EL INCENDIO DE COVALEDA EN LA PRENSA – (07/09/1923) – II

CABECERA LA EPOCA

LA ÉPOCA – Ultimos telegramas y noticias de la Tarde (viernes 7 de septiembre de 1923) – portada y pag. 7

En Gobernación.

El ministro de la Gobernación manifestó esta mañana que el incendio ocurrido en Covaleda (Soria), del que ya hablan los periódicos, ha revestido verdadera importancia.

El fuego ha destruido 96 casas y han resultado con heridas leves dos personas.

 FORMIDABLE INCENDIO EN COVALEDA

Cien casas destruidas por el fuego – Pinares ardiendo – La causa del siniestro – Ofrecimiento de socorros – Varios heridos

Soria, 6.- En Covaleda, pintoresco pueblo enclavado en un inmenso pinar que existe al pie de la sierra del Urbión, se ha declarado esta mañana un formidable incendio.

En las primeras horas de la tarde llegaron a esta capital varios vecinos de dicho pueblo solicitando urgentemente el auxilio del servicio de incendios, recientemente adquirido.

Sin pérdida de tiempo, y bajo las órdenes del arquitecto municipal, se trasladó a Covaleda en autocamiones el material solicitado.

En dicho pueblo se habían personado el gobernador civil, el coronel de la benemérita y demás autoridades.

A pesar de los inauditos esfuerzos realizados, tanto por los bomberos como por el vecindario de Covaleda, y el auxilio prestado por varios pueblos limítrofes, el incendio adquirió proporciones alarmantes, quedando totalmente destruidas cien casas, es decir, la tercera parte de los edificios que formaban el pueblo. Más de 500 vecinos quedan sin albergue.

Cuando se logró dominar el fuego en la localidad, las llamas a consecuencia del fuerte viento reinante, prendieron en el pinar vecino, amenazando devastar infinidad de hectáreas de tan preciada madera.

 EL FUEGO EN LOS PINARES DURARÁ VARIOS DÍAS

Soria 6.- Localizado el fuego en Covaleda, los bomberos, auxiliados por los vecinos de varios pueblos cercanos a aquél, continúan los trabajos. Con objeto de impedir que el fuego se reproduzca, los tejados de las casas salvadas del siniestro han sido cubiertos con mantas, y a tal fin se ha montado un servicio de guardia en las alturas.

Se cree que el incendio durará varios días, pues además del fuerte viento que reina y dificulta la extinción, se carece de agua en las inmediaciones, teniendo que transportarse en camiones desde un kilómetro de distancia.

 OFRECIMIENTO DE SOCORROS.- VARIAS PERSONAS HERIDAS

Soria 6.- El gobernador, el alcalde y los diputados provinciales dirigieron la palabra a los vecinos de Covaleda excitándoles a que continúen los trabajos de extinción y se hagan fuertes en tan tristes momentos.

El director de la Caja provincial de Ahorros ofreció conceder un crédito para la reedificación de los inmuebles destruidos.

Todos los oradores fueron ovacionados con entusiasmo.

Se ha prestado asistencia médica a varios heridos leves y a numerosas personas accidentadas por la enorme impresión recibida.

Las pérdidas ocasionadas por el siniestro se calculan en unos dos millones de pesetas.

Quedan en la miseria un centenar de familias, que se albergarán en las escuelas y en las iglesias.

CABECERA LA LIBERTAD

LA LIBERTAD (viernes 7 de septiembre de 1923) – pag. Portada

 EN LA SIERRA DE URBION

COVALEDA ARDIENDO

Soria, 6.—En el pintoresco pueblo de Covaleda, situado en la vertiente del pico de Urbión, se ha desarrollado un violento incendio, que ha destruido siete casas y amenaza destruir el poblado totalmente.

Para el lugar del siniestro han salido el gobernador, el coronel de la Guardia civil y el material de incendios de que se dispone en Soria al mando de sus jefes.

Covaleda es una verdadera colonia veraniega, en la que varios capitalistas repatriados de América han construido hermosas fincas de recreo.

