CASONAS CARRETERAS – I

año 1955

Con el título “LAS CASONAS DE CARRETEROS DE LA JUNTA Y HERMANDAD DE LA CABAÑA REAL DE BURGOS – SORIA” se presentó en el año 1997 el trabajo realizado en la Escuela Politécnica Superior de Burgos por los Autores del mismo: Mª Del Cielo González Morala, Víctor Manuel Almendariz Fernández y Javier Barinagarrementeria Eguía, conducidos por su tutor José Manuel González Martín a los Premios Nacionales Miguel de Rohan obteniendo el 2º Premio.

 A lo largo de varios artículos os vamos a mostrar este interesante trabajo que nos ayudará a comprender mejor como trabajaban y como vivían nuestros antepasados en la época de la bonanza de la Real Cabaña de Carreteros.

 Este trabajo tras una introducción en el tema, nos relata, de manera somera pero suficiente, la historia de la Junta y Hermandad de la Cabaña Real de Carreteros Burgos-Soria, para tras mostrarnos los factores de influencia de la zona de pinares, pasar a realizar un estudio en profundidad de las características de las casonas carreteras, finalizando con un detalle de todas y cada una de las casas que a día de hoy, aún existen. (este último punto no lo publicaremos ya que de Covaleda no existe ninguna).

Como hemos dicho anteriormente, y debido a la gran extensión del trabajo, lo dividiremos en varios artículos que iremos publicando de manera consecutiva para poder seguir el orden del mismo respetando escrupulosamente el texto de los autores.

foto 17

INDICE: 

  • PREFACIO
  • INTRODUCCION
  • HISTORIA DE LA JUNTA Y HERMANDAD DE LA CABAÑA REAL DE CARRETEROS BURGOS – SORIA
    •  Junta y Hermandad de Carreteros de la comarca Burgos  – Soria
    • Origen y evolución
    • Las rutas de los carreteros
  • FACTORES DE INFLUENCIAEVOLUCION HISTORICA DE LA ARQUITECTURA POPULAR
    • Zona geográfica
    • Geología y geomorfología
    • Climatología
    • Vegetación
    • Economía y demografía
    • Cómo era y vivía el carretero
  • LA TIERRA DE PINARES Y ALREDEDORES
  • LOS MODELOS ARQUITECTONICOS DE LAS ZONAS PERIFERICAS
  • LA CASA CARRETERA. TIPOS
  • LOS MATERIALES BASICOS: TIERRA, MADERA Y PIEDRA
  • TECNICAS CONSTRUCTIVASELEMENTOS CONSTRUCTIVOS
    • La construcción de la chimenea serrana
  • CATALOGACION
  • RESUMEN
  • RESTAURACION 

PIEDRA PARA EL ALTAR

PREFACIO

 Estudiar la arquitectura popular de una zona, nos lleva a analizar lo que realmente significa, es decir, un hecho humano que supone una unidad orgánica familiar, funcional y simbólica, que actúa como referencia de un contexto social y en razón de unas necesidades impuestas por el medio físico, las actividades productivas y una herencia cultural transmitida de generación en generación.

Si además de centrarnos en una zona, lo hacemos en un conjunto de edificaciones que tienen como característica común el oficio de sus moradores, debemos conocer ampliamente su historia y sus raíces, sus modos de trabajo, su rutina y  sus necesidades, que serán las que marcarán las pautas organizativas.

El gremio de los carreteros ha desaparecido y la mayor parte de sus viviendas han  seguido la misma suerte. Son pocos los ejemplos que se pueden encontrar, y prácticamente inexistentes los que están sin dividir o reformar.

En estos momentos en que la vuelta a las costumbres, a lo popular,  a lo autóctono, está en pleno apogeo, se empiezan a restaurar y a mantener las edificaciones rurales, logrando y asegurando la permanencia  de los ejemplos que han sobrevivido al paso del tiempo.

