ORDENANZA DE BUEN GOBIERNO DEL AYUNTAMIENTO DE COVALEDA (I)

El pasado día 25 de Enero de 2012, se publicaba en el Boletín Oficial de la Provincia de Soria la Ordenanza de Buen Gobierno que rige en Covaleda, la cual paso a publicar para su conocimiento.

Dada la extensión de la misma, la he dividido en tres días para que sea más cómoda su lectura.

Boletín Oficial de la Provincia de Soria

Miércoles, 25 de Enero de 2012 Núm. 10

ADMINISTRACIÓN LOCAL

AYUNTAMIENTOS

COVALEDA

Habiendo finalizado el plazo de exposición al público de la Ordenanza general de policía y buen gobierno del Ayuntamiento de Covaleda, aprobada por el Pleno del Ayuntamiento de Co­valeda, en sesión extraordinaria celebrada el día 26 de septiembre del año 2011, queda definiti­vamente aprobada la Ordenanza, por acuerdo del Ayuntamiento Pleno adoptado en sesión ordi­naria celebrada el día 26 de diciembre de 2011, cuyo texto íntegro es el siguiente:

ORDENANZA GENERAL DE POLICÍA Y BUEN GOBIERNO

DEL AYUNTAMIENTO DE COVALEDA

TÍTULO I

PRELIMINAR

Artículo 1. Objeto.

Esta Ordenanza tiene por objeto la prevención de actuaciones perturbadoras de la conviven­cia ciudadana y la protección de los bienes públicos de titularidad municipal y de todas las ins­talaciones y elementos que forman parte del patrimonio urbanístico y arquitectónico del muni­cipio frente a las agresiones, alteraciones y usos ilícitos de que puedan ser objeto.

Así mismo, es objeto de esta Ordenanza la regulación de las relaciones entre los ciudadanos y la Administración Municipal y de aquellos entre sí en todos los órdenes que, siendo de la competencia municipal, puedan ser causa de un daño o perjuicio a bienes públicos o a personas o instituciones que deban ser protegidas.

Artículo 2. Ámbito de aplicación.

1. Las medidas de protección reguladas en esta Ordenanza se refieren a los bienes de servicio o uso públicos de titularidad municipal, tales como calles, plazas, paseos, parques y jardines, puentes y pasarelas, túneles y pasos subterráneos, aparcamientos, fuentes y estanques, edificios públicos, mercados, museos y centros culturales, colegios públicos, cementerios, piscinas, complejos deportivos y sus instalaciones, estatuas y esculturas, bancos, farolas, elementos de­corativos, señales viarias, árboles y plantas, contenedores y papeleras, vallas, elementos de transporte y vehículos municipales y demás bienes de la misma o semejante naturaleza.

1                    También están comprendidos en las medidas de protección de esta Ordenanza los bienes e instalaciones de titularidad de otras Administraciones Públicas y entidades públicas o priva­das que forman parte del mobiliario urbano del pueblo en cuanto están destinados al público o constituyen equipamientos, instalaciones o elementos de un servicio público, tales como mar­quesinas, elementos del transporte, vallas, carteles, anuncios, rótulos y otros elementos publi­citarios, señales de tráfico, quioscos, contenedores, terrazas y veladores, toldos, jardineras y demás bienes de la misma o semejante naturaleza.

2                    Las medidas de protección contempladas en esta Ordenanza alcanzan también, en cuanto forman parte del patrimonio y el paisaje urbanos, a las fachadas de los edificios y otros elemen­tos urbanísticos y arquitectónicos de titularidad pública o privada, tales como portales, galerías comerciales, escaparates, patios, solares, pasajes, jardines, setos, jardineras, farolas, elementos decorativos, contenedores y bienes de la misma o semejante naturaleza, siempre que estén si­tuados en la vía pública o sean visibles desde ella, y sin perjuicio de los derechos que indivi­dualmente correspondan a los propietarios.

4. El ámbito territorial de aplicación será el término municipal de Covaleda.

TÍTULO II

TERMINO MUNICIPAL CAPÍTULO I

División territorial

Artículo 3.

El Término Municipal de Covaleda es el territorio comprendido dentro de los límites seña­lados en las actas de deslinde y amojonamiento.

Artículo 4.

1                    El término municipal se podrá dividir en Distritos, Secciones y Barrios, que podrán servir como subdivisiones a efectos de competencias y organización de servicios municipales y su re­gulación mediante esta ordenanza.