Se localiza el incendio.-Trabajos de las autoridades y del vecindario

Soria, 6.— Se ha localizado el incendio de Covaleda y siguen trabajando para extinguirlo los bomberos de Soria y el vecindario de todos los pueblos de aquel contorno.

El fuego se propagó a un pinar y ha destruido gran cantidad de árboles, aunque,

afortunadamente, ha sido contenida su expansión.

El gobernador y el alcalde de Soria y los diputados arengan al pueblo para levantar su decaído espíritu. Dichas autoridades y representantes han ofrecido auxilios oficiales para reedificar las casas destruidas.

Se supone que el fuego durará aún varios días por carecerse de agua.

Han necesitado asistencia facultativa varios heridos leves y accidentados.

CABECERA LA VOZ DE SORIA

LA VOZ DE SORIA (7 de septiembre de 1923) – pag. 2 y 3

 EL INCENDIO DE COVALEDA

La primera noticia – Cerca de cien casas incendiadas – Acuerdos de las autoridades – Tristísimo aspecto – El incendio dominado

 Con la ansiedad y el estupor que siempre producen las próximas catástrofes, y especialmente las que afectan a pueblos o a gentes con quienes vivimos y nos relacionamos, circuló por nuestra ciudad, en la mañana de ayer, la noticia del incendio de Covaleda.

Se decía en los primeros momentos que ardían diez casas y que continuaba el incendio todavía.

Conocedores de lo que supone un incendio en un pueblo de Pinares, presentíamos la catástrofe, repetición de tantas otras como han venido sufriendo una y otra vez todos los pueblos pinariegos.

Y efectivamente, por desgracia, nuestros temores se confirmaron y se sobrepasaron con dolor. Medio pueblo de Covaleda, había sido arrollado en un par de horas por un huracán de fuego.

Todavía nos conmueve el triste espectáculo que contemplamos ayer y nunca se borrarán de nuestra memoria aquellos momentos dolorosos.

Un pueblo en ruinas humeantes, cien familias sin albergue ni hogar, sin enseres ni provisiones, ya que la ola de fuego que inundó sus viviendas ni tiempo les dejó para salvar otra cosa que sus personas.

Magníficas casas de piedra y mampostería derrumbadas, abrasadas; las calles cubiertas de muebles quemados, de cerdos, gallinas y perros carbonizados; los hombres y mujeres y niños llorando implorantes, al cobijo de las casas fraternales de sus convecinos, con los escasos vestigios de sus hogares.

Llegaron auxilios de los pueblos vecinos, de Soria, autoridades, juzgado, periodistas, y de todos los labios salían los mismos comentarios las mismas voces de socorro, de auxilio.

En la sesión solemne y extraordinaria celebrada en el Ayuntamiento se acordaron recabar los remedios y auxilios oportunos con el mayor empeño.

Remedios todos para reparar los daños y las pérdidas sufridas, remedios que hay que solicitar con empeño de los poderes públicos y que seguramente se han de otorgar.

Atendemos todos ahora, por el momento a ayudar y proteger a las familias desamparadas. Solicítense los auxilios al Estado, concesión de cortas extraordinarias, que la provincia y la Mancomunidad socorran igualmente a los desventurados. Esto es lo urgente, lo perentorio, lo que no admite demora.

Pero no deben olvidarse las medidas preventivas y previsoras que tiendan a evitar estas tragedias.

Una cosa es necesaria y esencial para que la reconstrucción del pueblo de Covaleda sea una pronta realidad; la desaparición de los odios y rivalidades que tenían dividido y anulado a este hermoso pueblo.

La desgracia y el dolor, fundieron en una sola alma las almas de Covaleda.

El huracán de fuego al destruir aquellas hermosas viviendas, purificó aquel pueblo y las familias antes divididas se unieron, enemigos antes mortales se abrazaron, y cual nueva Ave Fénix, de las cenizas brotaron los nuevos y puros impulsos que levantarán a Covaleda y la harán más grande y poderosa que fue jamás.

