PARROQUIA DE SANTA MARÍA DEL ESPINO

REVISTA DE SORIA, Nº 14 (Primera Época) – 1971

PARROQUIA DE SANTA MARIA DEL ESPINO

Por Florentino ZAMORA LUCAS

La ciudad de Soria es “la joya mejor, que adorna y hermosea la mitra”, escribía Fr. Gregorio de Argáiz, por el año de 1659, en su obra manuscrita (1) e inédita; y además decía que “La iglesia del Espino es la más frecuentada que hay en Soria, por la santa imagen, que en ella se venera, y los milagros que hace son pan de cada día a sus devotos”.

El primer cronista de la capital soriana, Miguel Martel, en su obra (2) también manuscrita hasta hace pocos años De la Fundación de Soria, consignaba: “Pasando al medio día de la ciudad de Soria se ve la iglesia de Nuestra Señora del Espino, Santuario donde es el mayor concurso de los cristianos y donde se hacen muchos servicios a la Virgen y al Santísimo Sacramento”, y los Corregidores del concejo soriano, en 13 de febrero de 1547, en sesión celebrada este día, hacían constar: que “es casa de mucha devoción e muy principal de la ciudad”.

Aislada completamente la iglesia sin edificio alguno que se apoye en ella, como escribió Nicolás Rabal en 1889, a no ser la capilla y camposanto de la ciudad, está en los barrios altos, a media ladera del castillo.

Es hoy la de más categoría e importancia, después de la colegiata de San Pedro, porque en ella se refundieron las iglesias de Santiago, San Sadornil y San Miguel de la Cuesta, pero no las de Nuestra Señora de las Viñas, ni la de San Sebastián, ni de Santo Domingo, como dijo Nicolás Rabal, erróneamente.

Era, por tanto, y sigue siendo, la parroquia de más categoría e importancia, después de la Colegiata de San Pedro, y actualmente la primera de todas las parroquias de la diócesis de Osma, con la categoría de “Término”, y ha tenido, hasta hace, poco las ayudas de parroquia de El Salvador y de San Juan.

El templo es tan suntuoso edificio, que resulta de los mejores de la ciudad en su capacidad.

El Excmo. Sr. D. José Ramón Mélida, académico de la Historia y de Bellas Artes, y Presidente, que fue, de la Comisión ejecutiva de las Excavaciones de Numancia, en su: “Excursión a Numancia pasando por Soria” (1922), nos dice en páginas 64-65: “Lo que queda de antigua fábrica está reducido a unos canecillos de tradición románica, que se ven en la parte exterior de su ábside, que da al camposanto, y en la que se advierte la reforma sufrida”. “Su interior debió ser de una nave y crucero, adicionado luego, con dos capillas; y es una construcción ojival, cuyos arcos fueron reforzados con otros de medio punto y los machones con pilares toscanos”.

virgen del espino

LA TORRE DEL TEMPLO

“A la izquierda de la imafronte está la torre, del siglo XVI, por la que tiene entrada al templo y, a la derecha, hay otra portada, plateresca, no exenta de gracia. Bóvedas de crucería cubren nave y capillas”.

“Este conjunto de elementos acusa que la primitiva iglesia la fue reconstruida en los siglos XV y XVI y que, aun la cera toscana, debió hacerse en el XVII”. (Con más detalles describe D. Nicolás Rabal en su obra “Soria”, pág. 261, a donde remitimos al lector). La Torre de la iglesia se levantó sobre la puerta de entrada de la izquierda y sobre los arcos de la primera capilla lateral; es de forma rectangular, de tres cuerpos iguales y a nivel, sin más adornos que unas cornisas en cada cuerpo y una balaustrada de piedra sobre la última cornisa, con techumbre casi plana en forma de azotea.

Fue construida la torre el año de 1594, por Pedro Pérez y Rodrigo Pérez, canteros, según escritura otorgada, ante Valentin González, en 25 de agosto de 1594, con la condición de pagarla, durante varios años, el día de Santiago, a razón de doce mil maravedíes anuales. Terminó de pagarse en 1604, En 29 de noviembre de 1646, el maestro de Cantería, Juan García de la Cuesta recibía sesenta ducados del Licenciado Francisco Martínez de Santa Cruz por rematar la torre del Espino.