2                    Le compete al Ayuntamiento Pleno la división en Distritos, Secciones y Barrios, así como su número.

Esta división se llevará a cabo atendiendo razones de situación geográfica, históricas, socia­les o bien por conveniencia Municipal.

Artículo 5.

La división en Secciones se efectuará atendiendo a su inclusión en el distrito correspondiente y utilizando como límites, en la medida de lo posible, los ejes de las calles o accidente natural cono­cido, de forma que todas ellas tengan aproximadamente igual extensión y número de habitantes.

CAPÍTULO II

Rotulación de vías públicas

Artículo 6.

1. Las vías públicas se distinguirán e identificarán con un nombre, distinto para cada una de ellas.

2. La denominación de las vías públicas podrá hacerse de oficio o a instancia de parte. En ambos casos competerá al Pleno previo informe de la correspondiente Comisión Informativa y, en el segundo supuesto, la solicitud se someterá, además, a previa información pública por plazo de quince días.

Artículo 7.

La rotulación de las vías públicas tiene carácter de servicio público y podrá efectuarse me­diante lápida, placa o aparato luminoso en proyección o transparencia, que se fijará en cada es­quina o chaflán, como mínimo.

CAPÍTULO III

Numeración de fincas urbanas

Artículo 8.

Se entenderá por vía pública toda avenida, calle, plaza, paseo, camino, etc., cuya conserva­ción y cuidado sean de la competencia del Municipio.

Artículo 9.

1. La numeración de las diversas fincas urbanas podrá realizarse de oficio o a instancia de parte para lo cual se formulará el correspondiente proyecto integrado por memoria, relación de números (antiguos y modernos, si procede) y plano parcelario o de situación.

En ambos casos, previo informe del Negociado de Estadística, se someterá a información pú­blica por espacio de 15 días y será, en su caso, aprobado por el Alcalde-­Presidente, quien tendrá también facultad para resolver las alegaciones que se presenten.

2. El elemento que incorpore el número deberá ser colocado por el propietario del edificio o solar junto a la puerta principal; se ajustará al modelo o a los requisitos que fije la Administra­ción Municipal y deberá ser conservado por aquel en todo momento, en perfecto estado de vi­sibilidad y limpieza.

Artículo 10.

El edificio de cada casa ostentará encima de la puerta de su fachada el número de orden que le corresponda con relación al que figure al principio de la acera, para lo cual la numeración se someterá a las siguientes reglas:

Primera.­Tomando como referencia la Plaza Mayor, se señalarán con números pares las fin­cas del lado derecho o acera derecha y los impares las situadas al lado izquierdo, de menor a mayor número, según la proximidad al citado lugar de referencia.

Segunda.­Las fincas con entrada a dos o más vías tendrán en cada una de ellas la numeración correspondiente.

Tercera.­Las fincas sitas en plazas tendrán numeración correlativa de impares y pares, salvo que alguno de los lados de la plaza constituya tramo de otra vía pública, en cuyo caso las fincas sitas en éste llevarán la numeración correspondiente a la vía de que formen parte.

Cuarta.­Las fincas resultantes de la segregación de otra que ya tuviera asignada numeración, conservarán el antiguo número, adoptando la nueva finca un subfijo alfabético correlativo, de­pendiente del número de particiones que se hicieran de la finca matriz. Todo ello, en tanto no se verifique una revisión general de la numeración de la vía.

Quinta.­Asimismo, la finca resultante de la agregación de otras dos o más que ya tuvieran asignada numeración, conservará unidos los antiguos números, mientras no se realice la indi­cada revisión.

Artículo 11.

Los edificios de servicio público o de entidades oficiales, los monumentos artísticos y ar­queológicos, además del número que, en su caso, les corresponda, podrán ostentar indicación de su nombre, destino o función.

Artículo 12.

1. Los propietarios de fincas están obligados a consentir las servidumbres administrativas co­rrespondientes generadas por la instalación en fachadas, verjas y vallas de elementos indicado­res de rotulación de la vía numeración de fincas urbanas, normas de circulación o referencia de servicio público.

2.­La servidumbre será gratuita pudiendo establecerse de oficio, mediante notificación al propietario afectado y sin más indemnización que la de los desperfectos causados, con la obli­gación de la Administración Municipal o del concesionario del servicio, en su caso, de adaptar la servidumbre a las modificaciones o nuevas construcciones que se efectuaren conforme a las Ordenanzas.

