sección Femenina y su visión de la Jota de Covaleda se encuentra en un informe realizado por dicho organismo que data de los años cincuenta y que se denomina “Informe que acompañará a cada danza” destinado a esta jota. No se sabe la fecha exacta, aunque existe otro informe sobre el traje regional de la zona con el mismo número de ficha datado en 1953. Ambos están firmados por la regidora provincial de cultura Hortensia González, y en el informe sobre la danza cita a la anterior regidora de cultura como primera figura que recoge y enseña la danza de forma oficial, en 1946.

1094691_202604046575813_828529330_o

En el informe quedan reflejados el lugar de donde procede y fue recogida la danza, detalles sobre su coreografía, características musicales e instrumentos, sus inicios para la festividad de San Sebastián… Pero la información es bastante general.

Comienzan señalando el título de la danza: Jota de Covaleda, la provincia que la envía (Soria), y lugar a donde pertenece y donde fue recogida (Covaleda). Después se realizan algunas observaciones sobre la coreografía describiendo la distribución espacial de los movimientos del grupo, sin detallar los pasos de la danza. Incluyen un anexo con las figuras dibujadas.[8]

Figura 1. Empieza el baile en dos filas, bailar una frente a otra, continuando con dos corros de 4. Figura 2. Una rueda con las ocho. Figura 3. La misma rueda mirando al centro, unas salen y otras entran. Figura 4. Dos ruedas de cuatro en dirección contraria. Figura 5. Bailan en corro por parejas. Figura 6. Otra vez la rueda para final.

Señalan el compás y el ritmo en que está escrito: ¾ y “allegro mosso”, y los instrumentos con los que se toca: una gaita y un tamboril. Sin embargo, al llegar al punto “Fecha aproximada desde que se baila”, la regidora escribió: “se ignora”, dejando de nuevo abierto el origen de esta jota.

En cuanto al número de parejas que bailan la jota, en el informe indican que es variable, pero indica que “en los últimos concursos se ha bailado con ocho parejas”. Sin embargo en el documento “Estudio de danzas de la provincia de Soria”,[9] también atribuido a la Sección Femenina y sin datar, el número de danzantes es doce, por lo que las figuras coreográficas no necesitan un número determinado de parejas; pero sí que el número de parejas sea par, pues ciertas figuras coreográficas dibujan diseños simétricos.

En “Motivo por el que se ejecuta la Danza” escribieron: “Para conmemorar las fiestas del pueblo”, que como se relata en el apartado dedicado al historial de la danza son las de San Sebastián. Dicho historial fue redactado por primera vez en 1948 por la regidora de cultura quien, como he descubierto, reproduce exactamente la explicación de las Fiestas de San Sebastián incluida en el libro De Covaleda y para Covaleda de Don Ángel Terrel que antes he comentado.

El informe señala además que fue el grupo Flechas de la Local[10] .de Covaleda el que presentó por primera vez la Danza. Hace referencia también a los ya comentados Concursos de Coros y Danzas de España, si bien esta jota “se presentó fuera de Concurso”. Las fuentes consultadas fueron, según indica el informe, las personas ancianas del pueblo.

El traje con el que se ejecuta la danza es el de piñorra, propio de la Comarca de Pinares. Como he señalado, hay un informe sobre el traje de piñorra con el mismo número de ficha (nº3); es posible que ambos informes se realizasen a la vez. Este último será comentado en el capítulo sobre análisis musical, literario y de la performance del presente trabajo.

El Informe sobre la danza incluye además una transcripción de la partitura de la Jota de Covaleda y otra de la Rueda de Covaleda, a la cual no se hace alusión en dicho informe. Es una transcripción de la línea melódica básica y no se conoce con certeza su autoría.