Es de lamentar la desaparición de lo genuino, el olvido de lo añejo, más, cuando se debería pensar que el estudio y la conservación de las casas carreteras o de cualquier manifestación arquitectónica pretérita y popular, es materia substancial en la historia de España.

La construcción de estas casas responde, como en el resto de la arquitectura popular, a la necesidad y a la pura lógica del constructor sobre el funcionamiento de los materiales. En su construcción no intervenía un arquitecto, con suerte lo hacía un maestro cantero, que no sólo dirigía la obra y contrataba, sino que además proyectaba.

Se trata de una construcción hecha a la medida de su morador, según su capacidad económica y su necesidad de espacios con características determinadas.

Hemos necesitado por lo tanto para realizar este estudio, adentrarnos en todo lo que rodeaba la vida de los carreteros y sus familias, todas las características físicas de la zona, el tipo de vida familiar que llevaban y la evolución de su economía. Debemos reconocer que en estos meses y como resultado de los conocimientos adquiridos sobre aquellas familias, hemos llegado a apreciar el valor cultural de su legado,  y sobre todo, a sentirnos parte de ellas.

En estos momentos, añoramos algo que hace un año ni tan siquiera conocíamos; añoramos la silueta del carretero cansado regresando a la aldea con sus bueyes y carretas, abandonando por unos días, el duro trabajo que comenzaba con la alborada y finalizaba al ocaso, sustituyendo el cielo raso por el abrigo de la casa carretera…

YUNTA CARGADA SALIENDO PINAR

INTRODUCCIÓN

 Cuando nos planteamos en Diciembre de 1997, presentarnos a la segunda convocatoria del Premio PREMAAT Guillén de Rohán 1997, la elección del tema no fue sencilla. No nos faltaban temas interesantes que tratar, sino que puestos sobre la mesa, ninguno tenía una característica sobresaliente sobre los demás.

Nuestras dudas se aclararon cuando alguien nos comentó que existían unas casonas en la sierra de Burgos, que aunque compartían ciertas características con la casa serrana, destacaban en la zona por diferentes rasgos constructivos. Nos comentaron también, que habían sido la  vivienda de los carreteros, gremio que se agrupaba en una especie de cofradía llamada Junta y Hermandad de la Cabaña Real de Carreteros. Dicha Hermandad celebraba durante el año 1998 el quinto centenario de su creación.

Nos pareció que el tema podía ser interesante, recopilamos información sobre la carretería y visitamos algunos pueblos pertenecientes a la Hermandad, para conocer algunos ejemplares. Nos sorprendieron desde el primer momento, y la idea que desde un principio era sugerente, resultó, a nuestro parecer, la elección correcta.

A partir del momento en que tomamos esta decisión, comenzamos el trabajo de investigación y de campo, resultando laborioso pero gratificante.

Han sido numerosos los documentos que hemos consultando, pero nos ha sorprendido la escasez de estudios de recopilación sobre el tema, teniendo que trabajar con documentos muy dispersos y poco actualizados.

El mejor estudio sobre La Cabaña Real de Carreteros, tanto en el ámbito nacional como en un marco más reducido, esto es, la Junta y Hermandad de la Cabaña Real de Carreteros Burgos-Soria, es la obra del burgalés Pedro Gil Abad, que lleva por título este último y que fue premiada en el Concurso de Monografías Burgalesas de 1981, convocado por la Excma. Diputación Provincial de Burgos. En esta publicación, Gil Abad no sólo hace un intenso estudio sobre el marco físico (geografía, geología, climatología…), histórico, demográfico, social y económico, sino que también se adentra en los aspectos legislativos sobre los que se asentó esta institución, reglamentada en la última década del siglo XV.

A esta exhaustiva investigación hay que añadir, como lectura obligada en el análisis de las casas carreteras los estudios del arquitecto José Luis García Grinda, Arquitectura popular de Burgos y Arquitecturas autóctonas burgalesas ligadas al sistema ibérico, en los que presenta un pormenorizado estudio de las mismas en cuanto a técnicas constructivas, materiales distribución. etc.

