CASONAS CARRETERAS – VIII (FINAL)

TECNICAS CONSTRUCTIVAS.

 Las fábricas de tierra, como el adobe y el tapial, constituyen la técnica constructiva más antigua en las provincias de Burgos y Soria.

Confirman dicha antigüedad los hallazgos arqueológicos de la meseta castellana como el de Soto de Medinilla o remontándonos todavía más en el tiempo, el primer poblado neolítico conocido como el de Jericó.

El tapial se construía rellenando con tierra el espacio existente entre dos paredes de tablas, por ello Plinio los denominó “parietes formacei” o muros de molde. Este tipo de construcción se utiliza más en zonas de vega y páramo que en la Sierra de la Demanda, donde su uso es prácticamente inexistente, apareciendo casi exclusivamente en particiones interiores y no como tapial, sino que como entramado de madera relleno de adobe.

En el libro de Villanueva, “Arte de Albañilería”, se reflejan perfectamente los modos tradicionales de construcción aplicables al medio rural burgalés. En él se indican las características que debe reunir la tierra para que sea apropiada en este tipo de construcción: “debe ser arcillosa, compacta, pegajosa, libre de piedra y poco arenosa.”

Como cimiento de los muros de tapial y de adobe, se emplea un zócalo de mampostería sentada con barro, o bien de fábrica de ladrillo de tejar, que aparecerá esporádicamente en la zona burgalesa y que se utilizará como barrera antihumedad. En ocasiones aparecen también soluciones atípicas como el uso del tapial, intercalando delgadas tongadas de tierra con materiales como el adobe o el ladrillo.

El adobe, volviendo a recurrir a Villanueva, “se elaborará con tierra arcillosa bien remojada y batida, amasada con algo de paja para darle cuerpo, vertido todo ello sobre unos moldes o gredillas que se espolvorearán con polvo o ceniza para facilitar el desmoldado de las piezas”. Estas piezas se utilizarán tanto en las particiones interiores como en las exteriores, que estarán protegidas de las inclemencias del tiempo con revestimientos de cal, barro o yeso.

Aparecen las emplentas (o implentas), que son una fábrica mixta en la que se mezclará un entramado de madera con relleno de diversos materiales. Esta técnica constructiva se conoce en la zona en cuestión desde la edad media y continuará su uso hasta finales del siglo pasado. Aunque se pueden encontrar pocos ejemplos de ella, se puede observar su aplicación en una de las casas carreteras de Quintanar de la Sierra.

constructivas.PDF

Es habitual encontrar las emplentas sobre un zócalo o cimiento de fábrica que aparecerá totalmente independiente o llevará insertos en él algunos elementos verticales de madera, sirviendo de nexo entre la “cimentación” y el elemento superior.

Según José Luis García Grinda, para poder aplicar un enlucido sobre un paramento de estas características, será vital colocar dos filas de cañas, una en cada sentido, con una capa de barro intermedia a fin de evitar el agrietamiento de los revestimientos debido a la alta desecación y consiguiente contracción de las maderas.

En las casas carreteras, al igual que en la Sierra de la Demanda, aparecen paramentos verticales construidos entrelazando ramas a modo de encestado y que era utilizado tanto en exteriores como en interiores: cerramientos, particiones y otros elementos singulares como las chimeneas serranas.

Para poder abrir un hueco en un entramado de estas características, se forma un marco de madera a base de puentes y tramones que hacen las funciones, de dintel y jambas, respectivamente.

Este entramado aparece frecuentemente revestido con mortero de barro, cal o yeso, a fin de proteger la fábrica. Para mejorar la adherencia entre éstas y el revestimiento, se picaba la madera, con una azuela, aumentando su rugosidad. En la mayoría de los ejemplos que se pueden ver en la actualidad, dicha protección ha desaparecido.

Dibujo 10-02

Algunas maderas con un buen comportamiento al exterior, como la sabina o el enebro, se dejaban vistas.

El cerramiento del piso superior de los soportales más antiguos que se conocen, está resuelto con este tipo de fábrica. Dichos soportales están constituidos por pies derechos de madera sobre un basamento más o menos regular de piedra.

Sobre los pies derechos se coloca una viga que sirve de apoyo a la viguería del forjado, formando el techo del soportal. Para la transmisión de las cargas desde el forjado a los pies derechos, se utilizan unas zapatas colocadas en la coronación de éstos.

También en el interior de la planta baja, se emplea la misma solución para crear grandes espacios diáfanos, en cuadras o establos, suprimiendo los muros de fábrica o entramados de adobe.

El empleo de basamentos de piedra, más o menos irregulares, evita el contacto con el suelo donde posiblemente existe humedad.

Las fábricas de piedra están constituidas por mampuesto de diferentes tamaños, por sillarejo regular o por sillares.