Además de este informe, en el Archivo Provincial de Soria encontré en otros dos documentos de la Sección Femenina no datados, que hacían también alusión a la Jota de Covaleda: por un lado, el anexo 5.“Danzas regionales de Soria”, un breve índice de diez bailes donde aparece la Jota de Covaleda, y escrito a su derecha “ocho danzantes”. Por otro lado, el anexo 6. “Relación de danzas por orden de importancia”, otro índice similar en el que vienen señalados 14 bailes regionales, la Jota y la Rueda de Covaleda aparecen en segunda posición. Aunque estos escritos no aportan datos nuevos, sí nos llevan a pensar que la Jota de Covaleda gozaba de importancia y reconocimiento en los años cincuenta.

De acuerdo con las informantes de este trabajo, desde la folklorización de la jota con la Sección Femenina en los cuarenta hasta su revival en los ochenta, la Jota de Covaleda se seguía bailando por las gentes del pueblo de manera informal todos los domingos, interpretada con banda, como cierre de una actuación musical en la Plaza Mayor.

Chema Serrano - 09

8.3 La recontextualización de la Jota de Covaleda en los años noventa y su uso actual.

8.3.1 Recontextualización de la jota.

Según las entrevistas mantenidas con mis informantes, ya en los años noventa, un grupo burgalés que representaba danzas regionales vino al pueblo e interpretó, entre otras, la Jota de Covaleda. Las mujeres que habían aprendido la jota con la Sección Femenina se sintieron muy indignadas al ver que los pasos y las repeticiones eran totalmente distintos a los que ellas conocían y que estaban considerados como típicos de esta jota, por lo que se propusieron difundir el baile “tradicional” para evitar que se acabase perdiendo. Este revival fue promovido por Maribel, María y Cristina entre otras, y consiguieron que nuevas generaciones aprendiesen a bailarla. Como indican estas informantes:

Cristina: “…Desde que se recuperó se baila en las fiestas patronales y en las cofradías. Por el momento cada año hay más niños que aprenden a bailarla. Tenemos la esperanza de que permanezca muchos años más”. Maribel: “En el año 1990 fui pionera en el proyecto de enseñarla a los nuevas generaciones, y junto con dos amigas lo hicimos realidad. Cada año crece el número de participantes”.[11]

La jota pasó a ser interpretada el día 11 de agosto de 1990,[12]. día de San Lorencito, tras el día de San Lorenzo, el actual patrón de Covaleda.

8.3.2 La Jota de Covaleda en las fiestas de San Lorenzo: ficha documental de las fiestas patronales

La Jota de Covaleda se interpreta en las fiestas patronales de San Lorenzo, en honor al mártir. Estas fiestas se desarrollan en cinco días, los cuales los bretos vivimos con especial intensidad y emoción:

IMG_6444

El primero de los días es el día 9 de agosto, el día del Pregón de Fiestas, en el que se nombra  a la reina y las damas que representan a las peñas durante cinco días. Las fiestas comienzan bailando el baile típico del pueblo conocido como el San Lorenzo, el “Covaleda en Fiestas”. El segundo, es el día grande, el día de San Lorenzo, el 10 de agosto, en el que se celebra la homilía para honrar al Patrón.

El día 11 es el día de San Lorencito. En la Misa de Difuntos cuatro parejas de chicas del pueblo vestidas de piñorra acompañadas de flautas interpretan una Danza Medieval. Terminada la misa, hacia el medio día, niños y mayores ocupan la plaza mayor del pueblo vestidos con sus “trajes de piñorra”, para bailar las danzas que se detallan a continuación; yo lo hice desde 1995 hasta 2010.

En primer lugar se bailar la jota: primero el grupo de niños, y después el de mayores. Tras la jota, el grupo de mayores baila dos danzas más: la Rueda, en la que dos grandes círculos concéntricos de parejas de piñorras bailan un paso de jota en movimiento; y la Caldereta, con la misma distribución y también en movimiento, en la que las parejas realizan diversos juegos de cruces. Finalmente se baila el San Lorenzo, baile oficial de las fiestas de San Lorenzo que es danzado varias veces al día, tras cada actuación orquestal y en este caso, tras la jota. Todo aquel lugareño o visitante que lo desee puede incorporarse a realizar este baile, consistente básicamente en correr en círculos concéntricos, en grandes filas agarradas por las manos, si se puede, al son de la música.

