COVALEDA: ENTRE PINOS Y ROCAS (I – Noche de Venganzas)

Portada del Libro

Portada del Libro

VICTOR ALGARABEL

COVALEDA: ENTRE PINOS Y ROCAS

SORIA – 1984

A mis queridos amigos de Covaleda, coautores de este poema.

 Llegué, ví … y me abriste de par en par las puertas de tu paraíso, Covaleda.

¡Gracias!

Y contemplé y gocé, embelesado, tu paisaje y tu ciudadanía.

¡Diez mil hectáreas de calles, pobladas de pinos y pinariegos!

Cada paraje de vuestra jungla (entre pinos y rocas se ha desenvuelto vuestra vida) está marcado por una vivencia telúrica, recios covaledenses.

Algunas trágicas.

A la memoria viene la figura histórico-legendaria del Tío Melitón.

En las ¡tertulias del invierno, junto al fogón chispeante (ascua del tronco-cándalo del pino o del roble) lo oí yo contar.

El alma se estremecía. ¿Historia o leyenda?

Estremecida el alma, la fantasía volaba y recomponía los episodios dramáticos.

Y surgió el poema. Nuestro.

En él oiréis a vuestros ancianos; hablarán vuestras abuelas.

Chisporrotearán los pinos vivos y los robles, hechos ascuas, al fuego de la emoción.

Aplaudirán las rocas, en explosión de llanto.

Cronista me constituí.

Soñé ser poeta y arrebaté la lira a los abuelos, a los pinos, a las rocas.

Me hago hoy trovador y empezaré a recitar versos.

¡Ah! … y poned vosotros el fondo musical apropiado y la diapositiva real del paisaje que circunstancia cada escena.

El corazón, la música; la imaginación, la diapositiva.

Cinco episodios cuento:

NOCHE DE VENGANZAS,

ASESINATO IMPLACABLE,

VECINOS DE LA SELVA,

EL TERRORISTA ATERRADO, y,

EN LA BOCA DEL TRABUCO,

más una INTRODUCCION y un EPILOGO.

Setecientos setenta y siete versos menos uno; están bien contados y los podéis contar.

“Toma y lee”.

EL. PORTLLO DE LA REMENDA. CUEVA-Se trata de la cueva grande, o "de arriba", que tiene tres accesos -Ia fotografía muestra la boca mayor- en la que el Tio Melitón despeñaba y descuartizaba las reses.

EL. PORTLLO DE LA REMENDA. CUEVA
-Se trata de la cueva grande, o “de arriba”, que tiene tres accesos -Ia fotografía muestra la boca mayor- en la que el Tio Melitón despeñaba y descuartizaba las reses.

ROMANCE DEL TIO MELITON

Introducción

Covaleda, «(Cueva-alegre»,

Covaleda, en tu pinar

guardas misterio y leyendas, …

leyendas que son verdad.

 

Leamos en el vetusto

archivo de este Lugar

lo más presto que podamos

en partida original;

que los más valiosos códices

¡ay! muy pronto talarán.

 

Perdón, señores, perdón

por este engaño falaz.

 

No son pergaminos muertos,

ni enigmas sin descifrar

los que guardan los secretos

que intentamos desvelar;

son testigos presenciales

de la cruel realidad.

Ellos 1o vieron: ¡Los pinos!

y gritaron “¡criminal!”.

 

(Decidlo, rocas eternas,

que vivís su intimidad).

 

Ellos temblaron de miedo

por no poder confesar

 

Mas… sí saben confiarse

con honradez vegetal

secretos unos a otros,

misterios de guerra y paz.

 

En las noches del invierno,

cuando arrecia el huracán,

los pinochos ateridos

y apiñados junto al lar,

de los pinos centenarios

-corpulenta majestad-

Sus abuelos fidedignos,

oyen crónica oficial .

 

También de miedo los jóvenes

con temblorosa piedad;

su copa, tallo y raíces

trasiegan vida ancestral

a la suya enarbolada

en su ardiente mocedad.

 

Y protesta cada uno

y protesta cada cual

que no es pino retorcido

para ocultar la verdad;

que son pinos rectilíneos,

la más pura raza albar;

que la verdad manifiestan,

toda y sola la verdad.

 

Preguntémoselo, a ellos

con discreta habilidad;

preguntemos sabiamente

que nos sabrán contestar.

Datos históricos

Me sugestionó la figura del, Tio Melitón, como a los nativos de Covaleda.

Pero… ¿Era un mito? ¿Fue un personaje real?

Se desconocían sus datos históricos.

Un día pensé despejar la incógnita y recurrí a los Libros Parroquiales.

Mi curiosidad quedó, en parte, satisfecha.

En el “Libro de los índices de los Libros de Bautizados: primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto…” al Folio 115 consta el nombre de MELITON LLORENTE RIOJA, que el autor del índice destaca con letra más gruesa de lo normal; en la lista de la página ocupa el lugar 20, el segundo del año 1838, con el Nº 1.706, a la derecha. Con letra distinta a la del autor del índice (parece letra de D. Francisco García) se antepone este calificativo: “EL CELEBRE” Y se pospone el siguiente: “…Y TERRORISTA”. (No hay ninguna intención ni necesidad, por parte del autor, al utilizar la palabra “terrorista”, para que suscite relación con actuales “terrorismos” al uso. La palabra en cambio, con sentido condenatorio está escrita en el Libro de Índices).

Localizo así la partida de Bautismo en el Libro 5.° de Bautizados, al Folio 423 (vito.) Y Nº 1.706. (Al margen dice)

– “1706

Melitón Llorente

y Rioja”.