            A parte de este último autor y de Carlos Flores, en su tomo Arquitectura Popular Española sobre la España interior, apenas existen otros que traten el tema de las casonas carreteras, siendo más extensos y numerosos los estudios sobre la historia de la Cabaña Real de Carreteros.

Al comenzar el trabajo, nos planteamos una serie de objetivos:

1.- Estudio de la Tierra de Pinares en su entorno físico y valoración de los criterios demográficos, económicos y sociales conducentes a la fijación de un modelo de arquitectura popular.

2.-  Comparación de los distintos modelos de casas carreteras en cada marco geográfico y su  evolución a lo largo de la historia: medidas, distribución, etc.

3.- Análisis de los materiales y procedimientos técnicos utilizados en la construcción de las casas carreteras.

4.- Valoración estética y técnica de las transformaciones y procedimientos técnicos empleados en cada época: resultados a posteriori.

5.- Catalogación de los ejemplares que se conservan en cada uno de los pueblos considerados.

6.- Clasificación de las casas carreteras en cinco grupos, como conclusión a los puntos anteriores.

Un séptimo objetivo surge al finalizar el trabajo: transmitir a todo aquel que consulte estas líneas, no sólo una serie de ideas técnicas, sino  también el interés y la preocupación que en nosotros ha despertado, con la intención de acercarle a sus propias raíces, que las aprecie, y se esfuerce por mantenerlas vivas, al menos en la memoria.

Las edificaciones en las que nos hemos centrado, tienen una identidad propia dentro de la comarca, y es que hay que tener en cuenta que hasta hace apenas un siglo, la mayor parte de sus habitantes eran carreteros.

El gremio al que continuamente hacemos referencia,  tuvo la suficiente capacidad económica, como para permitirse la construcción de una vivienda de gran volumen, de calidad (se entiende que en su contexto histórico) y en muchos casos con elementos ornamentales que la ennoblecían.

La clasificación elegida en este trabajo se ha realizado teniendo en cuenta la evolución de la casona carretera a través del tiempo. Las cinco etapas resultantes se diferencian únicamente en su morfología y no en su categoría, lo cual acredita la información, sobre su auge económico hasta el siglo pasado, de los textos históricos.

foto 14

Desde nuestro punto de vista, la mayor parte de estas edificaciones han sufrido un gran deterioro, bien sea debido a la acción del hombre o a su propio envejecimiento. No debemos dejar de señalar, que muchos ejemplares han desaparecido con los incendios que frecuentemente asolaban los pueblos de esta tierra de pinares.

Tras haber adquirido un fuerte sentimiento de aprecio hacia este legado histórico y arquitectónico, resulta  un tanto desolador contemplar como sobre el interés por su conservación, prevalece la intención de los diferentes propietarios que  han habitado cada una de las casas a través del tiempo, de hacerlas más confortables y funcionales.

En muchas ocasiones cuestiones de herencias han desembocado en dos e incluso más divisiones, dando lugar a la alteración interior y exterior de las casonas: arcos cegados, huecos abiertos ya sea en las fachadas o en las particiones interiores, muros eliminados o tabiques añadidos…

Un recorrido por las siguientes páginas dará una idea al lector, de todas las perturbaciones que han sufrido estas casas, que en muchas ocasiones presentan un grave deterioro o numerosos destrozos. En el mismo estado se encuentran las edificaciones rurales que conviven con ellas, no se trata de un problema exclusivo de las casonas carreteras.

Son pocos los pueblos en los que existen normas o acciones que las protejan, tratándose como el resto de la arquitectura popular de un bien en peligro de extinción.

Cabe reseñar el ejemplo de Molinos de Duero, en la provincia de Soria, donde la existencia de unas normas subsidiarias que regulan cualquier tipo de acción sobre el aspecto exterior de las casas, ha conseguido que el pueblo conserve un aspecto rural admirable y mantenga las pautas de un  antiguo pueblo carretero.

