EL INCENDIO DE COVALEDA EN LA PRENSA – (13/09/1923)

CABECERA EL PORVENIR CASTELLANO

EL PORVENIR CASTELLANO (Jueves 13 de septiembre de 1923) portada

 DESPUÉS DEL INCENDIO

Circular muy interesante

El digno gobernador civil de Soria Sr. Mesa de la Peña ha publicado en el periódico oficial la siguiente interesante circular que con gusto transcribimos:

“Cuando la desdicha hiere a un hombre o a un pueblo mortalmente, pueblos y hombres, si tienen la misma nacionalidad e iguales sentimientos de honradez y de amor hacia la Patria chica y hacia la Patria única e indivisible, acuden con su dinero, con su sangre, con su propia vida para salvar a la víctima inocente del infortunio en que cae; y, o lo consiguen o perecen en la demanda luchando con el más hermoso y grande de los heroísmos. En la historia de todas las naciones encontraréis estos hechos, narrados con la hermosa sencillez de una realidad vivida.

Uno de los más hermosos pueblos de esta provincia, Covaleda, surge como un faro luminoso de vida entre los magníficos pinares que constituyen su riqueza, ha caído casi exánime, y entre las horribles angustias del que quiere vivir y siente el frío glacial de la muerte circulando por sus venas, se debate angustiosamente, agoniza entre lágrimas que ahoga al que la contempla y lamentos que crispan al que los oye, pidiendo que le tiendan una mano misericordiosa que cure la herida brutal abierta en sus carnes por el infortunio.

Un horrible incendio ha destruido más de medio pueblo de Covaleda; noventa y dos casas se han desplomado con estrépito al devorar las llamas siniestramente sus sólidos armazones que resistieron el peso de las nieves y la fuerza de los vendavales. Más de cien familias sin albergue, sin ropas y sin pan, viven de la caridad de los que fueron menos perjudicados.

Y lloran las mujeres llevando de la mano a sus tiernos hijos contemplando aquellas ruinas humeantes que fueron ayer sus felices hogares, nidos de paz y de amor, de ilusiones y de venturas, y reflexionan los hombres que con la desaparición de la casa en que nacieron experimentaron la pérdida de la última esperanza que abrigaron. Y lloran los niños y las inocentes chicuelas al no ver entre las negras ruinas la prenda dominguera que les regaló la madre amantísima, o el juguete caprichoso que les entregó el padre, acaso para conmemorar una fecha feliz.

Vosotros, pueblos dichosos en medio de vuestra tradicional modestia castellana, que veis vuestros hogares erguirse firmes y altaneros, que en vez del llanto de vuestros hijos ante ruinas humeantes, oís sus risas argentinas ante la certeza de que la última cosecha les aseguró el pan diario, que sentís la felicidad de vuestras mujeres traducida en una copla alegre o en el feliz estallido de un beso maternal, vosotros, pueblos honrados por que sois castellanos y sorianos, no podréis ver impasibles la dolorosa agonía de Covaleda, su miseria que ahoga, sus lamentos que hieren, sus ruinas que espantan, sin acudir generosamente en su auxilio, sin ensayar aquella inolvidable obra de Jesús con el tullido Lázaro, cuando le dijo; “Levántate y anda”.

Y firme en esta creencia que conforta mi espíritu enervado ante la magnitud de la catástrofe, que en cumplimiento de sacatísimos deberes pude apreciar con lágrimas en los ojos y con la airada protesta de mi alma castellana también; firme en ese juicio, me dirijo a todos los municipios de la provincia de Soria para que en un rasgo de sublime caridad y de amor, acudan generosa y rápidamente a la suscripción pública ya acordada para salvar a Covaleda, con el fin de que como nuevo Fénix, resurja de sus propias cenizas a impulso de los que por amar mucho la Patria grande defienden con su sangre y con su vida la estabilidad de la Patria chica cuando le amenaza un riesgo de muerte.