Virgendelespinos CAMARIN DE LA VIRGEN DEL ESPINO

Hízolo, a su costa, D. José Martínez de Montarco, escribano de S. M., vecino de la ciudad, con licencia del Sr. Obispo de Osma y de los parroquianos de esta iglesia, según escritura de dotación, otorgada en Soria a primero de agosto de 1707, y se obligó por ella y por sus descendientes a tener siempre en pie y bien reparado y decente, así exterior como interiormente a su costa y se obligó a pagar mil ducados de vellón por una vez para la iglesia. (Notas tomadas por D. Víctor Higes).

En el patio interior del viejo cementerio, adosada a la pared del Camarín de la Virgen del Espino, había una inscripción sobre madera, que decía estar enterrados en la bóveda de la iglesia algunas personas deudas y descendientes de Martínez de Montarco, que dotaron dicho camarín.

Tenía, además, una octava, en verso.

Consta que en 1782 algunos de la familia Peña estaban enterrados, bajo del camarín y los Montarcos, regidores perpetuos de la ciudad. 

virgen del espino 01

LA CAPILLA MAYOR DE NUESTRA SEÑORA DEL ESPINO

Debiera titularse de los Betetas, puesto que los tres Jorges Betetas, abuelo, hijo y nieto, fueron los fundadores realmente.

Al hablar de los Castillas y Betetas, Miguel Martel y Mosquera de Barnuevo, nos dicen: “Tienen, estos señores, la Capilla Mayor de Nuestra Señora del Espino, que es el santuario de esta ciudad y en ella un honradísimo entierro a los lados de la capilla, en unos lucillos, muy autorizados”.

Y así es, ciertamente, pues D. Jorge Beteta, alcaide del castillo y regidor de la ciudad, casado con Dª Mayor de Cárdenas, fundaron mayorazgo, en favor de su hijo Jorge en 10 de junio de 1530, como lo atestiguan sus armas de Betetas y Cárdenas. A los pocos años, su hijo Jorge, regidor y alcaide como su padre, casado con María Vinuesa, hicieron nueva donación a la iglesia y capilla en 1536 y la dotaron con treinta ducados anuales, para seis capellanes y un organista, con residencia en el coro, “porque la iglesia del Espino es casa de mucha devoción… y porque haya copia de clérigos para oficiar y decir las horas decentemente” (3).

A finales del siglo XVI, en 1574, otro Jorge, hijo de estos y nieto del primer fundador, casado con Dª Juana de Castilla, hizo escritura agregando nuevas donaciones, dejando censos y bienes para seguridad de las dotaciones de sus mayores.

Lo mismo hizo su hermana Dª Mayor de Cárdenas Beteta y Vinuesa, al suceder a su hermano, que murió sin hijos; estaba casada con D. Juan de Castilla, En el año de 1609, pasó el mayorazgo a Suero de Vega (4) .

El-Espino_010 EL RETABLO MONUMENTAL

“El retablo mayor, barroco, de la iglesia del Espino”, escribía D. José Ramón Mélida, en 1922, en su documentado librito de “Excursión de Numancia”, pág. 65, “es de lo bueno en su estilo. Su fastuosa arquitectura de talla dorada, muy bien concluida, de columnas salomónicas, adornadas con tallos serpenteantes y floridos de Vid, policromos, revelan el gusto del siglo XVII”.

Según demotró el Sr. Marqués del Saltillo (5), fue obra del escultor montañés Antonio Tagle, siendo ajustado en 14.000 reales, que con las mejoras y gastos de colocación y cantería, se puso en 17.000 reales, y se colocó en el altar mayor privilegiado en el año de 1684.

La madera se trajo de Vinuesa, acarreada en trece carretas, el día 30 de abril de 1687. Fueron trece maderos corvos, del pinar.

El año de 1688 se abonaron a Antonio Tagle, maestro de Arquitectura, trescientos reales por la traza que hizo para el retablo y por sus viajes desde Aranda donde residía. Además, se pagaron a Francisco Martínez, vecino de Soria doscientos cuarenta reales por la traza que también hizo, y a Alonso Manzano, maestro de Arquitectura, que vino de Valladolid, se le dieron novecientos reales.

La traslación de la imagen de Nuestra Señora del Espino, al nuevo retablo, se hizo triunfalmente en 1690, con animadas fiestas.

El Camarín y Sagrario fueron reformados el año de 1792.

Aquél magnífico retablo fue pasto de las llamas el 29 de febrero de 1952, con grandísimo dolor y tristeza de su Párroco D. Celestino Zamora Ramos y de sus numerosos feligreses, parroquianos y devotos de Nuestra Señora del Espino de toda esta ciudad.