El día 12 de agosto es el día de la Verbena, en el que se celebra, entre otras actividades, un concurso de disfraces para chicos y mayores. Las fiestas finalizan el día 13, el día de la Caldereta, en el que vecinos y turistas se unen en el paraje “El Cubo” para probar la caldereta. Al atardecer, todos regresan al pueblo con antorchas en un espectáculo de luz y color. Seguidamente, todos los presentes bailan en la plaza mayor. La traca pone fin a la fiesta: ¡Viva San Lorenzo! ¡Viva Covaleda!

Según el testimonio de Cristina, la jota es bailada por unas doscientas personas entre niños y adultos, acompañada de los bailes de La Rueda, la Caldereta y el San Lorenzo. Desde la revitalización de esta pieza, su ensayo se prepara con esmero para su interpretación durante esta fiesta:

María: “Estamos muy bien organizados. Se empieza con un mes de antelación al evento, se enseña a los niños de 4 años en adelante, se organizan grupos no muy grandes para que nos dé tiempo a hacer todos los pasos. El día que se hace la jota, el 11 de agosto, nos ayudamos entre todos, pero siempre hay nervios”.[13].

En cuanto a la acogida de la jota dentro de la fiesta, a mi pregunta sobre este asunto, Cristina respondía:

Cristina: “Muy buena, suele asistir gente de todas las edades, tanto del pueblo como visitantes. La gente muestra mucho interés porque es algo que sentimos muy nuestro y una vez recuperado no queremos que se pierda” […].

Aunque cada vez baila más gente la Jota de Covaleda, y goza de una gran acogida, no todos los danzantes comparten la misma motivación. Las promotoras que lucharon desde los ochenta por la supervivencia de la danza describen la emoción y sentimiento identitario que suscita en ellas esta manifestación musical y coreográfíca.

Maribel escribía: “No se puede describir la emoción tan grande que sentimos al entrar en la plaza y escuchar la jota “ […]. Cristina dice: “Emoción. Es algo nuestro, una jota creada para Covaleda y es algo de lo que debemos sentirnos orgullosos”.

Chema Serrano - 11

Sin embargo entre los participantes de la danza hay quienes como Elena bailan por tradición, para que no se pierda, por costumbre familiar, o porque llevan haciéndolo desde pequeños.

Elena: “No siento nada especial. Sólo porque me gusta y para que no se pierda; de especial no tiene nada, pues se baila un 11 de agosto a la 13h del mediodía a pleno sol y con el traje se pasa muchísimo calor”.[14]

Quizá la pasión por esta danza de sus promotoras no llegó de igual forma a las generaciones posteriores, pero con su iniciativa contribuyeron a sensibilizarlas. En mi caso, despertaron el interés por conocer y perpetuar una parte de pasado cultural de Covaleda.

8.3.3 Difusión.

En la fonoteca de la Fundación Joaquín Díaz[15]varios son los recopiladores que en su trabajo de campo por Castilla y León han recogido la jota La Galana por las distintas provincias, pero muchas basadas en La Galana de Tudela, que aunque es muy similar tiene diferencias con respecto a la Jota de Covaleda que serán comentadas más adelante. Sin embargo, sí quería hacer alusión a la difusión de esta pieza por Castilla y León, pues al fin y al cabo se trata de dos variantes de la misma jota. Algunos de los casos recogidos en la fonoteca de la Fundación Joaquín Díaz remiten a:

  • Villaumbrales, Palencia. 1988. Identificador: 254/k. Intérprete: Estaban Guzón “Barato”. Carlos Antonio Porro recopila como nº15 la “Jota la Galana de Valladolid”.
  • Medina del Campo, Valladolid. 1980. Identificador: 353/k. Intérprete: Julián (dulzainero) y Felipe Paniagua (redoble y voz). Grabación facilitada por el madrileño Antonio Sanchez del Barrio. Pista nº12: Jota Castellana “La Galana”.
  • Segovia 1980. Identificador: 472/k. Intérpretes: Serafín Vaquerizo (dulzaina) y Santiago Matey (redoblante).Título: Repertorio de voz, dulzaina y tamboril. Pista nº 11: Jota de la Galana.

8.3.3.1 La Jota de Covaleda en las fiestas del Pilar de Zaragoza.

Según me ha comentado la organizadora actual de la Jota de Covaleda, el grupo de danzantes de la localidad ha participado en diversas ocasiones y con gran acogida en las Ofrendas de Flores y de Frutos de las fiestas del Pilar de Zaragoza.

La primera vez que acudieron a esta festividad fue en 1995, invitados por la Casa de Soria y abalados por el abanderado en los desfiles de dicha casa, el señor Felipe. Este primer año desfilaron en la Ofrenda de Flores, junto al grupo de danza de Soria “Las Casas”, dirigido entonces por Carmen de la Mata. Casualmente, Carmen de la Mata había sido una de las “maestras” de danza en la Sección Femenina cuando Maribel iba a aprender la Jota y otros bailes, y aquel 12 de octubre felicitó a Maribel por su empeño y su dedicación con los bailes locales. El grupo de Soria también interpretó la Jota y la Rueda de Covaleda en esa ocasión, las cuales se incluían en su repertorio.

Desde 1995, el grupo de danzas de Covaleda no volvió al Pilar hasta 2006, y repitió los dos años siguientes, 2007 y 2008. En estas ocasiones desfilaron en la Ofrenda de Frutos, el 13 de octubre. Lo hicieron representando a la Casa de Soria, y con grupos como el ya mencionado Las Casas o el de Berlanga de Duero. Acompañados por tres o cuatro gaiteros y un tamborilero, los danzantes de Covaleda (variables en número), desfilan en filas de dos bailando la Jota, la Rueda de Covaleda y otras piezas como las Sanjuaneras sorianas. Además de los danzantes, otros vecinos de la localidad desfilan con el traje tradicional portando una gran cesta llena de productos típicos de la zona como roscos, setas o embutidos, que constituyen la ofrenda. Todas las casas regionales desfilan bailando por todo el Paseo de la Independencia y llegan a la Plaza del Pilar. En el templo, las autoridades van dando la bienvenida a las diferentes casas, que cruzan hasta el altar y depositan allí las ofrendas. El año 2007 fue verdaderamente especial para el “Grupo de Danzas de Covaleda”. Cada año, tras depositar las ofrendas, los grupos acuden al Ayuntamiento donde únicamente dos casas presentan sus bailes ante todas las demás. En este año, el Grupo de Danzas de Covaleda, como decía la pancarta que el grupo llevaba ese año, representó con gran cariño a la Casa de Soria, bailando con todas las miradas puestas en ellos, la Jota de Covaleda.[16].

8.3.3.2 La Jota de Covaleda en el programa “Jotas y mucho más” de la televisión de Castilla y León.

En mayo de 2013 y a través de la Casa de Soria, el programa “Jotas y mucho más” de la TV de Castilla y León se puso en contacto con Maribel para la grabación de la Jota de Covaleda.[17]. Este programa graba y difunde las diversas manifestaciones folklóricas de nuestra región, comentando con los habitantes de las localidades y danzantes temas como el traje, la danza, la música y su historia. En este caso, el programa combinaba folklore de Covaleda y del pueblo vallisoletano Medina de Río Seco.