Y hacedlo pronto. Proceded generosamente, con la rapidez y energía, por que muy pronto el agua calará los cuerpos de los necesitados; la nieve helará sus carnes; el cierzo inclemente de la sierra helará mortalmente sus débiles organismos, faltos de pan, de ropas y de albergue, y entonces la catástrofe se completará, por que Covaleda, lejos de surgir gallarda de entre sus ruinas negras y humeantes, quedará enterrada en ellas para eterno baldón de los que no corrieron en su auxilio.

Deben pues reunirse los Ayuntamientos, solo o con el vecindario, y acordar la cantidad que ha de depositarse temporalmente en la Sucursal del Banco de España en Soria, para auxiliar a los infortunados de Covaleda en un doloroso infortunio. Es este un deber impuesto por la caridad y el amor hacia el hermano que sufre y muere en el silencio digno y amargo de su propia desgracia.

Yo, abierto el pecho a la esperanza, espero vuestras adhesiones a la obra que expongo en el Gobierno civil. El dinero que dediquéis a esa hermosa obra de caridad y de amor, llevadlo al Banco de España. Será ese el beso que indirectamente depositareis en las frentes de los niños sin albergue. El abrazo que cambiaréis con los hombres que, sin llorar, mirando de un modo indefinible las ruinas de sus casas y al cielo, testigo mudo de sus desdichas. El respeto en fin, sincero y doloroso, frente a las pobres mujeres castellanas, que ante el temor de que sus hijos puedan morir de frío en el próximo invierno los besas incesantemente, furiosamente, para templar sus tiernas carnes indefensas, amenazadas por el cierzo invernal.

Será en resumen ese hermoso acto, si lo realizáis, obra de caridad, de justicia y de amor. Y no olvidéis que el amor, la justicia y la caridad, enaltecen en la vida a los hombres y a los pueblos, señalándolos en la historia patria como acabados modelos de civismo y de ciudadanía.

No olvidéis y escuchadme. Os lo agradecerá con toda su alma vuestro Gobernador,

Rafael Mesa de la Peña

Soria 8 de septiembre de 1923”.

 UN TELEGRAMA

El martes último recibimos de Madrid el siguiente telegrama que hicimos público en nuestra cartelera:

Visitado hoy ministro de la Gobernación. Fui a entregarle instancia de Covaleda. Me acompañó el presidente del Centro Numancia con quien me encontré casualmente, describí al ministro la situación trágica de los vecinos de Covaleda sin albergue ni ropas, solicitando inmediato auxilio. Corroboró Junta Numantino. Ministro expresó dolor catástrofe diciendo someterá Consejo mañana instancia por no existir fondo calamidades.

Después pasará aquella a Fomento, otros efectos positivos.- Mañana visitaré a Alhucemas y al ministro de Fomento. Abrigo buenas esperanzas. Ya les comunicaré resultado.- El Centro Numantino propónese abrir suscripción. Saludos, Mesa de la Peña.

CABECERA NOTICIERO DE SORIA

NOTICIERO DE SORIA (Jueves 13 de septiembre de 1923) – pag. 2

POR COVALEDA

NUESTRA SUSCRIPCIÓN

Impulsados por los sentimientos de viejo, firme y constante regionalismo soriano, como ya tenemos expuesto, consecuenciamos los hechos justo á las palabras y sin más que sentir muy de veras no ser poderosos y ricos sobre todo en casos como este, aportamos con nuestra gran voluntad y anhelos de auxilio en cuanto materialmente podemos la suma de veinticinco pesetas a la suscripción iniciada, las que entregaremos á la junta de Socorro de Covaleda de la que dábamos ya noticia.

Sea este nuestro modesto óbolo como sorianos y como periodistas a la acción conjunta de todos los compañeros y paisanos estamos asociados tan incondicional como resueltísimamente para cuanto podamos hacer en bien de nuestros coterraneos damnificados.

Y dejamos abierta en Noticiero de Soria la suscripción, habiendo de recibir cuantos donativos en dinero, ropas ú otros valores se deseen depositar aquí para irlos entregando a la expresada Junta á manera que los recibiésemos.

Un Gobernador que trabaja.

La circular que nuestro Gobernador civil don Rafael Mesa de la Peña, publicó en el Boletín Oficial del lunes último, es sencilla y realmente hermosa, revelando el espíritu del gobernante y los talentos del periodista. Al ser leída, y ya la conoce toda la provincia, el elogio es unánime y con nuestros la ensalzamos tan dignamente como lo merece, sintiendo que el espacio necesario nos falte para transcribirla hoy íntegra, siendo documento a recordar con afecto y consideración.