Es nuestro deseo, que la lectura de este estudio sea grata, y sugiera al menos una reflexión sobre el estado de la arquitectura popular en general.

CATALOGACION

Para realizar la siguiente catalogación ha sido necesario recorrer parte de los pueblos de la Sierra de las provincias de Burgos y Soria. No sólo se visitaron los pueblos que pertenecían a la Junta y Hermandad de Carreteros, sino que también los cercanos a la zona en que se ubican. Es lógico pensar que la ubicación de las casas carreteras no tienen un límite físico, como tampoco lo tenía la existencia de carreteros.

Durante la primera visita a los diferentes pueblos, se eligieron de cada uno varias casas que podían ser carreteras, atendiendo a las características que reunían y a las informaciones recibidas por parte de sus ayuntamientos, de otras instituciones, de diferentes libros consultados y, cómo no, de sus habitantes.

Tras un profundo análisis de cada una de las casas, se volvieron a visitar y se determinó finalmente cuáles se iban a catalogar. Las que quedaron descatalogadas, no siempre lo fueron con seguridad, sino que muchas veces la ambigüedad de su estado actual y de las informaciones que recibíamos nos planteaban serias dudas.

Ante la confusión, decidimos dejarlas fuera de esta selección, a pesar de ello, se hacen breves alusiones a ellas en las siguientes páginas. Podemos decir entonces, casi a ciencia cierta, que si no están todas las que son, sí son todas las que están.

En algunas ocasiones, concretamente en cuatro, cuando llegábamos al lugar donde sabíamos con certeza que existía un ejemplo de casa carretera, no pudimos contar con ella para ser incluida en nuestro estudio.

En el caso de Pinilla de los Barruecos, la sorpresa se unió a la desilusión, ya que se trataba del ejemplo más antiguo que existía de casa carretera. Pertenecía al tipo que hemos denominado como  casa primitiva,  tenía aproximadamente cuatrocientos años y había desaparecido unos meses antes.

En Hontoria del Pinar fueron dos casas, de una de ellas no quedaban ni los cimientos, y de la otra sólo el trazado de la fachada había sido respetado tras una reforma de organización interior y de aspecto exterior.

Cuando llegamos ante el solar en el que se ubicaba la única casa carretera que existía en Navas del Pinar, nos aseguraron que si no había más que dos sillares en él, era porque dos días antes había sido demolida.

La forma de desarrollar la catalogación, una vez decidido cuales eran las casas a incluir en ella, fue:

1º.- Toma de datos generales sobre la casa, datación, ubicación, propietarios, reformas, estado de conservación, …

2º.- Levantamiento de croquis de cada una de las plantas.

3º.- Análisis de los diferentes  elementos estructurales, materiales y técnicas constructivas utilizados, y otros datos técnicos de la casa.

4º.- Fotografiar fachadas y otros componentes del exterior, y en el caso de tener acceso, del exterior.

CATALOGACION.PDF

Una vez realizado el trabajo de campo, trabajamos con toda la documentación obtenida y pudimos llegar a diferentes resultados.

Estos fueron los que nos ayudaron a elaborar la información sobre materiales y técnicas constructivas, a definir cinco tipos diferentes dentro de la casa carretera y a concretar una serie de conclusiones.

Todo esto, apoyado siempre en texto de varios autores, destacando entre ellos José Luis García Grinda y Carlos Flores.

Es por lo comentado anteriormente, que a pesar de incluirse en la parte final del trabajo, la catalogación es en cierto modo, el origen de todos los temas que hemos plasmado hasta ahora en nuestro estudio.

Las casas están agrupadas por pueblos, apareciendo una breve descripción de éstos. Han sido incluidos algunos que no tienen casas carreteras, no obstante consideramos necesaria su mención.

