EL SIGLO FUTURO (20/12/1932)

Según podemos leer en este artículo, a pesar de que parecía que las rencillas entre los habitantes de Covaleda habían desaparecido a raíz del incendio, esto era algo ficticio, ya que continuaban los conflictos y enfrentamientos entre los vecinos.

CABECERA EL SIGLO FUTURO

El Siglo futuro. 20/12/1932, n.º 7.782, página 1.

 Sigue la persecución …

 Apenas pasa un solo día en que no recibamos varias cartas de provincia poniendo de manifiesto la conducta sectaria de quienes tienen alguna autoridad o ascendiente político, y emplean esa autoridad para no dejar vivir a quienes no piensan y sienten como ellos.

Hoy se trata de un caso verdaderamente indignante, que nos refiere un vecino de Covaleda (Soria), de paso en Madrid. En aquel pueblo, el alcalde, los concejales, el juez municipal, en fin, todos los que tienen algún prestigio de autoridad son unas personas enteramente honorables. Pero, como está visto que siempre ha de haber en estos tiempos algún inconveniente para vivir en paz, en ese pueblo son cuatro gatos, o mejor dicho, seis socialistas, que son los que componen el núcleo marxista de Covaleda, los que no dejan de molestar a los demás vecinos.

Nos dice nuestro informante, que hará cosa de seis meses, el párroco de aquel pueblo, cumpliendo órdenes superiores, leyó desde el púlpito una Pastoral del Obispo diocesano, en la que se hablaba del latrocinio de Mendizábal, según Menéndez y Pelayo, y de la injusticia que se comente con la Iglesia mermando la exigua asignación que se le daba.

¡Manes de Pablo Iglesias! Nunca hubiera hecho tal el buen párroco, porque uno de los “soplones” enviados por los socialistas a la iglesia para ver si el párroco se deslizaba, dio el recado al gobernador. La primera autoridad provincial hizo las oportunas indagaciones, no resultando nada en contra del párroco; pero los esbirros socialistas insistieron en las denuncias, y al fin el gobernador, mal informado, impuso al párroco 500 pesetas de multa.

El cura no tenía -¿cómo ni de qué iba a tenerlas? – para pagar esa sanción pecuniaria – varios de los feligreses se brindaban a hacerlo -, por lo cual hube de cumplir la pena con arresto.

Mas como todavía no quedaban tranquilos esos “soplones”, aún tuvieron coraje para denunciar si el arresto se cumplía así o de otra manera, y no pararon hasta conseguir que también al alcalde se le impusiera desde arriba otra multa de 500 pesetas.

Después de oír a este buen vecino de Covaleda, comenzamos a creer que si en las ciudades se vive ahora mal, en los pueblos la vida debe ser imposible después de haber sonado la hora de las venganzas.

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL SIGLO FUTURO (20/12/1932)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s