Artículo 13.

1. La inexistencia en las fincas del correspondiente elemento indicador de la numeración o la dis­cordancia entre el instalado y la numeración oficial vigente, dará lugar a la imposición de multa.

2.­La oposición u obstrucción a la colocación alteración o sustitución de los elementos de señalización a que se refieren los artículos anteriores y la falta de conservación y limpieza de los mismos, será sancionado por el Alcalde­Presidente reglamentariamente.

CAPÍTULO IV

Habitantes

Sección

Empadronamiento municipal

Artículo 14.

La condición de habitantes del término Municipal, su clasificación sus derechos y deberes, serán los señalados en las Leyes y Reglamentos vigentes sobre la materia, así como los reco­gidos en la presente Ordenanza.

Artículo 15.

Todos los ciudadanos, españoles o extranjeros, que vivan habitualmente dentro del territorio Municipal, habrán de figurar inscritos en el Padrón Municipal de Habitantes. En caso que pasen varias temporadas en dos o más Municipios, habrá de realizarse la ins­cripción en aquel donde se habite más tiempo al año.

Al tiempo de formación del Padrón General, la obligación de inscripción se hace extensiva, no sólo a los residentes, sino también a todos aquellos que pernocten el día censal en el término Municipal.

Sólo serán vecinos residentes los que con aquella calificación figuren inscritos en el Padrón Municipal de Habitantes.

A los efectos de determinar la condición de Vecino residente, en caso de discrepancia entre el administrado y la Administración Municipal, se considerará que lo son aquellas personas que, teniendo el ánimo de residir en el término municipal, permanezcan en él más de ciento ochenta y tres días al año aunque sea de forma interrumpida y siendo esta permanencia de al menos doce horas de cada día computable, todo ello sin perjuicio del derecho de todos los es­pañoles a establecer libremente su lugar de residencia.

La inscripción en el Padrón Municipal de Habitantes constituirá prueba fehaciente de la re­sidencia habitual del vecino a los efectos del pleno disfrute de todos los derechos que la Ley y las Ordenanzas Municipales otorguen a las personas que disfruten de esa cualidad.

Artículo 16.

Los cabezas de familia, tutores, encargados de establecimientos públicos o privados y de em­presas, cuidarán de que sus familiares, sirvientes, pupilos, acogidos, huéspedes y personal bajo sus órdenes, se inscriban en el Padrón de Habitantes, suministrando, a tal fin, los datos precisos y serán responsables de la fidelidad de los mismos.

La negativa al empadronamiento podrá ser sancionada por la Alcaldía-­Presidencia según la legislación vigente.

Artículo 17.

Las altas en el Padrón, se solicitarán al Alcalde por el interesado, representante legal o per­sona debidamente autorizada.

Cuando el alta se produzca como consecuencia de omisión en el último Padrón de Habitantes, los interesados deberán aportar dos testigos que acrediten su permanencia en esta Localidad.

Artículo 18.

Las resoluciones de los expedientes de altas, serán adoptadas por el Alcalde. Esta facultad podrá ser delegada.

Sección 2º

Derechos de los habitantes

Artículo 19.

Todos los habitantes tienen opción a participar en los servicios municipales, en los aprove­chamientos comunales y en los derechos y beneficios concedidos con carácter general y de acuerdo con lo previsto en sus correspondientes ordenanzas reguladoras.

Artículo 20.

Igualmente tienen derecho todos los habitantes del término, sin perjuicio de los que a su fa­vor establece la legislación de Régimen Local y los demás artículos de esta Ordenanza:

1.­A denunciar los abusos y atropellos de que sean objeto.

2.­A que se les libre recibo en forma de las instancias y recursos que presenten, extendidos y reintegrados conforme a la Ley.

3.­A obtener resolución sobre dichas instancias en la forma prevista por las Leyes, en el pla­zo de tres meses, contados desde la fecha de presentación en forma, cuando esta Ordenanza, la Ley u otras disposiciones, no fijen un término distinto.

4.­A ser informado, previo requerimiento, de todos los asuntos municipales de carácter general.

Artículo 21.

En la puerta principal de entrada al Ayuntamiento habrá una tablilla, comprensiva de la dis­tribución de los Servicios, Secciones y Negociados, competencia de cada uno y horas de des­pacho para el público.

Artículo 22.

Los expedientes municipales y sus antecedentes serán considerados de carácter público, para el efecto de poder ser consultados por las personas que en ellos sean parte legitima.