LA VERDAD 11-09-23 02

 La primera noticia.-

En las primeras horas de la mañana de ayer, sonó insistentemente el teléfono de nuestra redacción transmitiéndonos una noticia alarmante que acababa de recibirse en el Gobierno Civil; el pueblo de Covaleda estaba ardiendo.

Inmediatamente, después de comprobar oficialmente la noticia, salían en un automóvil cuatro redactores de LA VOZ en dirección al pintoresco pueblo de pinares.

La noticia había cundido por Soria, desde Vinuesa, había sido comunicado el suceso por teléfono al Gobierno y Comandancia de la Guardia Civil, y poco rato después, se hacían urgentemente preparativos para la salida de mangas de riego, moto bombas y tanques-automóviles.

La expectación en Soria era grandísima, pues se afirmaba en el primer momento que el incendio había invadido el pinar.

En el camino – Angustiosa ansiedad – ¿Arde el pinar?

A medida que nos íbamos acercando a Covaleda el camino se llenaba de gentes que preguntaban ansiosamente cuantos venía en dirección de Soria noticias del siniestro de Covaleda. Una ansiedad angustiosa, se notaba en los vecindarios de Bidones, Molinos y Salduero.

Gentes en diferentes vehículos, o a pie, se dirigían a Covaleda con intención de cooperar en la medida de sus fuerzas a la extinción del incendio.

Y en casi todos los pueblos del tránsito, las mujeres –únicos moradores- inquirían noticias, estacionadas en las márgenes del camino.

Al llegar a los altos de “El Bardo”, divisamos a lo lejos una densa columna de humo. ¿Es el pinar que arde?. Por la situación de la humareda, el incendio debe ser efectivamente en el pinar, pero no en la zona de Covaleda sino en la comprendida entre este pueblo y Navaleno.

Están ardiendo 100 casas. Un lamentable aspecto.

Poco más allá de Salduero, nos cruzamos con un automóvil en que viajaba D. Juan Manuel Torroba. Viene el señor Torroba de Covaleda y va a Vinuesa, con el fin de comunicar noticias de la catástrofe. Casi sin detenerse nos grita desde su automóvil: “Están ardiendo 100 casas”.

Nuestra emoción sube de punto y apresuramos la marcha recorriendo los pocos kilómetros que nos faltan a todo meter.

Antes de llegar a Covaleda, percibimos el eco de la catástrofe. Sobre los prados que dan entrada al pueblo vemos un conjunto abigarrado y lamentable de muebles, ropas y enseres; más allá, columnas de humo se levantan por doquier. Grupos de mujeres corren desoladas llorando y lanzando gritos de angustia y de terror. Pelotones de hombres se afanan por extinguir el incendio. Toda la parte occidental de Covaleda es un inmenso brasero. Pasa un camión automóvil lleno de niños que son sin duda conducidos a algún pueblo inmediato. Los momentos son de una angustia indescriptible.

Cómo se inició el incendio – La obra del viento – Lo que arde, es pinar Grande.

Subimos a la parte más alta de Covaleda. Desde el balcón de la casa de don Román Cámara, contigua a la en que comenzó el fuego, y milagrosamente salvada, podemos contemplar la catástrofe en toda su magnitud.

El incendio ha cogido todo un extremo del pueblo, en la dirección de Norte a Sur consumiendo todas las casas y quemando unos muladares y el pasto de un prado cuando no encontró ya combustible urbano en que saciarse.

La casa donde se inició el fuego que como decimos estaba contigua a la de D. Román Cámara, es propiedad de la vecina doña Felisa Tejedor, apodada “la Perejona”. Sobre el lugar del siniestro hemos recogido dos versiones del origen del mismo. Según la primera, la referida doña Felisa, que es mujer de avanzada edad, al ir con un manojo de teas a buscar unas ropas en una habitación oscura, ocasionó el fuego. Según la otra versión más verosímil, puesto que al iniciarse el fuego, se ha comprobado que la dueña de la casa estaba fuera de su domicilio, el origen de todo fue, haber dejado la citada mujer en una gamella de madera y en el portal de su casa unas cenizas recién sacadas de la lumbre, en la creencia de que estaban del todo apagadas. El viento que penetraba por el agujero de la puerta, al soplar sobre alguna ascua, hizo que la madera de la gamella se incendiase, y el fuego después se propagara a un arcón próximo, originando así la terrible catástrofe que hoy lamenta toda la provincia.