En el caso de Covaleda, el programa fue grabado el cuatro de mayo de 2013 en la plaza de la localidad, emulando el contexto festivo en el que habitualmente se desarrolla. Incluye no sólo la interpretación de Jota de Covaleda, sino también el resto de bailes que se ejecutan junto con la jota en su contexto festivo: la Rueda, de la que se incluye también la versión cantada, la caldereta y el San Lorenzo o “Covaleda en fiestas”.

La Jota de Covaleda fue danzada por diez parejas, los danzantes más interesados en el tema coordinados por Maribel y el resto de revivalistas, y acompañados por la Banda de Música de Covaleda. Además de la jota danzada, se interpretó la versión coral de Bienvenido García en el Ayuntamiento, a manos del coro infantil del Colegio Público Manuela Peña, coordinado por la directora Judith Blanco Sanz, y acompañado por las revivalistas de la jota y otras vecinas de la localidad.

Además de las actuaciones, varias fueron las entrevistas realizadas para el programa. Precisamente Maribel, Cristina, Pilar y Nieves se ofrecen a comentar diversos aspectos de la jota, entre ellos el que más cerca les queda: su labor en la revitalización de la jota en los noventa y su uso en las fiestas.

La emisión en televisión tuvo lugar el 25 de mayo de 2013. Todos los danzantes y músicos, cantantes, coordinadores, amigos, vecinos y familiares, en definitiva la mayor parte de Covaleda, esperaba con mucha ilusión la emisión de la Jota.


[1] Consultar anexo: 3.Cuestionarios completos contestados por los informantes, preguntas 1 y 2.

[2] Ver anexo: 8. Documento de la Sección Femenina: “Informe sobre la danza, la Jota de Covaleda”.

[3] Ver anexo: 13. Partitura coral: armonización y letra de la Jota de Covaleda por Bienvenido García.

[5] Por lo consultado en varios documentos de la Sección Femenina (ver anexos 5. Documento de la Sección Femenina: “Danzas regionales de Soria” y 6. Documento de la S.F: “Relación de Danzas por Orden de Importancia”), la Jota de Covaleda junto a la rueda eran unas de las danzas que gozaban de mayor reconocimiento en la provincia en los años cincuenta.

[6] Consultar anexo 3.Cuestionarios completos contestados por las informantes, preguntas 7 y 8.

[7] Carmen Ortiz, “Folklore, tipismo y política. Los trajes regionales de la Sección Femenina de Falange”. Gaceta de Antropología, nº 28 (2012), 7.

[8] Consultar anexo: 8. Documento de la Sección Femenina: “Informe sobre la danza, la Jota de Covaleda”.

[9] Anexo 7. Documento de la Sección Femenina: “Estudio de danzas de la provincia de Soria”.

[10] Según la informante Maribel, las Flechas de la Local hace referencia a las vecinas del pueblo afiliadas al partido. No obstante, las Flechas era como comunmente se conocía a los chicos y chicas de entre 10 y 13 años pertenecientes al FF.JJ o al O.J.E.

[11] Consultar anexo: 3.Cuestionarios, pregunta 9.

[12] Consultar anexo: 9. Programa de fiestas del primer año que se realizó la Jota de Covaleda en las Fiestas de San Lorenzo. 1990.

[13] Consultar anexo: 3. Cuestionarios, preguntas 18 y 19.

[14] Consultar anexo: 3.Cuestionarios, pregunta 20.

[15] Fonoteca Joquín Díaz: http://www.funjdiaz.net/fono2.cfm?busqueda=1&CFID=17711615&CFTOKEN=14470944 (Consultado el 14 de junio de 2013).

[16] Consultar anexo: 11. Los danzantes de Covaleda en la Ofrenda de Frutos del Pilar de Zaragoza, en 2007 y 2012.

[17] Ver anexo:20. DVD, 2. Programa Jotas y mucho más” de la TV de Castilla y León dedicado a la Jota de Covaleda.

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a HISTORIA DE LA JOTA DE COVALEDA – IV

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s