Los croquis de las plantas de cada una de las casas, se corresponden con su estado original, ya que el actual, en la mayoría de los casos, no encaja con las distribuciones marcadas por la necesidad del carretero, auténtico propietario de estas casas.

Entre los datos que se dan de cada casa se puede encontrar el tipo al que pertenece. De cualquier modo,  aparece a continuación una tabla, en la que se expresa el número de casas de cada tipo encontradas en algunos pueblos visitados, concretamente, en todos los que podemos asegurar su existencia.

PINARES.PDF

METODOLOGIA DEL TRABAJO

El estudio que presentamos bajo el título “Las casonas de la Cabaña Real de Carreteros, Junta y Hermandad Burgos-Soria”, ha sido llevado a cabo con una metodología basada en los siguientes puntos:

1.- Análisis del estado de la cuestión a través de una revisión de fuentes bibliográficas, tanto generales como específicas, en cuanto al origen y evolución de este tipo de arquitectura popular, su fundamento histórico, y los procedimientos técnicos y estéticos de su construcción hasta la actualidad.

En este sentido, se ha consultado la siguiente bibliografía:

  • CARO BAROJA, J.: Los pueblos de España (2 tomos). Ed. Itsmo. Madrid, 1976.
  • FEDUCHI. L.: Itinerarios de arquitectura popular en España (5 tomos). Ed. Blume. Barcelona. 1974- 1984.
  • FLORES. C.: Arquitectura popular española (5 tomos).  Ed. Aguilar. Madrid, 1973-1977.
  • GARCIA GRINDA, J.L.:  Arquitecturas autóctonas burgalesas ligadas al Sistema Ibérico. Rvta. Escuela de Madrid.  nº 4-5, Abril-Junio de 1984.
  • GARCIA GRINDA. J. L.: Arquitectura Popular de Burgos. Teoría y crítica de la  arquitectura tradicional. Ed. C.O.A.B. Madrid. 1981.
  • GARCIA MERCADAL. F.: La casa popular en España. Ed. Espasa Calpe, 1930. Ed. facsímil: GG. Barcelona, 1981.
  • GIL ABAD. P. : Junta  Hermandad de la Cabaña Real de Carreteros Burgos-Soria. Ed. Diputación Provincial de Burgos. 1983.
  • GIL ABAD, P.: Quintanar de la Sierra. Un pueblo burgalés de la  Comarca de Pinares.
  • GIL CRESPO, A.: La Mesta de Carreteros del Reino. Anales de la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias, 1957.
  • GONZALEZ, S.: Industria pastoril en la sierra de Burgos. Madrid, 1961.
  • HERRERO, A. y PACHECO, J.A.:  La casa pinariega. “Estudio General en Celtiberia” en la Revista del Centro de Estudios Sorianos, n” 5. 1933.
  • JIMENEZ ARQUES: Arquitectura popular de Soria. Revista Narria. nº 11. Universidad Autónoma de Madrid, 1978.
  • KLEINPENNING. M.C~. : La región pinariega. Estudio geográfico del noroeste de Soria  y sudeste de Burgos. Groningell, 1962.
  • MELIDA, J.R.: Excursión a Numancia pasando por Soria. Madrid, 1922.
  • RAPAPORT, A.: Vivienda y Cultura. Ed. GG. Barcelona, 1972.
  • RINGROSE, D.: Los transportes y el estancamiento económico de España (1750-1850). Ed. Tecnos, 1972.
  • TERREL, A.Mª.: Salduero: estudio de un Municipio de los Pinares      Sorianos. Zaragoza, 1958.
  • TORRES BALBAS, L.: La vivienda popular en España. Folklore y costumbres de España (tomo III). Ed. Alberto Martín (2ª edición). Barcelona, 1993.
  • TUDELA DE LA ORDEN, J.: La Cabaña Real de Carreteros. Ed. Sociedad de Estudios y Publicaciones (separata del homenaje a Ramón Carande), 1963.
  • TUDELA, DE LA ORDEN. J.:  La Casa Pinariega. ”Arquitectura Soriana” en La Voz de     Soria. 1923.