Se recordaba ayer a este respecto que hace 10 o 12 años, una imprudencia de la llamada “Perejona” produjo también un incendio, aunque no de tanta importancia.

La causa de que este incendio se propagara tan rápidamente, no ha sido otra que el fuerte viento norte que reinó durante toda la mañana.

La casa de D. Román Cámara, fue un verdadero baluarte que defendió con su sólida construcción a toda la barriada. Solo se han quemada en esta casa, la puerta de madera y las contraventanas de los balcones.

El Alcalde de Covaleda nos manifestó que efectivamente la columna de humo vista por nosotros desde la carretera, correspondía a un incendio de Pinar Grande en la zona de Navaleno.

Más detalles del incendio

Es verdaderamente inconcebible cómo el fuego pudo propagarse tan rápidamente teniendo en cuenta la excelente construcción de algunas casa, la separación de otras que se encuentran aisladas en 15 y 20 metros, y cruce de la carretera que pudo hacer oficio de verdadero cortafuegos.

El Sr. Cámara nos manifestó que el incendio se inició sobre las 7 de la mañana propagándose con gran rapidez a causa del viento, que transportaba chispas y astillas encendidas.

Desde la casa siniestrada saltó el fuego hasta otra de la orilla de la carretera, separada 50 o 60 metros de la que se originó, ardiendo luego el Cuartel de la Guardia Civil, y las casas intermedias, y propagándose por último a las del otro lado de la carretera. A las 11 de la mañana todas las casas incendiadas se habían hundido.

Fue tan rápido el suceso que no dio tiempo para salvar casi ningún ajuar. Por las calles, hemos visto perros, gallinas y cerdos quemados. Una señora, subió precipitadamente a su casa y comenzó a arrojar por el balcón dinero, ropas y documentos, pero cuando bajó a recogerlos ya se habían quemado en la calle.

Nuestro querido amigo D. Antonio Morales que se encontraba veraneando en Covaleda, fue sorprendido en la cama por el incendio y no ha logrado salvar de todas las ropas suyas y de su familia más que un chaleco.

Llegan los auxilios

De todos los pueblos de Pinares acudieron inmediatamente con auxilios a Covaleda. Duruelo, Salduero, Molinos y Vinuesa concurrieron con sus servicios de incendios y dotaciones de hombres. El ingeniero don Antolín Tejedor se distinguió por su abnegación desde los primeros instantes y puso al servicio del Ayuntamiento sus camiones donde se transportaba el agua en latas y cubas.

En Vinuesa se supo la noticia sobre las 9 de la mañana por haberla llevado el señor Tejedor. Inmediatamente salieron con la bomba de incendios 20 hombres a su servicio. También se trasladaron a Covaleda en sus respectivos automóviles los Sres. Torroba, Aragón, Isturiz y Aparicio.

De los primeros en acudir fue una brigada de obreros que trabajaban en la carretera y capitaneaba Silverio Sanz, de Ocenilla.

Todo el pueblo de Duruelo se trasladó a Covaleda con su Alcalde y Secretario. D. Ángel Herrero que se encontraba en las proximidades de Urbión con otros convecinos, bajó también rápidamente al lugar del siniestro.

El servicio de incendios de Soria, llegó sobre la una y media. Una hora antes había llegado en su automóvil el arquitecto Sr. Rodríguez, el ayudante Sr. López y el concejal del Ayuntamiento de Soria Sr. García.

D. José Mª Rodríguez se puso al frente de los servicios de salvamento con toda prontitud, organizando tres brigadas, una de las cuales fue puesta bajo la dirección de D. Diego López.