En la zona que estudiamos abunda la mampostería y el sillarejo de tamaño medio, sin embargo la sillería escasea debido a su elevado coste económico. A pesar de esta escasez en la zona, las casas carreteras presentan, en la mayoría de los casos, al menos una fachada de sillares.

Las piezas grandes poco trabajadas podían colocarse en seco, sin necesidad de ligantes, debido a que por su geometría prismática presenta una fácil trabazón.

Generalmente las fábricas de mampostería se asentaban con mortero de arena y barro o cal, utilizándose el primero de ellos para las edificaciones auxiliares y algunas residenciales, más primitivas.

Es habitual en estas fábricas de mampostería, encontrar las piezas de mayor tamaño en las zonas bajas y en los lugares donde se producen las mayores solicitaciones, esquinas y formación de huecos, acompañadas con dinteles de madera.

Por otro lado, cuando coinciden en vertical huecos de dos plantas, se adopta la solución de construir un muro con piezas de sillería de abajo a arriba, evitando así que se produzcan esfuerzos sobre las piezas de dinteles y alféizares.

Un fenómeno habitual en las soluciones adoptadas, es la mezcla de las fábricas de piedra empleada en la planta o plantas inferiores, con entramado de adobe o de ladrillo en las superiores o desvanes.

constructivas.PDF

La sillería empleada como material único, se reserva a las casas o casonas de gentes con grandes posibilidades económicas, debido a su elevado coste.

En las casas carreteras ocurre lo anterior con frecuencia, lo que nos puede indicar las posibilidades económicas del carretero, al menos hasta principios del presente siglo, momento en el que comienza la decadencia de este gremio.

Lo más habitual es que aparezca sillería sólo en las fachadas principales, siendo las restantes de mampostería, pero también puede aparecer en dos e incluso en todas. Observando esto, se puede deducir la mayor o menor importancia de la familia moradora, siendo mayor el nivel económico que tenía el carretero que la ocupaba, cuantas más fachadas de sillería tuviera la casa.

Por lo general se emplea el muro de tres hojas, aunque se puede asimilar a uno de dos, es decir, una cara exterior labrada y con juntas perfectamente ejecutadas, y una cara interior formada por piezas de menor tamaño sobre la que se coloca el revestimiento final.

Un tema a cuidar con detalle en este tipo de muros, es la trabazón entre las dos hojas, realizada por medio de unas piezas de mayor tamaño y colocadas, de forma que las atraviesan a modo de llaves.

El tratamiento más tosco que llevan los sillares en su parte posterior, facilita la adherencia con el mortero de la hoja interior.

Otro tema muy importante y a tratar con especial cuidado, en este tipo de muros de sillería, es la formación de huecos.

Éstos se resuelven frecuentemente con dinteles de tipo adovelado, evitando así, el problema de la fisuración de los grandes dinteles de una sola pieza.

En piedra caliza encontramos soluciones de dovelas con redientes o formas redondeadas, que casan perfectamente unas con otras.

En arenisca es más habitual encontrar dinteles de mayor longitud y de gran canto, sin embargo se adopta la solución del dintel sobrepuesto de descarga, que apoyando en los dos extremos deja una junta libre entre las dos piezas que conforman el dintel.

Dibujo 10-04

Otra particularidad de estas fábricas pétreas son las inscripciones en la puerta de entrada. En ellas se señala el año de edificación e incluso el nombre del propietario. En ocasiones puede aparecer una cruz o la jaculatoria “Ave María”, a modo de bendición para todo aquel que entre en la casa. En estas inscripciones y otras que aparecen en las fachadas, se puede apreciar lo que se conoce como marca del cantero y que es particular de cada profesional.

Dibujo 10-05

Los suelos de planta baja se constituyen directamente sobre el propio terreno; si es rocoso se labra y adapta, si es arenoso se compacta y se extiende una capa de mortero de barro, salvo en cuadras y establos, en los que solamente se regulariza mediante picado y relleno, sin añadir ningún tipo de material.

En los zaguanes los pavimentos son más elaborados y estarán formados por enrollados o enlosados, más o menos irregulares.

Aparecerán también pavimentos en otras estancias auxiliares sobre una subbase de mortero bruñido, colocado a su vez sobre un encachado de piedra. En este caso, los suelos estarán resaltados del nivel del terreno que posee el resto de la planta.

Dibujo 10-07

En otras estancias habitables que pueden aparecer en la planta inferior, es frecuente encontrar solados de baldosa de barro muy habitual en la formación de las glorias, en las que el pavimento irá sobre los tableros que permitirán la formación de las canalizaciones bajo ellos.