Sección 3º

Deberes y prohibiciones de los habitantes

Artículo 23.

Dentro de Covaleda y su término, toda persona, sea residente o transeúnte, sin distinción de sexo, edad y condición, está obligada al cumplimiento de esta Ordenanza y demás Disposicio­nes o Bandos que en lo sucesivo se publiquen y serán responsables de sus infracciones siendo sancionadas por la Autoridad Municipal.

Artículo 24.

La ignorancia de la presente Ordenanza no podrá, en ningún caso servir de excusa al infractor.

Artículo 25.

Los residentes cabezas de familia, los forasteros que posean bienes en esta población y los vecinos, tienen la obligación de contribuir al levantamiento de las cargas municipales y gene­rales legalmente impuestas.

Artículo 26.

Todos los habitantes del término e incluso los forasteros que posean bienes en esta pobla­ción, están obligados:

Primero.­A cumplir las obligaciones que les afecten derivadas de las Leyes generales en vi­gor, así como de las Ordenanzas, Reglamentos y Bandos municipales y serán inexcusablemente sancionados por las infracciones en que incurran.

Segundo.­A cumplir con puntualidad cuanto impone la legislación vigente respecto al Pa­drón Municipal.

Tercero.­A suministrar los datos estadísticos informes que solicite el Alcalde que sean de in­terés para el Gobierno de la Ciudad y a aportar los documentos de que estén en posesión o le sean requeridos al efecto o toma de razón.

Cuarto.­A comparecer ante la Autoridad Municipal, cuando fueran citados o emplazados por cualquier causa o razón, de forma expresa y motivada y, en todo caso, cuando así se establezca en el ordenamiento vigente.

Quinto.­A satisfacer con puntualidad las exacciones municipales que les afecten, según su clasificación vecinal y a soportar las demás prestaciones y cargas establecidas por las Leyes y disposiciones en vigor.

Sexto.­A prestar auxilio a sus conciudadanos y a los Agentes de la Autoridad cuando fueren requeridos o se hallaren evidentemente necesitados. Séptimo.­A observar las normas higiénicas necesarias para prevenir y evitar la propagación de enfermedades contagiosas y conservar la salud pública. Octavo.­A denunciar las infracciones de esta Ordenanza que presenciaren o de las que tu­vieren noticia cierta, siempre que perjudiquen a los intereses generales. Noveno.­A evitar cualquier daño directo o indirecto a las personas y a las propiedades, ya se halle o no expresamente prevenido en esta Ordenanza Municipal.

Artículo 27.

Las Autoridades Locales podrán exigir al cabeza de familia como representante legal de la casa, bajo su responsabilidad personal, el cumplimiento de servicios de policía y vigilancia, es­tadística, ornato, higiene y sanidad, instrucción pública, alojamiento, bagajes y demás que de­termine el Ayuntamiento dentro de su jurisdicción y competencia.

Artículo 28.

Los extranjeros domiciliados en Covaleda tendrán los derechos y obligaciones propias de los ve­cinos, salvo los de carácter político, sin perjuicio de lo que se establece en los tratados internacio­nales o de lo que, en defecto de éstos se determine por el Gobierno en régimen de reciprocidad.

Artículo 29.

En cuanto se refiere a la Administración económica municipal y al régimen de derechos y obligaciones que de ella emanen para los residentes, los propietarios ausentes tendrán la obli­gación de comunicar al Alcalde­Presidente el nombre de la persona que lo represente y a falta de tal comunicación serán considerados como sus representantes:

a) Los administradores, apoderados o encargados.

b) En defecto de los anteriores, los colonos, arrendatarios o aparceros de las fincas rústicas.

c) Cualquiera de los inquilinos o arrendatarios de fincas urbanas.

TITULO II NORMAS DE POLICIA URBANA

CAPÍTULO I

Fiestas civiles, religiosas y profanas.

Artículo 30.

Serán fiestas oficiales, y por tanto días inhábiles: a.­Todas aquéllas señaladas por el Gobierno de la Nación y por la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

b.­Todos los domingos del año.

c.­Las de carácter local que acuerde el Ayuntamiento.

Artículo 31.

Todas las manifestaciones colectivas de cualquier culto religioso que tengan lugar en la vía pública, precisarán autorización municipal previa, en la que se determinará la fijación de itine­rario, fecha y horario de celebración del acto debiendo tomarse por los Agentes de la Autoridad las previsiones de orden y tráfico para su perfecto desarrollo.