Ambos señores han trabajado afanosamente en la extinción del incendio, haciéndose acreedores de la pública gratitud.

Las autoridades

El Gobernador civil señor Mesa de la Peña, recibió la noticia cuando se disponía a salir para Madrid. Suspendió su viaje en vista de las circunstancias y puesto de acuerdo con el Teniente Coronel de la Guardia Civil, Sr. Morato, y el Alcalde de Soria Sr. Vicén, salieron todos para Covaleda en el automóvil del diputado provincial D. Benito Sanz.

A las dos de la tarde llegaron a Covaleda los diputados del distrito Sres. Morales (Sixto), Peña y Sainz de Robles.

Los señores Gobernador Civil, Teniente Coronel y Alcalde de Soria, dieron órdenes pertinentes y no se retiraron del lugar del siniestro hasta no haber localizado el incendio.

Sobre las dos de la tarde, llegaron dos tanques de Obras Públicas y la bomba de Soria. La escasez de agua hizo que el servicio de incendios de nuestra capital, no fuese del todo eficaz, pues la moto bomba arroja tan cantidad de agua por sus cuatro mangueras que secó las fuentes inmediatamente.

Un incidente lamentable – El pueblo trata de amotinarse

En los primeros momentos ocurrió un lamentable incidente en el camino de Salduero a Covaleda.

Requirieron varios vecinos de Salduero al conductor del camión de Obras Públicas número 24 que se dirigía a Covaleda, para que los transportase a dicho pueblo, aduciendo la prestación de auxilio y la magnitud del incendio.

El sobrestante de Obras Públicas, D. Francisco Cambronero que iba en el camión, parece que se negó a transportar gente, y únicamente a lo que parece, accedieron a conducirlos siempre que hicieran entrega de dos pesetas por persona que les fueron solicitadas por el conductor del camión.

Los vecinos de Salduero, se resignaron a ir a pie a Covaleda en donde presentaron una denuncia ante el Señor Gobernador. Esta denuncia relata los hechos tal como los consignamos nosotros y va firmada por Florencio Rioja, Teófilo Latorre, Benjamín Vera y Saturnino de Miguel.

El Sr. Cambronero, por lo que nos contó el Alcalde de Covaleda, se obstinó en continuar a Duruelo, por lo que y conociendo el incidente, el vecindario trató de amotinarse contra el citado sobrestante, pudiéndose aplacar el tumulto por la acertada intervención del Sr. Mesa de la Peña quien ordenó que el Sr. Cambronero saliera del pueblo acompañado por una pareja de la Guardia Civil.

Anoche en Soria, el citado sobrestante, trató de agredir a nuestro compañero SR. Reglero por hable publicado estas noticias en “El Porvenir Castellano” Protestamos de esta conducta incalificable.

Hoy solo podemos decir que el asunto está en el Juzgado a donde lo ha trasladado el Gobernador Civil.

Las casas siniestradas

Las casas quemadas son propiedad de los siguientes señores: Felisa Cámara, Felisa Tejedor, Incolaza Pascual, Desgracias Tejedor, Pedro Tejedor, Pío Herrero, Águeda Llorente, Braulio de Miguel Ureta, María Rioja, Gregorio Escribano (dos casas), Víctor García (dos casas), Saturio Herrero, León San Quirico, Timoteo Herrero (dos casas), Antonio Gómez Verde, Gumersindo Herrero (dos casas), Julián Rubio, Mateo Llorente, Manuel Cámara (una casa que no es el magnífico hotel donde habita).

Elías Poza, Tiburcio Rioja, Benita Jiménez, Felipe Herrero, Modesto García, Gregorio Herrero Escribano, Gregorio Herrero Murquitio (dos casas), Sebastián García, Cuartel de la Guardia Civil, Fortunato Santorum, Juan Mediavilla, Emeterio García, Juana Pascual, Dionisio de Miguel, Jerónimo Llorente (dos casas), Lucio Santorum, Gregorio Santorum, Diosisia Pascual, María de la Iglesia (dos casas), Vicente Santorum, Félix Herrero, Domingo Rioja, Gregoria Rioja (dos casas), Doroteo Rioja, Víctor Cámara.