La constitución de los forjados esta íntimamente relacionada con los materiales existentes en al zona en cuestión. Así en zonas de bosques, como la que es objeto de nuestro estudio y donde la madera es considerablemente abundante se colocarán tablas o tablones directamente sobre las vigas y viguetas del forjado, que quedarán vistas sin ningún revestimiento posterior.

Todo esto implica la regularidad en las piezas en forma y espesor y por ello el empleo de especies arbóreas abundantes y bien desarrolladas. Utilizándose principalmente el roble, el pino albar y el haya, que tiene un uso generalizado en esta zona.

Se consiguen grandes luces utilizando vigas, generalmente de pino albar, y cuyas secciones son de dimensiones considerables, demostración del tamaño que alcanzaban los árboles, pudiendo en ocasiones llagar a tener una dimensión superior a 70 cm.

Otro tipo de soluciones para los forjados son “los que rellenan con cascote y yeso todo el espacio entre madero y madero, los que rellenan con bovedilla de yeso que queda vista por su parte inferior y deja vista la viguería y los que se rellenan también con bovedilla pero por su parte inferior llevan una especie de falso techo de escayola sobre un enlistonado que va clavado en las viguetas”, según cuenta Villanueva.

Dintel adovelado.

Dintel adovelado.

Los enlaces del forjado con los muros se realizarán con durmientes, carreras o implentas que transmitirán las cargas a la vez que harán de zunchos de atado horizontal.

La combinación de las diferentes técnicas mencionadas, ha dado lugar a la construcción de los ejemplares que se muestran en la catalogación que hemos realizado.

No debemos olvidar que el resto de las edificaciones características de la zona, siguen las mismas pautas constructivas.

LA CONSTRUCCION DE LA CHIMENEA SERRANA.

Merece una atención especial la forma y construcción de la chimenea de campana, característica importante y generalizada de las casas de zonas colindantes a la estudiada.

La base de apoyo de la chimenea troncocónica, son las vigas que posan sobre las paredes que encierran la cocina y que forman un cuadrado perfecto. Para darle más puntos de apoyo a la base circular, se crea un octógono colocando una viga corta y de poca escuadría, en cada una de las cuatro esquinas.

Para la construcción de la propia campana, se comienza colocando unas varas de pino de 10 cm de diámetro, con la longitud suficiente para que, partiendo del octógono, sobresalga el pico alrededor de 1m sobre el faldón de la cubierta. Estas varas que forman el cono, sirven de guías para el posterior encestado.

El entrelazado se realiza con ramas de roble de 1 cm de diámetro aproximadamente, conocidas con el nombre de “bardas”.

Estas ramas se podaban en primavera, porque es la época en la que el árbol tiene mucha savia, componente muy importante gracias al cual se conseguía la maleabilidad de las bardas, facilitando así la elaboración del encestado, que se desarrollaba hasta casi la coronación del cono.

Chimenea troncocónica

Chimenea troncocónica

El siguiente paso, consistía en cortar el pico, dejando un diámetro aproximado de salida de 60 cm quedando terminada así la estructura de la campana.

Por la parte interior troncocónica se aplicaba un mortero de cal y barro, que gozaba de un perfecto agarre debido a la rugosidad que proporcionaba el entrelazado, y al que se daba un enjalbegado como acabado último, quedando la superficie interna prácticamente lisa. Terminada así la campana, el espesor total de la misma alcanzaba los 15 cm.

Llegado el momento de colocar la cobertura en los faldones de la cubierta, se cubre con tejas la parte de la campana que sobresale del faldón, recibiéndose con mortero de barro.

Debido al paso del tiempo y uso consiguiente, el humo va recubriendo, poco a poco, el gran cono interior con una costra de hollín de apariencia grasienta, que aumenta la protección del encestado interior.

Como protección contra la lluvia y para favorecer su tiro, en el vértice de la chimenea aparece un copete o “chipitel”. Dicho elemento está constituido por tres o cuatro tablas recortadas en punta de lanza, que se fijan por abajo a un arco de madera situado en la boca de la chimenea. Se unen entre sí, en el extremo superior, por medio de una pieza de este mismo material, terminada en punta o en una pequeña esfera.

Otra chimenea también de campana, es la que adopta una forma troncopiramidal, de la cual hemos encontrado dos ejemplares en relativo buen estado. Esta variedad menos extendida, se construye con cuatro guías de madera que parten de las esquinas de las paredes de la cocina y se unen en le parte más alta.

Chimenea troncopiramidal

Chimenea troncopiramidal

Los paramentos triangulares se forman con tablas clavadas horizontalmente en las guías, formándose así, la estructura piramidal, que se termina con los mismos procedimientos que la chimenea troncocónica.

Otro tipo de chimeneas que hemos podido encontrar formando parte de la casa carretera, son las hoy conocidas como “chimenea francesa”. Sus características son similares a las actuales, tienen planta rectangular y están construidas en piedra.