Artículo 32.

Tendrán carácter de fiestas tradicionales: a) Los festejos patronales: días de San Quirico y Santa Julita y de San Lorenzo de cada año. En caso de coincidir en domingo, será el día inmediatamente posterior o anterior que determine la Corporación mediante acuerdo Pleno. b) Los festejos de Navidad y Reyes. c) Los de Carnaval y Semana Santa, de calendario variable. d) Cualquier otra que, previa aprobación de este carácter por el Ayuntamiento, tenga una gran aceptación popular como tal.

Artículo 33.

Se entienden por fiestas profanas, las manifestaciones cívicas, romerías, verbenas, festejos, bailes y cuantas diversiones o espectáculos se autoricen por el Ayuntamiento y cuya celebra­ción tenga lugar en la vía pública, tanto en fiestas tradicionales como en cualquier festejo po­pular del barrio.

Artículo 34.

Los actos a que se refiere el artículo anterior, no se podrán celebrar en ningún caso sin la pre­via autorización del Alcalde, que señalará cuando proceda, la zona o zonas en que habrán de desarrollarse, así como la situación de los puestos de venta, casetas y aparatos de feria y las ho­ras de duración y actuación de orquestas, bandas y altavoces de toda índole.

En la solicitud por parte de los organizadores, se harán constar las medidas adoptadas para evitar molestias y daños a las personas y cosas.

Artículo 35.

Queda prohibido elevar globos de tela o papel con esponjas o mechas encendidas y disparar petardos, cohetes y toda clase de artículos que puedan producir incendios y otros daños, sin au­torización previa del Alcalde­Presidente.

CAPÍTULO II

Actividades comerciales e industriales

Sección 1ª

Apertura de establecimientos e inicio de actividades

Artículo 36.

Con carácter general estarán sujetas a comunicación las actividades que se desarrollen y las instalaciones que se implanten en el término municipal, así como las ampliaciones y modifica­ciones que se realicen en las mismas.

Aquellas actividades e instalaciones incluidas como anexos de la Ley Autonómica regulado­ra del impacto ambiental, estarán sometidas a calificación y/o evaluación de impacto ambien­tal, la cual será valorada, con carácter previo al otorgamiento de autorización o licencia, por la Consejería de Medio Ambiente.

Los permisos o autorizaciones de otras Administraciones necesarios para la implantación de una actividad o de una instalación no eximirán de la obtención de la autorización o licencia que, en su caso, sea procedente.

Salvo en aquellos casos en los que expresamente así lo exija una norma de rango superior, la obtención de la autorización de actividad e instalación no podrá condicionarse a la obtención previa de otros permisos o autorizaciones extramunicipales, siempre que la documentación presentada justifique el cumplimiento de la normativa que le es de aplicación.

Artículo 37.

Para una mejor aplicación de las normas de esta ordenanza municipal es requisito indispen­sable el realizar una clasificación de actividades inocuas y calificadas.

1º. Son actividades inocuas todas aquellas de las que, por sus características o mediante la adopción de sencillas medidas correctoras, no cabe presumir que vayan a producir molestias significativas, alterar las condiciones normales de seguridad e higiene el medio ambiental, oca­sionar daños a bienes públicos o privados ni entrañar riesgo apreciable para las personas.

Se considerarán actividades inocuas las que a continuación se relacionan y otras análogas, siempre que no superen los límites particulares establecidos para cada una de ellas y los gene­rales indicados en el apartado V.

I) Uso residencial.

I.1. Garajes hasta 50 m2 

I.2. Residencias comunitarias incluidas las casas de huéspedes, hasta 250 m2. II) Uso industrial. Sin superar los 100 m2 de superficie y los 3 CV de potencia instalada, salvo indicación expresa.

II.1. Talleres de armería (sin manipulación ni almacenamiento de productos explosivos o in­flamables).

II.2. Talleres de fabricación o reparación de electrodomésticos.

II.3. Talleres de reparación de aparatos y utensilios eléctricos o electrónicos, ascensores y si­milares.

II.4. Talleres de máquinas de coser, máquinas de escribir y similares.

II.5. Talleres de relojería.

II.6. Talleres de reparación de instrumentos ópticos y fotográficos, incluida la montura de ga­fas y cristales.

II.7. Talleres de joyería, bisutería, orfebrería y platería.