Manuel Hernando, Pedro Sanz Covaleda, Lorenzo Santorum, Santiago Llorente, Petra Palacios, Demetrio Hernández, Casildo Jiménez, Eugenio Llorente, Feliciano García, Florentino Benito, Eusebio de Miguel, Juan Hernández, Braulio Miguel Ureta (dos casas), Felipe Santorum, Remigio Rioja, Leandro Cámara, Francisco San Miguel, Hipólita Jiménez, Juan M. Rioja, Lorenzo Romero (dos casas), Laureano de Miguel (dos casas), Fermín Ibáñez, Rafael Herrero, Ambrosio Rubio y Domitilo Rioja.

Además han quedado sin albergue las familias siguientes. Braulio de Miguel Antolín, Ángel Pablo, Manuel Herrero, Macario Pascual, Plácido Herrero, José Blanco, Felipe Herrero Gimeno, Manual Blanco, Antonino Gómez María, Victoriano de Vicente, Bonifacio de Miguel Rioja, Bernabé Herrero, Julian Tejedor, Martina Rioja, Marcos Calvo, caminero de Obras Públicas, Pedro Herrero Palacios, Pedro García, Eleuterio Barrio, Simeona de la Iglesia y Bruno de Miguel.

A todos ellos se les han quemado los respectivos ajuares y ropas.

Los lesionados

Nuestro buen amigo el competente y activo médico de Covaleda D. Tomás Álvarez nos informó de que había curado a cinco heridos de quemaduras leves y a cuatro accidentados.

D. Valentín R. Guisande, acompañado de su hijo y del practicante Pérez Sevilla curó a Donato Gutiérrez, que presentaba dos contusiones en las rodillas, una con pequeño derrame sinovial, que se ocasionó al bajar una bomba.

Afortunadamente no se confirmó el rumor de haber desaparecido dos niños.

El juzgado. Auxilios en especie

A las cinco de la tarde, llegó el Juzgado compuesto por el Juez Sr. Pacheco y actuando en funciones señor Domingo. Acompañando al Juzgado fueron los señores López Arbizu y Quintana Presidente y Teniente fiscal de la Audiencia Provincial.

Diferentes pueblos y personas auxiliaron en especie al vecindario que se encontró sin comestibles. Don Bonifacio Llorente y don Evaristo González de Molinos dieron 170 hogazas de pan; el Ayuntamiento de Molinos, 25 hogazas; el de Vinuesa, 67; don Julián Aragón, 2 sacos de pan.

Don Pompeyo Pérez y don Jesús Isturiz de Salduero regalaron 500 litros de gasolina para facilitar el movimiento de los camiones.

Entre los damnificados algunos de los cuales han quedado completamente en la miseria, hablamos con Elías Poza, industrial panadero que había logrado a fuerza de años de trabajo incesante comprar su casa y montar su industria. El incendio ha consumido su vivienda, pedio vagón de harina, el dinero y los recibos de los que le debía, no salvándose más que las personas de la familia.

El estanquero se le quemó todo el ajuar y 2000 pesetas que tenía en existencias.

Reunión en el Ayuntamiento

Bajo la presidencia del Gobernador Civil, celebró sesión el Ayuntamiento asistiendo los diputados provinciales, los periodistas, el Alcalde de Soria, el Teniente Coronel de la Guardia Civil y las fuerzas vivas de Covaleda.

Abierta la sesión a las cinco de la tarde, el Gobernador civil Sr. Mesa de la Peña pronunció un sentido discurso lamentando la catástrofe que acababa de ocurrir. Dio lectura de los telegramas que había puesto al Ministro de la Gobernación solicitando socorros, e hizo un llamamiento a las fuerzas de Soria para que presten su cooperación en mitigar el mal. Por último, en un brillante y sentido párrafo manifestó que si nada une tanto como la desgracia, Covaleda, ahora, debe unirse ante el dolor como un solo hombre, borrando las antiguas rencillas que han estado a punto de conducirla a la muerte.