Chimenea francesa.

Chimenea francesa.

En el caso de tener en la cocina este tipo de chimenea, se encuentra en la misma pared y sobre el hogar, la boca del horno, que queda cubierto por la campana. A partir del techo, los humos se extraen por un conducto de sección rectangular o cuadrada, que sobre la cubierta se presenta de formas variadas.

ELEMENTOS CONSTRUCTIVOS

 ALEROS.

Canes de aleros y balcones.

Canes de aleros y balcones.

El alero aparece como la zona intermedia y de unión entre el cerramiento y la cubierta.

Encontramos aleros de piedra, de madera o constituidos por piezas cerámicas, labrados los primeros, y los segundos apoyados sobre canes de madera, que van desde el más sencillo hasta los muy ornamentados.

Los aleros de madera son los más abundantes en el tipo de casa estudiado. Consisten normalmente en un entablado de madera de pino albar, apoyado sobre piezas del mismo material transversales a la fachada. Estas piezas son en algunas ocasiones los cabios de la estructura de cubierta, pero normalmente se trata de elementos independientes, denominados canes.

Cuando se trata de cabios no presentan ninguna moldura, son simplemente rollizos o piezas con escuadría cuadrada. Los aleros de madera alcanzan por lo general un vuelo entre los ochenta centímetros y un metro. Necesitándose en alguna ocasión el uso de tornapuntas.

En menos ocasiones que los anteriores hemos encontrado aleros de piedra labrada, que son al fin y al cabo cornisas corridas molduradas en forma de escocia, también denominada papo o pecho de paloma.

Dibujo 02-01

Para la construcción de aleros constituidos por piezas cerámicas, se utilizan la habitual teja curva árabe, el ladrillo macizo y piezas circulares o cuadradas del mismo material. Se van colocando hileras de los elementos anteriores de forma alterna.

Canes tallados. Molinos de Duero yHontoria del Pinar.

Canes tallados. Molinos de Duero y
Hontoria del Pinar.

Alero de cubierta y tejaroz construido con piezas cerámicas circulares, cuadrada y rectangulares

Alero de cubierta y tejaroz construido con piezas cerámicas circulares, cuadrada y rectangulares

Alero de teja

Alero de teja

CARPINTERIA.

Las carpinterías en los huecos de paso se complican en el caso de los arcos, incluso hay algún ejemplo, en el que pese a ser de dintel recto, las diferentes posibilidades de apertura que se le han dado, las convierten en complejas. En el caso de ser la entrada, suele tener dos hojas, una de ellas dividida en dos partes por una sección horizontal.

Dibujo 02-06

En los huecos de ventanas, la carpintería que tienen en estas casas puede ser de una o dos hojas, y tratarse de una simple pieza de tablón sin ornamentación alguna, o de carpinterías más trabajadas.

Ejemplos de ventanas

Ejemplos de ventanas

En el caso de puertas interiores, hemos encontrado ejemplos muy trabajados, en las puertas de las habitaciones. Sin embargo, las puertas que hay en el descansillo de la escalera o para acceder a cuadras y otras estancias secundarias son muy sencillas.

Puertas interiores

Puertas interiores

CONSTRUCTIVOS.PDF

Carpintería en arcos de medio punto

Carpintería en arcos de medio punto

Encuntros de vigas sobre pies derechos.

Encuntros de vigas sobre pies derechos.

CANTERIA.

Arcos carpanel.

Arcos carpanel.

Se muestran a continuación algunos ejemplos de los elementos que habitualmente han siso elaborados con sillares u otras piezas de piedra:

– Huecos de paso:

  • Puertas exteriores: – Arcos de medio punto.
  • Arcos carpaneles.
  • Puertas con dintel recto.
    • Puertas interiores:
    • Puertas balconeras:

– Huecos de luz y ventilación:

  • Ventanas:
  • Saeteras:
  • Ojos de buey:

– Otros:

  • Pilas:
  • Chorrones:
  • Canales:
Arcos de medio punto.

Arcos de medio punto.

Dinteles rectos.

Dinteles rectos.

Recercado de puertas balconeras

Recercado de puertas balconeras

Dibujo 02-16

Extremo de la base pétrea de un corredor, apoyadasobre ménsulas molduradas del mismo material

Extremo de la base pétrea de un corredor, apoyada
sobre ménsulas molduradas del mismo material

Bases de balcones.

Bases de balcones.

Recercado de ventanas.

Recercado de ventanas.

Dibujo 02-20

Ojos de buey.

Ojos de buey.

Enjaulados de balcones de forja.

Enjaulados de balcones de forja.

Forjas de balcones

Forjas de balcones

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CASONAS CARRETERAS – VIII (FINAL)

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s