II.8. Talleres de reparación de instrumentos musicales.

II.9. Talleres de reparación de bicicletas y otros vehículos sin motor.

II.10. Talleres de reparación de juegos, juguetes y artículos de deporte.

II.11. Elaboración de helados.

II.12. Talleres de prendas de vestir (sastrería, camisería, guantería, sombrerería, zapatería, (excepto calzado de goma), géneros de punto, bordados, peletería y similares).

II.13. Talleres de artículos de marroquinería y viaje.

II.14. Talleres de confección de artículos textiles para el hogar.

II.15. Talleres de encuadernación.

II.16. Laboratorios farmacéuticos y de análisis clínicos sin manipulación de productos infla­mables.

II.17. Almacenes de peligrosidad baja de materias primas agrarias, productos alimenticios y bebidas.

II.18. Almacenes de peligrosidad baja de textiles, confección, calzado y artículos de cuero.

II.19. Almacenes de electrodomésticos.

II.20. Almacenes de artículos de ferretería, excepto plásticos.

II.21. Almacenes de materiales de construcción, excepto maderas, plásticos, pinturas y barnices.

II.22. Viveros de plantas y flores (sin limitación de superficie). Si están en suelo no urbani­zable, se requiere autorización previa de la Consejería de Medio Ambiente. III) Servicios

a) Comercio Sin superar los 150 m2, de superficie y los 3 CV de potencia instalada.

III.1. Venta de productos alimenticios envasados, bebidas y tabaco, excepto carnicerías, cas­querías, pescaderías, bares y cafeterías y productos alimentarios que puedan representar poten­cial peligro para la salud pública.

III.2. Venta de prendas confeccionadas para vestido y adorno, incluidas zapaterías, bordados, bisutería y similares.

III.3. Mercerías.

III.4. Venta de artículos de marroquinería y viaje.

III.5. Lavanderías y tintorerías (solo recogida y entrega de las prendas sin lavado o limpieza de las mismas).

III.6. Venta de artículos de limpieza, perfumería, higiene y belleza, excepto de droguerías, cererías y similares.

III.7. Venta de muebles.

III.8. Venta de electrodomésticos y material eléctrico.

III.9. Ferreterías y venta de artículos de menaje, no productos de plásticos y/o cosas combustibles.

III.10. Venta de artículos de cerámica, vidrio y materiales de construcción.

III.11. Exposición y/o venta de motocicletas, bicicletas y sus accesorios.

III.12. Venta de aparatos e instrumentos ópticos, médicos, ortopédicos y/o fotográficos.

III.13. Venta de libros, artículos de papelería y escritorio.

III.14. Venta de flores, plantas, peces vivos y pequeños animales domésticos.

III.15. Venta de artículos de joyería, relojería, platería y bisutería.

III.16. Juguetería y venta de artículos de deporte.

III.17. Venta de material fotográfico, videográfico o informático.

III.18. Alquiler y venta de cintas de video (video­clubes).

III.19. Estancos, despachos de lotería y apuestas.

III.20. Alquiler de trajes y disfraces.

III.21. Anticuarios y almonedas.

III.22. Herbolarios.

III.23. Venta de artículos de regalo

III.24. Venta de prensa y revistas.

III.25. Estudios fotográficos.

III.26. Venta de armas y munición (sin manipulación). b) Terciario Sin superar los 150 m2, de superficie y los 3 CV de potencia instalada.

III.27. Despachos profesionales domésticos.

III.28. Oficinas privadas en general.

III.29 Oficinas bancarias. Cajas de ahorro o similares.

III.30 Oficinas profesionales no domésticas.

III.31. Oficinas de entidades financieras, de seguros, inmobiliarias y similares.

III.32. Agencias de viajes.

III.33. Clínicas veterinarias (consulta), sin radiología.

III.34. Consultorios médicos sin hospitalización, sin radiología ni medicina nuclear.

III.35. Dentistas, sin radiología.

III.36. Oficinas para alquiler de bienes y servicios en general.

III.37. Sedes de partidos políticos, organizaciones sindicales, profesionales, regionales, reli­giosas y similares.

III.38. Oficinas de la Administración, Organizaciones Internacionales y representaciones di­plomáticas y consulares.

IV) Uso dotacional Sin superar los 150 m2 y los 3 CV de potencia instalada.

IV.1. Guarderías y jardines de infancia.