Al año siguiente en 13 de marzo de 1953 fallecía el atribulado párroco, y en el día 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, se colocaba en su Camarín la nueva imagen de Nuestra Señora del Espino, tallada en Madrid, por el artista Félix de Frutos, y costeada, generosamente, por el excelentísimo Ayuntamiento de la ciudad de Soria.

Primitiva imagen de la Virgen del Espino

Primitiva imagen de la Virgen del Espino

ORIGENES DE LA PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA SANTA MARIA DEL ESPINO

Remontáse su origen al último tercio del si glo XIII, pues figura ya en el “Padrón de vecinos que mandó fazer el muy alto e noble sennor Rey don Alonso…”, a Diago Gil de Ayllón, el año de 1270, pero no figura con el nombre de El Espino, sino con el de “Coballieda”, (solamente), puesto que, al siglo siguiente, año 1352, en vez de “Coballieda”, leemos ya: “Santa María del Espino”, en la “Concordia” celebrada en el atrio de la Catedral del Burgo de Osma, entre los curas de las parroquias de Soria y los de las aldeas, a la cual asistió Alfonso Pérez, Clérigo de Santa María del Espino, dictándose en la Sentencia de la concordia, el número de parroquianos de por villa y de las aldeas para cobrar los tributos, en esta forma:

“Santa María del Espino aya en Cortos dose (parroquianos) e en fuentetova de medio dos; e en agusseio onse, e en el burbano quattro, e en la Solanilla de espeio seys, e en cerralbo quatro, e en carbonera quatro, e en riotuerto nueve, e en el cubo de la sierra disenueve”.

Tres siglos más tarde, en el XVII, vemos que pertenecían y tributaban a la parroquia del Espino treinta y tres aldeas, y que tenía anejadas o absorbidas las parroquias de San Sadornil, Santiago y San Martín de la Cuesta.

 LA SANTA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DEL ESPINO

Hasta comienzos del siglo XVII, no se despierta, en España, el fervor Mariano para acogerse al patronazgo oficial de un buen santo o de alguna Virgen milagrera. Viene a reavivar ese fervor la polvareda levantada con la publicación de los falsos Cronicones de D. Extro, Humberto, etc., que alegando la vanidad histórica de los pueblos, inventaban santos raros, obispados y milagros sin cuento, con el fin de dar a cada uno la historia fabulosa de su santo patrono.

El Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos de 28 de marzo de 1630, ponía coto al desmedido anhelo de nombrarse santos patronos del lugar, limitando su concesión únicamente a los que fueran de “perpetuo usu ac traditionibus a majoribus acepto”.

LEYENDA MAS QUE TRADICION

El autor de las Memorias de la Iglesia de Osma,P. Gregorio Argáiz, recogió en su manuscrito inédito, la tradición popular sobre el origen de la Virgen del Espino (6). He aquí sus palabras: “Es imagen milagrosa esta de Nuestra Señora del Espino y según papeles del Archivo (no dice cuales) su primer asiento fue en Covaleda, lugar de los Pelendones, donde nace el río Duero, y cuando se perdió España los cristianos la escondieron entre unas peñas porque los moros no la topasen. Pasados muchos años, quiso Dios, que se apareciese a un pastor de Soria, en un espino, por lo cual la tienen puesta en un árbol de esta especie. La llevaron a Soria, que está seis leguas, llamándola Nuestra Señora de Covaleda”.

Realmente no hay pruebas, ni documentos confirmatorios, ni papeles del archivo a que alude el crédulo P. Argáiz, para poder afirmar que se titulase, por entonces, Nuestra Señora de Covaleda, pero sí, en cambio, sí las hay de que aquel pueblecito soriano, en el año 1095, fue donado junto con el de Duruelo, al Monasterio de San Millán de la Cogolla, pero nada se dice de la Virgen del Espino, ni de la de Covaleda, ni se recuerdan tales títulos por los pueblos citados.

El Sr. Marqués del Saltillo, Académico de la Real de la Historia, escribió en el “Avisador Numantino”, 14 de noviembre de 1925 que antes de repoblar a Duruelo y Covaleda la ciudad de Soria, el año de 1250, habían sido donados al Monasterio de San Millán dos siglos antes, en el año de 1095, por los Condes D. Gonzalo Núñez de Lara y su mujer Dª Godo, con la iglesia desierta, llamada San Millán de Villiella, situada entre Duero y Covaleda, según escribió Prudencio de Sandoval (7). Tampoco se cita iglesia, ni Santa María de Covaleda, ni Valobos. Ignoramos quién se inventaría estos nombres y los llevaría a Soria.