2.- Indagación y revisión de las distintas fuentes documentales, tanto manuscritas como impresas, recogidas en los siguientes archivos:

  • Archivo Histórico Nacional (A.H.N.), sección del Consejo de Hacienda, sección Consejos Suprimidos y sección Libros de Gobierno de Sala de Alcaldes de Casa y Corte.
  • Archivo General de Simancas (A.G.S.), sección del Catastro de Ensenada, sección Reyes y sección Condestable y Consejo.
  • Archivo de la Real Chancillería de Valladolid (A.R.Ch.V.), sección de Pleitos Civiles.
  • Archivo de la Diputación Provincial de Burgos (A.D.P.Bu.), sección del Catastro de Ensenada para cada uno de los pueblos de la Hermandad.
  • Archivo de la Delegación Provincial de Hacienda de Soria (A.D.P.H.So.). sección del Catastro de Ensenada.
  • Archivo Municipal de Burgos (A.M.Bu.), legajos 3377 y 3378.
  • Archivo Histórico Provincial de Burgos (A.H-P.Bu.), para consulta de los Libros Municipales de los pueblos de la Hermandad Burgos-Soria.
  • Archivo General Diocesano de Burgos (AG.D.Bu.), para consulta de los 1ibros parroquiales de los pueblos de la citada comarca
  • Novísima Recopilación de las Leyes Españolas. Libro 7, títulos 19, 20, 28y 35.

3.- Comprobación de los distintos resultados mediante un trabajo de campo, consistente en una revisión fotográfica, análisis in situ, estudio de planos y dibujos, coquización de los modelos más destacados, etc.

4.- Proceso de redacción de memoria y elaboración de paneles gráficos.

PUEBLOS.PDF

PROPUESTA DE RESTAURACION

Con los conocimientos adquiridos durante la realización de este trabajo, proponemos a continuación los planos de reforma, de una de las casas catalogadas.

No se trata de un proyecto completo, sólo se sugiere una posible distribución, adecuada para su uso como museo etnográfico y casa de turismo rural.

Se muestran los planos del estado primitivo, del actual como consecuencia de diversas divisiones y reformas, y de la reforma sugerida.

GENERALIDADES.

Nos planteamos la restauración de una casona carretera típica que se ubica en Vilviestre del Pinar. Está catalogada con el número dos entre las casas carreteras del municipio anteriormente citado.

Debido al tamaño de la casa, a los añadidos que se han adosado en uno de sus laterales y a las tres divisiones efectuadas, se observan numerosas reformas que se han reflejado en los croquis del estado actual.

Podemos inscribir el planteamiento restaurador con el que enfocamos el trabajo, en dos grandes y diferenciados apartados, cuales son: un  MUSEO ETNOGRAFICO de la carretería y la Real Hermandad de Burgos-Soria en general, y  una casa para el TURISMO RURAL que tanto auge está adquiriendo en nuestros tiempos.

El MUSEO ETNOGRAFICO:

Se trata de la realización de un lugar accesible al público, en el que poder observar la evolución que ha ido sufriendo el elemento sustancial de la carretería, EL CARRO. Además, se mostrarían todos los accesorios que en él se llevaban (útiles para arreglos del mismo y enseres de los carreteros que circulaban), guardados en una “arquilla“ de madera,  que iba colgada de los dos “aimones” por la parte posterior de la carreta.

También desearíamos que el visitante saliera con la idea clara de lo que suponía la llegada de una retahíla de carros, con sus vacas y bueyes como animales de tiro, y todos los carreteros que en la ruta llegaban a una población típica, de entre los siglos XV al XIX.

El día anterior a su llegada, miembros de la carretería iban de avanzadilla  para avisar a una población, relativamente pequeña como eran las de entonces, de la llegada de tantos hombres y animales.