El Presidente de la Diputación D. Sixto Morales, pronunció a continuación unas breves palabras manifestando que la Diputación solicitará concesión de una o dos cortas extraordinarias. La Diputación iniciará una suscripción provincial y solicitará de la Mancomunidad un auxilio.

El Sr. Las Heras, llegado a Covaleda poco antes de comenzar la sesión, manifestó que la Prensa puede hacer algo también, y como director de un periódico se ofrece en absoluto creyendo que todos sus colegas de Soria, harán lo propio. También hace un llamamiento a la unión del pueblo, y por último, hace algunas observaciones sobre la manera en que podría contribuir la Caja de Ahorros a la reedificación de Covaleda.

El Sr. Peña, vicepresidente de la Diputación suscribe las frases del Sr. Morales.

El Sr. Vicén, Alcalde de Soria, ofrece el concurso de la ciudad.

El Sr. Berzosa, Alcalde de Covaleda, que se encontraba con licencia de dos meses, agradece lo hecho por todos los vecindarios de los pueblos limítrofes y por las autoridades, y manifiesta que por su parte está dispuesto a unir el pueblo y buena prueba de ello es la licencia que disfruta.

El Sr. Sanz de Robles, como diputado por el distrito y el Sr. Romero, como alcalde interino, se suman a las anteriores manifestaciones.

El Sr. Granados, en nombre de LA VOZ suscribe las manifestaciones del Sr. Las Heras que tan admirablemente ha sabido interpretar el sentir de la Prensa y no duda de que los demás periódicos suscribirán sus palabras. Hace algunas indicaciones de carácter legal en lo que se refiere a las casas que estén aseguradas y por último como miembro de la Directiva del Ateneo de Soria, ofrece el concurso de esta entidad para la obra de beneficencia.

Todos los oradores fueron muy aplaudidos, y el acto terminó con vivas a la unión de Covaleda.

La gestión oficial

El señor Gobernador Civil ha recibido esta mañana el siguiente telegrama del Ministro de la Gobernación.

“Recibido su telegrama causándome honda impresión catástrofe ocurrida en Covaleda, le ruego haga presente al Sr. Alcalde del profundo dolor que produce al Gobierno de S.M. la situación de ese vecindario espero que no perdonará medio para remediar en lo posible la catástrofe. He dado cuenta al Ministro de Fomento por lo que pudiera relacionarse con montes y así mismo al de Guerra para el envío en caso necesario de fuerzas de Ingenieros que localicen el incendio. Cuantos medios necesite, Gobierno los pone a su disposición.- Le saludo.”

El Gobernador Civil ha contestado que el incendio de Covaleda camina hacia su rápida extinción y no precisa el envío de personal y si de medios para evitar los extragos de la miseria entre los infortunados vecinos de Covaleda.

A este fin el Gobernador Civil saldrá esta tarde a primera hora para Covaleda para sobre el terreno acordar los medios que son más urgentes y pedirlos.

Las noticias que hoy ha recibido el Sr. Mesa de la Peña de Covaleda son completamente tranquilizadoras.

Durante la noche el Gobernador Civil recibió noticias del lugar de la catástrofe cada dos horas.

¿Fuego en Santa Inés?

A última hora nos enteramos de que en el pinar de Vinuesa en las proximidades del caserío de Santa Inés, se ha declarado un incendio.

Es una verdadera desgracia la que se ha desencadenado sobre la zona de pinares, pues si a los incendios de Covaleda y Pinar Grande se une ahora este de Santa Inés, debemos llorar por la suerte de la región más rica y pintoresca de la provincia.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL INCENDIO DE COVALEDA EN LA PRENSA – (07/09/1923) – II

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

  2. Pingback: INCENDIO DE COVALEDA 1923 EN PRENSA – VI | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s