Así que el señor Mesa de la Peña, llegó a Madrid y comenzó sus gestiones telegrafió a los periódicos de Soria, lo siguiente:

GOBERNADOR CIVIL a Noticiero: Madrid 10,21. Visitado hoy al ministro de la Gobernación fui a entregarle la instancia de Covaleda. Acompañóme el Director del Centro Numantino al que encontré casualmente. Describile situación trágica de los vecinos de Covaleda sin albergue ni ropas, solicitando inmediato auxilios que corroboró la Junta del Centro Numantino. El ministro expresó dolor por la catástrofe, diciendo, que someterá al Consejo de mañana la instancia por no existir fondo de calamidades. Después pasará aquella a Fomento a otros efectos positivos.

Mañana visitaré a Alhucemas y ministro de Fomento. Abrigo esperanzas, diréles resultado.

El Centro Numantino propónese abrir suscripción. Saludos.- Mesa de la Peña.

Muy bien por nuestro Gobernador y por el “Centro Numantino”, y como las gestiones de labor tan altruista es difícil de resolver con el Gobierno, hasta hoy no hemos recibido más noticias.

Al Gobernador como al Centro, se les aplauden merecidamente sus actos y gestión.

Covaleda 1920

La Comisión Provincial

La Comisión Provincial de la Diputación de Soria, ha publicado la breve y expresiva hoja impresa siguiente, que está circulando con profusión.

“Sr. Don …. Muy señor nuestro: Un voraz incendio ha destruido el importante pueblo de Covaleda el día 6 del actual. Sus moradores, han visto devorado por las llamas todo cuanto poseían, quedándose sin hogar y sin recursos de ninguna clase para atender a sus más perentorias necesidades, y daba verdadero horror contemplar aquel cuadro siniestro y trágico y ver a sus desgraciados vecinos huir presa del más inmenso pánico.

Es necesario acudir con toda actividad, con la mayor premura, a socorrer tan grande calamidad, y la Diputación provincial en pleno, ha acordado abrir una suscripción para que a ella acudan las Corporaciones de todas clases, los particulares, los sorianos todos residentes en España y América, y los castellanos y cuantos españoles quieran acudir con su óbolo caritativo a socorrer tanta desdicha.

Debemos rivalizar todos en allegar recursos y obtener auxilios del Estado para la reconstrucción del pueblo, como en otros casos se ha hecho, pero lo más urgente es proveer las necesidades del momento de esas numerosas familias, que perecerían de hambre si no las socorriéramos. Seamos todos caritativos con tan desgraciados hermanos.

Os anticipan en nombre de ellos su reconocimiento, vuestros affmos. Amigos q.e.v.m., Higinio Ruiz – Ángel Carrillo – Pedro San Martín – Sotero Llorente – José Morales Oranies.

Donativo y gestiones

El Presidente de la Diputación don Sixto Morales, nos manifiesta en atento B.L.M. que le han sido entregadas por el Senador de la provincia don Faustino Archilla, para aliviar la triste situación de los vecinos de Covaleda, mil pesetas.

El sorianista Diputado a Cortes por el distrito de Burgo de Osma, don Manuel Hilario Ayuso, ha telegrafiado al Ayuntamiento de Covaleda, manifestándole su sentimiento por la horrible desgracia ocurrida, haciéndole presente que como representante en Cortes se ha dirigido al Gobierno solicitando el envío de socorros a Covaleda, con toda la urgencia posible.

El conocido periodista, sorianista también, don Benito Artigas Arpón, redactor de La Voz en Madrid, después de hacer la información del luctuoso suceso de Covaleda, ha solicitado personalmente del Presidente del Consejo de ministros auxilios lo más rápidos posibles para nuestros coterráneos de Covaleda, haciéndose eco y secundándole dicho diario y los periodistas que hacían información junto al señor Artigas.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL INCENDIO DE COVALEDA EN LA PRENSA – (13/09/1923)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s