PATRONA DE LA CIUDAD

“Por los muchos millagos que ha Obrado, la Virgen del Espino, los ciudadanos de Soria la tienen por su Patrona, a quien acuden, el Cabildo y la ciudad, en sus necesidades y rogativas”, escribía el Padre Argáiz en 1660.

No obstante no hemos hallado acuerdo oficial ninguno en las actas del Concejo de Soria, tan pacientemente repasadas por D. Víctor Higes, pero sí una alusión en la Sesión de 2 de mayo de 1690, acordando la asistencia a la función de la traslación de la imagen al nuevo retablo, pues decían: “siendo tan conocida la devoción de todos los capitulares de esta ciudad a esta imagen, como SU PATRONA”.

La primera vez que aparece en los libros parroquiales del Espino, citada 1a Virgen como Patrona es en una partida de bautismo de 14 de mayo de 1725, de Manuela Sanz Carbonera y, en adelante, se nombra con frecuencia Patrona de la ciudad por Corregidores y cabildos de Soria en oficios y comunicaciones de rogativas y procesiones de la Virgen, concediéndole ayudas y donativos, sin cuento, y costeando obras y reparos del templo.

ORIGEN PROBABLE DEL TITULO DE LA VIRGEN

En el citado Padrón de Alfonso X el Sabio encontramos el grupo de pueblos encabezado asi: “De coballieda”, pero no sabemos si se cita como pueblo o como iglesia de Soria, pues en La Concordia y Sentencia de 1352 se cita por:” Santa María del Espino”.

Volviendo, nuevamente, a leer el Ms. del P. Argáiz (8), encontramos que, ateniéndose a la tradición, dice que la Virgen se apareció en Covaleda, lugar de los Pelendones, en el arciprestazgo de Cabrejas, a un pastor, en unos espinos y en unas peñas y que la llevaron a Soria, llamándola antiguamente Nuestra Señora de Covaleda.

Sobre esto, el mismo P. Argáiz, había escrito en el folio 135 vt.° de su Ms. que la iglesia de Nuestra Sra. del Espino de Soria fue edificada después de la ciudad, y por tanto, la erección y título de Nuestra Señora del Espino de Soria, es posterior al de Nuestra Señora del Espino del Burgo y la imagen del Burgo es anterior a la de Soria, y se pregunta así mismo: “¿Quién sabe si la dieron a aquella Santa Imagen de Soria el título del Espino, con atención a la del Burgo y por alguna dependencia a ella?”. Y añade: “porque, si dicen que la halló un pastor entre las peñas, Nuestra Señora de las Peñas avía de llamarse. Ayuda a esto el que de Osma y sus pueblos fueron muchos de los que poblaron a Soria, y por tanto los que concurrieron de Osma darían el nombre de Nuestra Señora del Espino a su parroquia por memoria de esta imagen”. Y se cura en salud diciendo: “Los que fueren de contrario parecer denme instrumentos y razones más fuertes”.

Además, decimos nosotros, en Covaleda abundan mucho más los pinos y las piedras, que los espinos, que deben escasear mucho. Por tanto pudiera haberse llamado Nuestra Señora del Pino, el ejemplo lo tiene Vinuesa, que da culto a Nuestra Señora del Pino, en relación a su abundancia. Nos despista un tanto lo que escribe Argáiz, tomado de la tradición: “El sitio donde se apareció (la Virgen en Covaleda) se llamaba Valle de lobos, y así puesta en Soria dieron el mismo nombre al sitio en que la colocaron, y a una puerta de la ciudad, que le correspondía, llamaron la puerta de Valobos. Fabricáronle una ermita, luego creció en iglesia, que es de las mejores de la ciudad”.

Cierto que existió la puerta e iglesia de Valobos, antes “Afogalobos, Ahogalobos”, en documentos y en el Padrón de Alfonso X y en la Concordia del Burgo de 1352, pero no se cita el Valle de lobos en Covaleda.

Ninguna relación vemos entre Virgen del Espino y el Valle de Lobos, ni en Soria, ni menos en Covaleda.

COMO ERA LA IMAGEN DE SANTA MARIA DEL ESPINO

Esta santa imagen es pequeña, de un codo de alta, muy morena (son palabras de Fray Gregorio de Argáiz). Tiene al niño Jesús en la mano izquierda y una manzana en la derecha. Los que han visto la de la Peña de Francia dicen que le es muy parecida.

Está en medio del altar mayor sobre una peana del que dicen se formó de un tronco del espino para que uno y otro se quedase por memoria y fuese testimonio.