IV.2. Centros de enseñanza, incluidas autoescuelas sin guarda de vehículos.

IV.3. Centros de investigación.

IV.4. Academias, salvo baile, danza y música.

IV.5. Salas de exposiciones.

IV.6. Policlínicas sin hospitalización, quirófano, radiología ni medicina nuclear.

IV.7. Centros de culto. V) Son límites de carácter general los siguientes: ­Aparatos de aire acondicionado hasta una potencia total de 6.000 frig/h.

­Equipos informáticos que no precisen una instalación de aire acondicionado de potencia su­perior a 6.000 frig/h.

­Generadores de calor hasta una potencia total de 25.000 kcal/h

­Hornos eléctricos hasta una potencia total de 5 kW.

­Otras limitaciones derivadas de la implantación del Reglamento de Prevención de Incen­dios de la Comunidad Autónoma de Castilla y León o de Normas específicas de aplicación.

2º. Por exclusión, el resto de las actividades serán calificadas como:

a) Molestas, si pueden constituir una incomodidad por los ruidos o vibraciones que produz­can o por los humos, gases, olores, nieblas o sustancias que eliminen.

b) Insalubres, si pueden dar lugar a evacuación de productos directa o indirectamente perju­diciales para la salud humana.

c) Nocivas, si por las mismas causas pueden producir daños a la riqueza agrícola, forestal, pecuaria o piscícola.

d) Peligrosas, si en ellas se fabrican, manipulan, utilizan o almacenan productos susceptibles de originar riesgos graves para las personas o los bienes por explosiones, combustibles, radiaciones, etc.

Artículo 38.

Las actividades comprendidas en el apartado 1º del artículo 37 estarán sujetas a comunica­ción previa al inicio de la actividad.

Artículo 39.

1                    No obstante lo establecido en el artículo 36, todas las actividades e industrias incluidas en el apartado 2º del artículo 37 estarán sujetas a autorización municipal.

2                    Estarán sujetas a licencia municipal de apertura todas las actividades e industrias a que se refiere la Ley 17/2009 y aquellas otras que así sean declaradas por la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

3                    Cualquier persona interesada en la apertura de un establecimiento o actividad puede soli­citar, mediante escrito que se presentará en el Registro General de este Ayuntamiento, que por los servicios técnicos correspondientes se emita informe sobre la viabilidad urbanística de la actividad a instalar.

Artículo 40.

1                    Tanto la comunicación de inicio de actividad como la autorización previa a la apertura de­berán ser acompañadas por declaración responsable formalizada en impreso normalizado apro­bado por el Ayuntamiento de Covaleda.

2                    Cuando sea preceptiva, la solicitud de licencia se presentará en el Registro General del Ayun­tamiento de Covaleda, debiendo acompañarse de la documentación y/o Proyecto que sea precep­tivo en cada caso y/o de informes que acrediten que el local reúne las debidas condiciones higié­nico­sanitarias y de seguridad. El Ayuntamiento podrá disponer que tales informes se soliciten de oficio de los técnicos municipales, tras la solicitud particular, sin precisar aportación previa.

En caso de existir deficiencias subsanables, se notificarán al interesado para que proceda a su corrección en plazo de treinta días laborables.

Artículo 41.

Las licencias se otorgarán en los plazos establecidos en el artículo 9 del Reglamento de Servicios de las Corporaciones Locales y demás disposiciones de aplicación que sean concordantes.

No se contará como plazo, el que invierta la Consejería de Medio Ambiente en la calificación de la actividad.

Transcurridos dichos plazos sin resolución expresa previa denuncia y la licencia del intere­sado se entenderá otorgada por silencio administrativo, si no contraviene ningún parámetro ur­banístico de las NN.SS. de planeamiento ni otra legislación aplicable.

Artículo 42.

Las licencias se entenderán otorgadas a salvo del derecho de propiedad y sin perjuicio del de terceros. Serán transmisibles, previa autorización municipal, si expresamente no se determina lo contrario en la concesión.

El otorgamiento de la licencia implica la obligación de pago de los derechos municipales co­rrespondientes en las condiciones que determinen las Ordenanzas Fiscales.

Artículo 43.

La apertura sin cumplir las formalidades señaladas se considerará clandestina y fraudulenta, sujeta a sanción o clausura de la actividad.

Artículo 44.