Además, se encargaban  de realizar guisos típicos  y de gran aporte calorífico para reponer las fuerzas, tales como el  “ajo carretero”, consistente en la cocción prolongada, de carne de oveja “machorra”, con abundancia de cebollas, pimientos, tomates, y fundamentalmente, ajo.

Los textos y Ordenanzas que quedan en todos y cada uno de los Ayuntamientos, que formaron parte de la Junta y Hermandad de la Cabaña Real de Carreteros Burgos-Soria, también se podrían recopilar y depositar en el museo que proponemos.

La situación de este museo sería al fondo de la planta baja, una vez atravesado el zaguán, en lo que inicialmente fueron las cuadras de esta construcción. Dispondría de luz natural, obtenida a través de los huecos  existentes, a pesar de no ser originales, sino consecuencia de las reformas que ha sufrido.

La superficie en planta del museo es de 60 m2,  que si bien, es escasa para la ambición de nuestro proyecto, la entendemos suficiente si no colocamos ni animales ni carros en el mismo. Un carro antiguo, como el de la foto, con ruedas a base de pinas de madera dura (roble), lo situaríamos en el zaguán, dándole ambiente carreteril a la casona y conjuntando los dos usos que proponemos: museo y turismo rural.

CASA PARA TURISMO RURAL

Los parajes que rodean a los pueblos carreteros, son de la belleza natural característica de las zonas montañosas en las que predominan el pino y el roble, lo que permite disponer de unos montes sin parangón en el Norte peninsular, que hacen atractivo el pasar fines de semana en esta comarca.

Para obtener el confort que hoy en día demandamos, cuando nos disponemos a pasar unas jornadas con sabor a pueblo, serían necesarios numerosos cambios en su estado actual, ya que además de buscar la comodidad del visitante, hemos tratado de conseguir las características generales de la casa carretera y su ambiente. Como consecuencia de nuestra intención, se han adaptado a las estancias originales una serie de habitaciones, con la salvedad de añadir una cocina, una sala de estar y dos cuartos de baño, requisito que nos imponen la habitabilidad y el confort actualmente.

Eliminando los tabiques, que con las reformas fueron construidos, se recuperaría toda la superficie del zaguán. Respetando siempre, en lo máximo posible, las compartimentaciones originales, en la parte izquierda del zaguán, se ubicaría una cafetería-restaurante, con dos baños y su correspondiente cocina.

En la estancia situada a la derecha de la puerta de entrada, situaríamos la oficina de recepción. Donde antiguamente estaba la cocina, se trataría de reflejar el ambiente  que las cocinas pinariegas tenían.

Ya se ha comentado con anterioridad, que el espacio ocupado antes por las cuadras, lo destinaríamos a museo etnográfico.

En el fondo del zaguán se mantendría la escalera que accede a la planta superior, donde alojaríamos a los huéspedes. Las habitaciones se instalarían con distintos tamaños, tal y como indica el croquis adjunto. Todas tienen una característica común, la  escasez de

luz natural, ya que hemos aprovechado los huecos de pequeñas dimensiones existentes en las fachadas. Ya hemos explicado a lo largo del trabajo, que en la antigüedad, al no disponer de fuentes artificiales de calor, se aprovechaba la inercia térmica de los muros de piedra, apareciendo escasos huecos de pequeñas dimensiones.

En esta planta, dispondríamos de dos cuartos de baño completos y una cocina con zona de estar, ocupando ésta, el antiguo pajar de la casona.

Ya que se habría tratado de respetar al máximo la distribución que tenía la casona original (consultar su  ficha de catalogación), sería necesario eliminar, los añadidos y todas las particiones que fueron necesarias, al realizarse las tres divisiones actuales y sus correspondientes compartimentaciones.

Galería | Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, FOTOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CASONAS CARRETERAS – I

  1. Pingback: HISTORIA DE COVALEDA CUMPLE 3 AÑOS | HISTORIA DE COVALEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s