No debió el P. Argáiz ver la imagen sin ropas, ni manto, puesto que no era tan -pequeña, ni nos dice si era sedente o no. La antigua imagen, desaparecida en 29 de febrero de 1952, era sedente, tal vez de finales del siglo XIV o principios de XV, con su silla de brazos, como la vimos nosotros, sin vestiduras, antes del incendio citado, y por la fotografía que se sacó anteriormente.

Hay que tener en cuenta lo que escribió don J. Ramón Mélida, en su citado libro (9), pues sugiere algo interesante (aunque tampoco la vio sin ropaje): “Sobre la pila del agua bendita hay una arcáica imagen de la Virgen, sentada, con el niño sobre las rodillas y el lirio en la diestra, que es una talla policromada del siglo XV”. Y añade: “Idéntica es, según dicen, la Virgen titular (en 1922), que, vestida, aparece, conforme al uso devoto”.

Es de suponer, si se tiene en cuenta la talla de las dos imágenes del Espino, ésta que estuvo muchos años sobre la pila y la desaparecida en 1952, que la de la pila pudo ser la primitiva Virgen del Espino, y que todavía se conserva, con más seguridades que antes.

Por último nos decía el P. Argáiz en su Manuscrito: “Arden delante de esta imagen seis lámparas continuamente, las tres de plata y las tres de azofar. A este Santuario acude la ciudad en las necesidades públicas.

Está ya tan extendida la devoción de esta imagen, que ha llegado a las Indias y de ellas le han enviado coronas de oro y lámparas de plata, vestidos de pluma, y fundado capellanías, porque los milagros que Dios ha obrado por Ella en sus devotos no tienen cuenta…”.

N. de la R.—Completamos el trabajo de nuestro ilustre colaborador, con unos datos que nos han sido facilitados por el Párroco de Nuestra Señora del Espino, D. Teógenes Beltrán.

 NUESTRA SEÑORA DEL ESPINO. SORIA

“En 1961 Alejandro VI da el Breve sobre el misterio concepcionista, que no acataban los Dominicos de Soria y hubo tumulto popular, por el entusiasmo general con que le recibió el pueblo. En los siglos XV y XVI ya los Cabildos Colegial, Parroquial y Municipal celebraban la fiesta de la Inmaculada, como voto concepcionista. En 1755 especial por haberse librado Soria de un terremoto. En 18 de febrero de 1743 Simón de Viñas, Sargento Mayor del Regimiento de Soria, de milicias de Infantería, pidió un patronazgo a la ciudad y le dio a la Inmaculada y San Saturio, dando después gracias por los triunfos y protección obtenidos”.

En el patio interior del viejo Cementerio de Soria, adosada a la pared del Camarín de Nuestra Señora del Espino hay una inscripción sobre madera (120 x 0,80), donde dice que allí están enterrados, en la bóveda de la iglesia algunas personas deudas y descendientes de Martínez de Montarco que dotaron el Camarín.

NOTAS BIBLIOGRAFICAS

(1) ARGAIZ, Fr. Gregorio: MEMORIAS ilustres de la Santa Iglesia y obispado de Osma. (Mss de 1661, folio 176 Vt°. y fol. 514 vt°.

(2) MARTEL, Miguel: De la FUNDACION DE SORIA y origen de los doce linajes. Pubd.° Madrid, 1967, por Clemente Sáenz, folio 87 vt.°

(3) HIGES Cuevas, Víctor, EL CENSO DE ALFONSO X, y las parroquias de Soria. En: ” Celtiberia “, número 19, 1960, pág. 248.

(4) HIGES Cuevas. Idem íd., pág. 249.

(5) SALTILLO, Marqués del: ARTISTAS Y ARTIFICES SORIANOS de los siglos XVI y XVII. Madrid, 1948, página 434.

(6) ARGAIZ, Fr. Gregorio: Memorias de la iglesia y obispado de Osma, folio 176.

(7) SANDOVAL, Prudencio de.

(8) ARGAIZ, lugar citado, folio, 135 vt.°.

(9) MELIDA Y ALINARI, J. Ramón: EXCURSION A NUMANCIA pasando por Soria. Madrid, 1922, página 65.

Ver: JIMENO, Esther: LA POBLACION DE SORIA Y SU TERMINO EN 1270, Madrid. En Boletín de la R. Academia de la Historia, 1958.

 

 

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS, PRENSA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PARROQUIA DE SANTA MARÍA DEL ESPINO

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s