Cuando por razones de especialidad de la actividad existan normas o condiciones particula­res a cumplir, éstas tendrán siempre carácter previo a la autorización municipal, habrán de ser aportadas o justificadas por los interesados o promotores y no podrán contravenir planes mu­nicipales, ordenanzas o normas aprobadas o cualquier Ley o Norma que le sea de aplicación.

Artículo 45.

Los traslados de un establecimiento a local diferente de su emplazamiento, habrán de cum­plir los mismos requisitos que en los casos de nueva apertura. Igualmente se hará para la tra­mitación de ampliación de las licencias de apertura autorizadas.

Artículo 46.

Cuando en el funcionamiento de una actividad se aprecien indicios de que puede estar sujeta a régimen de licencia de apertura, aunque se trate de actividades con comunicación o autorización municipal ordinaria, e incluso comprendidas entre las consideradas innocuas, la autoridad munici­pal podrá requerir motivadamente la tramitación del expediente especial de licencia de apertura.

Las medidas que de ello resulten serán de obligado e inmediato cumplimiento para su titular, con posibilidad de clausura de la actividad en caso contrario.

Sección 2ª

Normas especiales de espectáculos públicos

Artículo 47.

Además de las normas especiales en materia de medio ambiente, en cuanto pudieran serles de aplicación, los locales de espectáculos habrán de cumplir lo preceptuado en la legislación especial que los regula desde la fase inicial de su autorización. En todo caso serán requisitos indispensables:

a) Contar con espacio suficiente para el número de personas a albergar.

b) Tener puerta o puertas de salida de emergencia, convenientemente iluminadas y señalizadas.

c) No utilizar en su construcción elementos fácilmente combustibles.

d) Dotar a los locales suficientemente de extintores, bocas de incendios o sistemas cortafuegos.

e) Iluminación suficiente, con sistema de emergencia ante un posible corte de fluido.

Además, cuantas otras puedan imponerse por precepto legal o ser requeridas por la autoridad competente. Tales formalidades obligan tanto a locales cerrados como al aire libre, y sean de funcionamiento permanente o de temporada.

Artículo 48.

Dada la concentración humana que estas actividades suponen, el desarrollo de la actividad sin previa autorización o sin cumplir las medidas correctoras que puedan señalarse implicará circunstancia agravante de la responsabilidad en que incurra su titular.

Sección 3ª

Cuadras, establos, vaquerías y estercoleros

Artículo 49.

Las cuadras, boxes de caballos, establos, vaquerías, estercoleros y otras dependencias simi­lares en explotaciones pecuarias, se regulan por las normas especiales de actividades molestas o insalubres y quedan totalmente prohibidas en casco urbano y áreas residenciales. En cuanto se refiere a elementos integrantes de viviendas, quedan prohibidas por razones hi­giénico­sanitarias. Se estimará que carecen de condiciones de habitabilidad aquellas viviendas en donde se produzca habitualmente la convivencia de personas y animales, salvo los llamados de compañía.

Sección 4ª

Funcionamiento de actividades. Obligatoriedad de recepción de los servicios inspectores

Artículo 50.

Las actividades fabriles e industriales se ajustarán a la jornada laboral autorizada en cada caso.

Artículo 51.

Todos los establecimientos, cualquiera que sea su actividad, quedan sometidos a la función inspectora municipal con resultado positivo sobre condiciones de seguridad, peligrosidad, sa­nidad y demás que aconseje la normal convivencia ciudadana, siendo obligatoria la recepción de tales inspecciones.

Tal inspección se estima independiente y perfectamente compatible con los controles de or­den técnico o similar que, en razón de la actividad, pueden determinar otras administraciones públicas, organizaciones o empresas.

TÍTULO III

CUIDADO DE LA VÍA PÚBLICA

CAPÍTULO I

Normas Generales

Artículo 52.

1                    El presente título regula el uso común y el privativo de las avenidas, paseos, calles, plazas, caminos, puentes, parques, jardines, fuentes y demás bienes municipales de carácter público del término de Covaleda.

2                    La función de Policía de la vía pública se extenderá a los pasajes particulares, los pasadi­zos de los transportes públicos subterráneos y los vehículos de servicio público de superficie.

3                    Lo dispuesto en esta Ordenanza se entiende sin perjuicio de las facultades que respecto de algunas materias reguladas en la misma corresponden a la Sub­Delegación del Gobierno en So­ria y a otros Organismos de la Administración Central.

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ORDENANZA DE BUEN GOBIERNO DEL AYUNTAMIENTO DE COVALEDA (I)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s