(En el cuerpo de la Partida, dice):

“En Covaleda a trece de marzo de mil ochocientos treinta y ocho yo el infrascripto Cura de esta Parroquia bauticé solemnemente a un niño que nació el diez de dicho mes y año y le puse por nombre MELITÓN. Es hijo legitimo de Pascual Llorente y de Martina de Rioja. Nieto paterno de Esteban Llorente y de María Blanco; materno de Calixto de Rioja y de Adriana Santorum. Todos naturales de este pueblo. Fue padrino su tío paterno Vicente Llorente, a quien advertí la cognación espiritual y obligaciones: y para, que conste lo firmo fha ut supra. Cándido Domínguez” (Rubricado).

Ocasionalmente y, con grata sorpresa, localizo también la partida de Bautismo de un hijo suyo.

En el Libro 6º de Difuntos, de esta Parroquia, al Folio 47 (vlto.) Nº 342, hay inscrita una partida, ¡que literalmente copiada dice así: (Al margen,):

“342

Párvulo sin nombre.

Parroquia de Covaleda.

Nació ayer”.

(En el cuerpo de la Parlida dice así):

“En veinte y dos de Enero de mil ochocientos sesenta y dos yo el infrascripto Cura de esta Parroquia sepult en el Campo Santo de la misma a un niño, que bautizó por necesidad D. José Peña, Médico-Cirujano de este Pueblo, hijo legítimo de Melitón Llorente y Francisca García de esta vecindad: Y para que conste lo firmo fecha ut supra.

Cándido Domínguez”. (Rubricado) .

I

Noche de venganzas

Este episodio es uno de los más conocidos.

No tengo ningún dato histórico sobre el mismo.

Lo habréis oído contar; se resume en estos datos:

El Tío Melitón está en la cárcel de Soria.

Su prisión parece más bien benigna.

¿Burla al carcelero? ¿Concierta con él ésta salida?

Al caer el día, sale de Soria, andando. Llega a Covaleda. Todo lo tiene planificado. Quema la taina de un vecino con todos sus enseres y regresa de mañana de nuevo a la prisión. Cuenta la tradición popular anónima que, a su regreso y al pasar por Salduero sintió hambre y advirtió que están haciendo pan en una panadería y entró a pedir una hogaza. Este detalle es el testigo que le descubre. Dicen que el propietario de la taina era hermano del Tío Lerín. Esta familia le hacia frente, mientras que la mayoría estaba acobardada. La taina, es opinión común, estaba a la salida de Covaleda hacia Duruelo.

Eterna noche, propicia

para el terror y maldad,

fue aquella que alumbró el antro

en su pasión infernal.

 

Los celos de la venganza,

el rayo de la impiedad,

la prisa del asesino,

la furia del criminal

-que en prisiones retenidas

bien retenidas están-

en su impaciencia infinita

y deseos de aplastar

a su enemigo impotente

-¡ay! necia seguridad

en el sueño protegida

omnipotentes vendrán,

aliándose el engaño

con un secuestro falaz,

a vencer las resistencias

que obstaculizan su plan.

 

¡Qué buenas amigas son,

cómo se propiciarán

la noche larga y oscura

y la pérfida maldad!

 

Al amparo de la noche

camina sin descansar

en alas de la venganza

la cruel iniquidad

las dieciocho leguas largas,

que desde la cárcel van,

en ida y vuelta seguido,

hasta el siniestro lugar.

 

Son silenciosos sus pasos

que nadie adivinará

y, en el silencio nocturno

de los bosques, quedarán

para siempre sepultados

en su profunda oquedad.

 

Como una centella cruza,

serpenteando, el pinar

y todos los vegetales

-pues ven en la oscuridad-

Se asombran, más ni uno, al verle,

le impedirán caminar;

que no ven los pensamientos

ni la intención principal.

 

Las cien ovejas, rumiando

sueño dulce o buen pastar

en el redil recogidas

y a la ubre su recental,

no sospechan la tragedia

que pronto se cernirá

sobre ellas, sobre sus hijos,

sobre el recio semental.

 

También duermen los pastores

-segura felicidad-

Porque en la cárcel, ya, duerme

el temible criminal.

 

Pero iluso el dulce sueño

del hombre y del animal,

ya que muy pronto aterrados

del sueño despertarán.

 

¡El fuego de dos infiernos

a los dos ha de abrasar!

 

La sombra nocturna llega,

reposa para incendiar

todos los senos primero

del corazón abismal

con el odio acumulado

y con iras de vengar.

 

Ya por los cuatro costados,

sin ninguna humanidad,

todo arde por sus adentros.

 

Y a aquella tea fatal,

en un conjuro diabólico,

su fuego la enciende ya,

con un hálito profundo

del corazón criminal.

y la mano vengativa

a la taina arrojará,

ardiendo, la tea vil,

que al soplo del vendaval,

pastos, enseres y ovejas,

todo lo calcinará.

 

¡El fuego de los infiernos

es un fuego muy voraz!

 

Al amparo de la noche,

que ahoga el triste balar,

de Cova1eda regresa,

ufano, a la capital.

Inocente y manos limpias,

nadie podrá sospechar;

que, al albor del nuevo día,

de nuevo en prisión está.

 

Royó el hambre sus entrañas

en su largo caminar.

 

Ve en Salduero una tahona

abierta, y un fresco pan,

cocido en fuego de amor,

mendiga en viaje de paz.

 

Regusta la su venganza,

retando seguridad;

los lamentos y sospechas

tan lejos no se oirán.

 

Las gentes despavoridas

por la noticia fatal,

entre sospechas y cábalas,

de la noche al despertar,

se preguntan: -«¿ Quién quemó

la taina del arrabal?».

 

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, LIBROS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a COVALEDA: ENTRE PINOS Y ROCAS (I – Noche de Venganzas)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s